20 Ejemplos de Equidad de Género en la Escuela

La equidad de género en la escuela ha tenido un auge durante los últimos tiempos. Consiste en que tanto hombres y mujeres, en este caso; niños, niñas y adolescentes tengan las mismas oportunidades. ¿Cómo puede implementarse la equidad de género en la escuela? Procrastina fácil en esta oportunidad te dará algunos ejemplos para que los implementes en tu aula y así crear oportunidades de desarrollo de forma más equitativa entre los alumnos de ambos sexos.

Cómo evitar la discriminacion entre compañeritos escolares

  1. Uso del lenguaje. Es importante que en el aula se use un lenguaje que fomente la convivencia entre los niños y las niñas y que esté libre de estereotipos. En este sentido, se puede motivar a las niñas y a los niños a fomentar el respeto uno por el otro usando palabras como gracias, por favor; y animando a evitar aquellas que puedan ser despectivas e hirientes.
  1. Evitar los estereotipos. En muchos libros de texto se representa a las mujeres como amas de casa y a los hombres como los que salen a trabajar. Es importante evitar este tipo de estereotipos, por eso es aconsejable un juego de inversión de roles para derrumbar estos estigmas.
  1. Participación equitativa. De eso se trata, precisamente, la equidad de género. Es necesario fomentar en el salón de clase la participación de niños y niñas. Por lo general se les suele dar prioridad a los niños. Por eso, implementar un sistema de participación plural basado en el respeto será beneficioso para todos.
  1. Actividades inclusivas. En ocasiones se suele separar a ambos sexos para que realicen actividades que se consideran apropiadas para cada uno. En vez de esto, fomentar la participación de todos en dichas actividades contribuirá, no solo a la inclusión, sino que tanto niños y niñas aprendan diferentes habilidades, así, en vez de separar a los niños a que hagan educación física, y las niñas manualidades, incluir a ambos grupos en dichas actividades.
  1. No fomentar las divisiones. A veces surge la tendencia en crear grupos, o separar a los niños de las niñas. En vez de esto, es recomendable que se mezclen para que interactúen y forjen diferentes relaciones interpersonales.
  1. Implementar normas equitativas. Las normas deben favorecer a ambos y no ser discriminatorias. Los niños y las niñas deben seguir las mismas reglas en el aula de clase y comprenderlas para que puedan acatarlas.
  1. Crear juegos que sean equitativos. Algunos de los juegos pueden ser excluyentes. Para evitar esto, se pueden adaptar o implementar otros en donde la participación sea por igual y todos puedan disfrutarlos. 
  1. Prevenir el acoso escolar. Tanto niños como niñas sufren de acoso escolar, ya sea por parte de otros niños e incluso por los mismos profesores. Es importante hacerles saber que este es un problema grave y que nadie debería menospreciar a otros. Sería bueno tomar un tiempo de la clase para abordar este tema y si es posible, identificar a los acosadores para ayudarles a corregir su conducta.
  1. Fomentar la tolerancia y el respeto. Son valores fundamentales que pueden ayudar a los pequeños a ser más conscientes sobre este tema, y así ayudarlos por regirse por valores que contribuirán a su crecimiento integral.
  1. Visibilizar el trabajo de las mujeres. En las escuelas siempre se enseña lo que los hombres han logrado, pero se tiende a visibilizar el trabajo de las mujeres. Por eso sería bueno incluir a algunas mujeres que han logrado hacer la diferencia, como científicas, artistas, astronautas, entre otras.
  1. Crear oportunidades para la participación e integración. Como se dijo anteriormente, los niños deben derribar las barreras que pueden crear prejuicios, por eso sería bueno que se organizaran grupos de estudio donde los integrantes sean de ambos sexos.
  1. Concientizar a los padres. Si bien en el aula es importante que los niños interactúen y eviten los prejuicios, la labor principal está en casa. Orientar a los padres sobre conductas discriminatorias y estereotipadas contribuirá a que ellos también ayuden a sus hijos a evitar este tipo de conductas.
  1. Oportunidad de participación. Muchas veces a las niñas se les interrumpe para corregirlas y sucede con más frecuencia que con los niños. Es una conducta que se debe evitar en el aula de clase. Por otro lado, las palabras de ánimo y una corrección asertiva y positiva ayudarán a todos a crecer y reforzar su autoestima.
  1. No crear limitaciones. A veces los profesores tienen la tendencia, a veces sin querer, de limitar a los alumnos a que no pueden realizar ciertas actividades. Si por el contrario, se anima a todos por igual a realizar diferentes actividades se crea la posibilidad de contribuir con el desarrollo de sus propias capacidades, ya sea en sentido físico o intelectual.
  1. Orientar a los docentes. Para que los docentes puedan propiciar la equidad de género deben prepararse y adquirir herramientas que los ayuden a promover prácticas inclusivas y evitar aquellas que son discriminatorias.
  1. Evitar expresiones sexistas. Es importante que en la interacción en el aula los niños puedan sentirse cómodos y seguros, por eso los comentarios sexistas, ya sea por parte de algún alumno o de los mismos docentes, deberían corregirse.
  1. Los valores no solo deben fomentarse en la escuela, también deben fomentarse en la comunidad, en los espacios públicos y en el hogar.
  1. Felicitar al grupo cuando se logran las metas en común es un paso importante para la inclusión, reconocer el trabajo individual y grupal será importante para su desarrollo.
  1. Prestar atención. Es algo fundamental que todos los adultos deben hacer si algún niño o niña sufre de discriminación. En estos casos deben tomarlo con la seriedad debida y tomar las medidas para evitar y corregir este tipo de comportamientos.
  1. Educar y transmitir valores es uno de los trabajos importantes que se hacen en el salón de clase. Idear estrategias para incluir a todos y ser equitativos en la educación ayudará al crecimiento integral tanto de los niños y las niñas y derribar las barreras que impiden el crecimiento y desarrollo integral de ambos.

La escuela es un lugar donde los niños y las niñas deben sentirse bien. Fomentar la equidad de género ayudará a los niños a ser comprensibles y sensibles ante cualquier circunstancia que suceda en su entorno, aprenderán a no discriminar ni ver a sus compañeras como personas débiles. También se pueden derrumbar estereotipos y así, podrán crecer con valores y conciencia de lo que sucede en su entorno.

Artículo anterior8 Mejores Páginas para ver MLB en vivo
Artículo siguiente120 Nombres para duendes
Estudiante de medicina (ULA), escultor y trovador. Redactor y Editor.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí