estres
cortesia de: eldiario.com

Dentro de una sociedad formada por carreras interminables de pánico por la incertidumbre del porvenir, es muy lógico que ciertas facetas naturales del ser humano florezcan como consecuencia de estos innumerables maratones y poco a poco, hasta la persona más apacible puede dar un giro de trescientos sesenta grados, volviéndose un frío manojo mecánico de nervios sin control. Estresado e insensible? Maneja estas almas gemelas!

Del mismo modo, podemos ver que estos sentimientos pueden deberse a un sinfín de problemas cotidianos de distintas índoles, y estas son el punto focal del siguiente escrito. Dando a entender que muchos problemas pueden azotarnos, pero lo que realmente importa es cómo los afrontamos y de qué manera llegamos a hacerlo.

1 6 1
Advertisement

Las índoles de la insensibilidad humana

Advertisement

Si bien es cierto que cada persona reacciona de una manera distinta a varias situaciones determinadas, existe un modelo de conducta que se ve puesto a prueba en todos los momentos que la vida puede ofrecer.

Así mismo, aunque estas ocasiones pueden ser increíbles, graciosas o felices, en la mayoría de los casos, tienden a  volverse desagradables en un abrir y cerrar de ojos, arruinando todo un momento, horas, días, semanas o incluso, meses.

2 2 1

Por lo tanto, es predecible el hecho de que en esos casos en específico, exista un sentimiento que haga explotar a toda la hilera de nubarrones mentales que nos agobian cuando algo se vuelve peliagudo o no sale como lo habíamos planeado.

Este sentimiento es considerado como: el estrés.

El estrés

3 3

Muchos sentimos a este pequeño cáncer casi a diario, siendo un desagradable compañero de viaje a lo largo de nuestro trayecto de vida, pero,

¿Qué es el estrés en sí?

Para contestar a esta pregunta de la manera más adecuada, es preciso citar a una página llamada webconsultas, la cual afirma que el estrés es:

El estrés es un proceso natural del cuerpo humano, que genera una respuesta automática ante condiciones externas que resultan amenazadoras o desafiantes.

Requieren una movilización de recursos físicos, mentales y conductuales para hacerles frente, y que a veces perturban el equilibrio emocional de la persona.

Se trata de una respuesta fisiológica y psicológica de una persona que intenta adaptarse a las presiones a las que se ve sometida. 

La cual es originada por el instinto de supervivencia del ser humano, en la que se ven involucrados muchos órganos y funciones del cuerpo, como el cerebro y el corazón, los músculos, el flujo sanguíneo,  la digestión, entre otros

Si bien en un primer momento la respuesta de estrés es necesaria y adaptativa, cuando ésta se prolonga o intensifica en el tiempo, la salud, el desempeño académico o profesional e, incluso, las relaciones personales o de pareja del individuo se puede ver afectada.

De acuerdo a lo antes citado, se puede afirmar que:

A pesar de que el estrés es una característica milenaria que permite la supervivencia de nuestra especie, también es un arma de doble filo, que aunque sea por un tiempo corto, no ha perdonado a nadie de su desconsiderada hoja punzante.

Del mismo modo, se puede ver con claridad que, sin importar lo necesario que sea ni en qué grado aparece en nuestro entorno de sentimientos, el estrés puede resultar nocivo para la salud.

De todas las enfermedades que se pueden desglosar de este enemigo silencioso e inevitable, están los graves problemas cardíacos, presión arterial y tensión preocupantemente alta, entre otras.

stres
cortesia de: https://upriteergo.com/daily-stress-relievers-for-the-workaholic/

todas las enfermedades que se desglosar de este enemigo silencioso e inevitable, como graves problemas cardiacos, presión arterial y tensión preocupantemente alta, entre otras.

Así mismo, el estrés no solo se lleva un gran porcentaje de nuestra salud vital, sino que afecta a la salud mental de las personas, fomentando a la ansiedad, depresión, angustia, nervios y en algunos casos, paranoias.

Llegado a este punto, es preciso concentrarnos en el halo de estas sensaciones desagradables y dirigirnos al resultante de la unión de todos estos HÓRRIDOS pero necesarios sentimientos: la insensibilidad.

estres
cortesía de:vida sana

¿Qué tiene que ver la insensibilidad con el estrés?

La verdadera pregunta aquí es: 

¿Qué no tiene que ver la insensibilidad?

descarga 2

Ya que la consecuencia principal del estrés es justamente la bruma mental.

Ésta apodera a tal punto de nuestra mente, que nos es imposible ver más allá de nuestras propias acciones.

Además perdemos la verdadera forma de ser para transformarnos en personas diferentes, más directas, afanosas, irritables y en muchos casos, crueles, con el único objetivo de liberarse del estrés a  cualquier costo

La insensibilidad

Es un rasgo necesario dentro de la cotidianidad, pues no siempre debemos dejar que los sentimientos rijan nuestra forma de ser.

Sin embargo, es menester recordar que esta característica solo es funcional si se utiliza en casos precisos.

estres
cortesia de:ABC.es

El problema radica cuando nos volvemos completamente inclementes hacia cualquier situación que se atraviese en el camino, intentando salir de inmediato de ese “problema” para seguir con la amarga existencia de una vida llena de estrés.

Una gran cantidad de personas tienden a sacar su lado oscuro mientras pasan por sus fases de estrés, alejando a muchos con la indiferencia para el absurdo beneficio de conseguir algo de tranquilidad vacía en la soledad.

Otros, se dedican a ser las personas más frías del planeta, llegando a tornarse impasibles e incluso, con un aura que deja en claro la obvia advertencia implícita: 

“Si te me acercas, la pasarás mal”

Conclusión

Sabiendo todo esto, ¿Por qué no existe la opción de controlarse?

Aquí es donde se requiere recordar lo que se dijo en líneas anteriores; el estrés es algo natural, no se elimina, solo se resiste, pero está en cada uno de nosotros, la manera en la que lo mostramos al mundo, por lo tanto, sí está la opción de controlarse, pero no es nada sencillo, pues como algunos pueden respirar, contar hasta diez y deshacerse de los pesos de sus problemas, otros se deprimen, angustian y hasta sollozan sin saber qué hacer para sentir un poco de paz interior.

También hay que recordar que la sociedad en la que vivimos está infectada con el estrés, ya que cada movimiento que damos, cada minúsculo centímetro que transcurrimos, está cundido de pruebas que definirán nuestro futuro incierto, por lo tanto, es lógico que nos invada este cáncer sentimental, pero el cambio está en saber los síntomas de estrés individualmente, tomarnos un tiempo para recuperarnos y seguir enfrentando con la cabeza en alto a cada uno de los contratiempos que puedan venir.

El estrés es el equivalente a una hoya de presión, si dejamos que nos invada durante mucho tiempo, comenzamos a deteriorarnos hasta que ya no nos queda otra opción que gritar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.