MEDICINA DEPORTIVA

La sociedad y el mundo han avanzado en el último siglo más de lo que lo han hecho en el resto de la historia de la humanidad. Vivimos en una sociedad cada vez más avanzada, donde se producen cambios de forma más rápida y vertiginosa. La ciencia, y en concreto, la medicina, también han conseguido importantísimos avances en el último siglo, y en concreto, en las últimas décadas. Estos avances contribuyen a tener una población más sana, con una mayor esperanza de vida (sobre todo en los países desarrollados) y una capacidad más poderosa de hacer frente a todo tipo de enfermedades. Todavía existen grandes retos y obstáculos a los que la medicina contemporánea tiene que enfrentarse, como la Esclerosis Lateral Amiotrófica o el cáncer, duros rivales que precisan de muchos medios económicos e investigación. No obstante, el rápido ritmo con el que avanza la medicina actual hace preveer una solución a medio-largo plazo.

Avances en la medicina deportiva

La medicina deportiva, como rama dentro de la medicina, también ha disfrutado de importantísimos avances en los últimos años, que ha provocado que factores como el índice de rendimiento de un deportista profesional o su tiempo de recuperación se hayan visto favorecidos en gran medida.

Además, hoy en día es ampliamente conocido por muchos ciudadanos la influencia positiva que el deporte tiene sobre nuestra salud, por lo que cada vez más personas se animan a practicar deporte. Nos encontramos en un momento en el que hacer deporte está de moda, por lo que también ha aumentado exponencialmente el número de personas amateurs que acuden a profesionales de la salud para mejorar su rendimiento, curar sus lesiones o prevenirlas.

En concreto, en los últimos años, dentro del campo de la Medicina del Deporte, se han producido importantísimos avances en términos generales, pero también algunos de forma particular que merece la pena reseñar, como recomendaciones sobre la actividad física, la nutrición o dieta de los deportistas profesionales y la importancia de la genética o el beneficio del ejercicio físico en personas con discapacidad.

Así, algunos de los grandes avances que se han producido en la Medicina del Deporte son:

  • Regeneración celular que, aunque todavía es un método que está en fase de aprendizaje, ya está ofreciendo grandes resultados. El método que se utiliza en la regeneración celular es el de utilizar la propia capacidad regenerativa del cuerpo, recogiendo células madre de un tejido de grasa después de haberlo tratado cuidadosamente. Esta técnica tiene la capacidad de impedir el desgaste muscular y frenar una patología degenerativa, mejorando las articulaciones.
  • Test genético y estudio nutricional, con los que es posible poder conocer cómo responde nuestro cuerpo ante ciertos alimentos. De este modo, los profesionales que asesoran a un deportista pueden recomendarle ciertos alimentos para mejorar su rendimiento al más alto nivel. 

Avances de la medicina deportiva aplicados al fútbol profesional

Habiendo visto alguno de los grandes avances que se han producido en los últimos años en la Medicina del Deporte,veamos ahora cuáles son los grandes descubrimientos y mejoras que se han producido de forma específica en el ámbito de la medicina futbolística, que tiene algunos conceptos específicos, ya que esta práctica deportiva se realiza sobre una superficie blanda que genera algunos tipos de lesiones específicas de este deporte.

En nuestros días, las lesiones generadas en el fútbol moderno pueden ser atendidas de una forma mucho más precisa y oportuna, lo que favorece que los tiempos de vuelta a los terrenos de juego se hayan acortado de forma sustancial.

IMAGEN 2

Neymar se duele en un partido con el PSG

Técnicas médicas del fútbol profesional

Ahora bien, ¿qué técnicas y métodos son los utilizados hoy en día para permitir estos avances tan grandes en el mundo del fútbol profesional?

  • Lesiones de tobillo y rodilla. Se trata, sin lugar a duda, de uno de los grandes quebraderos de cabeza de los futbolistas profesionales. El hecho de disputar los partidos y realizar los entrenamientos sobre un terreno blando como es el césped, provoca que, en muchos giros, cambios de ritmo o determinadas jugadas se produzcan lesiones en el tobillo o en la rodilla, que pueden llegar a ser graves, como la rotura del ligamento lateral. Hoy en día, ya no se inmoviliza por un periodo largo de tiempo a los jugadores, como se hacía antiguamente, que acuden a terapias prácticamente al día siguiente de la intervención quirúrgica.


  • Fracturas de huesos. Otra lesión habitual en el mundo del fútbol, provocada por caídas inesperadas o golpes fortuitos. Hoy en día, en lugar de esperar 6 o incluso 8 semanas a que se consolide el hueso, durante la operación, se coloca una placa con tornillos que facilita una mayor fortaleza en el área intervenida. Así, posteriormente, se rehabilita a la segunda o tercera semana, lo que permite volver a los terrenos de juego ya en la cuarta semana de recuperación de la fractura.


  • Monitorización del jugador en los partidos y entrenamientos. Es, sin duda, uno de los grandes logros de la medicina aplicada al mundo del fútbol. El seguimiento mediante GPS del futbolista permite monitorizar varios aspectos clave que afectan al rendimiento del deportista, como su capacidad y ritmo de carrera, su ritmo cardíaco, el ritmo de recuperación o las pulsaciones.


  • Entrenamiento invisible. Una parte absolutamente fundamental en la prevención de lesiones es el entrenamiento invisible, es decir, todas aquellas cuestiones que tienen que ver con el descanso del futbolista o la ingesta de calorías diaria. Con todos estos datos, el equipo médico de un equipo de fútbol cuenta con la suficiente información objetiva como para saber el estado en el que se encuentra el futbolista, cuáles son sus puntos débiles y qué aspectos debe mejorar.


  • Otras variables internas y externas. Asimismo, también existen otra serie de variables que son analizadas por los cuerpos médicos de los clubes de fútbol, como la acidez del sudor, el pH del futbolista… que son monitorizadas y estudiadas de forma individual a través de aplicaciones. Paralelamente, también se estudian otras variables de carácter externo, como la humedad del ambiente o el tipo de hierba en el que se está produciendo la práctica futbolística.

Todo ello provoca que, con estas novedosas técnicas y este conjunto de datos, la medicina deportiva aplicada al mundo del fútbol haya evolucionado en un tipo de medicina totalmente personalizada y aplicada de forma individual a cada jugador. 

En consecuencia, hoy en día, aunque se realizan formatos de pretemporada grupales, cada jugador tiene su propio sistema y conjunto de ejercicios individuales a realizar, que le permiten alcanzar su punto máximo de eficacia y ritmo físico en el menor tiempo posible, al tiempo que se previenen aquellas lesiones en las que el futbolista puede llegar a ser más propenso a tener por las características de su cuerpo y su condición física particular.

Todo ello desemboca en que los clubes depositan una parte importante de sus presupuestos en sistemas y métodos novedosos que buscan la prevención y curación de lesiones, ya que, no olvidemos que un futbolista es un activo de un club que, parado, provoca pérdidas millonarias al equipo al que pertenece.


En definitiva, la medicina futbolística avanza a un ritmo vertiginoso, estimulada por las inversiones de un ámbito, el del fútbol, en el que se mueven importantísimas cantidades de dinero. Las clínicas y doctores de mayor relevancia de nuestro país ya están al servicio de los clubes más importantes, buscando el máximo rendimiento y el mínimo riesgo de lesión.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.