Los palacios y castillos de Europa son muy variados tanto en su estilo arquitectónico como por la inmensa cantidad de ellos. Algunos albergaron a la realeza, otros todavía lo hacen pero lo que todos tienen en común es su magnificencia. En este artículo leerás sobre 10 palacios y castillos de Europa que son ideales para darles una visita turística.

Castillo de Lastochkino Gnezdo

Castillo Lastochkino Gnezdo o Nido de Golondrinas, Ucrania/Rusia. Imagen tomada del blog El Mundo del Viajero

Se encuentra en la península de Crimea, en Ucrania o Rusia, ya que ambos países se disputan este territorio. El nombre del Castillo de Lastochkino Gnezdo puede traducirse como Nido de Golondrinas. Se construyó como una casa de madera al borde de un risco en 1865 pero en 1911 fue adquirida por un Barón alemán, von Steingel, quien encargó que fuese construido un castillo de estilo clásico.

La leyenda dice que el Barón hizo esto como un obsequio para su amante. En 1927 sufrió daños tras un terremoto de 7 en escala Richter pero nada grave considerando su ubicación cercana al mar. El castillo ha tenido diferentes usos como atracción turística e incluso fue un club de lectura, en la actualidad es un restaurante de comida italiana.

Palacio de Buckingham

Palacio de Buckingham. Imagen tomada de Wikimedia Commons

Es un palacio de estilo neoclásico ubicado en Londres, Inglaterra y es el lugar de residencia de la monarca británica. Ahí se realizan reuniones diplomáticas y ceremonias oficiales. También cuenta con una galería de arte y museo. Fue construido en 1703 para el Duque de Buckingham, luego fue adquirido por el Rey George III. Durante la Segunda Guerra Mundial fue bombardeado en varias ocasiones pero sólo resultó destruida la Capilla Real en 1940.

Uno de los principales atractivos turísticos es la guardia inmóvil en toda situación, excepto en los cambios. También, hay visitar al interior del palacio pero sólo durante pocas semanas al año, usualmente entre julio y septiembre. La visita básica es a través de los Salones de Estado y la más completa incluye la Galería de la Reina.

Castillo de Bran

Castillo de Bran,. Imagen tomada de Flickr, autor Alex Panoiu

Ubicado en Transilvania, Rumanía. El castillo se encuentra intrínsecamente relacionado con la leyenda del Conde Drácula, pues Bram Stoker se inspiró en ese castillo para que su personaje morase en él. Por lo que es una visita obligada para los amantes de los vampiros y la literatura. Se construyó en el siglo XIII como una fortaleza defensiva para la Orden de los Caballeros Teutónicos, por lo que su estilo es medieval.

El Castillo de Bran ha tenido muchos dueños en la historia, caballeros, reinas, e incluso fue expropiado por el régimen comunista, al caer este último se les devolvió a los legítimos herederos. Curiosamente, Vlad Tepes, el Drácula histórico, jamás vivió ahí. Sim embargo, pasó algún días prisionero durante la guerra contra los otomanos. Actualmente, el castillo se encuentra en venta por unos 60 millones de euros.

Palacio de Versalles

Palacio de Versalles, Francia. Imagen tomada de Wikimedia Commons

Construido cerca de París, Francia como un palacio de cacería para el Rey Luis XIV, cuando este quiso alejarse de los problemas de la capital y su madre. Inicialmente contaba con 8.000 hectáreas de terreno. Desde 1668 el rey intentó convertirlo en la residencia real, cosa que logró hasta 1789 con el triunfo de la revolución francesa, con lo que perdió 7.000 hectáreas. Además, hizo construir el Gran Trianón como una segunda residencia y el Pequeño Trianón para su  amante. De estilo barroco, el palacio es ahora el Museo de la Historia de Francia. Adicionalmente el palacio, su parque y los Trianones son patrimonio de la humanidad de la UNESCO desde 1979. Es uno de los sitios turísticos de obligatoria visita en Francia.

Castillo de Neuschwanstein

Castillo de Neuschwanstein en 2013. Imagen tomada de Wikimedia Commons

Tiene un estilo medieval y romántico, aunque su construcción se inició bajo las órdenes de Luis II de Baviera en 1869. Ubicado en un desfiladero de Munich, Alemania, desde el comienzo el rey quiso que el castillo fuese un lugar teatral y poético en el que soñar. El rey nunca pudo ver terminado su castillo, ya que fue depuesto por un supuesto retraso mental que impedía gobernar. Durante la Segunda Guerra Mundial se usó como depósito de los objetos de valor robados a los judíos e incluso se ordenó su destrucción si Alemania perdía la guerra.

El castillo inspiró otro castillo el de la película La Bella Durmiente de Disney. A pocas semanas de la muerte del rey el castillo pasó a ser una atracción turística. En la actualidad durante la temporada alta recibe unos 10.000 visitantes por día.

Palacio de Invierno

Palacio de Invierno o Museo del Hermitage. Imagen tomada de Flickr, autor larrywkoester

Ubicado en San Petersburgo, Rusia, fue construido para la Zarina Isabel I y se convirtió en la residencia oficial de los zares en 1732. Parte del palacio es un Museo desde el reinado de Catalina la Grande, dirigido por ella misma en sus comienzos, aunque desde entonces ninguna otra mujer lo ha dirigido. El palacio fue tomado por los bolcheviques en noviembre de 1917.

Su estilo es rococó, curiosamente se demoró tanto su construcción que cuando estuvo acabado el rococó había pasado de moda. Además, todas las ventanas estaban decoradas con una inscripción, todas salvó una desaparecieron durante los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial. Actualmente es conocido como Museo del Hermitage y cuenta con más de 3 millones de obras de arte.

Castillo de Praga

Vista nocturna del Castillo de Praga y el Puente Carlos. Imagen tomada de Wikimedia Commons

Es considerado el mayor atractivo turístico de República Checa. Desde su construcción en el siglo IX estuvo relacionado con el poder y la alta élite, es el lugar de residencia del presidente de Chequía. Fue Borivoj I, primer Duque de Bohemia, quien ordenó su construcción como una fortaleza aledaña a una catedral. Durante las guerras Husitas fue devastado por completo, curiosamente cuando lo reconstruían lo arrasó un incendio, sólo tras cinco siglos recuperaría su esplendor. Durante la Segunda Guerra Mundial Hitler examinó personalmente sus tropas en el Castillo. Actualmente, es el lugar más visitado de Praga.

Palacio del Parlamento

Palacio del Parlamento o Casa del Pueblo en Rumanía. Imagen tomada de Flickr, autor transitpeople

Inicialmente llamado Casa del Pueblo, su construcción se inició en 1984 para ser la sede del Partido Comunista de Rumanía, durante la dictadura de los Ceausescu. Aunque, con el coste de sus más de 1.000 habitaciones pudieron haber hecho más por el pueblo. El dictador fue fusilado en 1989 y el palacio de estilo neoclásico aún no estaba terminado. Por ello, y por el mal recuerdo se pensó en demolerlo, luego decidieron que sería la sede del parlamento y del tribunal constitucional. En la actualidad cuenta con doce salas de concierto y otras doce de teatro, un centro internacional de conferencia y los museos de Arte Contemporáneo y Trajes Folclóricos.

Castillo de Kronborg

Castillo de Kronborg. Imagen tomada de Wikimedia Commons

Ubicado en Helsingor, Dinamarca, justo en el lugar terrestre más cercano a Suecia. Fue hecho construir por el Rey Federico II en 1585, con un estilo medieval, aunque antes ya existía una fortaleza. Hay una leyenda sobre el castillo que dice que un héroe llamado Holger duerme en él y despertará cuando Dinamarca se encuentre en peligro, todo para salvar el país.

Durante las guerras era un punto defensivo importante, aunque en el siglo XVII fue ocupado por los suecos y en la Segunda Guerra Mundial por los alemanes. Cabe destacar, que la resistencia danesa de esta última guerra se hizo llamar Holger Danske en honor al héroe dormido. Curiosamente, este es el castillo en el que se inspiró William Shakespeare para ambientar Hamlet, aunque se desconoce si alguna vez visitó el castillo. En él, además, está el Museo Aéreo y del Tráfico y el Museo de Arte Moderno de Louisiana.

Palacio de Schobrunn

Palacio de Schönbrunn. Imagen tomada de Flickr, autor andryn2006

Está en Viena, Austria. Es uno de los palacios históricos de Viena, de estilo barroco, inicialmente era propiedad de un monasterio y cambió de dueño hasta que llegó a manos de la familia real, quienes lo usaron como palacio de caza y museo privado. Se comenzó a construir el palacio actual en 1693, por órdenes de José I de Habsburgo, tras su muerte se perdió el interés en la construcción y se retomó casi un siglo más tarde. También fue ocupado por Napoleón I y fue donde se llevó a cabo el Congreso de Viena, tras su derrota.

El palacio es, actualmente, uno de los más visitados. Tiene el jardín zoológico más antiguo del mundo, jardines, una gran galería de arte y un Museo de Carruajes. Curiosamente sólo 40 de las 200 habitaciones están abiertas al público.

En conclusión, hay tantos palacios y castillos en Europa que pueden visitarlos personas con diferentes gustos, para amantes de la literatura, el cine y la historia. Todos son grandes atracciones turísticas en las que dar una vuelta y sentirse en otra época e incluso en otro mundo.

¿Qué tal te pareció el post?

Deja una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.