3 Cuentos de Amor Largos y Atrapantes

El amor es uno de los sentimientos con más valor en la vida de cualquier persona. En este artículo te mostramos 3 Cuentos de amor largos.

El amor como sentimiento es una necesidad indiscutible. El amor real nos impulsa a mejorarnos, a superarnos, nos enseña el servicio y la disposición para otras personas. Sabemos que el amor no tiene medida ni forma de ser delimitado, porque es un sentimiento de la cual nunca nos cansamos y siempre queremos más. Sabemos de muchas maneras que este sentimiento tan hermoso puede doler, pero quizás sea más correcto afirmar que el sentimiento en sí no causa el dolor, sino que el dolor lo causa la mala acción de las personas, ya que el amor sincero es puro y nos hace realmente felices. El amor siempre se mantiene aunque las situaciones cambien y eso es parte de aceptar lo bello de querer, así que sí, el amor madura con nosotros y puede cambiarnos para bien cuando entendemos que el amor no depende de que otras personas nos quieran, sino de la elección de nosotros de ser felices manteniendo un sentimiento que nos llena de las mejores energías positivas que existen.

En definitiva la expresión del amor es un acto que nos hace realmente felices y es por lo que vale la pena seguir en el mundo. Más adelante te mostramos 3 cuentos sobre el amor.

Cuentos de amor largos

3 Cuentos de Amor largos

Advertisement

1. El relojero

Un día un joven aprendiz de relojero pensaba en el sentido del amor mientras trabajaba. Para él trabajar con los relojes era algo que le fascinaba, sin importar el tiempo que le tomara o lo difícil que fuese, se perdía en la infinidad de los engranajes, disfrutaba darle al tiempo un sentido con unos pequeños objetos que le parecían lo más magnífico que se ha inventado en la tierra. La trastienda de la relojería era un sitio oscuro y cálido que no todo el mundo podría valorar como lo hacía el joven muchacho, pero era allí donde podía pensar en sus más profundos deseos. Pensaba en el amor de la manera que amaba arreglar relojes, ya que no había conocido nunca un abrazo afectuoso o una palabra de cariño. Su vida había sido una serie desafortunada de eventos difíciles ya que había quedado huérfano siendo niño. Encontró en los relojes el arte de la atención y de la delicadeza pero no conocía lo que era realmente el amor. Todas las tardes su mentor, un anciano muy paciente y bondadoso, lo enviaba a comprar panes para cenar, así como todos los días, fue en dirección a la panadería como le ordenaba su anciano cuidador. Mientras iba caminando pasó lo que se había preguntado durante tanto tiempo y es que cruzando la calle con su bicicleta vio a la joven más hermosa que jamás había conocido, era una joven rica que iba acompañada de su madre, su cabello largo y bien cuidado, su vestimenta tan prolija y limpia resaltaba por encima de las vestimentas de las mozas y empleadas de las tiendas adyacentes. Viéndola en la panadería creyó lo que su mentor tanto le había dicho sobre el amor, pero olvidó una sola cosa. En todo el camino de vuelta a la relojería no hacía más que pensar en lo que había percibido y creía que era amor, la delicadeza y apariencia más sutil de aquella muchacha le había despertado un sentimiento que no podía comparar con los relojes.

A la mañana siguiente mientras trabajaba como de costumbre, escuchó la voz de la joven que tanto había llamado su atención el día anterior así que salió de la trastienda buscando una excusa para verla, esta vez acompañada de su padre quien resultó ser un cliente regular del sitio. Sin embargo el anciano dándose cuenta de los sentimientos de su aprendiz guardó silencio, pues conocía muy bien a la familia y sabía lo que la apariencia podía esconder. Así pasaron los días y el joven no hacía más que pensar cuando llegaría el caballero y padre de la joven, con el fin de volver a verla. En su enamoramiento de los relojes y de la hermosa joven que acababa de conocer no se fijó que durante años habitaba en la mirada de Vilette, la hija del sastre. Vilette si bien no era una muchacha con una belleza espectacular, había crecido viendo como el amor de su padre nunca se había apagado después de la muerte de su madre. Vilette creció sin conocer el amor de su madre, pero creció sabiendo que como una persona podía vivir gracias al amor de los recuerdos. Esta dulce y buena muchacha llevada años enamorada del joven que solo tenía ojos para su oficio. Hasta que un día el joven relojero pudo cruzar palabra con la joven que pensó que sería el amor de su vida. Su decepción no pudo ser más grande cuando en vez de una palabra amable, solo pudo recibir un trato bastante desalentador, que su maestro sí sabía que ocurría. Llegada la noche el maestro le dijo:

-La apariencia no es un reflejo del interior de una persona, enamorarse de la apariencia es enamorarse de una máscara que no permite ver lo que hay adentro.

Estas palabras quedaron marcadas en el corazón del joven que apenas creía que había conocido el amor. Pasaron meses y dedicó toda su atención a los relojes pues el sentía que allí nada podría hacerle daño, durante ese tiempo no se había fijado que otros ojos estaban puestos sobre él, hasta que llegó su momento de regentar la tienda después de años siendo aprendiz, por lo que se dirigió con su maestro a la sastrería en búsqueda de un traje adecuado a su oficio. Después de haber visto el rostro triste del amor, conoció un amor puro y feliz con Vilette, ese día el joven se enamoró, de una forma tan natural que supo haber nacido para ese destino.

tres cuentos de amor largos

2. Los príncipes del cerezo

En un poblado muy lejano existía la leyenda de un cerezo que contenía en su interior a dos príncipes dormidos. Según cuenta la historia érase una princesa que estaba prometida a un joven guerrero que volvería para tomar su mano en matrimonio. Ambos se habían conocido en un baile ofrecido por el Rey con la finalidad de presentar al hombre digno de la princesa, entre todos habían príncipes de reinos lejanos y jóvenes de familias adineradas, pero entre los invitados estaba el guerrero preferido de la corona dedicó su confesión de amor a la princesa y para la sorpresa de todos el Rey se complació de aceptar su propuesta sabiendo que la princesa ya estaba profundamente enamorada. Al poco tiempo de anunciar el compromiso, surgió una guerra con un poblado enemigo, por lo que todos los hombres en edad de combatir fueron reclutados, entre ellos el guerrero quien comandaría la batalla fue uno de los primeros en partir. La promesa de matrimonio seguiría en pie para ser celebrada al término de una guerra que acaba de comenzar. Una noche antes de partir, el guerrero consiguió un encuentro en el jardín privado del palacio en el que le prometió a la princesa acabar con la guerra lo más rápido posible para poder consolidar su amor, así mismo la princesa prometió esperar a su regreso, pasase el tiempo que pasase.

Al partir el guerrero, el poblado enemigo comenzó su plan para herir al Rey desde lo más profundo y para eso buscarían acabar con la vida de la princesa, sin embargo el plan debía ser muy discreto para que los enviados no fuesen descubiertos. Los falsos rumores del asesinato del guerrero comenzaron a surgir a lo largo de las semanas, pero los rumores no fueron tomados en consideración ya que la princesa recibía una correspondencia privada del guerrero, sin embargo esta correspondencia no duró mucho tiempo ya que a los pocos meses los frentes de batalla se hicieron más conflictivos y más extensos. Pasaban las semanas y las cartas se hicieron menos frecuentes hasta el punto de desaparecer. Y la princesa comenzó a temer lo peor. Mientras tanto en las tierras lejanas del reino, el guerrero luchaba por su vida mientras sacaba las fuerzas de la esperanza de un amor que podría formar parte de su futuro más cercano, sabiendo que las cosas eran cada vez más difíciles para el reino ya que estaban perdiendo la guerra. Luego de varias batallas perdidas, de miles de bajas y un presente fatal, la pérdida de la guerra era inminente y viendo el batallón acabado, el guerrero partió al rescate de la princesa.

Mientras tanto castillo estaba por ser invadido por el enemigo, así que las damas de la princesa le dijeron a la joven que partiera esa misma noche antes de ser capturada, que su guerrero había muerto y que no quedaban esperanzas de la vida como la conocía. Por lo que la princesa tomó su corcel a mitad de la noche y escapó a las lejanías del castillo. Sin un rumbo fijo la princesa se perdió a kilómetros del bosque desde donde se veía como ardía su hogar, pero antes de lamentarse de su fatal destino y su amor truncado, escuchó como un caballo se acercaba hacia ella, presa del miedo se paralizó ante la idea de ser capturada por los guerreros enemigos, pero era su amado quien iba a su encuentro. Los dos amantes se encontraron después de tanto tiempo sin verse, pensaron que eran fantasmas de sus recuerdo y hallándose acorralados y sin un destino a donde escapar, pasaron juntos las últimas horas de vida que les quedaba. Fueron encontrados por soldados enemigos que con una flecha sellaron el final de un amor de cuento. Así sus cuerpos permanecieron juntos en la eternidad bajo el cerezo que les dio abrigo.

cuentos de amor

3. Mun y Sol

Advertisement

La historia de Mun y Sol es una historia de amor que vive bajo los destellos del verano más tibio de las colinas. Mun era la hija de un poderoso cacique que gobernaba al este y Sol era el hijo del cacique más guerrero del oeste. Un día mientras Mun buscaba pequeñas flores para adornar la celebración del solsticio de verano fue abordada por un joven guerrero llamado Sol, por sus trajes Mun supo de quien se trataba, pero en vez de huir, optó por luchar con las fuerzas que había heredado de sus ancestros. Sin embargo Sol no tenía intenciones de hacerle daño, cada tarde salía solo de cacería para ver a Mun a lo lejos, aún con los peligros de caminar por un territorio enemigo, Sol era un joven valiente y sagaz que muchas veces le valió para pasar desapercibido y observar a lo lejos a la hermosa heredera que quería como su esposa. Sin embargo esta unión era imposible, ya que ambos clanes eran enemigos a muerte, pero el amor de ambos fue un sello irrompible que la muerte no pudo vencer. A pesar del espíritu de lucha de Mun, la pasividad de Sol la hizo retroceder. Ver que aquel joven enemigo no había sido capaz de lastimarla despertó su curiosidad, sus marcas hacían saber que había luchado y que había resultado victorioso, Mun no tardó en enamorarse y comenzó a explorar el territorio en la soledad, esperando encontrarse con su amado. Ambos jóvenes daban largos paseos mientras enlazaban su amor al caer la tarde, hasta que un día el padre de Sol sospechó de las salidas de su hijo, así que envió a uno de sus hombres para saber hacia dónde se dirigía Sol. Pronto se supo que Sol tenía encuentros con Mun, así que idearon un plan para acabar con la vida de Mun. El acontecimiento llegó a los oídos del clan de Mun, por lo que iniciaron sus preparativos para la batalla.

Ambos jóvenes fueron perseguidos para ser capturados por las familias contrarias, así que ambos siendo guerreros, huyeron juntos para poder formar un clan alejado de su pasado. Pese a sus esfuerzos para huir fueron acorralados, por lo que decidieron saltar al vacío después de declararse su amor. Los dioses de sus ancestros se apiadaron de Mun y Sol, así que los convirtieron en dos hermosas aves que volaron hacia el horizonte.

Advertisement
Artículo anterior100 frases BONITAS para fotos
Artículo siguienteSímbolo & Emoji de VERIFICADO ☑️ ☑™ para Copiar
Estudiante de medicina de la Universidad de Los Andes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.