Carolina Herrera: un ícono de la moda y la elegancia

Carolina Herrera
#procrastinfacil #carolinaherrera
Después de cuatro décadas al frente de un imperio de glamour, con 37 años de carrera y a los 79 años de edad, Carolina Herrera, una de las mujeres caraqueñas más emblemáticas hasta la fecha, ha decidido dar un paso diferente en su carrera de diseñadora, dándole la batuta a un sustituto más joven como director creativo de la marca que lleva su nombre, por supuesto con la aceptación crítica y exigente de quien es considerada como una de las mujeres latinas más elegantes del mundo y quien ha vestido a innumerables mujeres representativas y admiradas como Jacqueline Kennedy Onassis, Laura Bush, Michelle Obama y Melania Trump. Hoy te contamos sobre su vida.

 


Te puede interesar: 

Patrones de belleza a través de la historia


Origen en Caracas, Venezuela

 

Carolina Herrera
Fuente: soycarmin.

 

María Carolina Josefina Pacanins Niño, nace un 8 de enero de 1939 en Caracas, Venezuela. Bajo el seno de una familia de clase alta. Su padre fue el gobernador de Caracas entre los años 1950 y 1958, el comandante Guillermo Pacanins Acevedo, y su madre Doña María Cristina Niño Passios.

Quizás su nombre no sea muy familiar, sin embargo gracias a su segundo matrimonio en el año 1969 con el aristócrata venezolano Reinaldo Herrera (editor de la revista Vanity Fair), María Carolina Josefina Pacanins Niño adopta el apellido de su esposo para convertirse en un nombre y una marca reconocida en el ámbito mundial CAROLINA HERRERA.

Codeándose con el glamour

 

Carolina Herrera
Fuente: flickr.

 

Gracias al impulso de Diana Vreeland, quien fuera la redactora en jefe de la revista Vogue, Carolina comienza a diseñar en los años 80, y lo que al principio era solo un proyecto de la pasión que sentía por la moda, llegó a convertirse en su vida. Es así como a los 42 años de edad, realizó su primer desfile de modas en Nueva York en el año 1981, con un éxito inmediato, convirtiéndose en una diseñadora a nivel internacional.

Ya para el año siguiente, era tan reconocida que vestía a personalidades tan importantes y emblemáticas como la princesa Isabel Karađorđević de Yugoslavia, la duquesa de Feria, la condesa italiana Consuelo Crespi, a Ivana Trump, la actriz Kathleen Turner y a Nancy Reagan, incluso vistió a Jacqueline Kennedy Onassis durante doce años.

Luego de su rotundo éxito decidió mudarse definitivamente a la ciudad de Nueva York con su familia, fundando así la casa que llevaría su nombre Carolina Herrera, Ltd convirtiéndose en un imperio referente de lujo y exclusividad.

El salto a la fama

El mayor logro que hizo mundialmente conocida su firma, lo alcanzó en 1986 al crear el vestido de novia que luciría Caroline Kennedy, hija de Jacqueline Lee «Jackie» Kennedy Onassis y John F. Kennedy.

Desde 1987 gracias a la asociación con la empresa española Puig, permitió a la firma de la venezolana expandirse en el mercado de las fragancias con gran éxito. Ya para 1988, lanzó su primer perfume, conquistando este mercado y logrando que para 1995, Puig incorporara la firma Carolina Herrera totalmente en su grupo con la misma C. Herrera como directora creativa.

A parte de sus diseños y fragancias, la colección sport pertenece al grupo gallego Textil Lonia desde 1999, llevando la marca CH Carolina Herrera, por lo que, aunque sus diseños siempre lleve en su firma New York, básicamente sus productos son made in Spain.

De hecho esta marca (CH Carolina Herrera) surge como una colección de tipo sport (prêt-á-porter, traducido del francés como “listo para llevar”) en el 2001, con complementos y accesorios de precios más accesibles para todas esas damas que no pueden darse el lujo de adquirir sus diseños más ostentosos con precios elevados, su primera tienda abrió sus puertas en la ciudad de Madrid, siendo al igual que sus otros productos, un éxito que han impulsado a CH a ser una de las marcas más reconocidas en tiempo récord.

Su estilo único

 

Carolina Herrera
La camisa blanca y la falda son el sello de Carolina Herrera. Fuente: brainstylist.

 

Herrera, desde muy joven, siempre fue catalogada y admirada por su elegancia y buen gusto al vestir, tanto su madre como su abuela eran amantes de la moda y la posición acomodada de su familia le permitieron visitar innumerables desfiles. El primero de estos fue el desfile de modas del diseñador español Cristóbal Balenciaga en la ciudad de Paris, cuando solo contaba con 13 años de edad, por lo que, como ella misma ha mencionado en varias oportunidades “sus ojos siempre estuvieron acostumbrados a contemplar cosas bellas”.

Su estilo innato siempre le permitió figurar en la lista de las mujeres más elegantes del mundo (1972, según la Lista Internacional de las mujeres mejores vestidas) y en 1980, fue incluida en el Salón de la Fama como reconocimiento a su elegancia, buen gusto y estilo.

Una de sus prendas más emblemáticas ha sido su impecable blusa blanca, la cual ha combinado con cualquier otra prenda dándole ese aire de distinción y sobriedad, así como sus faldas de tafetán de color negro.

Se han convertido en todo un básico del armario que ha inspirado al día de hoy a mujeres de todo el mundo, de hecho, tanto las faldas como la forma de lucir una camisa blanca de mil maneras diferentes, son una marca registrada conocido como el “efecto Carolina”.

Su personalidad

 

Carolina Herrera
Carolina Herrera. Fuente: Peter Ash Lee for The Wall Street Journal.

 

Apodada por algunas revistas de moda como “Queen Carolina” se ha ganado algunos calificativos a lo largo de su carrera, desde mujer “fría”, distante y déspota, hasta ser catalogada como clasista y esnob.

Mediáticamente fue muy nombrada la “guerra” entre las casas Carolina Herrera y Oscar de la Renta allá por el año 2016, debido a una diseñadora (Laura Kim) quien diera sus inicios con De La Renta y fuera fichada por Herrera dos años posteriores a la muerte de este (2014), pues después de trabajar 12 años con De La Renta, al firmar con CH no duró sino apenas 6 meses y regresando a su primera casa lo que ocasionó que C. Herrera los demandara (tanto a la diseñadora Kim como a la casa De la Renta) por incompetencia de una cláusula del contrato que mantenía con Herrera, el hecho es que según Kim jamás se llevó bien con la venezolana debido a su carácter.

Sin embargo, y a pesar de lo que algunos puedan decir, no hay duda de que esta mujer es símbolo de clase y de distinción y que ha dado muchas frases que reflejan mucho más su personalidad de lo que puedan decir de ella:

“Si algo no te agrada, quítale el único poder que tiene; tu atención”.

¿Despedida?

 

Carolina Herrera
Fuente: flickr.

 

El pasado 12 de febrero de 2018, Carolina Herrera anunció su retiro como directora creativa de la marca que le dio la fama mundial, en lo que sería su último desfile en el Metropolitan de Nueva York, pero como ella misma dijo: “¡No me estoy retirando! Estoy avanzando”, indicando que se dedicará a ser la embajadora de su marca, no que renuncia a la moda.

 


Te puede interesar: 

Lo que hay detrás de la máscara: cosméticos


 

Conclusión

 

Carolina Herrera, admirada por muchos y quizás criticada por otros, ella misma se ha definido “Cuando me miro al espejo ya no busco a la que fui en el pasado, sonrío a la que soy hoy, me alegro del camino andado, y asumo mis contradicciones”. Todos deberíamos seguir el ejemplo y no mirar al pasado, el porvenir promete.

Carolina Herrera: un ícono de la moda y la elegancia
5 (100%) 2 votes