7 Ejemplos de Escritores de Libertad

Para comenzar es importante recalcar que la libertad cuenta con un alcance enorme el cual afecta a sus diferentes significados y los aspectos que involucra el concepto mismo, la libertad es definida como un valor que guía la conducta del ser humano, puede ser considerada como un derecho fundamental en la vida de toda persona, así como también un ideal que inspira a la mejoría y superación personal. Es la facultad natural que tiene el hombre de obrar de una manera o de otra, por lo que es responsable de sus actos y es aplicable en una amplia variedad de escenarios como por ejemplos libertad de opinión, de pensamiento, financiera, de religión, entre muchas otras.

El tema ha sido abordado por muchos artistas, poetas, escritores, políticos y profetas desde hace siglos, dándonos diferentes puntos de vista sobre un concepto tan amplio y universal. En esta oportunidad en Procrastina Fácil te traemos una recopilación de escritos realizados por diferentes autores sobre la libertad y sus significados.        

Escritores de libertad

1. Libertad (Frida Khalo)

Libertad es ser quien soy y no lo que los demás esperan que yo sea. Incluye mi libertad de decidir donde quiero estar en cada momento.

Libertar es pensar lo que pienso y no necesariamente lo que debería sentir, o lo que otros hubieran sentido, o lo que esperan que yo sienta.

Libertad es correr los riesgos que yo decida a correr, siempre y cuando esté dispuesta a afrontar por mi misma los costos de dicho riesgo. 

Libertad es salir al mundo a buscar lo que yo creo que necesito, en lugar de vivir esperando que otro me dé el permiso para conseguirlo… Fallar es temporal, rendirse es permanente.   

2. Fragmentos de las cartas de Abraham Lincoln sobre libertad

“Muy señor mío: Saludamos al pueblo americano con motivo de la reelección de Ud. por una gran mayoría. Si bien la consigna moderada de su primera elección era la resistencia frente al poderío de los esclavistas, el triunfante grito de guerra de su reelección es: ¡muera el esclavismo!

Desde el comienzo de la titánica batalla en América, los obreros de Europa han sentido instintivamente que los destinos de su clase estaban ligados a la bandera estrellada. ¿Acaso la lucha por los territorios que dio comienzo a esta dura epopeya no debía decidir si el suelo virgen de los infinitos espacios sería ofrecido al trabajo del colono o deshonrado por el paso del capataz de esclavos?”

“Este es un mundo de compensación; y el que no quiera ser esclavo, debe consentir en no tener esclavos. Los que niegan la libertad a los demás, no la merecen para sí mismos; y, bajo un Dios justo, no puede retenerlo por mucho tiempo.”

3. Libro 11 Minutos (Paulo Coelho)

Durante toda mi vida he entendido el amor como una especie de esclavitud consentida. Pero no es así, la libertad solo existe cuando existe el amor, quien se entrega totalmente, quien se siente libre, ama al máximo.

Y quien ama al máximo se siente libre. Pero en el amor, cada uno de nosotros es responsable por lo que siente, y no puede culpar al otro por eso. Nadie pierde a nadie, porque nadie posee a nadie, y esa es la verdadera experiencia de la libertad. Tener lo más importante del mundo sin poseerlo.    

4. Fragmentos del Manifiesto de Cartagena (Simón Bolívar)

“De aquí vino la oposición decidida a levantar tropas veteranas, disciplinadas y capaces de presentarse en el campo de batalla, ya instruidas, a defender la libertad con suceso y gloria. Por el contrario, se establecieron innumerables cuerpos de milicias indisciplinadas, que además de agotar las cajas del erario nacional con los sueldos de la plana mayor, destruyeron la agricultura, alejando a los paisanos de sus hogares, e hicieron odioso el gobierno que obligaba a éstos a tomar las armas y a abandonar sus familias”.

“Debemos considerar también el estado actual del enemigo, que se halla en una posición muy crítica, habiéndoseles desertado la mayor parte de sus soldados criollos; y teniendo al mismo tiempo que guarnecer las patrióticas ciudades de Caracas, Puerto Cabello, La Guaira, Barcelona, Cumaná y Margarita, en donde existen sus depósitos; sin que se atrevan a desamparar estas plazas por temor de una insurrección general en el acto de separarse de ellas. De modo que no sería imposible que llegasen nuestras tropas hasta las puertas de Caracas, sin haber dado una batalla campal.

Es una cosa positiva, que en cuanto nos presentemos en Venezuela, se nos agregan millares de valerosos patriotas, que suspiran por vernos aparecer, para sacudir el yugo de sus tiranos, y unir sus esfuerzos a los nuestros en defensa de la libertad”.

5. Escritos realizados por Albert Camus sobre la libertad

“La única manera de lidiar con este mundo sin libertad, es volverse tan absurdamente libre, que tu mera existencia sea un acto de rebelión” “Sin libertad no hay arte; el arte vive solo de las restricciones que se impone a sí mismo, y muere de todas las demás”.

“La libertad no es más que la oportunidad de ser mejor”.

Búsqueda constante de la libertad

6. Versículos de la Biblia sobre la libertad

  • Gálatas 5:1 “Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud”.
  • Gálatas 5:13 “Porque vosotros, hermanos, a libertad fuisteis llamados; solamente que no uséis la libertad como ocasión para la carne, sino servíos por amor los unos a los otros”.
  • 2 Corintios 3:17 “Porque el Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad”
  • Juan 8:31-32  “Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en él: Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres”.
  • Lucas 4:18 “El Espíritu del Señor está sobre mí, Por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; A pregonar libertad a los cautivos, Y vista a los ciegos; A poner en libertad a los oprimidos”.

7. Poemas sobre libertad

  • Los Rojos (de Manuel Reina)

Retruena el tambor; la turba avanza terrible el rostro y la mirada fiera; flota, teñida en sangre, la bandera; silba el ronco fusil; cruje la lanza.

La multitud, sedienta de venganza, crímenes va sembrando por do quiera; convierte al pueblo en colosal hoguera y se entrega, iracunda, a la matanza.

-¡Viva la libertad! la turba grita, cuando, furiosa, al mar se precipita y todo cuanto ve quema y destruye…

¡Oh libertad! ¡Oh libertad sagrada! ¡Maldita sea la hueste degradada que tu precioso nombre prostituye.

  • La Libertad (de Francisco Sosa Escalante)

En vano el tiempo sin piedad consuma Su eterna destrucción y al hombre arroja al no ser, y arrástrale cual hoja de arbusto débil, ó cual leve pluma.

 Hay algo que no muere entre la bruma del negro olvido, y á que no acongoja de la nada el temor, ni se despoja Jamás del manto de su gloria suma:

¡La santa Libertad! la noble idea de la conciencia luz, que resplandece entre el humo y fragor de la pelea;

 ¡La santa Libertad! árbol que crece y al elevar su copa gigantea al hombre abrigo bienhechor ofrece.

  • A la libertad (de Manuel del Palacio)

Brotaste como Venus de la espuma, y el gaditano mar te dio su arrullo; cual flor que abre á la aurora su capullo, así te vi nacer entre la bruma.

Águila excelsa de rizada pluma ya el firmamento cruzas con orgullo, y de miles de labios el murmullo tu gloria canta y tus milagros suma.

¿En vez de las encinas y las palmas en nido oscuro que labró tu anhelo tu dicha escondes y tus penas calmas?

Despierta, libertad; alza tu vuelo; nido mejor te ofrecen nuestras almas y has de subir con ellas hasta el cielo.

  • Los Orientales (de Idea Vilariño)

De todas partes vienen, sangre y coraje, para salvar su suelo los orientales; vienen de las cuchillas, con lanza y sable, entre las hierbas brotan los orientales.

Salen de los poblados, del monte salen, en cada esquina esperan los orientales.

 Porque dejaron sus vidas, sus amigos y sus bienes, porque es más querida la libertad que no tienen, porque es ajena la tierra y la libertad ajena y porque siempre los pueblos saben romper sus cadenas.

Eran diez, eran veinte, eran cincuenta, eran mil, eran miles, ya no se cuentan. Rebeldes y valientes se van marchando, las cosas que más quieren abandonando.

 Como un viento que arrasa van arrasando, como un agua que limpia vienen limpiando. Porque dejaron sus vidas…

  • A la Cruz (de Santa Teresa de Jesús)

CRUZ, descanso de mi vida, Vos seáis la bienvenida.

 Glosa

 ¡Oh, bandera, en cuyo amparo El más flaco será fuerte! ¡Oh vida de nuestra muerte Qué bien la has resucitado! Al león has amansado. Pues por ti perdió la vida, Vos seáis la bienvenida.

Quien no os ama está cautivo Y ajeno de libertad; Quien a vos quiere llegar No tendrá en nada desvío. ¡Oh dichoso poderío, Donde el mal no halla cabida! Vos seáis la bienvenida.

 Vos fuisteis la libertad De nuestro gran cautiverio: Por vos se reparó el mal Con tan costoso remedio; Para con Dios fuisteis medio De alegría sin medida: Vos seáis la bienvenida.

  • La Bijirita (de Joaquín Nicolás Aramburu)

Hay en mi Cuba un pobre pajarillo que vive libremente en la espesura; no seduce con trinos de ternura ni ostenta plumas de variado brillo.

Volando de la jagua al mamoncillo solo su amada libertad procura; que él no puede vivir en jaula oscura ni llevar en el pie dorado grillo.

Cuando un infame aprisionarlo quiere, tras el alambre el infeliz se agita y pocas horas de tristeza muere.

¡Oh, sí! Yo quiero ser la bijirita: que a mí también la esclavitud me hiere, mi paz enturbia, y mi ilusión marchita.

Artículo anterior5 Formas de copiar subtítulos de YouTube
Artículo siguienteQué son los gastos suplidos + 10 ejemplos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí