¿Qué son los amigos en ALQUILER y por qué tienen éxito en Japón?

selfie japoneses
Imagen cortesía: anoshiawase

Las relaciones interpersonales de confianza pueden alcanzar su punto más consolidado en una buena amistad. De ello, no hay dudas. Así como tampoco en el hecho de que la amistad tiene diferentes conceptos si comparamos a todas las culturas; no es lo mismo intentar hacer amigos en nuestro país natal que intentarlo en otro ambiente repleto de normas sociales propias. Del mismo modo, dentro del umbral de las relaciones humanas, existen una infinidad de formas de acercarnos a alguien, pero, ¿qué pasaría si, en un día aburrido, decides contactar a una persona para alquilarla como tu “amigo por unas horas”? En Japón es posible…

¿Quiénes contratan este tipo de servicios?

Geishas sonriendo
Las geishas son el tipo de “amigos de alquiler” más antiguo que existe en Japón. En esa época, era normal que las familias y solteros ricos optaran por dichos servicios. Imagen cortesía: absolutviajes

Al verlo desde una primera impresión, resulta un poco “raro” el hecho de alquilar a un individuo desconocido para que pase un rato contigo, pero la realidad es que este servicio no solo ha existido desde siempre en Japón (como las geishas, por ejemplo) sino que hoy en día se ha convertido en una industria organizada que ofrece muchos servicios aparte del alquiler de personas por unas horas.

Para los japoneses y las mismas empresas que publicita este servicio, sus clientes no lo hacen por “falta de amigos”, sino mas bien por una imposibilidad de compartir gustos con amigos propios, por lo que deciden alquilar a alguien que lo acompañe a disfrutar de una actividad en particular.

Tipos de «personas de alquiler»

japoneses conversando
Imagen cortesía: absolutviajes

Como toda buena empresa respetable, los negocios de alquiler de personas se basan enteramente en la variedad de sus servicios, ya que hay una o varias personas para cada situación de la vida en la que pueda estar involucrado el cliente. Incluso, entre los servicios situacionales que se presentan en las cartas de presentación de estas organizaciones se encuentran: sustitutos, consejos para negocios, amigo telefónico y/o acompañante (amigo de alquiler), detectives, decir alguna noticia que el cliente no desea compartir por cuenta propia, problemas de pareja o contrato de familiares (personas que lloren en funerales)… En fin, una persona para cada circunstancia.


¿El sexo es parte del alquiler?

mujer tapa ojos de hombre
Imagen cortesía: freepik

En las sociedades occidentales es muy común pensar en que cuando una persona alquila a otra para pasar el rato, sea por intereses plenamente sexuales, o lo serán, en algún momento. Pero, en cambio, en este tipo de servicios tanto el sexo como las relaciones interpersonales de índole sentimental reales están total y terminantemente prohibidas, ya que se forma un vínculo con el cliente que va más allá de lo ético, profesional y moral para con los valores de la misma empresa.

A su vez, un dato curioso, es que las relaciones de amistad de los empleados con los clientes es netamente platónica, no puede haber un vínculo fuerte con la persona, pues este es un servicio que no debe ser confundido con la amistad.

¿Cuánto cuesta un amigo de alquiler?

billetes dólares
Imagen cortesía: telemundo

Debido a su relativo riesgo, transporte y responsabilidad humana, el servicio de alquiler de personas lícito es costoso, no tanto por la calidad del factor real (que tiene una calidad excelente a la hora de poner en práctica el servicio), sino por el simbolismo que hay detrás de escoger a una persona para que sea tu amigo por unas horas.

Netamente hablando, un servicio como este tiene precios variantes, pero se establece una media de entre cien a doscientos euros la hora de compañía.

Por otro lado, el precio del servicio puede variar en dependencia del tipo de actividad al que se dirigirán los trabajadores. Por ejemplo, una persona amiga de alquiler va a costar un poco menos que el servicio de un detective.

Conclusión

Como vemos, los amigos de alquiler son totalmente normales en la tierra del sol naciente. No necesariamente tiene que tratarse de personas extremadamente tímidas para hacer amigos “reales”; podría tratarse, por ejemplo, de una persona con mucho dinero pero solitaria. Aquí es donde entran en acción los amigos de alquiler, ya sea para compartir un evento divertido o, ¡por qué no! para tomarse un café por la tarde en un rato platónico.

Deja una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.