5 Cuentos Cortos de Animales para niños

Los cuentos de animales son las historias favoritas de los niños en edad de preescolar. Con toques de ternura, te mostramos 5 Cuentos cortos de animales para niños de preescolar.

Desde los cuentos clásicos a las historias de Disney, los cuentos de animales han sido las historias más queridas y apreciadas para los más pequeños. Con aventuras, moralejas, y ternura, han marcado la infancia de millones de personas. Hoy en día los cuentos de animales siguen siendo los grandes protagonistas del entretenimiento infantil. Si buscas historias cortas y diferentes de animales más adelante te enseñamos 5 historias cortas infantiles.

5 Cuentos cortos de animales para niños de preescolar

Advertisement
5 Cuentos cortos de animales para niños de preescolar

El conejo en el bosque

Había una vez una pequeña aldea de conejos y en ella vivía un pequeño conejito llamado Patricio. Patricio iba con su familia a buscar frutas del bosque todas las mañanas, y cuando regresaban compartían las cerezas, las moras, y las fresas con los demás animales de la aldea.

Un día Patricio decidió ir solo a buscar más frutas dejando a su familia atrás, pero Patricio como era un conejo muy pequeño se perdió en medio del bosque. Caminó muy triste y asustado porque temía encontrarse con un lobo feroz, así que se escondió en una cueva.

Cuando se hizo de noche, Patricio vio fuera de la cueva unos ojos grandes que se abrían en frente de él con un pico gigante que decía

-“¿Patricio por qué fuiste solo al bosque?” Patricio muy asustado se puso a llorar, pero el gran Búho siguió diciendo -te ayudaré a volver a tu casa, pero tienes que seguirme porque hay lobos afuera-,  así que el conejo corrió detrás del búho que volaba mostrándole el camino a casa.

Cuando Patricio iba llegando a la aldea, vio muchas luces que se alzaban en la oscuridad y eran todos los animalitos buscando a Patricio. Cuando Patricio llegó con el búho todos los animales se contentaron y le regalaron al búho muchos frutos del bosque como agradecimiento de haber traído al pequeño conejo.

5 Cuentos cortos de animales para niños de preescolar

Viaje al campo de mariposas

Una vez una habían tres amigos que soñaban ir al campo más hermoso de las mariposas. Un pequeño siervo, una pequeña tortuga y un conejito. Los tres querían ver en persona aquel mágico campo de flores, donde las mariposas sobrevolaban y llenaban de colores todo el cielo.

Pero el camino al campo de flores estaba rodeado por un bosque oscuro y lleno de peligros. Los pequeños amigos querían atravesar con valentía aquel bosque, pero los animales más viejos les dijeron –No vayan solos al bosque donde hay lobos y zorros, que les pueden hacer daño.

Pero los pequeños amigos no escucharon el consejo que les dieron, y emprendieron el viaje hacia el campo de mariposas. Cuando salieron de su aldea, a lo lejos se veía un arco de árboles rodeados con espinos y rosas silvestres, y supieron que habían llegado a la entrada del bosque. Atravesaron el gran arco de rosas espinosas y se adentraron en un oscuro pasaje lleno de sonidos desconocidos. Con miedo escucharon a lo lejos el aullido de un lobo, y los tres corrieron sin darse cuenta que se habían separado.

Una familia de canarios vio desde lo alto de un cedro todo lo que ocurría, y cada uno fue en búsqueda del pequeño ciervo, la tortuga y el conejo. Los pequeños amigos se entristecieron porque estaban perdidos y separados, pero las aves fueron dejando pistas para que se encontraran. Los tres amigos dejaron de llorar cuando se escucharon a los lejos para encontrarse en un campo abierto lleno de flores. Los canarios los llevaron hacía su querido campo de mariposas de colores y allí se encontraron los tres, el ciervo, la tortuga y el conejo.

5 Cuentos cortos de animales para niños de preescolar

El viejo gato ladrón

Advertisement

Había una vez un gato anciano que vivía escondido detrás de un puente. El viejo gato era famoso y temido por robarse la comida de las casas, era un gato gruñón. Un día el gato viejo y gruñón salió a buscar su comida como todas las mañanas, pero en el camino vio a un pequeño gatito que le gustaba salir a cazar. El pequeño gatito comenzó a perseguir al viejo gato malhumorado.

-¿Por qué robas cuando puedes buscar tu propia comida?, tu eres más grande y más fuerte que yo. Le dijo el pequeño gatito.

Pero el viejo gato se burló y le dijo –Soy más inteligente que tú y más viejo, porque no tengo que salir a cazar para conseguir mi comida. En cambio tú tienes que esforzarte.

El gatito siguió en silencio al viejo gato, que se dirigía a la ventana de una casa. El viejo gato confiado de lo que hacía no se percató que había caído en una trampa. Mientras entraba por la ventana cayó dentro de una jaula sin poder escapar. Empezó a maullar asustado porque no podía salir, mientras el pequeño gatito lo veía desde lejos y le decía:

-¿Ahora que eres más inteligente cómo saldrás de esa jaula?

A lo que el viejo gato asustado le respondió.

-Ayúdame a salir porque estaba buscando comida y caí en una trampa.

El gatito lo ayudó a salir pero con una condición, que no volvería a entrar a robar en las casas, sino que fuese a cazar con él. El viejo gato aceptó el trato y más nunca volvió a robar.

5 Cuentos cortos de animales para niños de preescolar

La fiesta de disfraces

Un día en un poblado de un bosque se hizo una fiesta de disfraces. Todos los animales debían usar el disfraz del animal que más admiraban. La liebre se disfrazó de león, la tortuga se disfrazó de oso, pero el tigre se disfrazó de conejo.

Todos se burlaron del tigre porque se disfrazó de conejo. La tortuga le dijo -¿Por qué te disfrazaste de un animal tan pequeño y débil como el conejo? pero el tigre les dijo –todos se ríen de mi porque tengo un disfraz de un conejo, pero el conejo es un animal muy noble, es rápido, se esconde fácilmente, y es inteligente. Entonces los demás animales apenados se disculparon con el tigre por haberse burlado y entendieron que todos los animales pequeños y grandes tienen cosas buenas que ofrecer.

El saludo de la luna

En un campo donde vivía una familia de osos, tenían la costumbre que una noche al año hacían una fiesta a la luz de la luna. Todos preparaban contentos la comida, los regalos, y la música. Los osos pequeños bailaban al sonido de la música mientras se calentaban alrededor de una linda fogata. La familia comía malvaviscos y disfrutaban de las luces de las luciérnagas que adornaban con brillos la noche bañada de estrellas.

En medio de la fiesta entre alegría y cantos, le pedían un deseo a la luna, y era poder ser por un día pájaros libres para volar. La luna al ver si alegría los convertiría en hermosas aves que surcarían el cielo por un día, en búsqueda de un nuevo campo de flores para morar.

Advertisement
Advertisement
Artículo anterior4 Ejemplo de grupos de referencia
Artículo siguienteTop 8 Mejores Herramientas Digitales
Estudiante de medicina de la Universidad de Los Andes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.