Leer es una actividad indispensable para nuestra formación personal. En algunas ocasiones, sirve como estímulo creativo para nuestra imaginación. Pero, cuando se trata de una lectura con propósitos de adquirir conocimientos, la comprensión lectora se hace indispensable. Si eres de los que tiene problemas para concentrarse o encontrar una buena técnica para comprender lo que estás leyendo, hoy te daremos algunas ideas para mejorar y salir adelante con cualquier texto que se te presente.

TE PUEDE INTERESAR: EJEMPLOS DE CUADROS COMPARATIVOS

Advertisement

¿Qué es la compresión lectora?

Advertisement
comprensión lectora

La comprensión lectora comprende la habilidad de extraer las ideas más relevantes de un texto y asociarlas con el conocimiento previo para así emitir nuevos significados.
La manera en que puedes comprenderlo es a través del significado explícito, implícito o haciendo inferencia de lo que lees. Muchas veces hay que hacer uso de las tres formas para alcanzar una comprensión más completa.

Niveles de compresión lectora

lectura

Resulta evidente que así como existen distintos tipos de lecturas también existen niveles de profundidad lectora. Para lograrlo, existen una serie de elementos indispensables:

  • Tipo de texto
  • Tipo de lector
  • Conocimientos previos
  • Estrategias de lectura

Nivel literal: ¿Qué dice el texto?

Como su nombre lo indica, en este nivel eres capaz de reconocer el significado explícito de cada palabra del texto sin añadir nada más. Puedes aplicar el auxilio de recursos tales como la creación de mapas conceptuales, resúmenes o síntesis.

Nivel inferencial: ¿Qué valor le puedes dar a lo que dice el texto?

Requiere un grado de abstracción más profundo dado que la información está implícita (oculta) por lo que debes interpretar lo que quiere decir. Además, añadir la influencia que ejerce tu experiencia personal, de manera que el conocimiento se hace más complejo.

Nivel crítico: ¿Cuál es tu opinión acerca del texto?

Es en este nivel cuando lees basado en tus conocimientos previos para ser capaz de emitir un juicio al final de la lectura tras la asociación de los niveles anteriores. Los juicios pueden ser aceptar o rechazar proposiciones siempre apoyado en argumentos.

¿Qué ocurre si lees un texto literario?

libro

Los textos literarios difieren de otro tipo de textos debido a que los primeros buscan un mayor goce estético (aun cuando son requeridos para una actividad académica), así como una cierta flexibilización en cuanto a la interpretación.
Sin embargo, sea cual fuere el propósito, debes seguir un esquema adaptado a tu interés en el texto. Puedes sintetizarlo abordando los siguientes elementos:

  • Respuesta emocional al texto.
  • Identificación y descripción de los personajes.
  • Interpretación del lenguaje.
  • Análisis estético.
  • Recursos literarios.

Métodos de lectura

comprensión lectora

Skimming (lectura globalizada)

El skimming se refiere a la lectura general para “echarle un vistazo”. Probablemente te detengas en las partes que te llamen la atención porque habla del tema específico que te interesa. Resulta un método útil cuando tienes varios textos por revisar o simplemente quieres repasar algo leído previamente.

Scanning (lectura focalizada)

Lo más característico de este método es su alta velocidad. Sirve para identificar partes o datos específicos del texto (fechas, números, nombres) sin inmiscuirte en el resto.

Lectura extensiva

Representa la lectura por placer, especialmente de textos literarios o clásicos universales. Cuando haces una lectura extensiva buscas obtener una comprensión general del texto y no recordar o estudiar información específica.

Lectura intensiva

En contraposición, la lectura intensiva requiere de toda tu atención porque es la que llevas a cabo cuando estudias. Amerita una comprensión específica y profunda del texto.

Estrategias para mejorar tu compresión lectora

Crea el hábito de lectura

lectura

Como Borges dijo una vez “El verbo leer, como el verbo amar y el verbo soñar, no soporta el modo imperativo”, es decir, no debes leer por obligación pero si fuera el caso, puedes hacerlo de manera diferente y con metodología. Al contrario de lo que se pensaría, comenzar a leer de joven te traerá grandes beneficios por todo el aprendizaje acumulado.

La fórmula clave para mejorar nuestra comprensión lectora se resume en que entre más leas, más fácil se te hará.

Todo a su tiempo

Establece un horario (al menos media hora) para leer, sin importar si terminas o no un capítulo; otra forma consiste en proponerte a leer un capítulo entero (aun con todas las páginas que implique) y parar hasta la próxima sesión. Aunque el factor tiempo dependerá del nivel de complejidad del texto. Incluso, habrá algunos partes donde podrás leer un poco más rápido porque ya tienes conocimiento previo. Variar el ritmo siempre dará una dinámica más llevadera.

Usa el diccionario y crea un glosario personalizado


Al principio lo que más cuesta es esa serie de palabras que desconoces y parecen sacadas de otro idioma. No te desanimes. Poco a poco irás recordándolas mientras más leas y te topes con ella nuevamente. Resulta conveniente tratar de relacionar el significado de una palabra con un ejemplo específico. Para ello, crea un glosario aparte donde anotes SOLAMENTE las palabras que te aparecen por cada texto leído.

Utiliza métodos para mejorar tu memoria

Subraya el texto. Pese a que escucharás a muchas personas asegurar que subrayar un libro es una especie de pecado capital, la verdad es que resulta una herramienta imperdible para destacar lo más importante. Muchas veces no contarás con tiempo extra para copiar un resumen aparte. Si te animas a esta valiosa estrategia, puedes seguir la siguiente jerarquía:

orden de estudio

Crea mapas conceptuales. Para resumir las ideas principales del texto a través de palabras claves y conectores (flechas y cuadros). Como se ilustra en la siguiente imagen:

mapa conceptual

Rellena una autoevaluación. Al final contestando con sinceridad. Aquí te dejamos un ejemplo:

autoevaluación

Conclusión:

La comprensión lectora no es un tema sencillo, especialmente si careces de hábito de lectura. Pero como todo proceso cognitivo, existen estrategias de compresión lectora que pueden convertirse en tus aliados. Depende del resultado de tu autoevaluación, te darás cuenta si tu progreso con la comprensión lectora va por buen camino. Lo importante es que respondas con sinceridad para saber qué aspectos mejorar o incluso qué estrategia te está funcionando o perjudicando y basar tus decisiones en ello. Si tienes alguna otra estrategia que no hayamos mencionado, menciónala en los comentarios.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.