tipos de cuento

A lo largo de nuestra vida este género literario se presenta de forma constante desde que estamos pequeños, ayudándonos a dormir, al crecer siendo una de las primeras formas de lectura con las que nos relacionamos y al ser adultos, transmitiendo nuestro conocimiento a los más pequeños o profundizando en los diversos tipos. Es una forma rápida de perderse en la lectura, sentirse representado por sus personajes y buscar una lección que pueda estar escondida entre sus páginas. En fin, es importante e interesante conocer más sobre nuestro viejo amigo: el cuento. Te invitamos a descubrir un poco más sobre él en el presente artículo.

Advertisement

¿Qué es?

Advertisement

El cuento es un tipo de narración breve, que puede ser real o ficticia, cuya trama se basa en un conjunto pequeño de personajes que resuelven un argumento relativamente sencillo, esta puede ser transmitida de manera oral o escrita. Este es un género relativamente moderno que proviene del latín “computus” que se traduce como “cálculo”, ya que los antiguos lo veían como una forma de contar historias a través de la enumeración de los hechos que la componen, siendo esta una de las principales características que lo diferencian.

Estructura

Como se planteo previamente, el cuento es un género que se enfoca en la sencillez de la historia, pero, de igual forma, maneja una estructura base conformada por el inicio, complicación o nudo y el cierre. Las características de cada uno se presentan posteriormente.

Inicio:

Podemos visualizarlo como una especie de presentación al mundo del cuento, a los personajes, deseos y personalidades. Observamos sus relaciones, su vida, mientras que nos acercamos al problema, es decir, el nudo de la historia.

Complicación o nudo

Es una etapa intermedia, en esta la historia se vuelve más complicada, enredada, además, conocemos la situación que imposibilita la felicidad en nuestro protagonista. En el resto de la historia se tratará de resolver este inconveniente.

Cierre

Es el desenlace de la historia, donde el clímax llega a su fin y podemos conocer si el protagonista obtuvo o no lo quería.

El cuento

Tipos de cuentos

La clasificación se establece principalmente en dos categorías: populares y literarios, estos a su vez tienen subcategorías que desarrollaremos a continuación.

Cuento popular

Es la narración antigua, anónima y de conocimiento popular que, comúnmente, se transmite de forma oral, manteniendo la estructura, pero modificando los detalles según la conveniencia del narrador y de la cultura en la que se desarrolle.

Estos, a su vez, se subdividen en cuentos de hadas, de animales y de costumbre.

  • Cuentos de hadas: son narraciones ficticias que suelen acontecer en un tiempo y espacio indeterminado, posee personajes con exageradas habilidades o cualidades. Asimismo, pueden encontrarse seres fantásticos como brujas, duendes, sirenas, encantamientos, entre otros. Suele haber una clara diferencia entre el bien y el mal, un héroe claramente definido y personajes secundarios que lo ayudan con su misión. Son uno de los favoritos para el público infantil, por lo que suele tener algún tipo de moraleja al final.

En este caso tenemos ejemplos de sobra: la sirenita, la bella y la bestia, la cenicienta, la bella durmiente, entre otros.

  • Cuentos de animales: los protagonistas son animales que adoptan características humanas, su concepto clave esta centrado en la supervivencia y el desarrollo en sociedad. En este caso también tenemos unos ejemplos bastante famosos como los tres cochinitos, el gato con botas o la historia de los 7 cabritos.
  • Cuentos de costumbre: se aleja de toda fantasía o elementos extraordinarios, trata de reflejar una circunstancia histórica o social determinada y darle al lector el conocimiento necesario para formar una crítica.
cuentos de animales

Cuento literario

Se presenta de forma escrita con un autor o autores conocidos, maneja una estructura, argumentos y unos detalles invariables, es decir, la historia y los detalles se mantienen iguales.

La subdivisión de esta categoría es mucho más amplia que la anterior, enfocándonos en ciencia ficción, históricos, policiacos, comedia, terror y aventuras.

cuentos literarios
  • Ciencia ficción: se desarrollan en futuros cercanos o lejanos, asombrosamente evolucionados o todo lo opuesto y su desenlace suele ser enfocados en problemáticas con la tecnología o la ciencia.
  • Históricos: se mezcla con las leyendas y/o mitos. Se basan en hechos reales que se entrelazan con aspectos ficticios, algunas veces para llenar vacíos, otras para desarrollar la historia que el escritor quiere contar.
  • Policiacos o de misterio: son aquellos que se caracterizan por mantener la atención del lector,posee una trama enredada que suele ligarse a un crimen o hacer cumplir la justicia. La historia suele culminar cuando el misterio es resuelto.
  • Comedia: narra situaciones cotidianas, exagerando defectos o situaciones para sacar una sonrisa al lector. Puede contener bromas, chistes y anécdotas para cumplir este objetivo.
  • Aventura: narra historias sobre riesgo, expediciones, viajes, acertijos y misterios. Su desarrollo es bastante enérgico, el protagonista suele enfrentarse a los obstáculos por medio de la acción y la estrategia. 
  • Terror: busca transmitir miedo físico y mental a través de diversos sucesos, un ambiente rodeados de hechos paranormales o inexplicables, un gran uso del suspenso y una inquietud que llega a brotar de las páginas.
cuentos de terror

Ejemplos

Te presentamos una serie de cuentos cortos para que puedas establecer una diferencia entre las diversas tipologías de esta narración.

Pablo, el equilibrista torpe (autora: Eva Rodríguez, tipo: costumbre)

Pablo había nacido para ser equilibrista. Toda su familia era equilibrista, incluyendo a sus bisabuelos. Su hermana mayor, Adela, progresaba mucho, e iba camino de ser mejor equilibrista que sus padres. Pero a Pablo no se le daba bien, era muy torpe. Se tropezaba a todas horas, se le caían las cosas de las manos y, en general, como se suele decir, no daba pie con bola.

Uno de sus grandes problemas era su tamaño, era mucho más grande que los demás. Pero él seguía trabajando y esforzándose, no quería decepcionar a nadie.

Practicaba todo el día y, aunque mejoraba, no era suficiente. Él quería seguir en el circo con su familia, y se esforzaba para que sus padres estuvieran tan orgullosos de él como de su hermana.

Un día sucedió algo terrible. Pablo ensayaba un número con su hermana, a pesar de que todo el mundo les había advertido que no era buena idea, pero eso no detuvo al chico.

Reforzaron la cuerda y empezaron a practicar en altura. Pero Pablo, tan torpe como siempre, se tropezó con su propio pie y golpeó sin querer a Adela.

– ¡Hay un agujero en la red! -gritó alguien de repente-. ¡No soportará el peso!

Pablo intentó ayudar a su hermana, pero ella perdió el equilibrio. El chico no se lo pensó dos veces y soltó su barra de equilibrios justo a tiempo de sujetar a su hermana por un pie mientras con el otro brazo se agarraba a la cuerda.

La ayuda ya estaba en camino. Retiraron la red y colocaron una gran cama inflable debajo. Adela se dejó caer. Cuando la sacaron, se dejó caer el chico.

La gente aplaudió, impresionada por la hazaña del no tan pequeño Pablo.

– ¡Gracias hermanito! – dijo Adela abrazando al héroe – Aunque será mejor que cambies de especialidad.

– Tienes razón. Será mejor para todos.

Desde aquel día, se entrena con los forzudos en un número mucho más adecuado para él. Sigue siendo un poco torpe, pero ahora es mucho más feliz porque ha encontrado algo que se le da realmente bien.

equilibrista

El misterioso ladrón de ladrones (tipo: policiaco o de misterio)

El Caco Malako, era todo un experto en el arte de robar. Nada se le resistía y era tan bueno en su oficio que jamás lo habían capturado. Su tranquila vida se truncó un buen día cuando, una noche, descubrió que alguien había entrado en su casa.

Muy a su pesar, decidió buscar ayuda de la policía, para encontrar al valiente que había sido capaz de robarle en su propia casa. Desde ese día, comenzó a sospechar de todos los vecinos, los cuales, quizás enterados de sus robos, habían decidido vengarse. Pero nada pasó en unos cuantos días, así que Malako, pensó que no volvería a repetirse.

Por desgracia para el Caco, volvieron a robarle, ayudados por la oscuridad de la noche. Sin otra solución, tuvo que regresar a la policía que, ante su terquedad, le instaló en su casa una cámara de vigilancia, para lograr identificar al intrépido ladrón, en el caso de que volviera de nuevo a su hogar.

Algo que volvió a suceder unas noches después. Gracias a la cámara, la policía pudo averiguar quién era el culpable y avisó a nuestro Caco, para que identificara a su ladrón.

Cuando el video comenzó a funcionar, el Caco Malako se quedó muy sorprendido, el ladrón de su casa era él mismo. Algunas noches, se levantaba sonámbulo y escondía todos los objetos de su casa, junto a los que había ido robado a lo largo del tiempo.

ladron de los ladrones

Las gemelas (tipo: terror)

Les preparó el almuerzo y salieron a la calle apresuradas. Como cada día, llevaba a sus hijas gemelas al colegio. Caminaban tarareando una canción y cogidas de la mano cuando el teléfono sonó desde su bolso. Era del trabajo. Respondió rápidamente y su interlocutor le pidió que acudiera de inmediato a la oficina. Había ocurrido algo grave, así que decidió que las niñas continuaran solas; conocían bien el camino. Las besó en la frente y emprendió la ruta de vuelta. Solo dio veinte pasos. A sus espaldas, el ruido de un fuerte golpe seguido de un frenazo hizo que volteara la cabeza con una expresión de horror en el rostro. Los cuerpos de las dos pequeñas yacían inertes bajo un camión. Todavía estaban cogidas de la mano.

La mujer se sumió en una profunda depresión de la que consiguió salir con un nuevo embarazo. Por ironía del destino, en su vientre estaban cobrando vida dos niñas gemelas. Cuando dio a luz, el asombroso parecido con sus hijas fallecidas sorprendió a más de un vecino. A medida que las pequeñas crecían, la madre se volvió más y más protectora. Le aterrorizaba la idea de que pudiera perderlas. Un día, de camino al colegio, las hermanas se adelantaron y corrían ante la atenta mirada de la mujer. En cuanto pusieron un pie en el asfalto, una férrea mano las detuvo con brusquedad. Entre sollozos desconsolados, su madre les rogó que no cruzaran nunca sin su permiso. “No pensábamos en hacerlo. Ya nos atropellaron una vez, mamá. No volverá a ocurrir”.

gemelas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.