Ejemplos de ecosistemas

Un ecosistema es un sistema biológico constituido por los organismos que lo habitan (biocenosis) y el medio físico donde se relacionan (biotopo). Según la interacción, el mismo medio se ve modificado y es adaptado para la vida de otros organismos, por lo que se desarrolla una especie de equilibrio entre cada uno de los organismos que habitan un espacio geográfico que cumple las características adecuadas para ellos.

En este artículo te enseñaremos algunos ejemplos de ecosistemas y los tipos que existen, siendo estos: el bosque templado, el bosque lluvioso tropical, el desierto, la tundra, la pradera, el bosque boreal, el chaparral y el océano.

Advertisement

Ecosistema oceánico

En referencia al ecosistema acuático, es el de mayor presencia en el mundo, que a su vez se divide en biomas marinos y de agua dulce.

El primero es el de mayor envergadura, ocupando hasta un 70% de la superficie terrestre y, a pesar de estar lleno de vida, en “concentración” hay pocos vertebrados. Se toma en cuenta que los tipos de especies son que lo integran son muy variados y, por lo general, se distribuyen entre las diferentes profundidades, siendo los más pequeños los que habitan las profundidades abisales. Además destacan algas marinas, arrecifes de coral, fumarolas y una gran cantidad de microorganismos.

Ejemplos de ecosistemas marinos

Por otro lado, el ecosistema de agua dulce difiere mucho al marino, en primer lugar ocupan poco espacio y está compuesto por ríos y lagos. Asimismo, hay subdivisiones en este ecosistema: lénticos, tóticos y humedales. Los primeros compuestos por lagos y estanques, los segundos por ríos y los humedales son ecosistemas saturados de agua. Por ausencia de espacio, los vertebrados que habitan este ecosistema son de mediano a pequeño tamaño, a diferencia de los gigantes que pueden habitar en el océano.

Ecosistema desértico

Son ecosistemas hostiles, con flora y fauna escasa, donde característicamente la frecuencia de las precipitaciones es menor. Los animales de gran tamaño son incompatibles para subsistir en estos espacios, debido a la poca disponibilidad de recursos vitales. La flora se caracteriza por cactus y algunos arbustos de hojas finas. En cuanto a la vida animal, reptines, algunas aves y mamíferos pueden adaptarse, mediante mecanismos muy precisos, a la vida en este ecosistema o en sus adyacencias donde haya una fuente cercana de alimentos y agua. Pese a lo que se cree, no todos los desiertos son cálidos, en algunos de ellos predominan las bajas temperaturas.

Ecosistema desértico

Ecosistema del bosque lluvioso tropical

Es un ecosistema donde predominan las precipitaciones, más que en cualquier otro, con la cualidad de que la temperatura casi no varía, por lo que se percibe una temperatura calurosa y un ambiente húmedo. Casi toda la extensión que abarca está compuesta de árboles altos, permitiendo que pase muy poca luz solar entre sus hojas, lo que no permite que se desarrolle vegetación de bajo tamaño y que la humedad sea retenida con mayor facilidad.

Bosque lluvioso tropical

Que la dificultad para penetrar la luz solar no les engañe, pues en este territorio que representa apenas un 6% de la superficie terrestre contienen incontables especies de árboles, casi un 80% del total identificadas a nivel mundial.

Por su diversidad de plantas es hogar de muchas especies animales, tanto herbívoras como carnívoras, que están perfectamente adaptadas al ambiente cálido y húmedo.

Ecosistema del bosque templado

Son aquellos ubicados en las zonas con clima templado, se distribuyen en latitudes medias en terreno montañoso. Existen a groso modo dos tipos de árboles en estas zonas, aquellos que pierden sus hojas en invierno (caducifolios) y aquellos que la mantienen todo el año (coníferas). La vida vegetal puede subsistir en climas fríos, incluso cuando hay nieve. Si se desarrolla o no el bosque depende directamente de la disponibilidad de agua, más que de la temperatura misma. Cuando la cantidad de agua es insuficiente, en vez de un bosque templado se encontraría una pradera.

Bosque templado
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La fauna que en ellos habita varía según la estación del año, por lo que muchas especies emigran o hibernan durante el invierno, mientras otras permanecen haciendo vida en las hostiles temperaturas.

Ecosistema de la tundra

Se caracteriza por presentar un subsuelo helado y falta de vegetación de árboles naturales, aunque se pueden encontrar árboles en la tundra, estos han sido sembrados por la mano humana. Es el ecosistema más frío del planeta, por lo que se encuentra en zonas cercanas a los polos. Su aspecto es característico, pues su superficie y la corta vegetación son cubiertas por nieve.

Una quinta parte de la superficie terrestre corresponde a este ecosistema. Al estar distribuida en regiones tan separadas una de otras, el paisaje, vegetación y fauna varía entre los diferentes tipos de tundras que existen: la ártica, la alpina y la antártica.

Tundra fauna 1

Por su ubicación solo existen dos estaciones del año, invierno y verano, siendo el invierno más largo por su ubicación geográfica. En los meses más cálidos la temperatura puede rondar los 5ºC, mientras en los meses fríos puede bajar más de -20ºC.

Ecosistema de la pradera

Están constituidas por herbazales de climas templados entre semiáridos y húmedos, con estaciones cálidas y marcadamente frías. Este ecosistema puede encontrarse en las llanuras de Norte América, la Pampa Suramericana, las praderas sudafricanas, las estepas de Asia y las sabanas del sur de Australia.

En las praderas templadas pueden existir más de 50 variedades de plantas, mientras en las tropicales pueden encontrarse alrededor de 200. Habitan además una gran cantidad de especies animales herbívoras y aves, además de una amplia variedad de flora.

Ecosistemas del mundo

Este ecosistema se ha visto alterado para convertirse en áreas de producción de cereales como trigo, maíz y otros granos, debido a que su nivel de precipitación y nutrientes de sus tierras son los más adecuados para el cultivo de estos alimentos.

Ecosistema del bosque boreal

El también conocido como bioma taiga, es un bosque de coníferas frondoso y fresco que se encuentra en las regiones norteñas de Rusia, Europa, Canadá y Alaska, se encuentra ubicada entre la tundra y la estepa (pradera).

Al encontrarse entre dos ecosistemas comparte temperaturas similares a ambos según la cercanía a estos. Es decir, la zona más cercana a la tundra contempla climas más fríos, mientras aquellos cercanos a las estepas cuentan con un clima más cálido, con la cualidad de que se mantiene siempre fresco. Tiene una alta concentración de humedad, aunque por su clima frío, la percepción es muy diferente al de los bosques lluviosos tropicales. Además de que la descomposición de la materia orgánica se produce lentamente por las bajas temperaturas.

Bosque boreal

Se puede encontrar gran variedad de animales habitantes de la taiga, como el lobo, los alces, el zorro, el lince, el oso pardo, en gato montés, ardillas, ciervos, entre otros. En cuanto a las aves, los más representativos son el búho y el halcón, mientras en verano persiste una gran variedad de insectos. Algunas de estas especies emigran o hibernan en las épocas más frías del año.

Ecosistema del chaparral

Está caracterizado por arbustos verdes de raíces profundas y hojas pequeñas y duras, especialmente adaptados para soportar períodos de sequía extrema. Puede dividirse en tres tipos, costeros, intermedios y de altitud. Como su nombre lo indica, el primero se encuentra cerca de las costas, en cañones y cañadas, el chaparral intermedio se halla más hacia la parte continental y el de altura se encuentra a unos 800 msnm y se encuentra en el límite con el bosque de coníferas. Cuenta con un clima mediterráneo, a temperatura media con inviernos húmedos y veranos secos y cálidos.

Este ecosistema puede encontrarse en California (EEUU), Chile central, en la región del Cabo en Sudáfrica y al suroeste de Australia.

Chaparral

El planeta tierra no solo es maravilloso sino además sorprendente. Tomando en cuenta que muchas especies aún no han sido descubiertas o descritas, que todavía existen territorios no explorados como las profundidades oceánicas y que la naturaleza cambia conjuntamente para adaptarse a cada situación, donde la especie antes predominante ha sido reemplazada por otra más adaptada a la situación, sin dunda alguna podemos afirmar que queda mucho por conocer, mucho que aprender y, lo más importante, mucho que aprender a amar y cuidar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.