¿Cuál es el futuro de la exploración espacial con el Falcon Heavy?

Imagen de lanzamiento del Falcon Heavy
Imagen de lanzamiento del Falcon Heavy

El exitoso lanzamiento del cohete Falcon Heavy de SpaceX es un evento de alto impacto que realmente podría salvar a la NASA y el futuro de la exploración espacial. Desde la era Apolo, que llevó a los humanos a la Luna, no se había lanzado una nave espacial tan grande y poderosa. Lo más importante de esta nave espacial reutilizable es que puede transportar una carga útil equivalente al envío de cinco autobuses de Londres de dos pisos al espacio, lo que será muy valioso para futuras exploraciones espaciales tripuladas o para el envío de satélites más grandes a la órbita. Sin embargo esto sería solo el preludio para algo más grande.

El cohete Falcon Heavy esencialmente consta de tres cohetes previamente unidos para crear una nave espacial gigante. El lanzamiento atrajo audiencias internacionales masivas, pero si bien fue un evento increíble para presenciar, hay algunos inconvenientes potenciales importantes que deben considerarse a medida que evaluamos el impacto de esta misión en la exploración espacial. Pero esencialmente, hay muchas más cosas que celebrar que criticar de este lanzamiento.

el cohete mas grande desde saturno V
El Falcon Heavy en la plataforma de lanzamiento de Cabo Cañaveral, Florida USA. Cortesía: Wikimedia Commons

El Falcon Heavy es capaz de llevar 68 toneladas de equipos en órbita cerca de la Tierra. El competidor más cercano es el Delta IV Heavy, que tiene una carga útil equivalente a 29 toneladas. Así que el Falcon Heavy representa un gran paso adelante en la puesta en órbita de satélites cada vez más grandes o misiones tripuladas para explorar nuestro Sistema Solar. El lanzamiento en sí, las vistas desde la carga útil y el aterrizaje de los cohetes de refuerzo solo pueden describirse como impresionantes.

Aspectos más impresionantes del Falcon Heavy

Su poder de carga útil, supera con creces cualquier cohete ahora en producción, superando incluso las capacidades prometidas del enorme Space Launch System (SLS) de la NASA. Aún más importante que el tamaño de este cohete será su costo. SpaceX dice que Falcon Heavy costará alrededor de $ 90 millones por lanzamiento, pero apunta a hacer al Falcon Heavy más barato que eso, posiblemente mucho más barato, porque será 100 por ciento reutilizable. En contraste, el SLS de la NASA costará unos enormes $ 1 mil millones por lanzamiento, de acuerdo con la ex administrador adjunto de la NASA Lori Garver.


Te puede interesar: Un empuje hacia lo desconocido: el centro de la Vía Láctea


El gasto asombroso del SLS es una razón clave por la cual los planes largamente discutidos de la NASA para enviar astronautas a la Luna y a Marte han permanecido como ejercicios teóricos. El éxito de SpaceX con Falcon Heavy podría liberar a la NASA del SLS, en favor de cohetes privados mucho más asequibles.

Falcon Heavy & Starman

Aquí podemos apreciar todos los momentos del lanzamiento del Falcon Heavy y del aterrizaje perfecto de los cohetes reutilizables

En el campo publicitario el lanzamiento por parte de la compañía propiedad de Elon Musk, provocó un impulso de compromiso público muy necesario para la industria espacial que no se había visto desde la época de la carrera espacial en la década de 1960. La imagen de “Starman”, un muñeco sentado en el asiento del conductor de un Tesla Roadster propiedad del mismo Musk, se viralizó de tal manera que pudiera convertirse en una de las imágenes más importantes de este 2018, y que promete marcar una nueva época en términos de una carrera espacial de cara al futuro.

¿Estamos en presencia de una nueva carrera espacial?

La pregunta que debe responderse ahora en Washington es por qué el Congreso continuará gastando miles de millones de dólares de los contribuyentes al año en un cohete hecho por la NASA que es innecesario y obsoleto ahora que el sector privado ha demostrado que puede hacerlo por una fracción del costo. En la conferencia de prensa previa al lanzamiento, Musk avisó lo siguiente: “queremos una nueva carrera espacial una competencia global para ver quién puede ofrecer la mayor capacidad por el menor dinero”.

Con Falcon Heavy, SpaceX ya ha reducido el costo del acceso al espacio en aproximadamente un factor de 10. Si él o uno de sus competidores pueden reducir el costo en otro factor de 10, surgen todo tipo de nuevas posibilidades. Incluso Rusia. China y la Unión Europea actualmente se encuentran imposibilitados de luchar contra esos costos lo que muy seguramente los llevará de nuevo a las mesas de dibujo buscando reinventarse en esta nueva carrera espacial.


Debes revisarlo: China podrá ser la nueva potencia tecnológica del mundo?


Mientras que vehículos como el transbordador espacial han sido reutilizables, sus vehículos de lanzamiento no lo han sido. Eso significa que sus lanzamientos dieron como resultado una gran cantidad de cohetes propulsores y tanques de combustible perdidos, ya sea quemandose en la atmósfera o asentándose en el fondo del océano (algunos se recuperaron).

Esta recuperación reduce masivamente el costo de lanzamiento tanto para la exploración como para el descubrimiento científico. El Falcon Heavy ha sido promocionado por un costo aproximado de US $ 1,300 por kg de carga útil, mientras que el transbordador espacial cuesta aproximadamente US $ 60,000 por kg. Los cohetes propulsores en este vuelo de prueba tuvieron un aterrizaje controlado y asombrosamente simultáneo en la plataforma de lanzamiento.

Pero esto es solo la cereza del pastel, prepárate para el BFR

El exitoso lanzamiento de prueba de SpaceX del Roadster a bordo del Falcon Heavy fue menos un anuncio de ese cohete que un adelanto de su sucesor planeado: un cohete tan estupendo y absurdamente poderoso que el CEO de SpaceX Elon Musk lo llama “BFR” para Big F — ing Rocket.

Como Musk reveló en una conferencia de prensa posterior al lanzamiento, el Falcon Heavy será un caballo de batalla de carga. Para liberar humanos al espacio, dijo, “tenemos que ser mucho más grandes que eso”. El BFR es el cohete con el que Musk cuenta para devolver astronautas a la luna y transportar colonos a Marte. De acuerdo con SpaceX, el BFR generará 11.8 millones de libras de empuje y podrá llevar una carga útil de 150 toneladas.


Te lo preguntas?: Existe un planeta desconocido en el Sistema Solar?


El BFR todavía está en las etapas de planificación, pero no permanecerá allí por mucho tiempo. SpaceX ha estado probando los motores Raptor que proporcionarán empuje para el cohete durante casi dos años. Los primeros vuelos del sistema completo del BFR podrían tener lugar alrededor de 2022, según Musk, que es bien conocido por establecer calendarios poco realistas. SpaceX anunció el Falcon Heavy en 2011 con un objetivo declarado de que necesitaría solo un par de años para un vuelo de prueba inicial, el que, en realidad, tuvo lugar en febrero del 2018.

BFR | Earth to Earth

Una de las ambiciones del BFR: llevar pasajeros hacia otros sitios alejados de la tierra en solo 1 hora a través de un viaje inter-espacial continental

Lo que está claro, sin embargo, es que al avanzar con el BFR, Musk está acelerando el impulso para hacer que la exploración espacial humana sea más accesible. China tiene objetivos bien conocidos para enviar tripulaciones a la luna. Más relevante, tal vez, Jeff Bezos tiene muchas de las mismas ambiciones para su propia compañía de cohetes de bajo costo, Blue Origin.

¿Qué dificultades se atraviesan para el éxito del BFR?

De muchas maneras, la razón más probable para las demoras de ingeniería no es el sistema del cohete, es la cápsula de la tripulación. La pérdida de un cohete no tripulado sería malo, pero la muerte de un equipo sería catastrófica. Como Musk ha reconocido, “la parte de la capsula es, con mucho, la más difícil”.

interior de la capsula Dragon
Panel de control del interior de la capsula Dragon que será capaz de llevar humanos en forma cómoda y privada al espacio. Cortesía: SpaceX

La NASA ha invertido casi $ 14 billones en el desarrollo de su cápsula Orion, un sucesor del módulo de comando Apollo, según un análisis independiente del Centro para una Nueva Seguridad Estadounidense. Además, la agencia está pagando $ 2.6 mil millones a SpaceX y $ 4.2 mil millones a Boeing para construir y volar sus propias cápsulas espaciales, el Dragon y CST-1000 Starliner, respectivamente.

El primer vuelo tripulado del Dragón podría tener lugar a fin de año, pero SpaceX tiene ambiciones más grandes aquí también. Mientras que el Dragon llevará siete pasajeros, la cápsula de la tripulación gigante de BFR podría transportar hasta 100, un elemento clave de los sueños de la colonización de Marte por parte de Musk.


Conócelo: Esto es lo más cercano a Ironman en la vida real


El tamaño no es el único desafío para una cápsula espacial. Los vuelos interplanetarios implican velocidades muy altas. Nadie ha probado todavía los materiales y las tecnologías necesarios para desacelerar a tales velocidades y aterrizar pasajeros de manera segura en Marte. Tampoco está claro si las técnicas de reducción de costos que SpaceX ha aplicado a sus cohetes también pueden reducir el precio de una cápsula compleja para la tripulación.

BFR el cohete del futuro
Recreación artística del aterrizaje del BFR sobre la superficie marciana. La aspiración inicial de SpaceX es enviar su primera misión marciana en 2022 para confirmar la presencia de recursos acuíferos e identificar posibles zonas de asentamientos humanos en Marte. Cortesía: SpaceX

También está latente la capacidad de una excesiva contaminación tanto ambiental como espacial. La cantidad de queroseno en tres cohetes Falcon 9 es de aproximadamente 440 toneladas y RP-1 tiene un contenido de carbono del 34%, ahora imagínense como podría ser con el BFR. Esta cantidad de carbono es una gota en el océano en comparación con las emisiones industriales globales como un todo, pero si el plan de SpaceX para un lanzamiento de cohete cada dos semanas se lleva a cabo, esta cantidad de carbono (aproximadamente 4,000 toneladas por año) se convertirá rápidamente en un problema más grande.

Por otra parte al colocar la órbita del vehículo conducido (metafóricamente) por Starman rumbo a Marte, esto significará, que una colisión es inevitable. La dispersión de fragmentos minúsculos de un vehículo eléctrico es, como mínimo, contaminación y, en el peor de los casos, un peligro para la seguridad de futuras misiones.

El lugar donde terminen estos fragmentos será difícil de predecir y, por lo tanto, problemático para futuros lanzamientos de satélites a Marte, Saturno o Júpiter. Los escombros podrían ser arrastrados por la gravedad de Marte, asteroides o incluso arrastrados por el viento solar. El resultado de cualquier impacto o degradación del automóvil cerca de Marte podría comenzar a crear escombros en el planeta rojo, lo que significa que la contaminación de otro planeta ya ha comenzado.

tamaño del cohete
Tamaño del BFR comparado con otros sistemas de naves espaciales. Cortesía: Thorenn/Wikimedia Commons

De todas maneras frente a todos estos escenarios planteados, el lanzamiento del nuevo Falcon Heavy y la puesta en marcha del proyecto BFR no deja de ser supremamente interesante y emocionante. Esto podría marcar una nueva era en términos de una carrera espacial que podría terminar con la colonización de otros cuerpos estelares de nuestro espacio exterior llevando a un límite más alto la capacidad de invención humana, que de todas maneras, también no debe de dejar atrás un tema tan sensible como lo es la contaminación.

¿Cuál es el futuro de la exploración espacial con el Falcon Heavy?
5 (100%) 1 vote