liderazgo

El liderazgo es un conjunto de habilidades que posee un individuo y que le sirven para influir en la manera de pensar o de actuar de otras personas. Sin embargo, este término tampoco debe enfocarse nada más que en el hacer cambiar de parecer a las personas, dado que un líder también tiene la capacidad de tomar la iniciativa y proporcionar ideas innovadoras, y no solo de dar órdenes. El liderazgo tampoco equivale a una distribución desigual de poder o que este recaiga sobre una sola persona, a pesar de que sea el líder el que tenga la última palabra, es el trabajo en equipo el que da los mejores resultados. Para que conozcas acerca de los tipos de liderazgo en esta oportunidad, Procrastina Fácil te habla acerca de ellos.

Advertisement

Diferentes estilos de liderazgo

Advertisement

1. Liderazgo natural

Este tipo de liderazgo describe al líder que no se encuentra reconocido de manera formal, pero que representa ese “rol” a la perfección, a tal nivel que nadie lo cuestiona sino que se toman sus recomendaciones y guías como algo que hay que cumplir. Este tipo de liderazgo es democrático, ya que el equipo participa del proceso de toma de decisiones. Las personas que apoyan el modelo de liderazgo natural dicen que es una buena forma de trabajo en el mundo en el que los valores son cada día más importantes, por lo que las personas que ejercen este tipo de liderazgo son muy apreciados por el grupo y más que aceptado. Otras personas lo llaman líder servil.

10 Tipos de liderazgo

2. Liderazgo participativo o democrático

El líder democrático es el que toma la última decisión, pero como su propio nombre indica, todos participan, y es un tipo de relación muy saludable porque todos los miembros del grupo aportan sus puntos de vista e intervienen en las decisiones a tomar. El liderazgo democrático es uno de los estilos de liderazgo más efectivos porque les permite a los empleados de nivel inferior ejercer la autoridad que necesitarán usar sabiamente en futuros puestos que puedan tener. Esto no sólo incremente la satisfacción por el trabajo sino que favorece el desarrollo de nuevas habilidades. Como la participación democrática necesita de mucho tiempo, abordarlo puede durar bastante tiempo, pero a menudo se logra un excelente resultado. Este estilo de liderazgo puede adoptarse cuando se necesita de manera esencial realizar un trabajo en equipo y cuando la calidad es mucho más importante que la velocidad o la productividad.

3. Liderazgo autocrático o autoritario

Es una forma extrema de liderazgo transaccional y raramente efectivo, como su nombre lo indica, se basa en los líderes tienen un poder absoluto sobre los trabajadores. En este estilo de liderazgo, el líder toma decisiones sin recibir aportes de nadie que les informe, por esta razón este tipo de liderazgo está marcado por la falta de libertad comunicacional y de movimientos en el grupo. Muchas personas se sienten mal al ser tratadas de esta forma, ya que no son considerados ni consultados antes de una dirección, y se espera que se adhieran a la decisión en el momento y ritmo estipulados por el líder, es por esto que el liderazgo autocrático es lo contrario del liderazgo democrático. Aun así, para muchos trabajos sin calificación, el estilo autocrático puede ser efectivo, porque las ventajas del control superan las desventajas.

Liderazgo autocrático

4. Liderazgo burocrático

Todos los líderes burocráticos hacen todo según esta establecido en un libro. Este estilo de liderazgo puede escuchar y considerar los aportes de los empleados, a diferencia del liderazgo autocrático, pero el líder tiende a rechazar los aportes de un empleado si entra en conflicto con la política de la empresa o las prácticas pasadas, ya que siguen todas las reglas de forma rigurosa. Este es un estilo de liderazgo muy apropiado para trabajar cuando existen muchos riesgos en cuanto a seguridad o cuando se entra en juego altas cantidades de dinero. Es posible que los empleados bajo este estilo de liderazgo no se sientan tan controlados como lo harían bajo el liderazgo autocrático, pero aún existe una falta de libertad sobre cuánto pueden hacer las personas en sus roles.

5. Liderazgo carismático

Es el más común o habitual de encontrar en las organizaciones actuales. El liderazgo carismático dentro de la organización inspira entusiasmo en los equipos y son demasiado energéticos al conducir a todos los empleados. El liderazgo carismático es uno de los más reconocidos dentro de las organizaciones, debido a que genera y trabaja mucho sobre sentimientos y sensaciones positivas dentro del grupo, además tiene una fuerte personalidad, pero no imperativa sino constructiva, y todo gira en torno a este líder lo que puede traer la contraindicación de que si el líder está ausente (parcial o definitivamente) la estructura se tambalea incluso hasta caer.

liderazgo carismatico

6. Liderazgo Laissez-faire

El término francés “laissez faire” se traduce literalmente como “déjalo ser”. Este estilo se utiliza para describir a los líderes que dejan a los miembros que forman el equipo trabajar por su propia cuenta, es decir, los líderes que lo adoptan otorgan casi toda la autoridad a sus empleados. Cada uno puede hacer y decidir lo que considere oportuno, la función del líder es la de proveer de recursos y herramientas, pero es importante que este estilo de liderazgo se mantenga bajo control.

7. Liderazgo orientado a las personas

La base de este tipo de liderazgo son las personas, es decir, lo que se puede sacar de ellas, dónde pueden llegar y hasta dónde pueden crecer en la compañía con lo que lleguen a aportar. Es un estilo participativo, y tiende a empoderar al equipo y a fomentar la colaboración creativa, de igual forma, este líder sabrá identificar las personalidades de los miembros de su equipo, agruparlas según necesidades y hacerlas crecer exponencialmente. Se considera lo opuesto al liderazgo orientado a la tarea.

liderazgo laissez-faire

8. Liderazgo orientado a la tarea

Este caso es lo contrario al anterior, ya que los líderes se encuentran orientados completamente a la tarea, focalizan su trabajo en lo que se haya cumplido, en la tarea que hay que ejecutar, en hacerla de la forma más rápida, económica y eficiente posible, pueda conllevar o no, el crecimiento de las personas y del equipo en sí mismo. Esto hace que puedan considerarse algo autocráticos. Este tipo de líderes son muy buenos para definir el trabajo y los roles necesario, ordenar, planificar, organizar y controlar. Pero no tienden a pensar mucho en el bienestar de su equipo.

9. Liderazgo transaccional

Los líderes transaccionales son bastante comunes. Este estilo de liderazgo nace de la idea de que los miembros de equipo llegan al acuerdo de obedecer en todo a su líder. Se utilizan las recompensas para premiar el esfuerzo de sus empleados y la aceptación hacia diferentes tareas que les da su líder. Del mismo modo, el líder tiene derecho a castigar a quien considere que en el trabajo no se encuentra rindiendo como él  desea. El liderazgo transaccional ayuda a establecer roles y responsabilidades para cada empleado, pero como punto negativo puede alentar el trabajo mínimo si los empleados saben cuánto vale su esfuerzo todo el tiempo.

Liderazgo transformacional

10. Liderazgo transformacional

El liderazgo transformacional es considerado el más completo y se define como el verdadero liderazgo por la gran parte de los teóricos del liderazgo. Se basa en la inspiración de los equipos de trabajo de forma permanente, y le transmiten su entusiasmo al equipo, lo que permite una constante trasformación y mejora de las habilidades y resultados. A la vez que estos líderes solo necesitan sentirse apoyados por ciertos empleados. Su objetivo y sus premisas son transformar, innovar y motivar al equipo, y de ahí, crecer, por eso son realmente muy valorados y buscados para ocupar puestos de responsabilidad en las organizaciones.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.