¿Cómo se reproducen las plantas?

Existen varios sistemas o métodos de reproducción de plantas. Como todos los seres humanos, pasan por procesos complejos, biológicamente hablando, para poder reproducirse. Fundamentalmente existen 2 macro-formas de multiplicación de plantas, la sexual y la asexual, cada una cuenta con diferentes tipos de desarrollo del proceso reproductivo, en este artículo se describirán:

Tipos de reproducción de las plantas

Advertisement

La forma de reproducción de una planta esta macada dependiendo de la especie, es así como se multiplican de diversos modos:

Reproducción sexual

Este tipo de reproducción guarda como principal característica, al igual que la reproducción humana, que debe existir la unión del material genético masculino y femenino. Ello es lo que da cabida a un nuevo retoño. En las plantas, es el método reproductivo más habitual, la mayoría de las plantas que se duplican de forma sexual, prosperan y dan semillas. En el interior del ovario de las flores se hallan unas células femeninas y masculinas llamadas gametofitos.

El transcurso de la reproducción se empieza cuando la planta es polinizada. La polinización se origina cuando los insectos o diminutos animales voladores como: los colibrís, abejas o moscas, transportan el polen de unas plantas a otras.

La duplicación sexual tendrá lugar cuando el ya mencionado polen procedente de una flor de gameto masculino quede depositado en otra de gameto femenino. El polen o polvillo comenzará a germinar y dará lugar a una nueva flor que a su vez producirá semillas y así sucesivamente. La reproducción sexual puede ser de dos tipos:

  • Autogamia

En este formato, la misma planta genera los gametos masculinos y femeninos. Esta forma de reproducción es muy habitual, por ejemplo, en islas o lugares de maleza, propicia conservar intactas las características genéticas de su especie, algo indefectible para que la planta logre sobrevivir y adecuar a un determinado número a su entorno.

  • Alogamia

Se da cuando la polinización y fecundación se provoca entre plantas de distintas especies. Esto hace que la información genética de ambas se entrelace dando pie a nuevas especies. Actualmente, es muy habitual que en los viveros se utilice esta forma de reproducción para instaurar nuevas variedades de plantas.

Reproducción sexual de las plantas

Reproducción asexual

La reproducción asexual es cuando a partir de la célula de una planta se crea otra idéntica, debido al proceso de mitosis. La reproducción asexual usualmente se presenta en las plantas no vasculares, es decir, en las que no tienen raíces, tallos, ni vasos que transporten la savia. Hay infinidad de plantas que se pueden reproducir de forma asexual a través de  cuatro procesos.

  • Mitosporas

El ser genera esporas por división celular (mitosis). Es la forma de reproducción frecuente tanto de los hongos como de los helechos.

  • Reproducción vegetativa

Las especies que nacen a través de este método lo hacen a partir de un fragmento de la misma. Este tipo de duplicado de plantas es muy esgrimido en el arte de la floristería y la jardinería también, todo para conseguir un número más elevado de unidades de una determinada especie. La reproducción vegetativa se puede realizar de diferentes formas: haciendo injertos, cortando un trozo del tallo, dividiendo la raíz y otras prácticas.

  • Apomixis

Se presenta en aquellas que cuentan con óvulos diploides, que poseen la capacidad de fabricar nuevas semillas sin necesidad de ser fertilizadas. Esto hace que las plantas nacidas mediante este sistema sean idénticas a su progenitora.

  • Propágulos

Este proceso consiste en la separación de los propágulos, los cuales son partes de la planta que, al ser apartadas de ella, pueden fecundar otra planta semejante a la original. Los propágulos pueden estar formados por multicélulas (yemas, semillas, tubérculos y más), o por una sola célula, como es el caso de las esporas.

Aspectos fundamentales para que una planta florezca y crezca de forma idónea

Se dice que en el mundo hay más de unas 300 mil especies de plantas, pero independientemente del tipo de planta y el método reproductivo que emplee, los elementos esenciales que las plantas necesitan para vivir son: carbono, oxígeno e hidrógeno. Además, necesitan nutrirse con minerales y nutrientes que en su hábitat natural obtienen directamente de la tierra. En las plantas de interior, dichos nutrientes esenciales (potasio, calcio, magnesio, hierro, cobre, zinc, cloro, entre otros), deben incorporarse periódicamente en forma de fertilizante, para que nuestras plantas crezcan en condiciones óptimas.

Advertisement
Advertisement
Artículo anteriorTeoría de la partida doble
Artículo siguienteLos Tipos de Sociedades Más Relevantes
Periodista con experiencia en radio, prensa escrita y televisión

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.