En un mundo que está actualmente anonadado por el creciente e imponente empuje que ha tenido el uso comercial de las criptomonedas no estaría mal comentar que la tecnología de encriptado no es para nada esquiva a nuestra civilización. Durante la Segunda Guerra Mundial, los alemanes estaban usando un código de cifrado llamado Enigma, que básicamente era una máquina de cifrado que cifraba los mensajes para la transmisión. La mayoría de las comunicaciones se enviaban por radio, lo que significaba que las fuerzas aliadas podían escuchar las comunicaciones nazis, de ahí la necesidad del uso del cifrado por parte de los alemanes. Sin embargo, el esquema de cifrado alemán era mucho más sólido y complicado que todos los métodos de cifrado de la época.

Las máquinas Enigma fueron una serie de máquinas de cifrado de rotor electromecánico desarrolladas y utilizadas a principios y mediados del siglo XX para proteger la comunicación comercial, diplomática y militar. Arthur Scherbius, un ingeniero alemán, desarrolló la máquina “Enigma” que era capaz de transcribir información codificada, con la esperanza de que compañías comerciales se interesaran en el uso de la misma para establecer comunicaciones seguras. En 1923 estableció la Chiffriermaschinen Aktiengesellschaft (Cipher Machines Corporation) en Berlín para fabricar su producto.

criptografia Nazi
El modelo 1 de Enigma fue usado durante el apogeo de la Segunda Guerra Mundial. Cortesía: Wikimedia Commons

Con su adopción (en forma ligeramente modificada) por la Armada alemana en 1926 y el Ejército alemán y la Fuerza Aérea poco después, el nombre Enigma se hizo ampliamente conocido en círculos militares. “Enigma” le permitía a un operador escribir un mensaje, luego mezclarlo usando de tres a cinco ruedas dentadas, o rotores, que mostraban diferentes letras del alfabeto. El receptor necesitaba conocer la configuración exacta de estos rotores para reconstituir el texto codificado. Con el paso de los años, la máquina básica se hizo más complicada a medida que los expertos en códigos alemanes agregaban más enchufes con más circuitos electrónicos.

¿Cómo funcionaba Enigma?

Esencialmente, la Máquina Enigma hizo el mismo trabajo que cualquier otra máquina de cifrado; facilitó el cifrado de la comunicación clasificada. En otras palabras, codificaba y decodificaba mensajes que luego se transmitían a lo largo de miles de millas.


Es interesante: Como funcionaba la propaganda Nazi: aquí te la mostramos


Como se mencionó anteriormente, la Máquina Enigma es un dispositivo electromecánico que funciona a través de partes mecánicas a medida que una corriente eléctrica pasa a través de él. La máquina consta de cuatro componentes principales: el teclado, el panel de conexiones, el panel de lámpara y los rotores. Cuando presiona una tecla en el teclado (L, por ejemplo), se genera una señal eléctrica, que posteriormente se mueve a través de todos estos componentes para encriptar un alfabeto.

Cómo funciona la máquina Enigma

Un historiador nos explica como es el funcionamiento de Enigma

El primer punto de detención de la señal eléctrica (generada a partir de la ‘L’) es el panel de conexiones. Algunas de las letras en el tablero podrían estar conectadas a otra letra (digamos M). Ahora, la señal se desvía a través de ‘M’. La siguiente parada es el rotor estático, que no hace nada con la señal, pero convierte los cables en contactos, ya que la señal solo puede pasar cuando los contactos se tocan. La salida del rotor estático actúa como la entrada a los rotores en movimiento. Aquí es donde tiene lugar la mayor parte del proceso de encriptado.

 Función de los Rotores (Codificadores)

Hay tres rotores; rápido (derecha), medio y lento (izquierda). Todos estos rotores tienen un medidor que muestra números del 1 al 26. La señal eléctrica pasa primero a través del rotor rápido, luego a través del rotor central y finalmente sale por el último (el rotor más lento). Por lo tanto, cuando se presiona la letra “L”, el rotor rápido gira una muesca, cambiando el número en el medidor al lado. Después de completar una revolución del rotor rápido, se activa una rotación de muesca del rotor central.


Te va a sorprender: ¿Una mujer en la Fuerza aérea Nazi?


Una buena analogía para la Máquina Enigma, son las manecillas de un reloj; el rotor rápido es la manecilla de segundos, el del medio es la manecilla de los minutos, y el rotor lento es la manecilla de las horas. Cuando se completan los 60 movimientos de la segunda mano, la manecilla de los minutos se mueve una muesca; De manera similar, cuando se completan 60 movimientos de la manecilla de minutos, la manecilla de la hora se mueve una muesca.

Función del Reflector

El reflector toma la entrada y refleja la señal eléctrica para su viaje de regreso a través de los rotores. Hay dos posibles reflectores, cada uno de los cuales está cableado de manera diferente para que la letra de entrada se transforme en una letra diferente cuando se refleje hacia atrás. En nuestro ejemplo, estamos usando ‘Reflector F’, que convierte nuestra letra de entrada ‘L’ en la letra de salida ‘M’.

rotores electromecanicos de enigma
A través de de este sistema de rotores se encripta el mensaje y se desvía la señal emitida inicialmente. Cortesía: Wikimedia Commons

Es importante que la señal se codifique cuando se refleja, debido a la forma en que está diseñada la máquina Enigma: si ingresas el texto de cifrado, se obtiene el texto claro. Entonces, si la salida del reflector es la misma letra que su entrada cuando la señal pasa a través de los rotores, los interceptores de la señal solo descifrarán lo que ya estaba codificado y el receptor recibiría la carta original sin cifrar.

La señal reflejada vuelve ahora a través de los rotores, que funcionan exactamente de la misma manera en reversa. Entonces nuestra letra “M” pasa a través del rotor izquierdo y se convierte en “G”, que pasa a través del rotor central y se convierte en “R”, que luego pasa a través del rotor derecho y se convierte en “W”.

Salida final del mensaje

La señal permanece sin cambios cuando pasa de nuevo por el rotor estático (conectando contactos a los cables), antes de que pase a través del tablero -aquí la señal se deja nuevamente como está si no hay enchufe, o cambia si la letra ‘W’ es conectado a otra letra. En nuestro caso, la ‘W’ está conectada a la letra ‘G’, por lo que nuestra salida de clavija es ‘G’.


Es genial: ¡El futuro de las criptomonedas es ahora!


La última parada es la lámpara, donde la salida del tablero está conectada a la lámpara correspondiente para esa letra. En nuestro ejemplo, la letra ‘G’ se ilumina, lo que significa que la letra original ‘L’ está encriptada como ‘G’

Al elegir una configuración básica para la máquina, hubo una elección entre los 60 pedidos de ruedas posibles, los 17.576 ajustes de timbre para cada pedido de ruedas y más de 150 millones de emparejamientos de letras (lo que permite seis letras autoestiradas). Entonces, el número total de claves diarias posibles fue de aproximadamente 159 millones de millones. En cada una de estas configuraciones, la máquina tenía un período de 16.900 (26 x 25 x 26) chasquidos antes de que el mecanismo volviera a su posición original.

plano de enigma
A través de este plano se explica el mecanismo de salida del mensaje y las piezas que participan en el proceso. Cortesía: Wikimedia Commons

Para un ser humano normal que trabaja sin la ayuda de máquinas, tomaría cientos de años pasar por todos estos ajustes posibles, y todavía no habría garantía de éxito. Obviamente, no se puede tomar tanto tiempo para decodificar un mensaje en el teatro de guerra, dado el hecho de que el ejército nazi cambiaba la configuración de la máquina cuando el reloj daba las 12 cada día a la medianoche. ¡Todo lo que tenían los aliados para trabajar eran unas exiguas 24 horas para recorrer billones de millones de configuraciones posibles para decodificar un solo mensaje!

La Bomba de Turing: Como los aliados destruyeron a Enigma

Durante varios años al comienzo de la guerra, los Aliados no pudieron encontrar un defecto en el código Enigma. Habían capturado varias máquinas Enigma, así como también obtenido la hoja de código ocasional, pero necesitaban descifrar el cifrado. Afortunadamente, algunas elecciones pobres por parte de los nazis permitieron a los criptógrafos en Bletchley Park descubrir una debilidad en el código Enigma.

mansion de Bletchey Park enigma
En esta mansión de Bletchey Park era donde los aliados desencriptaban los mensajes de Enigma. Cortesía: Wikimedia Commons

Para garantizar una encriptación muy fuerte, los nazis agregaron una placa de conexión a sus máquinas militares Enigma -una antigua asignación de estilo telefónico entre pares de letras- esencialmente intercambiando dos letras antes de ser enviadas a los rotores para el cifrado. Esto agregó una gran cantidad de redundancia matemática al Enigma (catapultando las posibles configuraciones iniciales en los trillones), pero también permitió que se descubriera una debilidad importante.


Es genial: Computadoras cuánticas: Descifrarán estos códigos en instantes


Debido a la forma en que se diseñó Enigma, era imposible que un mensaje fuera codificado (pasar por el proceso de encriptación) dentro de sí mismo: un cierto mensaje siempre tenía que dar como resultado un cierto otro mensaje diferente. Ahora bien, esta falla permitió, a través de una gran cantidad de pruebas y errores, la deducción de algunas posiciones de los conectores, y así extrapolando las posiciones de los demás, y suponiendo que no haya ningún problema (como el que señalen dos enchufes a la misma letra, en cuyo caso se intentaría otra hipótesis) se podría forzar las posiciones de los enchufes, sin tener que probar todas las opciones posibles.

Sin embargo, los Aliados necesitaban descifrar los mensajes del alemán todos los días, por lo que tuvieron que crear un dispositivo para automatizar este proceso para ellos. Y allí dio su aparición la Bomba de Turing.

Diseñada por Alan Turing, la Bomba fue diseñada como un equipo capaz de emular varios centenares de rotores Enigma, además de funcionar como un circuito eléctrico lógico para automatizar las deducciones necesarias para descartar posibles intentos fallidos. En 1941, los británicos habían construido 12 Bombas operativos, pero en 1944 tenían más de 150, rompiendo una variedad de mensajes alemanes. Los nazis “tenían la amabilidad” de transmitir un informe meteorológico todas las mañanas encriptado por el código Enigma, una transmisión que se hacía diariamente en el mismo formato, que los británicos podían descifrar y revelar los ajustes de Enigma utilizados ese día.

The Turing Bombe in Action – Bletchley Park – 28th July 2012

Puesta en marcha de la Bomba de Turing que nos hace entender su funcionamiento

Finalmente, los alemanes cambiaron a una variedad de diferentes máquinas Enigma, de hasta 4 o 5 máquinas de rotor, así como mensajes de doble cifrado, sin embargo, los rompedores de código británicos a menudo descifraban estos mensajes con bastante rapidez. Los propios británicos tomaron el concepto del cifrado Enigma, lo mejoraron y solucionaron el problema de las letras que no podían encriptarse en sí mismas. Los alemanes habían intentado descifrarlo, pero lo creían imposible ya que era incluso más sofisticado que el propio Enigma.

Enigma sigue permaneciendo como una referencia en Criptografía

Hoy por hoy la mejor forma de descifrar a Enigma sigue siendo el método de la Bomba de Turing. Sin embargo, ya no son máquinas que ocupan el espacio de una habitación grande sino que son solo softwares de encriptación.


Debes saber: Venezuela si participó en la Segunda Guerra Mundial


El proyecto “Breaking German Navy Ciphers” fundado por Michael Hörenberg en 2012 tiene como objetivo romper los mensajes de radio originales, que fueron codificados con la famosa máquina de cifrado Enigma alemana. Hasta ahora, han logrado descifrar más de 60 mensajes originales de Enigma I M3 y M4 de la Segunda Guerra Mundial. Muchos de estos mensajes nunca se habían roto antes, así que es un privilegio leerlos por primera vez en la historia.

criptografia es el futuro
La criptografía es el futuro de la tecnología y promete impactar de manera positiva en nuestra calidad de vida. Cortesía: Pixabay

Los usuarios que desean formar parte de este proyecto deben ceder el espacio de inactividad de su PC y automáticamente el software se conectará a un servidor común y aportará su poder de cálculo convirtiéndose en parte de un ejército cibernético que es capaz de desencriptar el mensaje de Enigma (tal cual como un pool de minería de bitcoins)

Enigma sigue siendo hoy por hoy 70 años luego de su invención una referencia activa en criptografía. Sigue siendo difícil resolver su código y es la base de los actuales códigos de encriptación que configuran la parte fundamental de la tecnología blockchain y criptomonedas que formarán parte de nuestro futuro inmediato y renovarán nuestra forma de hacer transacciones y contratos de todo tipo en todo el mundo lo que sería la revolución tecnológica del siglo XXI.

Descifrando a Enigma: La criptografía Nazi
5 (100%) 1 vote

  •  
    1
    Share
  • 1
  •  
  •  
  •