La cultura de paz es un movimiento que busca promover aquellos valores que previenen la violencia. En este artículo te mostramos 15 Ejemplos de Cultura de paz.

Inicialmente lo que se conoce como Cultura de paz nació como definición en Costa de Marfil en el año 1989, más adelante la ONU adoptó el término para buscar enmendar los conflictos y negociar entre naciones para promover la paz. Los parámetros que se buscaban en el año 2000 era crear un mundo más justo, libre y digno. Evidentemente no todo sale como se planea, sin embargo esta definición se ha ido extrapolando a valores familiares, culturales y educativos.

Si nos ubicamos en el año 2000 es fácil darse cuenta que en 21 años, el camino a conseguir implementar estos valores ha sido más que complicado. A pesar de las dificultades las esperanzas para conseguir un mundo realmente justo, no se pierden y la responsabilidad individual es parte de eso. En esta nota podrás encontrar unos ejemplos perfectos que puedes ir aplicando a tu vida diaria.

Advertisement

tipos y ejemplos de Cultura de paz

Advertisement
15 Ejemplos de Cultura de paz

Para iniciar una cultura de paz primeramente hay que tener en cuenta la capacidad de la palabra. Las bases para catalogar a un valor para promover la paz inicia en la capacidad de entablar conversaciones, mediaciones, el poder usar la palabra como medio pacificador es una habilidad que en definitiva logra un cambio tanto interno como en el medio inmediato que nos rodea.

1. Generosidad

La generosidad es un hábito que se caracteriza por compartir con los demás sin esperar nada a cambio. La generosidad no solo se centra en “dar” económicamente, sino en ayudar y dar un apoyo. Muchos confunden la generosidad con la caridad, pero ésta última sí se centra en la ayuda económica, la generosidad se basa en una ayuda general.

2. Saber escuchar

Saber escuchar es una capacidad necesaria para poder entender y resolver conflictos. Esta habilidad inluye el escuchar sin anteponer nuestros puntos de vista durante una discusión. Es necesario saber escuchar en nuestras relaciones personales, de trabajo, de estudio, es necesario en absolutamente todo lo que nos rodea.

3. Empatía

La empatía no es más que saber ponerse en los zapatos de los demás sin hacer un juicio crítico. Para muchos hoy en día es difícil ponerse en los zapatos de los demás, pero cuando hablamos de empatía no solo nos referimos a buscar la comprensión de un grupo de personas, sino poder entender las condiciones de todos los grupos de personas. Si no, no estamos hablando de empatía.

15 Ejemplos de Cultura de paz

4. Respeto a las diferencias

Respetar las diferencias es una habilidad de aceptación y respeto más allá de lo que opinamos. Quizás una situación, actitud y cultura no es de nuestro agrado, pero el respeto es un valor que no depende de lo que sentimos, sino del poder aceptar que no hay dos personas y culturas iguales. No estar de acuerdo no es necesariamente malo y eso debe quedar muy claro, pero el respeto es sí indispensable.

5. Educación con valores

La educación con valores puede resumirse en la implementación de los valores pacíficos en la educación infantil y adulta. En muchos países la educación con valores es casi inexistente, dejando de lado muchas necesidades y carencias que posteriormente se reflejan en la adultez.

6. Inteligencia emocional

La inteligencia emocional tiene dando vueltas en nuestro vocabulario desde hace no mucho tiempo, pero sin duda alguna entra en la lista de los valores pacíficos. ¿Qué conocemos como inteligencia emocional? Es la habilidad de controlar y gestionar nuestras emociones, de manera que no hagan daño a los demás y tampoco a nosotros mismos.

15 Ejemplos de Cultura de paz

7. Respeto de los sentimiento ajenos

Respetar los sentimiento ajenos comprende entender las vivencias de los demás y nuevamente, no emitir juicio crítico en base a eso. Es sabido que no todas las personas viven las mismas situaciones, no todos crecen en el mismo núcleo familiar, y en difinitiva no todos tienen las mismas facilidades que otros. Partiendo de esto, podemos asumir que los sentimientos y vidas ajenas tinen un punto de partida que debemos respetar. La frustración ante un problema, el dolor de una pérdida, vivir con una enfermedad, son solo ejemplos de situaciones que generan sentimientos y deben ser respetados.

8. Cuidado por los seres vivos

Cuidar a los seres vivos es un valor importantísimo para aprender a valorar la vida. Ninguna persona es dueña de la vida de otro ser. Esa es la base más importante para crear valores reales.

9. Informarse de los conflictos

Muchas veces caemos en discusiones y llegamos a ofender sin saber realmente qué es lo que sucede alrededor de nosotros. Informarse de los conflictos es lo que te permite entender, comprender qué es lo que pasa en la vida de otras personas.

15 Ejemplos de Cultura de paz

10. Reconocimiento de los errores

Reconocer nuestros errores es uno de los valores más necesarios para mantener y preservar la paz. Una disculpa no puede ser sincera si no se reconoce el error, y por este motivo el reconocimiento de la culpa construye mejores relaciones entre personas.

11. Saber disculparse

Saber disculparse es parte de reconocer los errores pero evidentemente no es lo mismo. Saber disculparse no solo es decir “lo siento”, sino explicar nuestros errores y demostrar arrepentimiento, ambas cosas son parte de saber disculparse.

12. Respeto por lo ajeno

¿Realmente respetamos lo ajeno? Lo ajeno es la cultura, la propiedad, la crianza, todo lo que no es nuestro, obviamente, es ajeno. Es una gran pregunta saber si realmente respetamos lo ajeno. Detrás de la pertenencia de una persona hay esfuerzo, cuidado, mimo, sentimiento, y sin respetar eso, no respetamos nada.

15 Ejemplos de Cultura de paz

13. Autocontrol

Es imposible afirmar que nuestros sentimientos siempre van a dar la razón a los demás. En las situaciones donde nuestros sentimientos se ven implicados, el autocontrol es un freno a las discusiones que parecen inevitables.

14. Flexibilidad

Ser flexibles no implica que debas dar tu brazo a torcer, sino aceptar que no todos pensarán como tú. En ningún sitio, ni siquiera en las comunidades más cerradas hay una aceptación total y completa de una idea o postura. La flexibilidad mejora tu calidad de vida cuando comprendes que hay situaciones inevitables en torno a ti.

15. Tolerancia

Tolerar es aceptar una idea sin necesidad de cambiarla. Es una utopía decir que seremos tolerantes a todos, afirmar eso, sería decir una mentira. Pero sí hay situaciones donde la tolerancia es una necesidad.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.