Ejemplos de memoria implícita

La memoria puede definirse como una capacidad de adquirir información, poder almacenarla y posteriormente recuperarla en nuestro cerebro. Existen teorías que hacen referencia a millones de conexiones entre neuronas que se comunican entre sí y generan redes neuronales.

La memoria es una de las habilidades cognitivas esenciales del ser humano, un pilar para el aprendizaje, sin la memoria estaríamos completamente a la merced del medio que nos rodea, ya que no tendríamos la capacidad de actuar ante los estímulos externos. Simplemente, no recordaríamos su significado y, por consecuencia, responderíamos de manera aleatoria.

Nuestro cerebro es un procesador con una capacidad de almacenamiento que aun desconcierta a nuestros científicos, se calcula que podríamos tener la capacidad de un millón de gigabytes.

Advertisement

¿Qué es la memoria implícita?

Advertisement
Ejemplos de memoria implícita

Para comprender la memoria implícita, primero debemos entender que existen dos tipos de memoria “explicita e implícita”, esto hace referencia a la manera consiente e inconsciente de memorizar. Al momento de estudiar para un examen utilizamos la memoria explícita, ya que lo hacemos de manera forzada y consiente; en cambio, montar una bicicleta o manejar un vehículo lo podemos considerar como algo inconsciente, ya que se realiza de manera automática, también es nombrada como memoria no declarativa.

Ejemplos de memoria implícita

Cancion favorita

Canción favorita

Todos tenemos alguna canción favorita, siempre que la escuchas puedes cantarla sin necesidad de pensar como es la letra, de esto trata la memoria implícita.

Aprender a montar bicicleta

Montar bicicleta

Andar en bicicleta es un reto para cualquier persona, no importa la edad, siempre generará miedo al comienzo. Pero sin darte cuenta, poco a poco, generarás las habilidades necesarias para manejarla y podrán pasar años pero siempre podrás volver a montarla sin problemas.

Cepillarse los dientes

Cepillarse los dientes

Cepillarte los dientes puede ser una tarea muy sencilla, pero inténtalo con la mano contraria y puede que sea dificultoso y serás poco habilidoso. Sigue practicando y lograrás generar memoria de procedimiento.

Aprender a manejar

Conducir

Conducir un automóvil es una actividad que todos ansiamos aprender. Aquí utilizamos todos nuestros sentidos, aprender en un automóvil sincrónico es un gran desafío, pero generando una conducta de repetición, nuestra memoria de procedimiento hará el resto, siempre serás un gran conductor aunque pasen años sin estar detrás de un volante.

Memoria implícita

Vestirse

Vestirse requiere las más mínimas capacidades de memoria implícita, puede que no lo notes, pero un gran porcentaje de las veces que te has vestido lo has hecho de manera automática, sino intenta recordar las veces que te has vestido.

Estos efectos de la memoria implícita pueden verse claramente en la conducta humana por ello es esencial para nosotros los humanos.

Platillo favorito

Cocinar

Realizar simples tareas, como preparar tu plato favorito, es un claro ejemplo de memoria implícita. Siempre quedará de la misma manera la mayor parte de las veces y no necesitarás las recetas a la mano.

Teclado de ordenador

Escribir en teclado de ordenador

A veces no te has preguntado cómo hacemos para escribir tan rápido en el teclado de la computadora, simplemente es práctica y memoria implícita, es la misma capacidad que generan los músicos al practicar con sus instrumentos.

Memoria implicita viajes

Recordar el camino

Al viajar en una ruta familiar, podrás tranquilamente saber por dónde te diriges, hacia donde es el destino, el tiempo de llegada. ¿No te has preguntado por qué los viajes de regreso se hacen tan cortos?

Aprender a bailar

Bailar

Bailar es un divertido ejemplo de la memoria de procedimiento, nuestro cuerpo aprenderá los divertido pasos, y con un poco de esfuerzo nunca serán olvidados.

Uso del celular

Usar un teléfono

Marcar un número de teléfono celular o incluso manejar nuestra pantalla de celular, es también un ejemplo de memoria implícita, nuestro cerebro guarda los patrones y claramente los recordamos sin el más mínimo consentimiento ni esfuerzo.

Nuestra memoria funciona en tres pasos

  • Memoria de codificación: la cual es el proceso en donde la información del medio externo es captada por nuestros sentidos y se convierte en una proyección mental
  • Almacenamiento: es la capacidad para poder retener la información en nuestro cerebro, nuestras vivencias y actividades, esperando el momento necesario para poder ser evocadas
  • Evocación de la información: es la capacidad de volver a traer a la conciencia la información que se tenía guardada en nuestro cerebro que en su momento fue interpretada por nuestros sentidos, comprendida, guardada y posteriormente evocada.
Aprendizaje

Jugar videojuegos

Jugar videojuegos puede ser uno de los placeres del nuevo milenio, cada vez son más complicados pero nuestra memoria nos facilita las nuevas pruebas que se nos presentan. Simplemente sabemos los comandos básicos, nada más que aprender los nuevos, solo compara la complejidad de las primeras generaciones con las nuevas.

Jugar futbol

Jugar fútbol

Jugar fútbol es una manera entretenida de hacer ejercicio, tener habilidad con el balón puede resultar frustrante para los principiantes, pero no desesperéis. Practica lentamente y tu cerebro hará el resto, simplemente memorizara las características del balón, la distancia y peso de manera inconsciente y cuando menos te lo esperes podrás hacerlo hasta con los ojos cerrados.

Aprender a escribir

Escribir

Escribir es una característica importante de memoria implícita. Nuestro cerebro aprende a realizar los signos en el papel, siempre se aprenderá de una manera personalizada, por ello nuestra escritura nunca es igual a la de otra persona.

Natación

Nadar

Nadar es una habilidad importante e imprescindible, solo hace falta unas cuantas clases de natación para que dejes el miedo.

Montar a caballo

Cabalgar

Montar a caballo puede resultar toda una aventura, pero es necesario manejar a la perfección nuestro cuerpo para poder dirigir al animal, siempre será necesario generar memoria muscular.

Podemos comprender lo importante que son nuestras habilidades cognitivas, específicamente nuestra memoria, lo indispensable que puede ser para nuestro desarrollo tanto emocional como físico. Podríamos decir que la base de nuestro día a día se basa en la memoria, es el núcleo de nuestras vidas cotidianas, un mecanismo nato de supervivencia del hombre que ha llevado miles de años perfeccionar hasta lo que es hoy día, desde recordar que animal era peligroso en la llanuras prehistóricas hasta pilotear un avión en nuestros tiempos modernos, un claro ejemplo de la plasticidad de nuestro cerebro, su tenacidad por aprender y evolucionar.

skateboard

Montar patineta

Aprender a montar patineta es un reto que solo pocos se atreven, requiere un equilibrio extraordinario, para ello se necesita practica y perseverancia, y claro ”memoria implícita”.

Tocar un instrumento

Tocar música

Tocar un instrumento es uno de los ejemplos más característicos, aquí todas nuestras habilidades cognitivas se ponen en marcha para lograr crear ese arte tan apreciado.

Peinados

Peinarse

Peinarse puede parecer muy simple, pero hay un elemento de memoria implícita en este acto, puede ser utilizado por los médicos para detectar alguna patología.

Atar agujetas

Atar agujetas

Atarse las agujetas puede ser un problema para muchos a edades tempranas, luego podrás hacerlo incluso con los ojos cerrados.

Asear la habitacion

Ordenar tu habitación

Limpiar tu habitación puede ser tan monótono que pase desapercibido gran parte de tu vida, pero los patrones siempre estarán presentes. Podría decirse que lo haces en modo automático.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.