5 Ejemplos de Acciones de Cultura Ecológica

Hablar de cultura ecológica nos remite a la idiosincrasia que profesa la porción de la sociedad que aboga por la preservación del medio ambiente, por ella la gente participa en la edificación de una correspondencia idónea entre su sociedad y el ambiente. Mediante esta cultura se desarrollan conceptos, actitudes y capacidades de accionar las cuales conllevan a vislumbrar, valuar y transformar las relaciones entre una sociedad y la ecología. El contenido que trae la cultura ecológica es tan extenso que existe una disciplina de la antropología llamada “Ecología cultural”, la cual estudia las relaciones entre una sociedad específica o particular y su medio ambiente. Esto quiere decir que observa y describe las formas de vida de los individuos de cada una de las distintas sociedades y como es su adaptabilidad y relación con los ecosistemas que contribuyen a la cimentación de sus modos de vida.

Dicha observación se puede realizar de dos formas: diacrónicamente (revisando o explorando comunidades que existieron tiempos pasados), o también se puede realizar sincrónicamente (valorando un conjunto social actual y los elementos que los componen). El argumento que da cabida a estas indagaciones y que se convierte en el objetivo central es la idea de que el medio ambiente, a pequeña escala o para sociedades de subsistencia dependientes en parte de él, es un factor principal que ayuda a la configuración organización social y a la conformación de las instituciones humanas en general. En particular se evalúan aquellas relacionadas con la distribución de la riqueza y el poder en una sociedad.

Actividades cotidianas relacionadas a la cultura ecológica

Las acciones o actitudes  para evitar el detrimento de la madre tierra son múltiples y los ecologistas (personas que laboran por el cuido del medioambiente) actúan bajo la premisa de garantizarle a las generaciones futuras un mundo sustentable, pero no se logran reunir los esfuerzos suficientes, es por eso que a contracción enumeramos algunas actividades simples relacionadas a la cultura ecológica:

1. Raciona el agua:

se debe valorar cualquier gota de agua que se dispensada por una llave, grifo y/o regadera, ya que poseerla es sinónimo de poseer un gran, gran privilegio, puesto que un sinfín de personas en el mundo no tienen acceso a ella por un sistema de tuberías convencional. Esta realidad hace que en diversas zonas la búsqueda de agua sea una baraka verdadera.

El dato anterior es tan real que en algunos países las personas pueden pasar días y hasta meses sin acceso al agua potable, por lo que cuando llega deben almacenarla obligatoriamente  porque se vuelve a ir, y no saben cuándo regresará. En otros casos, los individuos se ven forzados a caminar extensas cantidades de kilómetros para sacar agua de un pozo, colector o dique-toma comunitario y cargar con lo que puedan de regreso a sus casas. El agua es un recurso natural no renovable, es decir, se desconoce por cuánto tiempo más los seres humanos podrán disfrutar de ella. Es por ello que los individuos deben ser más consientes con el uso que se hace del agua, y es que hay muchas maneras de ahorrarla, por ejemplo:

  1. No dejes corres el agua de grifo mientras te cepillas los dientes.
  2. mientras te enjabonas en la ducha, cierra la llave.
  3. Asegúrate de que al terminar el aseo personal la llave quede bien serrada y no se escape el agua.
  4. Restringe el uso de la lavadora.

2. Emplear y reusar objetos y envases biodegradables:

en las últimas décadas se ha vuelto común los elementos portátiles amigables  con los movimientos ecologistas, con el objeto principal de que no tiremos desperdicios y en caso de que se tenga que tirar a la basura estos sean biodegradables y no perjudiquen los ecosistemas. En este ámbito resaltan ejemplos como:

  1. Las bolsas ecológicas, las cuales son muy buena opción al comprar en el supermercado para dejar de utilizar bolsas plásticas. Mientras menos se utilicen los plásticos las industrias se darán cuenta que ya no son un producto rentable y dejarán de fabricarlos en masa y llegará un momento que se tendrán que dejar de fabricar productos con plástico.
  2. En diferentes locales comerciales con una visión ecologista se pueden conseguir implementos como popotes o pitillos a base bambú, de semilla de aguacate o de un material más resistente para que pueda ser lavable y reusable y con ello no contaminar.
  3. También hay recipientes que se ajustan a cualquier tamaño donde, al comprar un producto ya sea helado o bebidas en la calle que requieran de desechables, puedes sacar tu envase y le ahorres al vendedor y al planeta más desperdicio.
  4. Compra botellas de refresco retornables.

Acciones para cuidar el ambiente

3. Consumir alimentos orgánicos:

esta acción nos da seguridad de que no se explotaron ni hubo maltrato hacia los animales ni a la tierra para obtener el producto, ya que el principal objetivo es proteger el medio ambiente y que se respete el equilibrio natural. Es importante precisar que las empresas o pequeños productores que venden alimentos orgánicos deben de estar certificados de acuerdo a las normativas vigentes de cada país o región geográfica. Además de lo antes expuesto, al comer insumos orgánicos no solamente se está ayudando a nuestro planeta, estaremos consumiendo productos de calidad sin conservantes que mejorarán nuestra salud y ayudará a que evitemos enfermedades originadas por la ingesta de alimentos procesados y con una alta cantidad de químicos conservantes.

4. Reducir el uso de vehículos particulares contaminantes:

existen en el mundo varias alternativas para evitar el uso de medios de transporte con combustibles fósiles contaminantes, desde los más análogos como las bicicletas hasta los más sofisticados como los autos eléctricos o los que poseen paneles solares, pero incluso usar el transporte público en vez de un auto particular pude ser un aporte para aminorar la huella de carbono.

5.Hacer compostas:

abonar la tierra con el producto de los desechos orgánicos que se generan en una composta es una actividad que se compenetra mucho con la cultura ecológica.

Conclusión

Poseer cultura ecológica es una manera de demostrar aprecio por la vida, y no por la vida del planeta en sí, sino por la vida de la raza humana, de forma que esta cultura va más allá que dejar de tirar basura o publicar imágenes de animales en peligro de extinción en redes sociales y otras actividades superficiales. Se trata de tener una conciencia ecológica al cien por ciento, cuyas acciones nazcan de manera de  involucrar por completo en cada decisión que la persona emprenda, por ejemplo: que los productos que se compren no contaminen y que su manufactura no haya dañado a la naturaleza, que no damnifiquen la compasión del agua, el aire o el suelo, y si se compran no lo tiren ya que se puede reusar o reciclar. Algunas personas piensan que es necesario plantar un árbol o donar grandes cantidades de dinero para rescatar un ecosistema y realmente hay contribuciones mucho más sencillas que cualquiera puede aplicar sin invertir gran cantidad de tiempo. Todos podemos aportar granito de arena con decisiones muy fáciles de tomar durante el día en pro de nuestra propio hábitat.

Artículo anterior50 Mejores Frases de Amor Anime
Artículo siguiente6 Diferencia entre texto continuo y discontinuo (+ Ejemplos)
Estudiante de medicina (ULA), escultor y trovador. Redactor y Editor.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí