Casi todos los seres humanos hemos experimentado la pérdida de un ser querido, humano o no, ya que las mascotas se convierten en seres muy valiosos en nuestras vidas. Pero, detengámonos por un momento y pensemos en las infinitas posibilidades: padecer una enfermedad crónica o terminal o peor aún, ser víctima de un fatídico evento que nos deje a merced del tiempo y del cuidado de otros. ¿Vale o no la pena seguir viviendo cuando otros deciden por ti? La eutanasia podría ser la respuesta para algunos, pero, no es tan fácil como parece. De hecho, la eutanasia constituye uno de los temas más álgidos dentro de la ética médica y humana en general.

¿De dónde proviene el término?

macrogotero hospitalización
Fuente: unsplash.

También se le conoce como “la muerte dulce”, refiriéndose a una muerte tranquila, agradable e indolora.

La eutanasia es la acción voluntaria y consciente de una persona de inducirse intencionadamente la muerte con la asistencia médica adecuada debido al padecimiento de una enfermedad por la que ha sido desahuciado (por ejemplo algún tipo de cáncer o enfermedad degenerativa). Un requisito importante es que dicha enfermedad o estado debe haber sido estudiado lo suficiente como para comprobarse que resulta irreversible.

¿Cómo ha sido la evolución de la eutanasia?

1. Antigüedad

cuadro hombre falleciendo
La muerte de Lucano, obra realizada en 1877 por el pintor valenciano José Santiago Garnelo y Alda. Fuente: wikipedia.

Tanto el suicidio como las prácticas eutanásicas, eran bastante comunes en los pueblos primitivos las cuales eran realizadas por motivos altruistas o de selección natural.

A pesar de esta razón de carácter “humanitario o piadoso”, también coexistía otro: la condición de “carga” que estos individuos representaban tanto para sus familiares como para el resto de la tribu, ya que al no contar con los medios para mantenerlos no aportaban nada al grupo.

El profesor José Manuel Reverte Coma fue un médico, antropólogo, investigador y escritor español quien en su obra “Antropología médica” señala al respecto:

“Entre las tribus indígenas de América, África y Oceanía ha sido práctica habitual el que cuando un hombre llega a anciano y ya no puede valerse por sí mismo, los familiares los transportan en una hamaca a un lugar apartado de la selva donde se le deja acostado entre los árboles, en un sitio lo más cómodo posible, junto con algunos alimentos y bebidas. No vuelven a verle. A los seis meses pasan a recoger los huesos, librándoles de la carne y de los malos espíritus. Entre los esquimales, la costumbre del abandono del anciano inválido era parecida. Los indios Cuevas pedían al brujo que le administrase un poderoso veneno a los ancianos inválidos o enfermos desahuciados”.

Griegos y romanos

Cuadro de Hipocrátes atendiendo paciente joven
Hipócrates es considerado el padre de la medicina y, fue, asimismo, un crítico de la eutanasia. Fuente: Greece Facts.com

Planteamientos similares, tanto en su inclinación piadosa o individual, como en la social o en el mejoramiento de vida de la comunidad se repitieron tanto en Grecia como en Roma, donde las prácticas eutanásicas estuvieron presentes. Hubo numerosos defensores y algunos notorios detractores como Hipócrates (el juramento de Hipócrates es el mejor ejemplo).

Entre los griegos, la necesidad de la eutanasia surgió como objeto de deseo y de petición de una serie de personas que luchaban por una muerte buena, asumida y esperada. En la gran civilización romana esta práctica fue múltiple por la creencia de que era mejor la muerte que una vida de sufrimiento “muerte sin dolor por miedo a afrontar conscientemente el sufrimiento y la propia destrucción” (Tácito – Annales años 115-117).

2. Edad Media y Renacimiento

cuadro medieval locura
En la Edad Media el tema de las enfermedades era un temor compartido. La Extracción de la piedra de la locura. Autor: El Bosco o de un seguidor del maestro. Fuente: wikipedia

Debido a la influencia del cristianismo se consideró la eutanasia como un pecado, puesto que la persona no podía disponer libremente sobre la vida que “le fue dada por Dios”, por lo que estas prácticas se rechazaban con contundencia. Sin embargo, no fueron del todo suprimidas.

Con el comienzo del Renacimiento, hubo un cambio en la mentalidad sobre las prácticas eutanásicas, en la Utopía de Tomás Moro (1478 a 1535) aparece por primera vez el concepto médico y moral de la eutanasia

El concepto radicaba en párrafos como: «…más si la enfermedad es incurable y de continuo dolor, los Sacerdotes y el Magistrado le confortan, persuadiéndole que hallándose ya inepto a los oficios de la vida, molesto a los otros, y pesado a sí mismo, que no quiera sobrepujar a la propia muerte, alimentando la maligna enfermedad, y que siendo la vida un tormento, no dude el morir, antes tenga esperanza de salir de tan acervo estado, o quitándose él propio la vida, o dejándose matar; pues dejará, muriendo, aquella miseria, y no comodidades…”

3. Modernidad

manos paciente terminal
Fuente: Eldiario.es

Posteriormente, en el siglo XIII, con el surgimiento de la medicina científica, los médicos pasan a ser los responsables de la práctica de la eutanasia bajo condiciones específicas.

De hecho, durante la Alemania nazi con la dictadura de Hitler, se aprobó una norma por la que se obligaba a informar a las autoridades del nacimiento de niños con defectos físicos, y tres peritos decidían si el niño debía o no seguir viviendo, legitimándose posteriormente las normas que legalizaron la eutanasia.

Por lo que, en esa época la eutanasia se practicó con la finalidad de exterminar a numerosos discapacitados tanto físicos como mentales.

En la actualidad, la práctica de la eutanasia se rompe de el pensamiento antiguo y se discuten nuevas perspectivas diferentes a las religiosas ya que se considera una responsabilidad del paciente terminal y, en muchos casos, de los profesionales y los familiares. En ninguna circunstancia se podrá practicar sin la voluntad del paciente, incluso cuando se trate de personas indefensas, vulnerables o ancianas.

¿A favor o en contra?

debate eutanasia legal
Fuente: RTVE.es

La polémica en base a este tema es controvertida, y si ahondáramos en ella, posiblemente jamás terminaríamos. Existe una diversidad de posiciones legales referentes a la aplicación de la eutanasia en algunos países en el mundo, sin embargo, es necesario aclarar que son pocos los países que aceptan la eutanasia legalmente.

Países como Holanda, Bélgica, Colombia, Australia, Finlandia, Luxemburgo, Suecia, Suiza, Canadá, Uruguay, Japón y Estados Unidos (estados de Washington, Oregón, Vermont, Montana y California), por ejemplo, legalizaron la eutanasia  bajo ciertas restricciones.

Por otra parte, muchos médicos no apoyan esta práctica aludiendo que va en contra de los principios del juramento Hipocrático que los mismos realizan aunado a una profunda influencia religiosa, sobre todo la cristiana, que sigue inadmitiendo esta práctica sin importar los basamentos.

Conclusión

La eutanasia es un tema delicado para muchos, que ha sido incluso abordado en la pantalla grande a través de historias de personas tetrapléjicas, con enfermedades degenerativas como la esclerosis lateral amiotrófica. En este punto, películas como Johnny Got His Gun, Mar Adentro, Me Before You, Million Dollar Baby son algunas de estas tramas que quizás nos pongan a pensar abriendo nuevamente los debates que, durante toda la vida, han embargado a la humanidad sobre la muerte asistida y autorizada. Una parte de nosotros desearía poder respetar las decisiones individuales sobre la muerte, nadie conoce el sufrimiento ajeno por lo que solo nos queda dar apoyo en los momentos más difíciles, y en ambos casos (personas y mascotas), particularmente el de las mascotas, no abandonarlos nunca, ni en el momento final.

Trailer de la película Mar Adentro:

Mar Adentro – Trailer

Deja una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.