Estrofa

En esta oportunidad hablaremos acerca de la estrofa, aprenderemos qué es y los diversos tipos que existen.

Advertisement

¿Qué es la estrofa?

Advertisement

El término estrofa se usa para hacer referencia a los distintos segmentos que componen una poesía o una canción. Es frecuente que estas partes estén organizadas del mismo modo y formadas por idéntica cantidad de versos.

Son el equivalente a los párrafos de la prosa, cada uno de los versos que forma la estrofa se encuentran separados por un signo de puntuación y a su vez se encuentran unidos por parámetros como la longitud, la rima y el ritmo. Las estrofas pueden ser clasificadas de acuerdo a la cantidad de versos que presentan.

Estos datos son importantes ya que, al conocer la estructura de las estrofas, es posible escribir poemas y manejar con precisión las nociones de rima y ritmo.

Tipos de Estrofa

Tipos de Estrofa

Las estrofas pueden ser clasificadas de acuerdo a la cantidad de versos que presentan en:

Estrofas de dos versos

Pareados: La rima entre los dos versos.

Alegría: Un pentasílabo y un decasílabo.

Aleluya: Un pareado de octosílabos.

Estrofas de tres versos

Terceto: Tres versos endecasílabos con rima consonante por lo general.

Tercetillo o tercerilla: Tres versos de arte menor y rima consonante en diversos esquemas.

Soleá: versos de arte menor, rima asonante

Estrofas de cuatro versos

Cuarteto: Cuatro endecasílabos con rima consonante.

Redondilla: Cuatro octosílabos de rima constante.

Copla: Cuatro versos de arte menor con rima asonante.

Serventesio: versos endecasílabos, rima consonante alternada.

Cuarteta: Igual que la redondilla (octosílabos de rima consonante), pero con rima alternada.

Cuaderna vía: Cuatro versos alejandrinos con rima consonante.

Estrofas de cinco versos

Quintilla: Cinco versos de arte menor, rima consonante y esquema métrico variable.

Quinteto: Cinco versos de arte mayor, rima consonante y esquema métrico variable.

Lira: Versos heptasílabos y endecasílabos de rima consonante, organizados según la fórmula.

Estrofas de cinco versos

Estrofas de  seis versos

Sexteto o sextina: versos de arte mayor, rima consonante, esquema métrico variable

Sextilla: versos de arte menor, rima consonante, esquema métrico variable

Copla de pie quebrado o copla manriqueña: versos octosílabos y tetrasílabos, rima consonante.

Estrofas de siete versos

Septeto: compuesta por una combinación de versos de arte menor y arte mayor con rima consonante.

Estrofas de ocho versos

Octava real: Formada por ocho versos endecasílabos, con rima alterna los seis primeros, y los dos últimos formando un pareado.

Octava italiana: Formada por ocho versos de arte mayor de rima consonante, rimando el 2º con el 3º, el 6º con el 7º, el 4º con el 8º, y quedan sueltos el 1º y 5º.

Octavilla: “Ocho versos” de arte menor, con la misma disposición que la octava italiana.

Estrofas de nueve versos

Novena: es una estrofa de nueve versos de arte menor y rima consonante que suele conformarse por una redondilla seguida de una quintilla.

Estrofas de diez versos

Décima o espinela: Consta de diez versos octosílabos consonantes.

Copla real: 10 versos octosílabos de arte menor.

Estrofas de doce versos

Alejandrino: Se trata de versos indefinidos que riman con el deseo del autor.

Estrofas de catorce versos

Soneto: Rima compuesta por 14 versos de arte mayor, formados por dos cuartetos y dos tercetos

Sonetillo: Rima compuesta por 14 versos de arte menor, formados por dos cuartetos y dos tercetos

Ahora te mostraremos 25 ejemplos de estrofas de varios tipos

25 ejemplos de estrofas de varios tipos

Pareado. Alfonso Reyes

Asustadiza gracia del poema: flor temerosa, recatada en yema.

Aleluya. Antonio Machado

La primavera ha venido, nadie sabe cómo ha sido.

Alegría. Federico García Lorca

¡Qué fea estabas, francesa, en lo amargo de la adelfa!

Terceto. Sor Juana Inés de la Cruz

“Baste ya de rigores, mi bien, baste,

no te atormenten más celos tiranos,

ni el vil recelo tu quietud contraste”

Tercerilla. Gloria Estefan

Tengo una huella perdida

entre tu sombra y la mía

que no me deja mentir.

entre tu sombra y la mía

Soleá. Antonio Machado

Primavera vino;

violetas moradas,

almendros floridos.

Cuarteto. Lope de Vega

¿Qué  tengo yo que mi amistad procuras?

¿Qué interés se te  sigue, Jesús mío,

que a mi puerta cubierto de rocío,

pasas las noches del invierno oscuras?

Redondilla. Luis Cernuda

“Si así el alma inconsciente,

Señor de las estrellas y las hojas,

fuese, encendida sombra,

de la vida a la muerte”

Copla. Manuel Machado

Hasta que el pueblo las canta,

las coplas, coplas no son,

y cuando las canta el pueblo

ya nadie sabe el autor.

Serventesio. Rubén Darío

“Yo sé que hay quienes dicen: ¿por qué no canta ahora

con aquella locura armoniosa de antaño?

Ésos no ven la obra profunda de la hora,

la labor del minuto y el prodigio del año.”

tiempo

Cuarteta. Antonio Machado

Y todo el coro infantil

va cantando la lección:

mil veces ciento, cien mil;

mil veces mil, un millón.

Cuaderna vía. César Vallejo

“¡Luna! ¡Corona de una testa inmensa,

que te vas deshojando en sombras gualdas!

¡Roja corona de un Jesús que piensa

trágicamente dulce de esmeraldas!”

Quintilla. Al ruiseñor mexicano de Antonio Acuña

“Hubo una selva y un nido

y en ese nido un jilguero

que alegre y estremecido,

tras de un ensueño querido

cruzó por el mundo entero”

Quinteto. Pablo Piferrer

El buen caballero partió de su tierra;

allende los mares la gloria buscó;

los años volaban, se acabó la guerra;

y allende los mares hasta él voló,

voló un triste viento de su dulce tierra.

Lira. San Juan de la Cruz

Buscando mis amores

iré por esos montes y riberas,

ni cogeré las flores,

ni temeré las fieras

y pasaré los fuertes y fronteras.

estrofas

Sexteto. Enrique Gonzales Martínez

Mientras miras el agua silenciosa,

como un vuelo fugaz de mariposa

sientes sobre la nuca el cosquilleo,

la pasajera onda de un deseo,

el espasmo sutil, el calosfrío

de un beso ardiente cual si fuera mío…

Sextilla. La santidad de la muerte de Amado Nervo

“Placidez honda, sumisa

a la ley, y en la gentil

boca breve, una sonrisa

enigmática, sutil,

iluminando, indecisa,

la tez color de marfil”

Septeto. José Asunción Silva

En tanto, en las rodillas cansadas de la abuela

con movimiento rítmico se balancea el niño,

y entrambos agitados y trémulos están…

La abuela le sonríe con maternal cariño,

mas cruza por su espíritu como un temor extraño,

por lo que en el futuro, de angustia y desengaño,

los días ignorados del nieto guardarán…

Octava real. El diablo mundo de José de Espronceda

“Dicha es soñar cuando despierto sueña

el corazón del hombre su esperanza,

su mente halaga la ilusión risueña,

y el bien presente al venidero alcanza;

y tras la aérea y luminosa enseña

del entusiasmo, el ánimo se lanza

bajo un cielo de luz y de colores,

campos pintando de fragantes flores”

Octava italiana. Mario Delgado

Cual la hierba arrojada en la roca,

que marchita allí crece, allí muere,

¿viviré y moriré, sin que espere

otra vida, otra dicha, otra luz?

aun en medio de altares y tumbas

mi terrible pensar me amenaza:

que si el mundo feroz me rechaza,

me rechaza también esa cruz.

hierba seca

Primera estrofa del himno nacional francés

Marchemos, hijos de la Patria,

¡ha llegado el día de gloria!

Contra nosotros, de la tiranía,

El sangriento estandarte se alza.

¿Oís en los campos el bramido

de aquellos feroces soldados?

¡Vienen hasta vuestros mismos brazos

Novena. Gaspar Gil Polo

“De flores matizadas se vista el verde prado,

retumbe el hueco bosque de voces deleitosas,

olor tengan más fino las coloradas rosas,

floridos ramos mueva el viento sosegado.

El río apresurado

sus aguas acreciente,

y pues tan libre queda la fatigada gente

del congojoso llanto

moved, hermosas ninfas, regocijado canto”

Décima. Pedro Calderón de la Barca

Cuentan de un sabio que un día

tan pobre y mísero estaba

que sólo se sustentaba

de unas yerbas que cogía.

“¿Habrá otro -entre sí decía-

más pobre y triste que yo?”

Y cuando el rostro volvió

halló la respuesta, viendo

que iba otro sabio cogiendo

las hojas que él arrojó.

Alejandrino. Pablo Neruda

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.

Escribir, por ejemplo: “La noche está estrellada,

y tiritan, azules, los astros, a lo lejos”.

El viento de la noche gira en el cielo y canta.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.

Yo la quise, y a veces ella también me quiso.

En las noches como ésta la tuve entre mis brazos.

La besé tantas veces bajo el cielo infinito.

Soneto. Ajedrez II de Jorge Luis Borges

(Estrofa 1)

“Tenue rey, sesgo alfil, encarnizada

reina, torre directa y peón ladino

sobre lo negro y blanco del camino

buscan y libran su batalla armada.

(Estrofa 2)

No saben que la mano señalada

del jugador gobierna su destino,

no saben que un rigor adamantino

sujeta su albedrío y su jornada.

(Estrofa 3)

También el jugador es prisionero

(la sentencia es de Omar) de otro tablero

de negras noches y de blancos días.

(Estrofa 4)

Dios mueve al jugador, y este, la pieza.

¿Qué dios detrás de Dios la trama empieza

de polvo y tiempo y sueño y agonías?”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.