¿De qué trata la inusual Danza BUTOH?

Imagen cortesía: mxcity

En la historia del mundo, la danza surge como manifestación cultural y expresión vital del ser humano y desde sus inicios se ha transformado gracias a la necesidad de construir siempre caminos innovadores y revolucionar el arte, pero también como consecuencia de hechos históricos sociales que han transgredido de alguna manera la vida de las personas en distintos lugares del mundo. En este sentido, queremos hablar sobre una danza que tiene como detonante el genocidio ocurrido en el año 1945 con la bomba nuclear que explotó en Hiroshima y Nagasaki Japón: La danza Butoh, conocida también con distintos nombres como danza de la oscuridad o danza de la muerte.

Origen de la danza Butoh

Imagen cortesía: Kazuo Ohno. Imagen cortesía: wikipedia.

El Butoh surge en Japón y es creada por Kazuo Ohno y Tatsumi Hijikata en el año 1950 desde la necesidad de encontrar una salida a sentimientos profundos de dolor, pena, vergüenza, conmoción y fuertes impresiones generadas por las acciones destructivas de la humanidad hacia sí misma, evidenciadas en el genocidio llevado a cabo durante el ataque nuclear que E.E.U.U hizo a Hiroshima y Nagasaki en el año 1945 finalizando la Segunda Guerra Mundial.

Se cuenta que los sobrevivientes, llamados Hibakushas, luego del episodio, andaban por las calles desorientados con sus cuerpos desmembrados, la piel quemada, y en condiciones impresionantes que, con los años, aún seguían siendo impactantes para quienes fueron testigos.

En búsqueda de hallar un nuevo cuerpo, el cuerpo de la postguerra, aquel cuerpo robado al que se le arrebató la vida, Kazuo Ohno y Tatsumi Hijikata partieron de estas impresiones, de sus reflexiones y necesidades personales para generar un nuevo lenguaje de movimiento.


Una danza inusualmente oscura

Imagen de “Gigante de sal”. Imagen cortesía: ikigaifestival.

La danza Butoh es la expresión del alma, una danza muy particular que se caracteriza por buscar el retorno del ser hacia sí mismo. En su naturaleza tiene influencias de las artes escénicas tradicionales de Japón, el teatro y la danza, también de la danza expresionista alemana que surgió después de la primera Guerra Mundial. El movimiento en el Butoh posee un origen de naturaleza interna y oscura que se permea en el cuerpo físico haciendo que este se mueva de formas que escapan a lo convencional, a lo normal y estandarizado.

Como resultado de ello, plantea una estética que rompe con ciertos paradigmas dentro del arte y la danza, transgrede la convencionalidad y trae consigo una ruptura. Propone nuevos principios técnicos, de entrenamiento, de movimiento, de expresión y escénicos.

Desde otra perspectiva, plantea una filosofía donde se propone la revalorización del cuerpo y de la vida impulsada por una concepción y percepción de la oscuridad y de la muerte diferente a lo que convencionalmente concebimos sobre ellas, razón por la cual es conocida también como Danza de la muerte o Danza de la oscuridad.

Características y estética

El bailarín de butoh Gyohei Zaitsu. Imagen cortesía: .wikipedia.

El movimiento en la danza Butoh generalmente es lento, busca la deformación del cuerpo normal para encontrar nuevas posibilidades que permitan reflejar un estado interno, todo aquello que muchas veces no tiene una forma racional dentro del ser. Plantea cruzar límites racionales para hallar formas distintas de moverse desde una mayor consciencia del cuerpo y el organismo y para ello, el entrenamiento es exigente, implica concentración, introspección, voluntad y paciencia que permitan encontrar una razón corporal y abandonar la estructura y lógica mental.

El espacio en el que entrenan los bailarines no debe tener espejos, ya que se busca que estos no puedan guiar su consciencia y sus movimientos desde el reflejo de su cuerpo, sino al contrario, movilizarse desde una verdad interna.

Generalmente se presentan desnudos y con el cuerpo pintado de blanco, siendo este uno de los principios que plantea su estética, aunque no siempre es así, pues depende también de la obra. Por otro lado, la improvisación es un elemento fundamental bajo la idea de que el cuerpo “es” y se manifiesta en ese momento conscientemente; esto quiere decir que no hay coreografía sino pautas específicas que se siguen. Sin embargo no siempre es así, puesto que con el tiempo han surgido muchas propuestas que generan algunas coreografías dentro de la obra.

“Es el alma la que danza, el cuerpo le sigue”

Pintados de blanco, dos miembros de una compañía japonesa de ‘butoh’ gesticulan y hacen aspavientos en plena actuación. CHRISTOPHER GREGORY (GETTY), el país.com

Las primeras obras creadas por Kazuo Ohno y Tatsumi Hijikata presentadas en Japón generaron mucha controversia dentro del público acostumbrado a ver un estilo de danza occidental. Sus obras, transgredieron los cánones estandarizados de la danza en aquel momento, puesto que no buscaba la belleza técnica sino que elaboraron un lenguaje que llegaba a ser grotesco, anormal, erótico, crudo, hasta quizás algo monstruoso. Sumado a ello, reflejaba temas sociales que constituían muchas veces un conflicto o tabú.

Conclusión

Aun hoy, la danza Butoh mantiene la búsqueda de un cuerpo develado para mostrar desde el hacer en la danza y que es concebido, ya no como una herramienta para expresar «algo», sino como «alguien» que es en sí mismo eso que manifiesta con su danza. 

 

Deja una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.