En un mundo donde la democracia es cada vez más la regla común de los gobiernos, las dictaduras han tenido que mutar, adaptarse, camuflarse para pasar desapercibidas. Ningún sistema republicano, por más blindada que parezca su democracia, está exento de experimentar un régimen de esta naturaleza y podría suceder que sin saberlo estés viviendo en este momento una dictadura.


 

el gran hermano
El Gran Hermano, escena de la adaptación cinematográfica de la novela “1984” de George Orwell, un mundo ficcional donde la dictadura es la norma.

El surgimiento de una dictadura usualmente se produce en medio de crisis y conmociones políticas que de algún modo pretenden ser subsanadas a través del establecimiento de este tipo de régimen, pero un factor importante en el fortalecimiento y hasta aceptación de los gobiernos de facto, es precisamente el desconocimiento que en mayor o menor medida tengan los ciudadanos acerca de cómo funciona un sistema democrático, y también, acerca de qué es una dictadura, cuáles son sus características y como definirla en medio de los distintos modelos y variantes que ha presentado en la historia.

Te brindamos acá algunos tips que pudieran ser de tu interés a la hora de enfrentar una dictadura, ya que para combatir un régimen de esta naturaleza es preciso conocerlo e identificar los elementos que lo componen. Este pudiera ser el primer paso para saber si vives o no en medio de un régimen dictatorial.

Origen: Dictator, Magister Populi romano

La dictadura tiene su origen en los albores de la república en la Antigüa Roma como una figura política absolutamente legal que venía a ejercer un gobierno de carácter extraordinario dadas las situaciones especiales que requerían la protección de la república.

El Senado romano, evaluaba si la situación atravesada amenazaba la paz, estabilidad o existencia misma de la república, en cuyo caso encomendaba a los cónsules –los dos magistrados que tenían bajo su cargo la función ejecutiva del poder- la elección de un magistrado extraordinario, un dictador o senador del pueblo que reuniera en sí poderes especiales de carácter político y militar.

senado romano
Senado romano

Alrededor del año 500 a.c., la situación de guerra que enfrentaba la república romana con otros pueblos de la bota itálica, ponía en serio peligro la supervivencia de la ciudad y su sistema de gobierno, ante esta amenaza y las disputas internas entre plebeyos y patricios originadas por la negativa de los primeros a enlistarse en el ejército para defender la vida y los bienes de los segundos –sus opresores-, hicieron que el Senado, a través de Tito Larcio, ideara el nombramiento de un magistrado superior a todos los demás cargos de la república y sus leyes, que bien podía salir del sector patricio o bien provenir de los plebeyos, esto de algún modo zanjó las diferencias al interior de Roma para ir con un mando único a la guerra.

La dictadura: el camino hacia la tiranía

Las funciones propias de los cónsules y senadores pasaban entonces a las manos de una sola persona cuyas decisiones eran inobjetables y de obligatorio cumplimiento, una magistratura especial que se suponían incluso por encima de las leyes. Durante un lapso máximo de seis meses debía el dictador procurar el mantenimiento de la estabilidad republicana, tiempo tras el cual devolvería el poder al Senado y rendiría cuenta de las acciones ejecutadas durante su mandato.

Este mecanismo institucional  concebido desde una perspectiva cívica  no era considerado como un honor político sino como un sacrificio, un especie de mal necesario cuyo única finalidad era la salvación de la república en tiempos de crisis. Sin embargo, el civismo de los dictadores fue cediendo a la corrupción y la dictadura se convirtió en el camino natural hacia las tiranías. Así por ejemplo, en la historia de la Roma antigüa serán de particular excepcionalidad las dictaduras de Lucio Cornelio Sila quien cambió la ley para extender de forma indefinida su dictadura en el año 81 a.c., y el de Julio César quien se hizo nombrar dictador vitalicio dando pie así a lo que sería el Imperio Romano.


Te podría interesar esta colección de los 10 acontecimientos históricos de mayor importancia de la humanidad


En la teoría política moderna

contrato social
Portada de El Contrato Social de Rousseau

No obstante una obra capital de la teoría política moderna que ha sido la base conceptual del sistema democrático constitucional como lo es El Contrato Social de Jean Jacques Rousseau, contempla en el capítulo sexto del libro IV el mecanismo de la dictadura como una posibilidad institucional a la que puede recurrir una república en casos excepcionales. En ese sentido, nos dice Rousseau:

“…los mayores peligros pueden hacer vacilar y alterar el orden público, y no se debe jamás detener el poder sagrado de las leyes sino cuando se trata de la salvación de la patria. En estos casos raros y manifiestos se provee a la seguridad pública por un acto particular que confía la carga al más digno. (…) Si para remediarlo basta con aumentar la actividad del gobierno, se le concentra en uno o dos de sus miembros; así no es la autoridad de las leyes lo que se altera, sino solamente la forma de su administración: porque si el peligro es tal que el aparato de las leyes es un obstáculo para garantizarlo, entonces se nombra un jefe supremo, que haga callar todas las leyes y suspenda un momento la autoridad soberana. (…) El primer medio se empleaba por el Senado romano cuando encargaba a los cónsules, por una fórmula consagrada, de proveer a la salvación de la República. El segundo tenía lugar cuando uno de los dos cónsules nombraba un dictador…”

Recordemos que este autor está imbuido del neoclasicismo que impregnó al movimiento de la Ilustración en el siglo XVIII, y la concepción de orden y estructura republicana que buena parte de los Estados actuales asumieron a partir de esta obra, es herencia única e indiscutible de la república romana.

Algunos casos emblemáticos

El movimiento intelectual de la Ilustración y su maridaje con la Revolución Francesa en el siglo XVIII, serán la piedra angular sobre la que cimentarán buena parte de los aspectos teóricos que asumirán las naciones que a la vuelta de algunos años alcanzarían su independencia política sobre todo en Hispanoamérica. Las repúblicas democráticas son apenas incipientes ensayos que tanto en Europa como en América recurren rápidamente a la dictadura como válvula de escape ante los embates de la adversidad. Algunos casos emblemáticos al respecto son:

1. Napoleón Bonaparte

Ya pues, en suelo francés y en medio de los convulsos acontecimientos políticos que signaron a la Primera República Francesa (1792-1804) en medio de una bancarrota, la corrupción y la ineficiencia del Directorio, se produjo la adopción del mecanismo dictatorial con peculiaridades bien definidas. Se produjo entonces el Golpe de Estado del 18 de Brumario en que el General Napoleón Bonaparte toma el poder para salvar la república y constituir un sistema gobernado por tres cónsules, entre los cuales se encontraba él. Progresivamente se hará con el poder hasta convertirse en Primer Cónsul, luego Primer Cónsul Vitalicio y finalmente se haría coronar Emperador de Francia en 1804, aboliendo con este acto la república.

napoleon bonaparte
Napoleón Bonaparte abucheado por los diputados. De El General Bonaparte y el Consejo de los Quinientos en Saint-Cloud el 10 de noviembre de 1799 (François Bouchot, 1840)

2. Francisco de Miranda

francisco de miranda
Retrato del General Francisco de Miranda, por Martín Tovar y Tovar

En Hispanoamérica, la primera república moderna instaurada siguiendo el patrón teórico de los clásicos ilustrados franceses va a ser la de Los Estados Unidos de Venezuela, cuyo lapso vital  fue de menos de un año entre 1811 y 1812. En este ensayo republicano, las circunstancias militares que propiciaron una campaña de reconquista de la autoridad monárquica española en Venezuela comandada por Domingo Monteverde, hizo que se recurriera a la fórmula dictatorial como recurso de salvación.

Las diversas revueltas pro monárquicas, la bancarrota del Estado recién instaurado, el creciente apoyo de la población hacia Monteverde, y el nefasto terremoto que sacudió a Caracas y una buena parte de las regiones centrales del país en marzo de 1812, propició que el Triunvirato Ejecutivo pusiera, en abril de ese año, en las manos del General Francisco de Miranda el mando supremo de la república con el nombramiento de Dictador Plenipotenciario y Jefe Supremo de los Estados Unidos de Venezuela. A los pocos meses Miranda se rendiría ante Monteverde con la capitulación de San Mateo.

3. Simón Bolívar

simon bolivar
Simón Bolivar

Al cabo de algunos años, la República de Colombia –o Gran Colombia de 1819 a 1830- ente político-administrativo nacido de la idea y visión de Simón Bolívar, que integró los territorios correspondientes a Venezuela, Nueva Granada (actuales Colombia y Panamá) y Quito (actual Ecuador), recurriría de igual modo a la dictadura.

Las complejas divergencias generadas entre las provincias y departamentos que integraban esta vasta porción territorial, así como las dificultades de gobernar poblaciones tan heterogéneas desde un centro único de poder con las dificultades geográficas que esto implicaba, así como las disputas surgidas con un amplio sector político que se oponía fervientemente a la fórmula centralista del gobierno de Bolívar y propugnaban por una república de carácter federal con mayor autonomía regional y municipal, hicieron que la integridad y existencia de la República de Colombia se viera amenazada.

 

gran colombia
Escudo de la República de Colombia

Ante esto, Simón Bolívar convoca a la llamada Convención de Ocaña, donde se sienta frente a sus opositores a intentar buscar una salida política al conflicto, sin embargo de esta reunión no surge ningún acuerdo común y Bolívar, arrogándose la potestad de salvaguardar la unión de la república se autoproclama Dictador el 27 de agosto de 1828. Esta acción política del militar venezolano, fue el impulso que faltaba para que Colombia se desintegrara en 1830, el mismo año de su muerte.

Pero, ¿cómo saber si vives en una dictadura?

disctadura suprime al individuo
La dictadura suprime al individuo

Las dos caracteristicas principales de un sistema democrático: La soberania popular y la division de poderes.

Los pilares fundamentales del sistema democrático son esencialmente dos: 1. La soberanía popular, a través de la cual se considera que es el pueblo el único que tiene la potestad de decidir su destino político cuya expresión más palpable es el sufragio; y 2. La División de Poderes, según la cual el poder público constituido en tres instancias clásicas como lo son el Poder Ejecutivo, el Poder Legislativo y el Poder Judicial –en un país como Venezuela los Poderes Públicos son cinco, se suman a los tres antes señalados, el Poder Electoral y el Poder Ciudadano-, sean poderes totalmente independiente pero entre los cuales exista una intrínseca relación de control administrativo para evitar abusos de poder.

De entrada, cualquier régimen que vulnere estos dos principios fundamentales, automáticamente puede considerarse como una dictadura. Toda dictadura es una propuesta irreconciliable y contrapuesta a la democracia: al respecto no caben los términos medios y las indefiniciones en tonos grises.

En su estricta definición, la dictadura es un sistema de gobierno autoritario que concentra todo el poder en un individuo o grupo político, quienes se arrogan toda potestad de gobernar de facto en nombre del bien común y salvación de la república.

En ese sentido, y visto el restringido pero ejemplificado panorama histórico antes planteado, las dictaduras que desde el siglo XX en adelante se han instalado en los más diversos países del mundo, tienen una configuración especial adaptada a sus contextos sociales y a sus épocas. De modo que, aún cuando encontremos patrones similares entre unos y otros casos, la única constante de las dictaduras es la supresión, como ya se dijo, de la Soberanía Popular y la División de Poderes, pero además, la capacidad de adaptación, cambio y reedición de estos regímenes de acuerdo al contexto en el que surgen, lo cual los hace muchas veces únicos en su estilo.

Algunas variantes y modelos dictatoriales

dictadura

Dictadura Constitucional:

En la que el poder se concentra en la figura de una sola persona o grupo político, quienes ejercen en pleno las facultades correspondientes a todos los poderes públicos. Es aquí donde se pone en evidencia la ausencia de división de poderes, y a veces esta ausencia va acompañada de la modificación de todo el entramado jurídico de un país para legalizar la dictadura. En estos casos son frecuentes los arbitrarios cambios o abruptas modificaciones del texto constitucional.

Dictadura autoritaria:

represion
Represión a la libertad de pensamiento

Aunque por definición todas las dictaduras tiene un indiscutible carácter autoritario, en específico existen algunos tipos de dictaduras que sin ambages constitucionales toman el poder por la fuerza e instalan un gobierno de facto en el que imponen su poder a la población. Dentro de este campo podemos encontrar como ejemplo las dictaduras militares en las que el sector castrense de una sociedad se arroga el derecho de “salvar la república” y de “garantizar la paz o el bien común” a través del establecimiento de un régimen de fuerza. Este modelo de dictadura ha sido de uso común en la mayor parte de Latinoamérica, siguiendo las taras históricas del caudillismo y del militarismo su expresión más concreta fueron las dictaduras militares del Cono Sur.

Dictadura totalitaria:

La existencia y prolongación de las dictaduras autoritarias generalmente depende del lapso de vida del dictador, una vez muerto este, la dictadura se desmorona por sí sola, pero las dictaduras totalitarias son distintas, su peligrosidad y carácter nefasto en algunos casos se ha prolongado por ser transferibles o hereditarias.

Otra característica, es que la dictadura totalitaria se apoya en la ideología de un partido político que, en la medida de sus posibilidades, se constituye en partido único y alcanza a controlar, sino todas, al menos una buena parte de los aspectos de la vida del individuo en la búsqueda constante de suprimirlo y de colectivizar o sectorizar a la sociedad, dado que le es más eficiente controlar sectores antes que controlar individuos. Su aparato policial represor usualmente va acompañado de toda una maquinaria comunicacional y propagandística avasalladora a través de la cual el líder supremo o dictador se hace omnipresente en la vida de la gente.


No dejes de leer los 11 principios de la propaganda nazi para cautivar a las masas del pueblo alemán


hittler
Adolf Hitler, canciller imperial de Alemania, y Ernst Röhm, cofundador y comandante de las SA, realizando el saludo fascista (1933)

Las totalitarias, son dictaduras que, lejos de llegar al poder por un acto de fuerza, se alojan en el gobierno a través procesos electorales con la pretensión real de nuca abandonarlo. Su fortaleza se concentra en mantener constantemente manipuladas a las masas a las que de vez en cuando les consulta para seguirse legitimando. En ese sentido, se da una variante de la vulneración de la soberanía popular, dado que la manipulación, el engaño y el constante esfuerzo por cercenar y criminalizar a los factores disidentes hacen que no haya una oposición con la cual medirse en condiciones justas en unas elecciones limpias.

Gobiernos Totalitarios. Fascismo – Ciencias Políticas – Educatina

Los casos más emblemáticos dentro del campo de los totalitarismos son el Fascismo Italiano de Benito Mussolini  la dictadura del Nacionalsocialismo Alemán y la llamada Dictadura del Proletariado de la Unión Soviética, aunque no son las únicas, podríamos perfectamente hacer una larga lista de dictaduras totalitarias extintas y vigentes de todo el mundo.

fascismo
El fasces romano era el emblema del Partito Nazionale Fascista. En este emblema, sobre la bandera y con las siglas

No dejes de leer 1984: una distopía para entender el mundo actual


Neo dictadura:

Desde hace algunos años se le viene denominando como neo dictadura a los regímenes dictatoriales de nueva estampa que se ha venido instalando en algunos países. Se trata de sistemas autoritarios que combinan muchos elementos de los modelos dictatoriales antes señalados, pero que ante todo, se esfuerzan por mostrar una fachada democrática. Son gobiernos electos pero que una vez en el poder utilizan todos los recursos institucionales y paralelos para aferrarse a él. Su principal característica es la de socavar lentamente el sistema democrático y las instituciones del Estado a fin de imponer casi de forma imperceptible su dominio.

Las Neo dictaduras son sistemas autoritarios que combinan muchos elementos de los modelos dictatoriales antes señalados, pero que ante todo, se esfuerzan por mostrar una fachada democrática.

En un mundo de comunicaciones cada vez más globalizado y con un sistema internacional de defensa de los Derechos Humanos, las neo dictaduras saben que no pueden usar la fuerza convencional para reprimir a la disidencia, en cambio buscan usar el terror selectivo y la fuerza de choque de grupos parapoliciales que intimidan y acechan a la población. De igual forma se cuidan de censurar de forma abierta medios de comunicación, su táctica al respecto es la autocensura de estos medios y el progresivo monopolio del espectro comunicacional aunado a una campaña de descredito y odio hacia los medios que considera opositores a su gobierno.

Otra característica que las neo dictaduras comparten con los demás modelos dictatoriales es la propensión a edificar la figura de un enemigo externo y enemigos internos, de modo que todas las decisiones, paulatinamente autoritarias y a todas luces populistas, se basen en la excusa de la defensa de la patria ante guerras virtuales de cuarta generación. Un sin número de características podríamos exponer, no obstante las neo dictaduras resultan sumamente disimiles y relativas, en su accionar incorporan elementos nuevos y reeditan los ya experimentados en regímenes pasados para lograr el único fin: subyugar al individuo y usufructuar el poder para beneficio de un dictador y su cofradía de testaferros.

Finalmente,  a fin de que puedas saber si vives o no en una dictadura, repasemos las características que dejan en evidencia este tipo de regímenes:

  1. Ausencia de división de poderes;
  2. Desconocimiento o manipulación de la soberanía popular;
  3. Ejercicio arbitrario del poder bajo el pretexto del bien común de una mayoría electoral;
  4. Supresión de la oposición y mecanismos de alternabilidad política;
  5. Restricción de la libertad de pensamiento, autocensura de la opinión pública y monopolio de los medios de comunicación social;
  6. Represión e intimidación, uso no convencional de la fuerza a través de fuerzas parapoliciales;
  7. Enemigos internos y externos, y
  8. Un marcado populismo.

Ahora ya sabes cómo identificar una dictadura, mantén los ojos bien abiertos y lucha por las libertades civiles y políticas donde quiera que te encuentres.

Aprender Volando: "Populismo vs República" con Gloria Álvarez


Te recomendamos leer:


Por Néstor D. Rojas López

DICTADURA: CÓMO SABER SI VIVES EN UNA
5 (100%) 1 vote

  •  
    27
    Shares
  • 24
  •  
  • 3
  •  

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here