Comer “carne de PERRO” ¿Cultura, tradición, negocio o inconsciencia?

inconsciencia, tradición, cultura
Fuente: Pixabay.

¿Qué pensarías si te contamos que existe un festival donde masacran  perros para luego comerlos? Así como también en muchos países del mundo es legal y tradición comer carne de perro. Seguramente a la mayoría nos horroriza pensar en ello ya que consideramos a los perros más que nuestras mascotas, nuestros amigos. Sin embargo, las culturas varían y por ende, las tradiciones. ¿Masacrarlos y torturarlos como sucede en el Festival Yulin celebrado en China es aceptable? Entérate un poco de lo que sucede en este festival y genera tu propio criterio acerca del consumo de carne de perro.


Te puede interesar:

La CONTROVERSIA de lo que comemos 


 

“El Festival Yulin” Una celebración tradicional en China

Festival Yulin
Fuente: Snap361

 

Todos los años durante el solsticio de verano que inicia el 21 de Junio, se celebra en la ciudad de Yulin, China, un festival en el que cocinan miles de perros para vender y comer.

Esta tradición surge aproximadamente en los años 90 y de acuerdo algunos datos es todavía más nuevo, desde el 2010. Según las creencias, el consumo de la carne de perro prepara al cuerpo con más calorías y proteínas para estar saludable en invierno y sentir menos frío, además de generar buena suerte a quien la consume y conmemorar el inicio del Solsticio de verano.

Durante diez días, al menos 10.000 perros son atrapados, puestos en cautiverio en jaulas sin alimento ni agua y luego sacrificados para ser vendidos en puestos y restaurantes de comida; también son vendidos vivos, días antes, para aquellos que los cocinan por cuenta propia.

Los perros son conseguidos en su mayor parte de manera ilegal, ya que la mayoría son robados y otros son de la calle, así que el Festival promueve una actividad ilícita que puede considerarse como mercado negro.

 

La ley que prohíbe la VENTA DE CARNE DE PERRO 

 

ley contra festival yulin
Fuente: iHeartsDogs.com

Durante los años en que se ha realizado el Festival Yulin, han surgido grupos activistas que en su lucha por acabar con esta actividad, generaron un movimiento de concientización y la movilización de información a nivel mundial.

Entre algunas de las más  importantes se encuentra la organización Británica Humane Society International (HSI) y la organización china Duo Duo Project, las cuales participan activamente en protestas y en el año 2016 lograron reunir millones de firmas de personas de todas partes del mundo en contra del Festival.

Tras esto, se alcanzó una parte del éxito y 15 días antes del inicio del festival en el 2017, entró en vigencia una ley que prohíbe la venta de carne de perro en restaurantes, mercados y otros comercios de China. La Ley fue aprobada en Taiwán, primer país asiático con esta prohibición y las autoridades de Yulin finalmente decidieron prohibir la venta en el festival.

Aun con estas nuevas restricciones, el Festival de Yulin fue celebrado en el 2017 y 2018; la cantidad de perros sacrificados disminuyó y la venta fue monitoreada pero continúa sucediendo, pues los carniceros se niegan a cerrar por completo su mercado y llegaron al acuerdo con las autoridades chinas de vender hasta dos perros por puesto.

El trabajo activo en contra del Festival constituye un muro fuerte de derrumbar, pues los intereses económicos están de por medio.

¿Tradición o negocio?

tradición o negocio
Foto del festival Yulin 2018. Fuente: Elpais.

El trabajo activo en contra del Festival constituye un muro fuerte de derrumbar, pues los intereses económicos están de por medio.

Así como en muchos otros lugares del mundo, ciertos eventos que son llevados a cabo como tradición rayan la fina línea entre lo que significa una tradición y lo que es negocio, el Festival Yulin atrae muchos turistas a la ciudad, implicando una entrada para el comercio y ganancias para quienes están dentro; de alguna manera se ha perpetuado como tradición aun cuando hoy en día existen restricciones sobre su realización.

Es evidente que el dinero y los intereses económicos mueve a las masas y al existir actividades que se han llenado de fuerza porque mueven mucho dinero, es difícil acabar con ellas, sobre todo cuando se pintan con el nombre de “tradición”. La falta de consciencia es una causa vital por la cual el combate contra esta práctica no ha tenido éxito total, pues si las personas siguen comprando carne de perro y asistiendo, jamás se podrá acabar con este negocio.

 

El festival viola los principios de salubridad de consumo

viola leyes de salubridad
Imagen por AP Images for HSI

Según la Organización Mundial de la Salud y diferentes expertos que han observado y estudiado este mercado, entre ellos Jill Robinson, director de la organización Animals Asia, el consumo de carne de perro constituye grandes riesgos para la salud debido a que los perros pueden no estar vacunados y transmitir enfermedades como la rabia y el cólera, incluso algunos son envenenados con cianuro y aun así entran al mercado.

En vista de esto, vale decir también ¿salud o negocio? Pues aun con el conocimiento de estos riesgos continúan los carniceros vendiendo la carne de perro sin importar las consecuencias que pueda tener para los consumidores y por otro lado, los consumidores continúan apoyando este mercado.


ARTÍCULO DEL MES:

*11* Historias CORTAS (TERROR)


Conclusión

Aunque sabemos que existen culturas que poseen costumbres, tradiciones y leyes diferentes, es importante reconocer que ninguna de ellas puede estar por encima de la vida; todas deberían amparar la vida como principio de existencia en el mundo. Es cierto que los humanos nos alimentamos de carne animal desde siempre, pero esto debería ser por necesidad de subsistir.

¿Tenemos consciencia de que matamos la vida de otros seres que también tienen derecho a existir? El reconocimiento y la consciencia de lo que consumimos es importante y de lo que sucede a nivel mundial con los mercados de carnes. Ahora que te has enterado un poco más, ¿cuál es tu criterio en cuanto al consumo de carne de perro? Y entonces ¿qué sucede con los otros animales que estamos acostumbrados a consumir? ¿Es lo mismo o no?

Gloria Carrillo.

Comer “carne de PERRO” ¿Cultura, tradición, negocio o inconsciencia?
¿Qué tal te pareció el post?