Fuggerei, donde puede vivirse por menos de un euro al año

Fuggerei
Noche en el barrio de Fuggerei. Imagen tomada de Wikimedia Commons

Fuggerei está ubicado en Agusburgo, Alemania y es una especie de barrio con 147 apartamentos, en los cuales el alquiler cuesta exactamente 0.88 centavos de euro por año. Sí, es realmente barato. Sin embargo, para aspirar vivir ahí es necesario probar tener escasos recursos económicos y ser de religión católica. Fuggerei fue fundado en el siglo XVI y la renta no ha aumentado desde entonces, convirtiéndolo en el proyecto de vivienda social más antiguo del mundo.

 

Historia

Fuggerei
Noche en el barrio de Fuggerei. Imagen tomada de Wikimedia Commons

Todo comenzó a principios del siglo XVI cuando el banquero Jakob Fugger se mudó a Agusburgo en Alemania para establecer su compañía ahí. Además, fabricó los planos de la sede de la compañía y su casa pero quiso retribuir algo a la sociedad debido a  una penitencia impuesta por un sacerdote. Para ello, decidió diseñar adicionalmente una suerte de barrio, con 147 departamentos y 67 casas para los más pobres de la ciudad. También cuenta con una iglesia, un edificio central y de servicios. La idea de Fugger no era crear una caridad sino una asistencia, por lo que una vez la persona alojada ahí pudiese establecerse en otro lugar debía hacerlo. Estuvo terminado en 1515.

El lugar se mantuvo intacto hasta la Segunda Guerra Mundial, durante este período se construyó un refugio antibombas, lo que salvó a sus habitantes de los contantes bombardeos aéreos de los aliados. Fuggerei fue destruido en un 70% durante los bombardeos y reconstruido posteriormente manteniendo su esplendor original y realizándole algunas mejoras tecnológicas.

 

Requisitos

Fuggerei
Casas en el barrio de Fuggerei. Imagen tomada de Flickr, autora Allie Caulfield.

Por orden del puño y letra de Fugger no cualquiera podía, ni puede optar por una de las residencias del barrio. Así que estableció requisitos básicos para que una persona pudiese obtener un hospedaje mucho más barato de lo normal:

  1. Ser ciudadano alemán.
  2. Haber vivido durante mínimo dos años en Agusburgo.
  3. Probar situación de indigencia, en la actualidad, se hace mediante un certificado.
  4. No tener deudas sin pagar.
  5. Profesar la religión católica.

Respecto a este último punto el fundador agregó que los beneficiarios debían comprometerse a rezar al menos tres veces al día un Padre Nuestro, un Avemaría y un credo. Sin embargo, hoy en día, aunque sigue siendo obligatorio ser católico, los rezos no lo son. Son voluntarios para aquellos que quieran asumir el reto u honrar de cierta forma la memoria de Jakob Fugger. Por otro lado, la administración del lugar desconoce quienes realizan esta práctica alegando que es una decisión personal.

 

¿Cómo funciona?

Cocina Fuggerei
Cocina de una de las casas que conservan su antigüedad en Fuggerei. Imagen tomada de Wikimedia Commons

Desde su creación, las residencias de Fuggerei nunca han estado vacías. Cuando se va un inquilino otro asume su lugar, pues hay incluso listas de espera. Al entrar un nuevo huésped se le asigna uno de los dos pisos de la casa, ambos tienen dos cuartos, cocina y un baño. Cada residencia tiene unos 60 metros. La administración intenta que el lugar luzca moderno a pesar de tener 500 años.  Durante mucho tiempo el barrio solía acoger incluso a familias enteras pero desde finales del siglo pasado hospeda a parejas e individuos. Luego de la Segunda Guerra Mundial, se construyó un espacio para las viudas de la guerra, actualmente utilizados por aquellos que llegan solos.

Luego de la asignación el huésped debe comprometerse a ayudar en el mantenimiento de Fuggerei. Esto en tareas como jardinería, limpieza o vigilancia, además de sus 0.88 centavos anuales. También, se les permite poner negocios en sus casas. Curiosamente, se alquila sólo el espacio, sin muebles más allá de una cama, sabanas, cocina y el típico mobiliario de baño. Lo demás deben comprarlo los inquilinos.

 

Normas Actuales

Fuggerei
Fuente y casas en Fuggerei. Imagen tomada de Flickr, autor Polybert49.

Además de respetar la normativa legal alemana los habitantes del pueblo deben cumplir dos condiciones. Una es que las puertas del barrio se cierran todos los días a las 10pm sin excepción y todos deben estar adentro. De lo contrario deberán pagar una pequeña multa que va desde los 0.5 centavos de euro a un euro, dependiendo de la hora. Lo cual es incluso más dinero que su renta.

La segunda está estipulada en el contrato de arrendamiento, consiste en que una vez el inquilino logre una estabilidad económica suficiente para pagar el alquiler de una habitación o piso en el mercado inmobiliario debe abandonar su residencia en Fuggerei. Esto con el fin de dar más plazas a personas que realmente necesitan un lugar donde vivir.

 

Financiamiento

Museo Fuggerei
Parte del museo de Fuggerei y antiguo refugio antibombas. Imagen tomada de Wikimedia Commons.

Increíblemente la mayoría de los ingresos de Fuggerei provienen aun de Jakob Fugger, incluso siglos después de su muerte. Sucedió que en el siglo XVI el banquero creó un fondo de financiamiento llamado San Ulrich. En el depositó 10.000 florines y tras una buena cantidad de cambios en la moneda, extraordinariamente sigue generando intereses a través de los siglos.

Por otro lado, otra fuente de ingresos es el turismo, cobra 4 euros por un tour a los miles de visitantes. En promedio son unos 180.000 de ellos, es un buen ingreso que ronda los 720.000 euros. Los turistas pagan por pasear en las calles del barrio, pasar por la iglesia, ver una habitación conservada desde 1515 y visitar el museo en que se convirtió el refugio antibombas de la Segunda Guerra Mundial.

 

Jakob Fugger

Jakob Fugger
Retrato de Jakob Fugger por Alberto Durero. Imagen tomada de Wikimedia Commons.

Como no podía ser de otra manera. He aquí una pequeña biografía del creador de Fuggerei, Jakob Fugger. Nació en Agusburgo en 1459 y moriría en la misma localidad en 1525. Fue el noveno de diez hermanos, por lo que estaba destinado a ser sacerdote. Sin embargo, todos sus hermanos mayores murieron, convirtiéndolo en heredero del negocio familiar. Fugger aumentó ampliamente el capital heredado gracias a sus contactos con en el Emperador Maximiliano I y el Papa León X.

De haber vivido en nuestra época su fortuna estaría alrededor de los 400 billones de dólares, es decir, sería más rico que Bill Gates. Actualmente del legado de Jakob Fugger sólo quedan dos cosas, Fuggerei y las cuentas de ahorros. Estas últimas fueron idea del banquero cuando comenzó a ofrecer un 5% de interés anual a quienes tuviesen dinero en su banco de Agusburgo. También, financió el viaje de Fernando de Magallanes.

 

En conclusión, Fuggerei ha estado dando cobijo a los necesitados desde su creación, en el siglo XVI, desde entonces ha sufrido algunos cambios para adaptarse a las diferentes épocas que han transcurrido desde entonces. Lo bueno es que mantiene su ideal de asistir a las personas a superarse por sí mismas, más no ser una caridad.

 


Te puede interesar:

Fuggerei, donde puede vivirse por menos de un euro al año
¿Qué tal te pareció el post?