¿Cuántas veces te has sentido incomoda en “tus días” no solo por las alteraciones físicas que ese proceso significa para cada mujer sino por las engorrosas consecuencias de usar toallas o tampones; malos olores, infecciones, manchados, etc? Con el uso de la copa menstrual ya no tendrás por qué preocuparte por esos detalles.

 ¿Qué es la copa menstrual?

demostarción de copa menstrual
Cortesía de: pixabay.com

Una copa menstrual es un dispositivo hecho de silicona o TPD, por lo tanto es muy suave y flexible (de modo que no araña ni seca las paredes vaginales) que se usa dentro de la vagina para recolectar el flujo menstrual durante la menstruación. Estas copas son una alternativa de venta libre a las toallitas higiénicas y a los tampones. En general, la copa menstrual puede retener más flujo menstrual que un tampón y puede vaciarse con menor frecuencia que la necesaria para cambiar un tampón o una toallita higiénica.

Origen de la copa:

inicios de copa menstrual
Cortesía de: menstrualcupreviews.com

Desde 1867 existen los primeros registros de copas menstruales rudimentarias. Sin embargo se comenzó a producir industrialmente  desde la década de 1930.

Sin embargo no obtuvo popularidad sino hasta 1987, cuando se comenzó a fabricar en los Estados Unidos la copa llamada The Keeper, de látex, en dos tamaños y mucho más prácticas.  

Poco a poco, se ha ido volviendo más popular, gracias a los mejores diseños, su resistencia y a su carácter reutilizable, lo que permite un gran ahorro económico a lo largo de los años; además, su antecesora, la copa Tassaway, había recibido buenas críticas de los médicos, que la consideraban muy segura, inocua y capaz de reducir la incidencia de infecciones genitales comúnmente asociadas al uso de absorbentes sanitarios (tanto desechable como reutilizable) y los tampones. La copa menstrual The Keeper, de látex, sigue en venta hoy en día.

En los últimos años, las copas menstruales se han hecho de materiales alternativos, por ejemplo la silicona médica, debido a las posibilidades de alergia generadas por el uso del látex. Existen muchas fábricas de estas copas, lo que permite una mayor libertad de elección de modelos, formatos, colores y precios.

¿Quiénes pueden usar la copa?

madre e hija
Cortesía de: pinterest.es

Existen dos tamaños estándares:

  • Talla S o pequeña. Indicada para mujeres menores de 18 años y sin relaciones sexuales o menores de 25 años. Diámetro: 38 mm, longitud: 45 mm, capacidad: 23 ml.
  • Talla M o mediana. Diámetro: 41 mm, longitud: 48 mm, capacidad: 28 ml. Mujeres mayores de 25 años o con hijos.

¿Qué forma tiene la copa?

Existen varios modelos de copas menstruales disponibles en el mercado, incluso en multitud de colores, aunque no se utiliza ningún aditivo químico que pueda afectar al organismo.

Se comercializan varias tallas, adaptadas a la altura de la mujer y la experiencia en su uso.Las distintas marcas presentan ligeras diferencias, pero principalmente encontrarás dos modelos:

Con forma de campana.

tipo de copa menstrual
Cortesía de: es.wikipedia.org

Se inserta en la parte baja de la vagina, por debajo del cérvix, y tiene un rabillo en la parte final para facilitar su extracción.

Forma de diafragma:

tipo de copa menstrual 2
Cortesía de: lacopamenstrual.es

Se coloca por encima del cérvix y se mantiene en esa posición por la presión del hueso púbico. Para quitarla se engancha un dedo al reborde y se tira hacia abajo.

Beneficios de la copa menstrual:

árbol de medio ambiente
Estarás limpiando al planeta de millones de toallas o tampones que a lo largo de tu vida, la de tus hijos y nietos en caso de usar toallas y tampones aún seguirán existiendo por la lenta descomposición y sus componentes tan nocivos para el planeta tierra. Imagen cortesía: Pixabay.

La copa menstrual tiene muchísimos beneficios entre ellos están:

  • Respetan el PH vaginal: Las copas menstruales al estar hechas de materiales hipoalergénicos y sin químicos no provocan ningún  tipo de alergia, sequedad vaginal, candidiasis o el síndrome de shock tóxico, una infección bacteriana consecuencia del uso prolongado de tampones o incluso toallas sanitarias.
  • Son ecológicas: ayudan al medioambiente de forma drástica, pues evitan los desechos de tampones y toallas sanitarias. Las copas menstruales son reutilizables.           

 con el mantenimiento adecuado, su tiempo de vida es de entre 10 y 15 años.

  •  Adiós al mal olor: No generan malos olores y permiten el uso de cualquier tipo de ropa interior.

  • Son económicas: Suponen un ahorro económico importante respecto al gasto en tampones y compresas, ya que su coste no es elevado en comparación a la suma total de lo que una mujer debe gastar en toallas a lo largo de 10 años.

Mujer ahorrando
Las copas menstruales suelen encontrarse mayormente en tiendas online o virtuales. Las venden en distintas presentaciones, algunas suelen ser más costosas porque además de la copa traen un esterilizador propio para la copa, una bolsa de algodón para guardarlas y otros accesorios. Imagen cortesía: Pixabay.
  • Se pueden usar con anticonceptivos como el anillo vaginal o el DIU –por supuesto, la copa menstrual no sirve como anticonceptivo ni como método de protección frente a Enfermedades de transmisión sexual.
  • La comodidad será tu mejor aliada: La comodidad es un factor muy importante en esos días del mes, las copas menstruales no se notan, no molestan y te permiten realizar cualquier movimiento como nadar, hacer ejercicio e ir tranquila a la playa.
mujer nadando
cortesía de: Pixabay.
  • Podrás dormir cómodamente: Se pueden usar durante la noche, pero nunca más de doce horas.
mujer duermiendo
Recuerda una buena forma de saber que SI tienes la copa bien puesta, es sentirte totalmente cómoda sin ningún tipo de dolor en la zona vaginal e incluso con la sensación de no tener nada puesto, si ese no es tu caso, busca acomodarla correctamente. Cortesía de: Pixabay.
  • Es una forma de autoconocimiento propio: Aprenderás a reconocer tu anatomía como mujer.  
mujer se autoconoce
Existen muchos prejuicios y tabús alrededor de la menstruación y el cuerpo de la mujer, entre ellos: que nadie debe saber que estamos menstruando o que la sangre es sucia. Es momento de dejar tantos prejuicios a un lado y disfrutar plenamente de uno de los procesos más sagrados de la vida en las mujeres como lo es: la menstruación. Atrévete a explorar y a reflexionar por ti misma. Cortesía de: Pixabay.

Pasos para usar la copa menstrual:

  1. Lávate las manos y la copa menstrual.
  2. Encuentra una postura cómoda para ti y prepárate para insertar la copa menstrual. Mantén la copa doblada hasta que esté dentro de tu vagina.
C de copa menstrual
Hay varios métodos, el más común es el doblaje de la copa como si fuese una C. Imagen cortesía de: Eva copa menstrual.

A veces, se escucha un pequeño “pop” o un sonido de succión, lo que significa que la copa se ha abierto por completo. Si no estás segura, toca alrededor de la base de la copa.

Debería quedar redonda u ovalada.

Si notas abolladuras o dobleces en la base con los dedos, es que no se ha abierto bien. Con cuidado, sujeta la base de la copa, no el tirador, e intenta girarla lateralmente para asegurarte de que se sella. Una vez colocada, tira un poco del tirador.

Si notas algo de resistencia, es que se ha creado vacío y la copa está colocada correctamente.

  1. Para retirar la copa aprieta la base o inclínala de lado para romper el vacío y sácala moviéndola lateralmente. Vacía la copa, lávala con agua y póntela de nuevo.
  2. Cuando finalice la menstruación, esterilízala con agua hirviendo o usando algún método como el que se usa para los biberones infantiles. Así eliminarás las bacterias que pueda adquirir al manipularla. De todos modos, mientras está en la vagina ninguna bacteria puede permanecer en su superficie totalmente lisa, que no absorbe ningún líquido.
  3. Guárdala siempre en una bolsita de algodón (muchas marcas la incluyen incluso con distintos estampados), pero nunca envases en herméticos o de cristal. Es importante que la dejes en un lugar donde no haga ni mucho calor ni mucho frío, y donde no esté expuesta al sol: así evitarás que pierda color y conservará intactas sus propiedades.

Debes para mantener relaciones sexuales con penetración vaginal, aunque no impide otras formas de relaciones sexuales.

Conclusiones:

Asimilar cualquier cambio nunca es tan sencillo, ten la paciencia necesaria para adaptarte a la copa. Lo normal es que te tome de 1 hasta 3 ciclos sentirte totalmente segura de su funcionamiento. Es en esos primeros ciclos en donde comprenderás ¿cada cuanto tiempo debes cambiar tu copa?, etc, etc, etc. 

Si tienes la oportunidad de probar la copa antes de cualquier menstruación ¡hazlo!  Recuerda siempre ser amorosa con tu cuerpo y con el medio ambiente.

Por ultimo… no olvides, llevar contigo un potecito de agua de 300 mililitros, un jabón de mano y una toalla pequeña te serán muy útiles a la hora de estar afuera de tu casa.

Daniela Villamizar

Deja una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.