El Leviatán representa una de las mitificaciones y alegorías de mayor reproducción en distintas religiones, por tratarse de una figura monstruosa y demoniaca cuyo poder de destrucción ha generado terror en distintas épocas. Pero, más allá de lo estrictamente religioso, se convirtió también en una interesante alegoría de la teoría política cuya significación concreta nos dice mucho de la relación que establecen los Estados con los individuos. Acompáñanos a ver de qué se trata.

 

 Demonio o criatura: el mito del Leviatán

La expresión proviene del judaísmo, específicamente en el antiguo testamento de la Biblia, en el que aparece como una bestia marina de grandes dimensiones generalmente asociada a Satanás.

teoria politica leyenda leviatan
La destrucción de Leviatán, un grabado hecho en 1865 por Gustave Doré. Tomada de: Wikimedia commons

Según algunas interpretaciones del texto bíblico, se dice que su primera aparición es en el libro del Génesis cuando Dios crea los “cetáceos”, que en traducción hebrea vendría a significar tininim: cocodrilo, monstruo o gran serpiente marina. De hecho, propiamente la expresión Leviatán o liwyatan en hebreo se traduce como enrollado.

Distintos pasajes bíblicos reproducen la expresión del Leviatán siempre en referencia a una criatura demoniaca y terminaron por reforzar la idea, desde el judaísmo y el cristianismo hacia otras creencias y en el imaginario social común a occidente, de que en las profundidades del mar permanecía oculta esta terrible criatura.

Esta representación del mal demoniaco hecho animal, inevitablemente vino a formar parte de los mayores terrores infundidos en los navegantes desde el siglo XV en adelante. Trasegar aguas adentro los mares por rutas que apenas se conocían, comportaba el inminente peligro de que las naves y sus tripulantes fuesen devorados por el Leviatán. Incluso, antes de que Cristóbal Colón cometiera la hazaña de corroborar qué había hacia el oeste de los mares, una de los temores a vencer, era comprobar si los monstruos marinos habitaban aquellas aguas.


Conoce quien fue Lenin


Thomas Hobbes y su teoría pro-absolutista

La figura mítica del Leviatán vino a reforzar en el siglo XVII una de las ideas o teorías políticas de mayor difusión en las prácticas y procederes de los Estados: el absolutismo. De la pluma de un teórico político ingles llamado Thomas Hobbes, el Leviatán pasó de ser una criatura bíblica a constituir una forma de organizar políticamente el poder en una sociedad.

Nacido en Malmesbury (Inglaterra) en 1588, Thomas Hobbes fue uno de los filósofos más influyentes en la filosofía política occidental y uno de los propulsores por excelencia del poder absoluto de los monarcas.

Retrato de Thomás Hobbes, tomado de wikimedia commoms

El contexto en el que transcurre la vida de Hobbes (1588-1679), es el de una Inglaterra inmersa en sucesivas guerras civiles en las que se debate por abolir el absolutismo e instaurar el parlamentarismo. Los excesos del poder ostentados por los monarcas ingleses durante estos siglos en detrimento del pueblo, van a generar una serie de movimientos políticos que buscaban formas de representación política que le restaran poder a los reyes.

Defensor a ultranza del absolutismo, Thomas Hobbes consideraba que la soberanía residía única y exclusivamente en el monarca y, en virtud de ello, todo el poder debía estar concentrado en su persona. El Parlamentarismo, por su parte creía que la autoridad del Estado debía estar repartida en distintos poderes, de los cuales, el más importante era el parlamento elegido directamente por el pueblo.


Estrategias militares de la Edad Media


Alegoría del Leviatán y del Estado en la obra de Thomas Hobbes

 

En 1651, Hobbes publicará la que se considera como su obra más importante, titulada Leviatán, o la materia, forma y poder de una república eclesiástica o civil. Esta obra proponía una serie de consideraciones que caracterizaban a una república sólida y eficiente en cuestiones de poder, y constituía una forma de reforzar la idea de que la única fórmula capaz de darle fortaleza al Estado es la de la monarquía absoluta.

La base alegórica de la idea de Thomas Hobbes provino de la referencia bíblica al capítulo 41 del Libro de Job en el que se hace una amplia y poética descripción del la criatura demoniaca del Leviatán. Entre otras cosas se dice de este monstruo:

Representacion del leviatan
Representación alegórica del Leviatán el “El Libro de las Flores” del siglo XVII de nuestra era por el . Tomado de: wikimedia comons

 “Nadie hay tan osado que lo despierte ¿Quién abrirá las puertas de su rostro? Las hileras de sus dientes espantan. Con sus estornudos enciende lumbre. De su boca salen hachones de fuego. De sus narices sale humo, como de una olla o caldero que hierve. Su aliento enciende los carbones, Y de su boca sale llama. En su cerviz está la fuerza, y delante de él se esparce el desaliento. Las partes más flojas de su carne están endurecidas; Están en él firmes, y no se mueven. Su corazón es firme como una piedra. De su grandeza tienen temor los fuertes… No hay sobre la Tierra quien se le parezca, animal hecho exento de temor. Menosprecia toda cosa alta; es rey sobre todos los soberbios”(Job, 41)

Esta imagen literaria le da pie a Hobbes para elaborar una metáfora más que interesante sobre la apariencia y fortaleza del Estado, en síntesis, éste debe ser tan fuerte como el mismísimo Leviatán, nada puede ni debe estar pon encima de él y desde su inexpugnable superioridad lo debe observar y controlar todo. La República, o el Estado que se asemeja al Leviatán, según Thomas Hobbes, es, en sentido figurado, un hombre artificial, de estatura y fuerzas superiores a las del hombre natural, para cuya protección y defensa fue creado artificialmente por los mismos hombres.

portada del libro leviatan de hobbes
Portada del libro Leviathan, por Abraham Bosse. La frase latina que aparece en la parte superior (“Non est potestas super terram quae comparetur ei”, que se puede traducir como “No hay poder sobre la Tierra que se le compare”) es una cita del Libro de Job, tomada de: Wikimedia commons

Finalmente…  para Thomas Hobbes, aun cuando el Estado-Leviatán es una figura que debe inspirar temor y admiración, es igualmente una figura creada para la protección de los ciudadanos que conviven en una república, quienes se someten a la renuncia de ciertos derechos por obtener otros en una suerte de contrato social. A la vuelta de la esquina, en este, nuestro siglo XXI, queda por entrever las formas en que los Estados nacionales ha  asumido esta forma teórica y se han constituido en verdaderas máquinas de terror que, lejos de proteger al hombre lo suprimen en sus libertades individuales básicas en todo el mundo.

 

Por: Néstor D. Rojas López

 

EL LEVIATÁN: ¿Qué significa en la Teoría Política?
5 (100%) 2 votes

  •  
  •  
  •  
  •  
  •