calaveritas

La calaverita literaria es una composición típica del país mexicano. En este artículo te mostramos 20 Calaveritas literarias para Maestros originales.

Las calaveras literarias son escritos divertidos que se suelen componer y regalar por el día de los muertos. Este tipo de escritos son parte de una tradición arraigada en la cultura de México, y que se ha abierto camino como atractivo único y llamativo en varias partes del mundo. Las cavaleritas literarias por lo general son composiciones con un toque de comedia hacia una persona como si estuviera fallecida o a una persona que ya se encuentra fallecida. Las temáticas suelen ser burlescas pero sin llegar a ser ofensivas.

Este tipo de poema es por lo general corto y en epitafio, lo que hace que su construcción te lleve a realizar unas cuantas pulituras. Partiendo del hecho que las calaveras literarias pueden ser dedicadas a fallecidos y personas vivas, puedes dedicarlas a cualquier persona. Más adelante te mostramos unos buenos ejemplos para los maestros.

20 Calaveritas literarias para Maestros
Advertisement

20 Calaveritas literarias para Maestros

Advertisement

A la pobre señorita

Sol de la mañana, luna de la noche,

la maestra de primaria en el sepulcro terminó.

Pobre señorita que del estrés se murió.

Ni un solo día, ella nos aguantó.

Otra señorita que nos quiso enseñar,

pero la rebeldía un infarto le causó.

Quisiera enviarle flores a la pobre señorita,

que en este colegio, poco tiempo duró.

La pequeña Catrina

La pequeña Catrina recuerda a su maestro, quien le enseñaba un día a contar los huesos.

Aquel maestro que quedó en su memoria, por ser un buen contador.

Se nos fue contando, pero se olvidó llevarse el calculador…

La parca quería llevarle el cuaderno, pero se perdió por no leer bien la ubicación.

De dolores de cabeza nos llenó el corazón, que en paz descanse el gran calculador.

Las calaveritas van a clase

Las calaveritas van a clase con la esperanza de ver a la maestra Catrina.

Con sus sombreros de colores adornan las aulas de la más inteligente señora. Con cariño sus pequeños asienten la cabeza, cuando la Catrina despliega todo su saber.

La madrugada se adorna de pequeños esqueletos que van a su encuentro, con flores de colores que brillan al despertar la mañana.

A la más inteligente Catrina

Cómo olvidar los regaños amorosos de la más inteligente Catrina,

Como dejar en el olvido lo que me quedó marcado en el recuerdo de mi mano.

Ténganme más paciencia le dijo la calaverita, porque los acentos aun me bailan al compás en la cabeza.

Mi más profunda poesía se la dedico a mi querida Catrina, quien la Parca no se acerca para que ya no salga corregida.

Muchos cariños, se traduce en enseñanza, quien no guarda la paciencia pero guarda la esperanza.

La calaverita se presenta con una lágrima

La calaverita que llega tarde le muestra su más profundo respeto, y para demostrárselo lo acompaño con este alimento.

Un café le llena el cuerpo y aparta la Parca, cuando usted se sienta y me corrige olvidándose de su alma.

Las lágrimas que saltan desde mi ventana le llegan a usted como una charca,

si se olvida de este profundo presente, no se olvide de mi dolor creciente.

Calaveritas literarias para maestros

Ay solitos nos quedamos

Solitos nos quedamos, nuestra profesora se nos fue,

enseñanzas con cariño, de ya no volver.

Solitos nos quedamos, a los huesos fue a parar,

la bonita mujer, que nos quiso enseñar.

Solitos nos quedamos, ahora quién será,

la mujer con paciencia que seguro no nos querrá.

El veredicto de la Señora

Estaba la Señora sentada en el escritorio de la pelona. Los pobres estudiantes no se consuelan desde hace varias horas.

Una canción suena en el fondo del pasillo, son las lágrimas de los repetidos.

Dulces sueños y esperanzas arrebatados, por la dulce amiga de la Parca.

Desde ayer se acabaron las noches de descanso, con el veredicto de la gran Señora.

La profesora vence la Parca

Lo más profundo del conocimiento ni la parca se lo ha llevado.

Contigo profesora, el conocimiento vence a la pelona.

Tu saber se transforma en las cabezas de los niñitos,

y en el campo de las calabazas tus palabras bailan al son del saber.

Mientras que en los más grandes limpias las telarañas de los años.

Hemos madurado, con el crecimiento de tu paciencia, gracias profesora,

por vencer lo que la oscuridad donde la Catrina nos espera.

Caminito de conocimiento

Caminito de conocimiento, abres en mi cabeza,

Hasta la parquita se sienta y escucha tu dulce voz.

Con tu sabiduría atraes a los jaimitos, que por un momento se quedan sin chistesitos.

Profesora de mates, profesora que me enseña,

que sin tu paciencia y armonía, estaría en una tumbita.

En tu salón de clase

En tu salón de clase venciste al desconocimiento,

con tu capa de colores nos llevaste a la luz.

Un día como hoy seguimos tu vocecita melodiosa,

cuando nos enseñaste a multiplicar la tabla del 2.

Hoy estas viejita, y aún así en la tumbita no dejarás de a la Parca enseñar.

20 Calaveritas literarias para Maestros

Adiós a la profe más bonita

Triste noticia cuando nos dejaste, luz de la biología.

Cuantas calaveritas disfrutarán de tus historias, en lo profundo del más allá.

La Parca no tuvo clemencia, cuando nos dejó sin la profe más bonita.

Pero su conocimiento nos acompañará

hasta encontrarnos en la tumbita.

Adiós no tan querido profesor

Uno más uno son dos, y dos son los únicos compañeros que te extrañan.

Tus chistes ácidos de nuestro intelecto, ahora la Parca los escuchará.

Adiós viejo amigo y profesor, profesional del gran sarcasmo.

Algún día en el más allá, te seguirás riendo de nosotros,

pero ahorita, te dedicamos una calaverita.

Extrañando a un buen profesor

Sueño profundo, caminito acompañado de la Catrina y la soledad.

Muchos fueron tus días de gran profesor, pero la luz que te llenaba, de parranda se fue.

Con Chabelo y compañía, ya te encuentras hoy.

Ay querido profesor de mi alma, que tus bromas ya no están.

Un día de estos ya te iré a acompañar. Espera tranquilo, que mi alma feliz no está.

Se nos fué otro profesor

Con una florecita se nos llenó el corazón,

cuando nos enteramos de que ya no estás hoy.

Extrañaremos tus regaños, y tu mal humor,

ahora será la Parca, la que cante tu canción.

En el ayer estabas, y faltas en el hoy,

camino tortuoso para otro profesor.

Se fue en compañía

Otro día nuevo, sin el querido maestro,

que de un susto fue a parar a los huesos.

Pobre profesor, que se fue en compañía,

únicamente de la dulce Catrina.

Ay de nosotros, los pobres estudiantes,

que nos quedamos sin ese ilustre diamante.

20 Calaveritas literarias para Maestros

En el cielo de la noche

En el cielo de la noche, brilla una estrellita,

yo la conozco es la señorita.

Sus huesos hoy festejan, está con las calaveritas,

que de ahora en adelante, serán su fiel compañía.

Linda maestra que de ti aprendimos tanto,

las tablas de multiplicar no las quisimos tanto.

No aprendimos

Ay del día que te fuiste, de ti no aprendimos nada.

Como siempre nos dijiste, no nos quedó la enseñanza.

Ni que pasen mil años, nunca aprendemos,

porque a ti, ya no te veremos.

Ay maestra que te quisimos, hoy ya no nos verás,

ahora serán las calaveras, las que irás a enseñar.

Ya no está la señorita

Creímos que eras eterna, dulce señorita,

ahora nos quedamos sin tu dulce compañía.

Escuela que se queda,

sin una hermosa señorita,

que con toda la paciencia, nos comprendía.

Calaveras con cuadernos,

te reciben por allá, seguramente, mejor te tratarán.

Adiós viejita gruñona

Viejita profesora, que se fue como gruñona,

una tarde de domingo, mientras se mecía en la tumbona.

Pobre viejita maestra, que ahora solo a las calaveritas, regañará.

Viejita maestra que tanto enseñaste,

con regaños y reglazos, nos ayudaste.

Adiós vieja regla de madera,

que ya a ningún niño, le darás.

Te despedimos

La Catrina te acompaña, en un sendero de flores,

una despedida cariñosa, de los mejores profesores.

Te extrañamos y recordamos, con cariño tu enseñanza,

que si bien fue sincera, fue más que complicada.

Inteligencia que no se olvida, queda en las andanzas,

de un buen colegio que te recibió sin falta.

Hoy te despedimos, en medio de tantas lágrimas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.