Despedida de un amor

El amor, una de las cosas que más anhelamos encontrar y poder experimentar. Es muy cierto que es una sensación muy hermosa y quienes lo han vivido hablan maravillas, pero hay algo que también es muy cierto, y es que el amor duele y en gran medida, sin olvidar que podemos salir lastimados. Si algo puede lastimarnos es una ruptura amorosa y más cuando lo has dado todo pero esa persona no te valora, En estos casos solo deseas expresar lo que sientes y, como a veces no conseguimos el valor de hablarlo a la cara, la mejor opción es hacer una carta. Por este motivo, en esta ocasión Procrastina Fácil te ayudara a conseguir las palabras indicadas si no las tienes, te mostraremos 5 cartas de despedida a un amor que no te valoró, utiliza la carta con la que más te identifiques e incluso puedes combinar las palabras y frases a tu preferencia.

Advertisement

Lo di todo pero nunca diste nada

Desde que te conocí supe que me iba a enamorar de ti y así pasó. Pensé mucho para decírtelo y cada momento que pasaba contigo me enamoraba más y más, hasta que reuní todo el valor que necesitaba para poder confesarte lo que sentía. Sin embargo, en el momento en el que te lo dije sabía que las cosas no se iban a dar bien, pero por lo que sentía preferí engañarme y decir que eran los nervios del momento. Al principio trataste de hacer las cosas bien, te esforzabas en algunos momentos pero se notaba a lo lejos que no te nacía, era más por decencia que porque me quisieras de verdad, aun así me dije a mi misma que si lo daba el todo por el todo quizás me ibas a querer, a pesar de las indiferencias, los malos tratos y la falta de atención yo estaba para ti en todo momento. Te escuchaba cuando lo necesitabas, fui tu apoyo incondicional día tras día, cada vez que me necesitabas corría a tu llamado, todo esto y mucho más solo para ganarme tu aceptación y que me quisieras.

Me costó mil veces más darme cuenta que nunca me ibas a querer sin importar lo que hiciera, que reunir el valor para decirte que me gustabas. Estos dos años de relación, si es que alguna vez fue una relación lo único que hice fue sufrir, eran realmente raros los momentos en los que me sentía querida por ti; cada vez que estaba contigo era el tormento más helado, me lastimaba tu trato tan áspero pero tu presencia me daba alegría, aunque no lo suficiente para cubrir mi dolor y sufrimiento. Ya no soporto más esto y antes de quererte a ti, debo aprender a quererme a mí misma y es por eso que he tomado esta decisión, ya no puedo seguir sufriendo por alguien que no me da nada mientras que yo lo doy todo. Así que yo me marcho, te dejo esta carta porque esta vez no reuní el valor para decírtelo a la cara, siempre te voy a querer pero ya abrí mis ojos, cuídate y espero que consigas algún día dar amor, porque es triste tu situación. Mis últimas palabras son: YO TE DI TODO PERO TU NUNCA ME DISTE NADA.

Te di todo mi amor

Pensé que se iba a poder, pero no puedo solo

Al principio fueron demasiadas las dificultades, demasiados tropiezos, un sinfín de contiendas, todo iba de mal a peor, lo más loco es que ambos decidimos continuar; yo porque te amaba con locura y tú porque deseabas olvidar todo el daño que te hicieron, ese fue el gran error de nosotros, siempre supimos que esto podía pasar pero por forzar la relación y querer que se dieran las cosas ignoramos este hecho. Lo que en verdad duele es que acá solo hubo una persona herida, esa persona fui yo; en lo que duró nuestra relación solo hubo una víctima y digo “duró” porque hasta hoy continuo con esto, ya no puedo seguir así. Cada día que pasa para ti es normal porque recibes toda mi atención, cariño, protección y apoyo, de verdad lo hago con todo el corazón; lo que es aún más cierto es que no puedo seguir luchando solo, tú sigues atada a tu antiguo amor y no te abres a querer tener algo bien conmigo. Trato de ayudarte a olvidar ese amargo recuerdo y demostrarte que conmigo es diferente, sin embargo, no depende de mí sino de ti. Ya no soporto amar a alguien que piensa de continuo en otro y se niega a soltar su pasado, me voy derrumbando en mi interior cada vez más y si no me voy ahora terminare atado a un sufrimiento eterno por alguien que no pone de su parte. Perdona que no te lo digo de frente y uso una carta, no puedo decirte estas cosas a la cara sin que se me haga un nudo en la garganta, incluso en este momento lo tengo. Adiós, pensé que se iba a poder, pero no puedo solo.       

Carta de despedida

Te amé con mi alma y tú solo diste migajas

No me arrepiento de nada, somos lo que damos y no lo que recibimos. Te amé con mi alma y tú solo me diste migajas, eso fue suficiente para para darme cuenta de que este no es el lugar indicado. Una relación se construye entre dos, no la construye una sola persona porque de ser así sucede lo que está sucediendo. En un inicio todo era color de rosas, la conexión era increíble y química nunca faltó en ningún momento; lo que no me imaginé fue que con el paso del tiempo tu verdadero yo iba salir a flote. De la noche a la mañana tus acciones cambiaron, ya no eras la misma, tu forma de hablar cambió e incluso las cosas buenas que tenías se fueron perdiendo. Yo estaba tan enamorado, de tu sonrisa, tu mirada, tu cabellera y de tu figura, que no le prestaba atención a esos cambios, me tenías completamente hipnotizado. Lo que pasa es que todo tiene un límite, sabes que para mí la familia es primero y cuando empezaste a tratar de forma tan rígida a mis padres abrí los ojos, no podía seguir recibiendo migajas de amor si es que en algún momento me amaste. Ya quedó claro que todo fue una aventura momentánea para ti, mientras que yo esperaba que fuese una aventura de por vida. Si no eres capaz de amarte de la misma manera en la que yo te amo, entonces no puedo estar a tu lado y tú no mereces estar al lado mío. Es por todo esto y muchas cosas más que no voy a decir, ya que no perderé mi tiempo diciendo cosas que quizás no aceptes y que probablemente ni te importen. Te escribo esto para decirte estas palabras de despedida, porque a pesar de todo te amé y sigo teniendo un profundo aprecio por ti, pero no voy a permitir que me des fragmentos de tu tiempo y tus sobras de cariño, no soy un animal para conformarme con migajas. En todo esto estás perdiendo tú, te arrepentirás con creces.       

amor no valorado

Me entregué por completo y no recibí nada

Te escribo la siguiente carta ya que contigo es casi imposible hablar en persona y de verdad no puedo irme sin decirte antes lo que siento o parte de ello. Cuando comenzamos con esto te hablé muy claro y fui totalmente sincera cuando te dije que en mi relación pasada había sido demasiado lastimada, a tal punto que decidí cerrarme por completo y no volver a tener nada porque no quería pasar por lo mismo otra vez. Yo cuando doy algo lo hago de la mejor forma posible, sin limitaciones, excusas ni a medias porque mis sentimientos son sinceros y es por eso que me entrego por completo. Cuando escuchaste mi historia me sorprendió tu respuesta, me dijiste tantas cosas bellas que tenía tanto tiempo sin oír y que en lo más profundo de mi deseaba escuchar de nuevo, fueron esas palabras las que me convencieron a darme otra oportunidad. Como me arrepiento en este momento de haberte creído, tu interés solo duro 2 meses, dos miserables meses, y digo que fueron miserables porque para todo lo que di y te entregué no diste mucho. En ese tiempo me abandoné por completo en tus brazos, algo que me dije que no volvería hacer en un largo tiempo, así como te ganaste toda esa confianza tan rápido de la misma manera la perdiste, pasaste de dedicarme un día a dedicarme horas, luego minutos y después habían días que ni siquiera sabía de ti. Lamentablemente te creí todas esas mentiras, lo que si te digo es que cuanta lástima siento por ti y la siento porque a personas como tú les esperan vidas en solitario sin compañía alguna, de la forma en como yo me entregué por completo y no recibí nada y aún me quedé un par de días más para ver si algo cambiaba, te aseguro que no vendrá otra. No solo me equivoqué yo, tú también lo hiciste y tu error saldrá más caro.             

Cartas de despedida a un amor

Nunca seré más que un amigo

Nunca seré más que un amigo. Así comienzo esta carta en la que me despido y me marcho con mi amor a otra parte, a un sitio donde sí lo aprecien y no se quede flotando en la nada. Siempre soñé con tener una vida a tu lado y envejecer juntos pero tú no querías lo mismo. Nunca te enamoraste, solamente te gusta el trato que recibías de mi parte y toda la atención que te daba, atención que sin pensarlo dos veces te volvería a dar. Te aseguro algo y es que no encontrarás a nadie que te quiera como yo, no va a haber otro hombre capaz de renunciar a todo por ti como lo era capaz de hacer yo. Sin duda alguna, sin titubear de ninguna manera, te entregue mi tiempo, mi corazón y parte de mi vida, con la única intención de que me dejaras entrar en la tuya y me permitieras ser quien te hiciera feliz. Nunca pensé que esto podría pasar, pensé que te había demostrado que valía la pena, pero no, que equivocado estaba al pensar eso, ya que nunca valoraste nada de lo que hice, siempre lo tuviste en poco. Espero que puedas conseguir a alguien que por lo menos se porte bien, porque nadie te va amar como ese que nunca será más que un amigo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.