Pondrías una cara de asombro si te llegaran a decir que un bebé se puede convertir en piedra dentro del vientre de su madre. Y pensarías: ¿Cómo un feto puede volverse piedra?, ¿qué tiene que pasar para que esto ocurra?, ¿estará el feto vivo o muerto cuando se petrifica? A pesar de que los bebés de piedra parezcan una historia paranormal son una plena realidad bautizada como litopedia

 


Te puede interesar:

La placenta (todo lo que debes saber)


Origen de la petrificación

 

litopedia
Bebé de piedra extraído en un hospital de Barcelona. Imagen: vía Wikimedia Commons.

 

La condición litopedia (del griego Litho: piedra; Pedion: niño) significa literalmente bebé de piedra. En la mayoría de los casos la litopedia ocurre por un embarazo ectópico, es decir, un embarazo que no se desarrolla en el útero sino, por ejemplo, en la cavidad abdominal. Aquí en la cavidad abdominal, el feto no tiene acceso a los nutrientes necesarios para su desarrollo y por ende, muere. En los primeros días luego de la muerte, la piel del feto se reblandece y por vía subcutánea entra el calcio y, empieza así, el proceso de calcificación. Transformándose el feto en un litopedión.

El organismo ataca lo que considera “extraño”, incluido algunos fetos

 

litopedia
Así como ocurre en la mayoria de mujeres, cuyo sistema inmune es, de cierto modo, “apagado” ante la presencia del embrión durante su gestación, en la litopedia, también se silencia pero con una consecuencia más grave: la mujer no se da cuenta de que lleva dentro un bebé petrificado. Fuente imagen: scitechdaily.

Se forma en primeras instancias una capa de calcio que envuelve al litopedión. Todo esto es una respuesta llevada a cabo por el sistema inmunológico de la madre; ya que el organismo materno reconoce el litopedión como un cuerpo extraño y decide recubrirlo de calcio para evitar una posible infección. El tejido calcificado conlleva a que los músculos y órganos internos comiencen a deshidratarse facilitando la progresiva calcificación. Los litopediones tienden a formarse a partir de la semana 14 de la gestación y hasta edades más maduras, inclusive los 8 a 9 meses de embarazo.

Para que los litopediones se calcifiquen en su totalidad deben pasar muchos años. Y todo ese tiempo tienden a no generar molestias a las madres que los portan. No es hasta que la madre consulta por otras razones o hasta que se realizan estudios imagenológicos por otras patologías, que se detecta la presencia del litopedión.

Los pasos hasta la petrificación

 

Algunos autores estadifican el proceso de petrificación en varios pasos que son:

  1. Esqueletización, donde lo único que permanece son los huesos del feto después de la desintegración y absorción de las partes blandas.
  2. Adipocere, donde las partes blandas son desplazadas por ácidos grasos, jabones y ceras de ácidos palmítico y esteárico.
  3. La formación del verdadero litopedión ocurre si el feto permanece estéril y comienza a ser infiltrado por sales de calcio.

 

 La historia detrás de los bebés piedra

 

litopedia
Litopedión en la descripción al lado de la foto se lee en español: “Este espécimen altamente inusual permaneció en el abdomen de una mujer durante 55 años. Durante este tiempo, la madre tuvo otros cinco embarazos sin complicaciones, disfrutando de buena salud en todo momento. Ella sabía que llevaba los “huesos” de un bebé muerto.
La muestra se obtuvo después de la muerte. Nótese el antebrazo derecho y la mano.” Foto cedida por Otis Historical Archives Nat’l Museum of Health & Medicine via Wikimedia Commons.

Como muchas condiciones médicas raras el registro de los litopediones es escaso. Son aproximadamente trescientos los casos que ha patentado la literatura médica desde sus inicios.

La litopedia fue descrita por primera vez en un tratado de cirugía que data del siglo XI, cuyo autor fue un médico árabe llamado Albucasis. Este médico vivió en Córdoba, España durante los años 936 y 1013 d.C. En el tratado, se estipula que los huesos del feto perforaron la cavidad abdominal de la madre pero, a pesar de todo, la madre sobrevivió.

 

litopedia
La descripción de la imagen dice: “Un feto de tiza ósea que se dice que yació en el útero (supongo que en el tubo de Falopio) veintiséis años”. Imagen tomada del libro de William Cheselden de mediados de siglo XVIII, titulado: “Osteographia, or, The anatomy of the bones: in fifty-six plates.”

La mitología griega de los hombres y mujeres de piedra

 

litopedia
Deucalión y Pirra después del diluvio cuadro por Juan Bautista Martínez del Mazo. Siglo XVII. Imagen procedente de la Colección del Museo del Prado.

Inclusive antiguos autores relacionaban los litopediones a un antiguo mito griego; en este Zeus decidió poner fin a la Edad de Bronce con un gran diluvio. Deucalión, por consejo de su padre Prometeo, construyó un arca y, colocando dentro de ella lo indispensable, se embarcó en compañía de Pirra. El relato bíblico de Noé tiene muchas similitudes con este mito. Zeus hizo caer desde el cielo una gran lluvia e inundó la mayor parte de la tierra, de modo que murieran todos los hombres, excepto unos pocos que se refugiaron en las montañas.

Después de nueve días y noches navegando, la pareja volvió a tierra firme y Deucalión decidió consultar el oráculo de Delfos sobre cómo repoblar la tierra. Se le dijo que arrojase los huesos de su madre por encima de su hombro. Deucalión y Pirra entendieron que “su madre” era Gea, la madre de todos los seres vivientes, y que los “huesos” eran las rocas. Así que tiraron piedras por encima de sus hombros y estas se convirtieron en personas: las de Pirra en mujeres y las de Deucalión en hombres.

Cronología de algunos casos relevantes de litopedia

 

litopedia
Diagrama anatómico de lo que posiblemente se halló dentro de Anna Mullern. Fuente imagen: alphahistory.

 

  • En 1721, Anna Mullern de 46 años hizo público que supuestamente se había  “auto-embarazado”. Por lo que pidió que a su muerte fuera abierta. Anna Mullern murió a los 94 años y un cirujano le practicó una autopsia donde encontró un litopedión que probablemente estuvo dentro de Anna por más de 60 años.

 

  • En 1540, el apodado “cirujano viajero” Christopher Bain operó a una mujer italiana y le extrajo el esqueleto de un bebé varón.

El caso de Zahra Aboutalib: embarazada por más de 46 años

 

litopedia
Fuente imagen: medicineloverssinbarreras (blog).

Un caso más cercano a nuestros días fue el de Zahra Aboutalib una mujer de Marruecos. La prensa la presentaba como “la mujer que estuvo embarazada más de 46 años”. El caso de Zahra nace del miedo que le impidió tener a su hijo; a sus 26 años Zahra estaba en trabajo de parto en su hogar, como por medios naturales Zahra no pudo dar a luz se dirigió a un hospital, donde le fue informado que le realizarían una cesárea. Zahra al verse en tal situación en un ambiente tan extraño y terrorífico lleno de los gritos de dolor de mujeres pariendo, decidió huir del hospital. En los días siguientes a su huida, los dolores fueron inmensos, pero no tanto como su miedo a volver a un hospital. Con el transcurrir de los días los dolores cesaron y los movimientos del feto desaparecieron.

El bebé había muerto dentro de Zahra. Para hacer esto Zahra se había refugiado en la creencia marroquí de que un bebé puede vivir dentro de su madre si así lo desea.

Aquel bebé no traería repercusiones para la salud de Zahra sino hasta sus 75 años, cuando los dolores volvieron. Uno de sus hijos la llevó al hospital y un especialista sospechó que la tumoración que sobresalía del vientre de Zahra era un tumor de ovarios, por lo que sometió a Zahra a una serie de estudios radiológicos y no es sino hasta que se le realizó una resonancia magnética cuando se descubrió que se trata de aquel bebé que hacía 46 años había fallecido dentro del vientre de Zahra.

Conclusión

 

litopedia
Litopedión extraído en una fase avanzada de gestación; un feto muy similar le fue retirado a Zahra Aboutalib.

 

Los litopediones hoy en día son una condición muy rara debido a que existe actualmente tecnologías diagnósticas que permiten detectar de manera precoz y fehaciente embarazos ectópicos o abdominales. Hay un término en estadística que describe todos esos casos de eventos que no se registran, a estos casos sub-registrados se les denomina “cifras negras”. ¡Cuántos casos de litopediones habrán pasado desapercibidos bien sea por deficiencias diagnósticas o carencias en el sistema de salud pública de los países en vías de desarrollo y terminan convirtiéndose en cifras negras de los registros sanitarios del mundo! La litopedia es fascinante porque nos muestra una vez más que el cuerpo humana carece de perfección absoluta. Y es nuestro deber como médicos, detectarlo a tiempo.

Los bebés de PIEDRA (Litopedia)
¿Qué tal te pareció el post?

  •  
  •  
  •  
  •  
  •