incio, nudo y desenlace

Los textos narrativos como los cuentos, novelas y relatos siguen un orden lógico para presentar los hechos que se relatan durante la historia. Estos textos de forma muy práctica suelen ordenar los sucesos en secuencias que hacen que la narración vaya avanzando. Normalmente son relatos muy cortos, pero esto no quiere decir que sean poco entretenidos. De igual forma pueden estar basados en un historia real, como también  tú puedes crear tu propia historia. En esta oportunidad Procrastina Fácil te enseña 9 ejemplos de inicio nudo y desenlace.

Advertisement

De manera general están estructurados en tres partes principales:

  • Inicio o comienzo: Es la parte inicial de la narración. Se presenta los personajes, el escenario y sus propósitos. Se incluyen las bases para que el nudo tenga sentido, es decir el principio de la acción. La idea de esta sección es que el lector se ubique un poco en la situación de la historia, que se contextualice con los hechos de la historia. Es una de las partes más interesantes del texto porque es donde todo comienza a desarrollarse y debe contar con una coherencia completa y tener cierta lógica, aunque se esté hablando de una historia de ciencia ficción o fantasía.
  • Nudo o desarrollo. Se presenta el conflicto o el problema de la narración que el protagonista deberá resolver o sortear. Aquí ocurren los sucesos más importantes, sucesos que harán que la historia comience a complejizarse hasta llegar a un cierre. Esta es la parte de la historia más emocionante, por lo que el autor hace uso de toda su creatividad e ingenio desarrollando una historia atrapante y que además es fácil de comprender.
  • Desenlace o final: Tras haber llegado al punto de máxima tensión de la historia, sucede algún hecho que reordena los elementos y señala el fin del relato. Por lo general se trata de un segmento corto, aunque esto tiene mucho que ver con la historia y con el estilo del autor. Funciona como una conclusión en donde se restablece todo el equilibrio que estaba al principio de la historia.

Ejemplo 1: El Camello Lázaro

Advertisement

Inicio

Érase una vez un camello llamado Lázaro, que trabajaba sin cesar llevando carga pesada, viajando por los desiertos del norte de África.

Nudo

Un día Lázaro amaneció enfermo y tenía mucho peso en su cuerpo por transportar. Creyó estar en peligro de muerte hasta que se apareció un mago llamado Mauri.

Este sabio conversó con Lázaro para preguntarle del problema que le aquejaba, viendo que en su equipamiento tenía una poción que le dio a Lázaro.

Al tomarla, Lázaro comenzó a recuperarse y aprovechó agradecer a Mauri por ese auxilio oportuno. Conversaron y compartieron comida, Mauri acampó en su tienda y Lázaro descanso al lado de la tienda. Al día siguiente cuando ambos iniciaron su retorno hacia sus lugares de origen.

Desenlace

Lázaro siempre tuvo presente en su mente el gesto de Mauri y deseó todo lo mejor para él.

Ejemplos de inicio nudo y desenlace

Ejemplo 2: Los Tres Cerditos

Inicio:

Había una vez tres chanchitos que se fueron a vivir solos al bosque, luego de que su madre les planteara que ya eran demasiado grandes para seguir viviendo en casa de sus padres y que había llegado la hora de conocer el mundo.

Así fue que, luego de caminar varias horas, los tres hermanos encontraron un espacio lo suficientemente despejado como para que cada uno pudiera construir su propia casa. El primero la hizo de paja: estaba apurado por terminarla y salir a jugar. El segundo chanchito tampoco le puso demasiado empeño, armó la suya con unas maderas que encontró y se fue a jugar con su hermano. El tercero era el más trabajador y responsable. Levantó su casa con ladrillos y cemento.

Nudo:

Una vez que el hermano más responsable terminó su casa, se puso a jugar con sus hermanos en el bosque. Los cerditos no notaron la presencia de un lobo que, luego de espiarlos detrás de un árbol, aprovechó el momento en el que el más pequeño se alejó del resto para cazarlo.

Pero éste, apenas lo vio, huyó para esconderse en su casita de paja. Con apenas soplar, el lobo la derrumbó. A toda velocidad, el chanchito huyó hasta esconderse junto con su hermano en la casa de madera. Pero, luego de darle algunas patadas, el lobo también logró derrumbar esta casa.

Desesperados, los dos escaparon de las garras del lobo y se refugiaron en la casa de ladrillos, junto con su hermano mayor. El lobo intentó derribarla, pero no tuvo la misma suerte que antes. La casa se mantuvo intacta pese a los golpes y soplidos que el lobo le dedicó.

Harto de estos intentos fallidos, el lobo decidió trepar hasta el techo y meterse a la casa por la chimenea. Los hermanos, atentos a los ruidos, hirvieron agua en una olla y la dejaron al pie de la chimenea, a la espera de lo que suponían que iba a ocurrir. Así, cuando el lobo se arrojó, cayó de lleno a la olla.

Desenlace:

Desesperado, el lobo huyó a los gritos de la casa.

Los dos hermanos más pequeños abrazaron al chanchito mayor y le agradecieron haber construido una casita tan firme donde se pudieron refugiar. Pusieron manos a la obra y construyeron sus propias casas, a base de ladrillos.

tres cerditos cuentos

Ejemplo 3: La Gallina De Los Huevos De Oro

Inicio: Había una vez una pareja de campesinos que fue de visita al mercado. Entre todos los productos y animales que se vendían allí, hubo uno que les llamó la atención: una gallina de gran tamaño. Luego de debatir un rato, el matrimonio decidió que esa sería la compra de la jornada: una gallina para el gallinero.

Nudo: A la mañana siguiente, cuando el señor granjero entró al gallinero para alimentar a los animales y a recolectar sus huevos, hubo algo que le llamó la atención: la flamante gallina había puesto ¡un huevo de oro!

Con las manos temblorosas, el campesino recogió el huevo y corrió hasta la cocina de su casa, para mostrárselo a su esposa.

Esa situación se repitió cada mañana.

El matrimonio comenzó a obsesionarse con la gallina de los huevos de oro. Su ambición fue tal que decidieron idear un plan para hacerse de la mayor cantidad de huevos en el menor tiempo posible. Luego de barajar distintas opciones, decidieron matar a la gallina. “Seguro que en su interior están albergados todos los huevos”, concluyeron los granjeros.

Desenlace: Al día siguiente, decidida, la pareja mató a la gallina.

Pero, al abrirla, se encontraron con que no había nada en su interior, ni siquiera el huevo que correspondía a esa jornada. Así, los campesinos se quedaron sin la gallina y sin los huevos de oro. Y aprendieron que la ambición no es una buena consejera y que la fortuna puede ser pasajera.

la gallina y los huevos de oro

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.