4 Cuentos cortos Inventados

Los cuentos nos llevan a un mundo de fantasía, sin importar la edad que tengamos, los cuentos abren un espacio de ilusión en donde se asoma nuestro niño interno. En este artículo te mostramos 4 Cuentos buenos y cortos inventados.

Si estás buscando cuentos buenos para los pequeños de la casa, estás en el sitio adecuado. La mayoría de los cuentos que se consiguen en la web son particularmente cuentos para niños de menores de 6 años y esto puede ser un pequeño inconveniente si quieres inculcar la lectura y el interés por las historias a un niño de edad temprana pero lo suficientemente grande como para imaginar e idear historias un poco más maduras.

Más adelante te mostramos algunos cuentos que seguramente te van a gustar.

5 Cuentos Cortos de Animales para niños

4 Cuentos inventados

1. La princesa de piedra

Érase una vez un poblado que era gobernado por unos reyes. Estos reyes eran muy ricos y bondadosos con las personas hasta que un día una mujer con aspecto de anciana irrumpió en la corte. Esta mujer le pedía al Rey tres deseos, uno de ellos era protección contra los bandoleros ya que ella vivía alejada en el bosque, el Rey aceptó ofrecerle la ayuda de la guardia real, el segundo deseo era un caballo para poder trasladarse desde las lejanías de su cabaña, el Rey aceptó ofrecerle uno de sus caballos, y el tercer deseo era llevarse a su hija menor como servidumbre en su cabaña. El Rey enojado mandó a sacar a la mujer del castillo ya que nunca entregaría a nadie a la querida princesa. Cuando la mujer se fue del poblado, los rumores empezaron a correr por el castillo y por todo el pueblo, las personas creían que la anciana era una bruja malvada que vivía a lo lejos, en efecto tenían razón. Cuando la anciana iba camino a su cabaña planeaba en como vengarse, ella sabía que el Rey jamás le daría a la princesa pero su plan era poner a prueba la bondad del monarca, así que pensaba en cómo acabar con el reino.

La malvada bruja comenzó a realizar pociones y los gases invadieron el interior de la cabaña. Envuelta en un aire de maldad, creó una pócima que derramaría sobre las tierras del castillo. A los días con la apariencia de una mujer joven, entró al poblado y estando a los pies del castillo, derramó la poción que causó un terrible terremoto. Todos los sirvientes y las damas corrieron despavoridos del castillo, mientras tanto el Rey corría de un lado a otro junto a los caballeros para salvar a las personas que aún estaban adentro, pero la princesa que ya había salido del lugar corrió en dirección contraria y se perdió en la espesura del bosque, sin darse cuenta la joven princesa estaba dentro de las tierras de la bruja. La princesa estaba asustada porque ya sabía dónde se encontraba y al divisar la cabaña entre los árboles, echó a correr pero sus planes de huir comenzaron tarde, la bruja que la esperaba escondida, lanzó un hechizo que la convirtió en piedra.

Como nadie había encontrado a la princesa, todos en el reino creyeron que había fallecido y el Rey lleno de tristeza abandonó todo su reinado. El día que la princesa cumplía cien años como una piedra, unos niños que descansaban y comían fresas vieron como la estatua comenzó a desvanecerse y convertirse en una persona. Los niños se impresionaron porque la leyenda de la estatua de la princesa era real. Había pasado un siglo sin que nadie reinara en el castillo y aquella princesa que había sido convertida en piedra volvió a su castillo para reinar en el trono de su padre.

2. El hada que perdió las alas

Érase una vez un hada que perdió las alas. Un día como cualquiera el hada fue al bosque a buscar flores para comer, el bosque donde vivían las hadas era frondoso, fresco, vivo y muy hermoso. Las flores abundaban por todos los árboles y los frutos silvestres alimentaban a los animales y a los pequeños insectos. El sitio era el lugar ideal para vivir. Los espíritus del bosque rondaban en paz con la naturaleza, pero aquella hada se desvió de su hogar y voló hacia el bosque oscuro. A diferencia del bosque de las hadas, el bosque oscuro era un sitio envenenado. Las flores no alcanzaban a crecer, los frutos eran amargos y vivían animales malvados. Todo esto ocurría porque una bruja que habitaba en el bosque oscuro solía verter en las tierras sus pócimas y hechizos envenenados, lo que hacía que todo lo que creciera, muriera. La pequeña hada una vez en el bosque oscuro encontró una hermosa cereza roja, aquella fruta llamaba su atención por su color y su aroma dulce. No podía entender como aquella fruta había crecido en un lugar tan hostil, y sin poder resistir a la tentación, mordió la cereza roja. Al poco tiempo de haberla mordido, el hada comenzó a sentir que se enfermaba, pues aquella cereza que había mordido había cambiado su color, se oscureció y le comenzó a brotar un líquido espeso y desagradable. El hada inocente había comido un fruto envenado de aquel bosque y como pudo llegó a la diminuta aldea de las hadas, pero ya era muy tarde porque había perdido las alas.

Un hada anciana llamó a Hermit, la bruja buena del bosque para que curara la enfermedad. Después de muchos cuidados y brebajes el hada recuperó su salud pero no pudo recuperar sus alas, sin embargo se convirtió en uno de los espíritus del bosque más hermosos que se ha visto.

5 Cuentos de MISTERIO Cortos

3. La marioneta de Versalles

Érase una vez una marioneta que vivía en Versalles. La marioneta después de tantos años divirtiendo a las elegantes damas del palacio se sintió triste al mirar sus trajes roídos, viejos y llenos de polvo. Esa noche la marioneta Aimée despertó un deseo en su corazón, quería ser una de esas hermosas damas del palacio, con sus trajes, peinados y vestidos hermosos. Otra marioneta llamada Adrién miró con recelo a Aimée y le preguntó qué le sucedía, entonces le contó que su mayor deseo era ser una dama elegante del palacio. Adrién se puso muy triste porque sabía que era un deseo imposible de cumplir, ya que ellos eran dos marionetas y las damas eran humanas.

Mientras todos dormían y el servicio estaba descansando, Adrién se aventuró hacia los jardines del palacio, donde se corría el rumor había una hada mágica que podía cumplir deseos, siempre y cuando fuesen de corazón. Al llegar a los jardines preguntó a los pequeños animales que caminaban en la noche en las afueras del palacio, y estos le indicaron el árbol donde vivía el hada mágica. Cuando Adrién se encontró con el hada, le contó todo lo que estaba sucediendo, y el hada le dijo que sí era posible cumplir su deseo, pero no podía hacerlo sola, Aimée necesitaría a un acompañante de su misma especie para poder completar el hechizo, por lo que Adrién inmediatamente se ofreció. A la noche siguiente estando Aimée y Adrién en el teatro una luz brillante inundó la estancia. Cientos de pequeñas luces de colores empezaron a surgir alrededor de sus pequeños cuerpos de madera, y ambos de convirtieron en una dama y un caballero. Ambos vistiendo elegantemente ahora podrían recorrer las estancias del palacio sin que nadie los molestara. Cada mañana serían nuevamente los dos títeres del teatro real, pero por las noches serían una dama y un caballero.

5 Cuentos Cortos para Adolescentes

4. El chocolatero

En un poblado muy lejano vivía un chocolatero que esperaba la llegada de la pascua para repartir dulces y bombones en los orfanatos de la ciudad. Para todos eran días de alegría y celebración pero los pequeños de los orfanatos no tenían con quien compartir. Como todos los años el chocolatero salía de su fábrica lleno de cajas y cajas de bombones. Montó en su coche y se dirigía a recorrer todos los orfanatos que rodeaban a la ciudad. Todas las personas querían con mucho cariño al chocolatero que alegraba las tardes primaverales con su visita. Pero esa mañana algo sucedió, el chocolatero mientras conducía su coche piso una piedra y la rueda se reventó. Afortunadamente el chocolatero no sufrió ningún daño pero ya no encontraba como llegar al orfanato al que se dirigía.

Mientras el hombre esperaba que llegara alguien que pudiese ayudarlo apareció un hombre en un corcel hermoso. Aquel hombre bondadoso lo llevó en su corcel al orfanato donde debía llegar con los chocolates y una vez allí pediría que lo llevaran en coche. Cuando llegó al orfanato todos estaban preocupados por su salud ya que estaba lastimado y cuando les explicó que un hombre en un corcel lo llevó hasta el lugar, nadie podía creer lo que decía ya que en el pueblo ningún hombre tenía un corcel.

Artículo anterior+260 palabras con BU
Artículo siguiente5 Cartas CORTAS de «Te amo mi amor»
Estudiante de medicina de la Universidad de Los Andes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí