Todos queremos lograr el éxito, sin embargo existen personas que lo quieren lograr sin importar el cómo, así bien, obtienen sus riquezas a través de trampas o mentiras. Todos estamos expuestos a ser víctimas de algún estafador, pero algunos de estos estafadores expertos realizaron grandes fraudes, que pasaron a la historia.

1. El equipo paralímpico de España.

jugadores celebrando triunfo
Equipo paralímpico Español. Cortesía: semana.com

En los juegos paralímpicos del 2000 en Sidney, España estaba arrasando con las medallas, teniendo un total de 106, por lo que logró ubicarse en la cuarta posición de la clasificación. Todo parecía marchar bien y deslumbró con su equipo de baloncesto el cual ganó la medalla de oro.

La farsa se descubrió dos días después, cuando salió la imagen del galardonado equipo de discapacitados en todos los periódicos de España y la gente empezó a sospechar ya que parecían bastante sanos.

 se destapó la verdad y es que de los 12 jugadores, solo 2 tenían una discapacidad mental, mientras que el resto eran personas saludables.

Dicha confesión la hizo un periodista que participó en el campeonato fingiendo ser un discapacitado, para demostrar la poca certeza que tenían los juegos paralímpicos al momento de verificar la discapacidad de cada participante. El resto de los jugadores trataron de justificarse y decir que fueron convencidos de participar en una estafa que, en teoría, iba a servir para obtener más fondos para los discapacitados.

El caso se llevó a juicio y se cerró en 2013 con una multa de 5400 euros

para el expresidente de la Federación Española de Deporte para Discapacitados Intelectuales (FEDDI). Mientras que el resto de los participantes de dicho engaño, entre esos los demás jugadores, médicos y psicólogos, quedaron absueltos.

2.Venta del Puente de Brooklyn

demostración del puente y autor de estafa
Puente Brooklyn y George C. Parker, autor de la estafa. Cortesía: marca.com

El puente de Brooklyn es una atracción turística que se encuentra en New York, una obra arquitectónica sin duda muy importante para dicha ciudad, debido a que une los distritos de Manhattan y de Brooklyn. Dicho puente posee una gran utilidad y alto valor para la ciudad ya que miles de personas lo atraviesan diariamente para llegar a su trabajo o realizar sus actividades de la vida cotidiana.

Entre 1883 y 1928, hubo una gran bonanza económica y el crecimiento era tan grande que nadie tenía la certeza de que monumentos o acciones eran públicas o privadas. Por lo que la idea de que el puente fuera privado no parecía tan imposible.

Fué en este momento cuando un hombre tuvo la idea de hacerse pasar por el mismo constructor de dicho puente.

De esta manera lo vendió a más de cuatro mil quinientos empresarios que pensaron en la gran oportunidad que tenían comprando esa acción. Miles de personas fueron engañadas durante todo estos años y solo se daban cuenta del engaño cuando trataban de cobrar peaje y la policía les informaba de la imposibilidad de hacer eso, solo así descubrían que fueron estafados.

El autor de este evento fue George C. Parker, el cual se especializó en la venta falsa de monumentos, especialmente si eran de New York. Entre los monumentos que vendió se encuentra: el Madison Square Garden, el Museo Metropolitano de Arte, la Tumba del General Grant, o incluso la Estatua de la Libertad. A pesar de haber sido enjuiciado en tres ocasiones, no fue sino hasta 1928 cuando lo condenaron a cadena perpetua por fraude y falsificación. 

3. La venta de la torre Eiffel

estafa de torre Eiffel
Victor Lustig, uno de los estafadores en la venta de la tore Eiffel. Cortesía: historiaybiografias.com

Transcurría el año 1925, en ese momento la torre Eiffel no se veía con la importancia arquitectónica de la actualidad sino que, para un país que estaba recuperándose de la I Guerra Mundial, resultaba complicada la conservación de dicho monumento, sobre todo en pintura que era muy costoso.

Exactamente así lo reflejaron los periódicos del momento, razón por la cual un estafador ya con experiencia llamado Victor Lustig, aprovechó la oportunidad única que le ofrecía esta noticia. De inmediato se puso en contacto con su colega Daniel Collins.

entre ambos falsificaron los documentos de propiedad de la Torre Eiffel y se hicieron pasar por funcionarios del gobierno.

Luego, difundieron la noticia de la venta del monumento, todo esto de manera clandestina, hasta que aparecieron compradores interesados en dicha Torre. Victor Lustig y Daniel Collins los citaron en un hotel, donde les explicaron que el gobierno no podía seguir cubriendo los gastos de la Torre y que tenían pensado venderla o demolerla. También les informaron de la importancia de mantener la venta en secreto ya que no querían que los ciudadanos parisienses iniciaran protestas por la venta del monumento.

Convencidos de tal historia, la mayor oferta fue de André Poisson quien se quedó con “la propiedad” de la Torre Eiffel. Poco tiempo después se dio cuenta de la estafa, sin embargo prefirió mantenerlo en silencio para no pasar vergüenza.

Segunda estafa

Lustig y Collins pensando que no se había descubierto su farsa, regresaron a Paris y cometieron su estafa de nuevo, solo que esta vez la víctima denunció a la policía, por lo que Poisson también salió a reclamar su propiedad. Viéndose atrapados, Lustig y Collins huyeron de Paris.

Tiempo después se descubrió a Lustig en América traficando dólares falsos, razón por la cual es condenado a prisión. Su historia acaba cuando muere a causa de una neumonía en la célebre  prisión de Alcatraz en 1947.

4. Robo de la Mona Lisa

Robo de la mona lisa
Eduardo de Valfierno. Cortesía: taringa.net

En la mañana del 23 de agosto de 1911 el mundo entero se alarmó por la noticia del robo de La Gioconda de Leonardo Da Vinci. El autor de este crimen fue Eduardo de Valfierno, el cual fue desde nacimiento una persona de clase acomodada.

Se caracterizó por ser despilfarrador, tal acción le llevó a gastar toda la fortuna que había heredado de su padre, viéndose en ese estado empieza a idear formas de volver a obtener su fortuna. Es en ese momento cuando conoce a Yves Chaudron, un artista que se dedicaba a falsificar pinturas del renacimiento. Fue junto a él y Vicenzo Peruggia (trabajador del museo del Louvre) que se empleó dicho plan en 1911. Y así es como se robaron la pintura del museo, ya que, en ese momento no se disponía de la seguridad de la actualidad.

Mona lisa fué robada
Obra de la Mona Lisa (Gioconda). Cortesía: nationalgeographic.com.es

Valfierno aprovechó que todo el mundo se había enterado del robo de la obra y vendió seis copias de la Gioconda a un precio millonario, siempre convenciendo a sus compradores de que esa era la original.

La estafa se descubre en 1913 cuando Vicenzo Peruggia es descubierto tratando de vender la obra original por su lado

Mientras Vicenzo fue juzgado y condenado  año y medio de prisión, Valfierno y Chaudron disfrutaron de su fortuna. No fue sino hasta 1931, cuando Valfierno sabiendo que le quedaban pocos años de vida, confesó el origen de su fortuna y solo ahí se supo toda la verdad. Aun así, ninguno de los compradores originales pudo recuperar su dinero.

5.El maratonista Frederik Lorz

Fraude por maratonista
Frederik Lorz. Cortesía: es.wikipedia.org

Frederik Lorz fue un maratonista americano, el cual participó en los Juegos Olímpicos de Saint Louis, E.E.U.U de 1904. En dichos juegos fue el ganador de la medalla de oro del maratón, sin embargo la realidad fue que Lorz quedo exhausto a las 12 millas.

su entrenador lo subió a su coche y lo dejó cerca del estadio, donde entró caminando y proclamando ser el ganador.

A pesar de haber logrado su plan, poco tiempo después, Frederick admitió haber hecho trampa , ya que tenía la presión de la denuncia de un espectador que afirmaba que él no había acabado la carrera. Esto lo llevo a la expulsión de todas las competiciones, pero esta condena fue levantada al disculparse públicamente por su engaño.

6. Las hermanas Fox

Hermanas estafadoras
Hermanas Fox. Cortesía: elpensante.com

Las hermanas Fox son para muchos una de las pioneras del espiritismo moderno. El suceso empieza en 1848 en un hogar de Hydesville, Nueva York, donde vivía una familia conformada por el padre, la madre y sus dos hijas llamadas Margaret Fox, de 10 años y Kate Fox, de 7 años.

Sobre dicho hogar se extendía el rumor de que había ocurrido un asesinato y los restos del hombre se encontraban en el sótano. Sin embargo, la familia en un principio aceptó vivir en el sitio sin que les incomodasen ruidos que se escuchaban como golpes, batidas, incluso, algunas cosas parecían moverse de su sitio. Luego de un tiempo estos acontecimientos parecieron intensificarse, al punto de que las hermanas no querían dormir solas en sus habitaciones.

Fué entonces, cuando las hermanas enfrentando su miedo decidieron comunicarse con el espíritu

El hecho fue ejecutado a partir de golpes y el abecedario, es decir: un golpe era la letra “A”, dos golpes la letra “B” y así sucesivamente. Por este medio  se enteraron que el hombre había sido asesinado a sus 30 años y estaba enterrado en el sótano. A esta altura ya todo el vecindario estaba enterado de dicha entidad e incluso se hacían reuniones en la casa para observar la comunicación de las hermanas con dicho espíritu.

Habiendo descubierto esto, los vecinos excavaron el sótano y no se encontró nada (solo fue hasta un siglo después, con la demolición de la casa, que se descubrieron los restos del esqueleto de la víctima), sin embargo, esto no hizo que su credibilidad fuera refutada para ese momento.

todo el mundo podía escuchar ruidos tras la realización de preguntas hechas por ellas.

Consecuencias trajeron arrepentimiento  

La popularización de las hermanas fue tan grande, que esto las llevo a hacer sesiones donde actuaban frente a centenares de personas. Las mismas hermanas dicen que se arrepentían de esto, ya que las llevo a relacionarse a una edad muy temprana con sectores sociales bastante complejos, tanto así, que  posteriormente inducirían su  introducción en el mundo del alcoholismo.

durante la estafa
Cortesía: elpensante.com

Margaret Fox decidió iniciarse en el cristianismo y fue ahí donde confesó el engaño de sus sesiones espirituales.

De acuerdo con una versión expresada por ella misma, los golpes provenían de manzanas que ellas habían atado debajo de las tablas y aprendieron a chasquear los dedos de los pies para producir dichos sonidos. Aunque para muchos en el momento fue una confesión obligada por su nueva religión, lo cierto es que nunca se concretaron pruebas sobre la certeza de dichas sesiones realizadas por las hermanas.

7. Estafa piramidal (Carlos Ponzi)

Autor de estafa piramidal
Carlos Ponzi. Cortesía: es.wikipedia.org

Carlos Ponzi fue un italiano que emigró hacia los Estados Unidos en 1920, llegó prácticamente en la banca rota, sin embargo, a los pocos días se dio cuenta que los cupones de respuesta internacional de correos se podían vender en Estados Unidos más caros que en el extranjero. Fue así que se le ocurrió la gran idea de construir su propio negocio.

Dicho negocio consistía en convertir los dólares que obtenía de los inversionistas en divisas de menor valor

De esta manera podría adquirir los cupones a un menor precio, los cuales eran enviados a un país con moneda más fuerte donde eran cambiados por estampillas y a su vez están eran convertidas en efectivo. Ofreciéndole a sus inversores hasta el 45% de ganancia por intereses en tan solo 90 días.

Sin embargo, la realidad se trataba de una operación fraudulenta de inversión en la que el pago de intereses a los inversores era por el dinero de nuevos inversores. 

solo funcionaba si crecían la cantidad de víctimas.

Así fue, como Ponzi convenció a sus amigos y estos a la vez, también convencieron a sus conocidos para invertir en el negocio. Por lo que Carlos Ponzi pasó de ser un hombre en bancarrota que llego a Estado Unidos, a un multimillonario en muy poco tiempo.

Gran Estafa derrotada por deudas

sistema piramidal
Cortesía: pinterest.com

Posteriormente, poco a poco se fueron regando los rumores de que la famosa empresa Security Exchanges Company no podía costear todos los intereses que debía pagar. A esto, Ponzi hizo frente y con su gran carisma logró convencer a sus inversores de no retirar todos los fondos. Dos semanas después  la auditoría federal reveló que la Security Exchanges Company enfrentaba acreencias por, al menos, siete millones de dólares. Ya a esto, Carlos Ponzi no pudo ocultarlo y admitió no poder hacer frente a todas sus deudas.

En consecuencia a esto, la empresa se derrumbó y una gran cantidad de inversores se quedaron sin ganancia.

Carlos Ponzi fue enjuiciado y condenado a 5 años de cárcel de los cuales solo cumplió 3 años. Mientras permanecía en la cárcel, le enviaba postales a sus víctimas prometiéndoles que en cuanto consiguiera su libertad les iba a pagar la diferencia, lo cual nunca sucedió, dejando en la pobreza a más de una persona que incluso hipotecaban sus hogares para invertir en tan dichosa empresa

Solmary Rangel.    Contador Público y Administradora, amante de la lectura y escritura

Deja una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.