El cannabis podría revertir el envejecimiento del cerebro

El rendimiento del cerebro decrece a medida que ocurre el envejecimiento de forma natural, pero una importante investigación podría estar en vía de lograr revertir este proceso.


Investigadores de la Universidad de Bonn de Alemania en colaboración con la Universidad Hebrea de Jerusalén, han probado el efecto de la administración de cannabis en ratones jóvenes y ratones de avanzada edad, observando que estos últimos presentan una reactivación en su actividad neuronal, restaurando el cerebro de los mismos a estados correspondientes al de los ratones jóvenes que no recibieron ninguna dosis de cannabis. Lo que podría, en un futuro, desarrollar estrategias para la lucha contra la demencia en ancianos.

El grupo de investigadores dirigidos por el Prof. Andreas Zimmer, quien es miembro del Instituto de Psiquiatría Molecular de la Universidad de Bonn, publicaron sus resultados en la revista Nature Medicine. Administraron dosis bajas de delta-9 tetrahidrocannabinol mejor conocido como THC, que es el principal constituyente psicoactivo del cannabis, a ratones de laboratorio tanto jóvenes como de edad avanzada. En el caso de los ratones jóvenes, obtuvieron una respuesta esperada a dicha estimulación, presentando una reducción en su respuesta neuronal.

marihuana y el envejecimiento del cerebro
La marihuana podría revertir el envejecimiento del cerebro

Luego de ser administrados con THC, los ratones jóvenes tuvieron dificultad a la hora de aprender la salida de un laberinto de agua a una plataforma segura escondida dentro del mismo. También tuvieron dificultad a la hora de reconocer a otros ratones ante los cuales ya habían sido anteriormente expuestos. Pero en el caso de los ratones de más avanzada edad, después de recibir el cannabinoide, mostraron mejoras en sus sistemas de aprendizaje y reconocimiento, comparables a aquellos ratones de apenas dos meses de edad.

Con respecto a este resultado sorprendente, el Prof. Zimmer afirma: “El tratamiento invierte por completo la pérdida de rendimiento en los animales viejos”. Estos resultados podrían plantear el escenario de que los cannabinoides pueden ser utilizados como moléculas anti-envejecimiento para el cerebro.

¿Cómo funcionan los cannabinoides en nuestro cuerpo?

Los cannabinoides incluyen una serie de compuestos que son biológicamente activos. Estimulan el sistema endocannabinoide (SEC), el cual constituye el propio sistema cannabinoide endógeno del cuerpo. Estos actúan como neuromoduladores que influyen en una importante variedad de procesos tales como: aprendizaje motor, la sensación de dolor, el aprendizaje motor y el apetito.

El investigador Ryan McLaughlin, perteneciente a la Universidad Estatal de Washington, afirma con respecto al sistema endocannabinoide lo siguiente: “Sabemos que la función primaria del SEC endógeno es tratar de preservar la homeostasis dentro de un circuito cerebral determinado. Funciona como un regulador interno; cuando hay demasiada actividad neuronal, los cannabinoides suprimen la actividad para prevenir la neurotoxicidad”. Este sistema posee receptores que son estimulados a partir de la acción de cannabinoides, como los producidos por el cuerpo mamilar en el cerebro y los cannabinoides de plantas provenientes de la planta de cannabis. Estos receptores son principalmente dos:

  • Receptor Cannabinoide de tipo 1 (CB1) : es un receptor que se encuentra principalmente en el sistema nervioso central y periférico. Es un receptor pre-sináptico que se activa por la estimulación de cannabinoides naturales producidos por el cuerpo y cannabinoides inducidos, provenientes del consumo de plantas que lo contienen como principio activo, tal como la marihuana.

Estos receptores son proteínas que se acoplan y envían una señal en cadena a través del sistema nervioso del cuerpo y son los que provocan el efecto intoxicante del THC, proveniente del cannabis, que se acumula en este receptor. El receptor cumple funciones también en el mantenimiento de la homeostasis en el hígado, la actividad gastrointestinal y pulmonar, así como en el control motor.

  • Receptor Cannabinoide de tipo 2 (CB2): este receptor se encuentra principalmente en los nodos linfáticos y se encuentra en el sistema inmune y en células hempatopoyéticas. Tiene una secuenciación proteíca 44 % similar a la que realiza el receptor CB1, y tiene implicaciones en el bloqueo del tratamiento para la osteoporosis para aliviar el dolor.

¿Qué implicaciones traen los estudios realizados por el Prof. Zimmer y sus colaboradores?

Para tratar de descubrir y entender con precisión actual cuál es el efecto del THC en los ratones viejos de 12 y 18 meses, los investigadores analizaron el tejido cerebral y la actividad genética de los ratones tratados, dándose cuenta que estos tenían correspondencia al estado que presentan los ratones jóvenes de 2 meses, apreciando el aumento de sinapsis en las células nerviosas del cerebro. “Parecía como si el tratamiento con THC diera la vuelta al reloj molecular”, dice Zimmer.

La idea de Zimmer y su equipo es tratar de orientar este tratamiento a la estimulación de dicho sistema mediante el suministro controlado de cannabinoides.

McLaughlin dice: el sistema cannabinoide endógeno es muy dinámico;  pasa a través de cambios a lo largo de la vida útil”, y como un proceso de envejecimiento natural, este sistema a medida que envejece, va disminuyendo constantemente su efectividad. La idea de Zimmer y su equipo, es tratar de orientar este tratamiento a la estimulación de dicho sistema mediante el suministro controlado de cannabinoides.

Sin embargo, aunque hay gran expectativa por estos resultados, aún hay ciertas incógnitas que deben ser resueltas y que mantienen a raya el futuro del tratamiento en humanos. Para el investigador clínico Mark Ware, adscrito a la Universidad McGill de Montreal, es necesario saber cuál es la dosis necesaria que marca el límite entre ayudar al sistema neuronal y provocar desórdenes mentales más severos: “Por ejemplo, un poco de marihuana puede aliviar la ansiedad, pero en exceso puede provocar delirios paranoides. Del mismo modo, el cannabis puede despertar el apetito en pacientes con cáncer, pero en otras personas puede producir náuseas”, dice Ware.

 

Susan Weiss, directora de la División de Extensión Universitaria de Investigación en el Instituto Nacional sobre abuso de Drogas, destaca la dificultad en extrapolar los datos obtenidos en este tratamiento en ratones con respecto a los que obtendríamos en humanos y advierte a Scientific American: “Aunque es tentadora la idea de suponer la relevancia de estos hallazgos en el tratamiento de humanos que envejecen, será críticamente necesaria más investigación.”

Uso de la marihuana para combatir enfermedades seniles tomada de
thehighbuddha420/tumblr

También los investigadores tienen dudas acerca de qué efectos secundarios tendría el suministro de marihuana a personas de avanzada edad, ya que la mayoría de los estudios se han volcado sobre la población más joven, que es la que tiene una mayor tasa de consumo de la droga. Sin embargo, a pesar de que hay menos restricciones para el acceso a esta droga, el consumo de marihuana entre jóvenes se ha mantenido relativamente estable, mientras que el consumo entre personas mayores, ha aumentado exponencialmente.

Prof. Zimmer afirma con cautela: “No quiero animar a nadie a usar cannabis en cualquier forma sobre la base de este estudio”.

Un estudio demuestra que las personas entre 54 y 64 años, han sufrido un aumento en el consumo de cannabis, en un 60% entre 2006 y 2013. Los adultos mayores de 65 años, han sufrido un aumento que va hasta el 250%. Con respecto a esa data, el Prof. Zimmer afirma con cautela: “No quiero animar a nadie a usar cannabis en cualquier forma sobre la base de este estudio”. Y es que aún existen preguntas sin resolverse tales como:

  • ¿Esto puede causar daño al cerebro de ancianos?

  • ¿Puede poner en peligro el uso de cannabis la memoria de estos adultos mayores?

Este es precisamente el reto de la investigación. Tratar de diluciar las variables que surgen en el camino. A pesar de ello, la Ministra de Ciencias del estado federal de Renania, del Norte-Westfalia Svenja Schulze, afirma estar encantada con este proyecto investigativo y afirma que “la promoción de la investigación dirigida por el conocimiento es indispensable, ya que es el caldo de cultivo para todo lo relativo a la aplicación. Aunque hay un largo camino desde los ratones a los humanos, me siento muy positiva acerca de la posibilidad de que el THC podría ser utilizado para tratar la demencia, por ejemplo”.

Luego de obtener financiación del gobierno alemán, el Prof. Zimmer y sus colaboradores, quieren llevar la investigación a otro nivel, y probar el efecto del THC, molécula activa de la planta del cannabis, en adultos mayores con problemas cognitivos leves para probar el efecto de la misma en el proceso de invertir el envejecimiento del cerebro humano. Quizás este sea uno de los primeros pasos para luchar contra las enfermedades degenerativas que afectan y les reduce la calidad de vida a tantas personas en el mundo.

Si te gustó, compártelo con tus amigos.

 

El cannabis podría revertir el envejecimiento del cerebro
¿Qué tal te pareció el post?

Comparte en tus redes si te gustó.
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    1
    Share
  •  
    1
    Share
  • 1
  •  
  •  
  •  

Estudiante de Ingeniería Química en la Universidad de Los Andes y gran apasionado por la ciencia.

Sliding Sidebar

Danos un Like en Facebook

Siguenos en Google+

Instagram Slider