La literatura puede representarlo todo, la alegría y la risa, la tristeza y el llanto. Y de esas tantas mascaras que adquieren las letras, la poesía es la más versátil y flexible para sea cual sea el deseo expresivo. Bien decía Octavio Paz:

«La poesía nos hace tocar lo impalpable y escuchar la marea del silencio cubriendo un paisaje devastado por el insomnio».

Así dentro de la gran tradición mexicana entorno al Día de Muertos también hay cabida para algunos versos, bajo la forma de las calaveras literarias. La historia de estas se puede retrotraer hasta el año 1792, cuando es publicado un libro del Fray Joaquín Bolaños titulado “La Portentosa Vida de La Muerte”, donde mediante la alegoría, la muerte viene a ser una figura irreverente y burlona que aqueja a un médico.

José Guadalupe Posada
José Guadalupe Posada.

Luego evolucionan alrededor de finales del siglo XIX a lo que se denominó “panteones” y posteriormente calaveras literarias; figuras retóricas cargadas de una connotación eminentemente burlesca, que aún hoy se percibe. Con ellas cualquiera podía mofarse de un personaje célebre o algún político, un ser querido o cualquier amigo. Por lo que en sus inicios fueron muchas veces censuradas. Desde un principio, junto a los versos venía una ilustración de la famosa Catrina o Calavera Garbancera, figura atribuida al gran caricaturista José Guadalupe Posada y apodada así por Diego Rivera. No es necesario estar en vísperas del Día de Muertos para dar una ojeada a tan divertidos versos, por eso te traemos una recopilación de las mejores calaveritas literarias escolares que podrás leer.


Advertisement

«A mis queridos difuntos». Ven Oropeza

Calaveritas A mis queridos difuntos

Calaverita Al Clásico De Las Chivas Y El América. Isabel Vázquez

La muerte llegó al estadio
Para el clásico poder ver
Pero la muerte no esperaba
Ver al América perder.

Pensaban que eran eternos
Que siempre iban a ganar
Pero las Chivas llegaron
Con todo para jugar.

La muerte estaba muy atenta
A cada movimiento que hacían
A ver si se hacía un milagro
Y los del América no perdían.

La muerte se quedó asombrada
El milagro nunca sucedió
De puro coraje la muerte
Hasta de equipo se cambió.

Ya los americanistas
Parece que se están escondiendo
Esta vez no han publicado en Face
Que su equipo iba perdiendo.

Mientras las Chivas rayadas
Hoy el triunfo se llevaron
Que son mejor que el América
A la muerte se lo demostraron.

Calaverita al clásico Las Chivas y el América

Calaverita A Los Gordos. Noemí Violeta Morales

Dice el dicho muy bien dicho:
De tragones están llenos los panteones
Pues no les importa estar saludables
A los gorditos inexcusables.

Aunque me dañe el corazón
Échame otro taco de chicharrón
Aunque agua tome muy poca
Échame dos litros de coca.

Fatiga, hipertensión y diabetes
Vamos cavando la tumba con los dientes
Mejor con ejercicio y dieta estar suficientes
Que a nuestros seres queridos dejar dolientes.

Calaveritas Literarias

Calavera A Peña Nieto Presidente De México. Isabel Vázquez

El presidente de México
El señor Peña Nieto
cuentan que desde niño
Siempre fue muy inquieto.

A la escuela lo mandaban
Pero Peña Nieto se salía
Es por eso que ahora dicen
Que Peña Nieto no aprendía.

Leer y escribir no sabe
Porque no ponía atención
Se la pasaba soñando
Cómo sería su mansión.

La muerte un día llegó
De improviso lo despertó
Pobrecito de Peña Nieto
En los calzones se orinó.

Nomás de mirar a la muerte
Del puro miedo temblaba
Decía que era muy valiente
Pero no lo demostraba.

Es muy tarde para lamentaciones
Ahora lo tenemos de presidente
Si la muerte se lo hubiera llevado
Hoy todo sería muy diferente.

Calavera a Peña Nieto ex presidente de México

Calavera Sobre El Pan De Muertos. Davina Gpe. Ponce Mtz.

En este mes singular,
En que todo es fiesta y danza,
Recordamos con amor
Tradiciones y alabanzas.

Es menester recordar
Que aún en la confianza,
De volvernos a encontrar,
Recordamos sus andanzas.

A nuestros seres queridos
Les ponemos un altar,
Pues sus almas y latidos
Los sentimos regresar!

Así que los festejamos
Con grandes piezas de pan,
Colocados en altares
Con flores velas, mezcal!

Estos panes primorosos,
Que de Colores están,
Con formas de cuerno y hueso
Se los hemos de dejar.

Para que pasen contentos
En su visita fugaz,
En esta tierra de amores
Los recuerdos que se van.

Para mí es un gran regalo
El poderlos encontrar,
En fechas tan especiales
Y poderlos disfrutar.

Si supieran mis muertitos
Cuánto los echo de menos,
Vendrían todos los días
Y se harían muy amenos!

Queridas almas contentas,
De saber que las queremos,
Recordamos sus amores,
Y esperamos su regreso!

Calavera Pan de muertos

La Catrina en Macondo. Duilê Kreuz

Llegó la Catrina a Macondo,

junto con Melquiades arribó.

Quería llevarse a lo más hondo

a todos para el panteón.  

Intentó a Úrsula llevarse

pero tarea difícil le resultó. 

Siguió buscando y al pasearse

a todos los Aurelianos encontró,  

los sentenció a muerte

y juró llevárselos al panteón 

y cuando acabó con los diecisiete

la flaca hizo una gran celebración.

La Catrina en Macondo

Calaveras Literarias De Amor A Una Novia. Jonathan

Era una noche de noviembre
Y él estaba muy triste de su corazón
No hacía nada como de costumbre
Pues solo cantaba una canción

Él solo recordaba a su flaquita
Pues desde hace tiempo ya no la veía
Y es que su cuerpo sin ella ya se debilita
Gracias a su pasión una maravilla sucedía

Y es que la calaca ya por fin venía
Lo alegre y contento nadie se lo quita
Y en sus brazos a su novia la traía
Gracias a la calaca estarían ya cerquita.

La Calaca

La Muerte Cuando Era Gordita. I.V

Advertisement

Cuentan que la muerte era gordita
Pero un día quiso cambiar
Empezó a hacer mucho ejercicio
Se iba al parque para caminar.

Se pasaba horas haciendo lagartijas
Después hacía una buena dieta
Quería ponerse muy bonita
La muerte estaba muy contenta.

De pronto la muerte tenía resultados
Y en los puros huesos se quedó
De tanto ejercicio que hizo
La muerte mucho enflacó.

La muerte se sentía muy orgullosa
De lo que ella pudo lograr
Así que mucha ropa nueva
La muerte decidió comprar.

Se fue a las tiendas de moda
Pero nada a la muerte le quedaba
No había ropa de su talla
De tan flaca que ella estaba.

Salió la muerte muy triste
De aquella tienda reconocida
Se fue rumbo para su casa
Y se puso a comer mucha comida.

Por más que comía la muerte
Ya nunca logró engordar
Así que cuentan los que la vieron
Que triste se puso a llorar.

La muerte les manda decir
A las gorditas solo a ellas
Que nunca se menosprecien
Que aunque sean gorditas son bellas.

Calaveras literarias
Advertisement

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.