¿Te gusta la soledad? Hikikomori, un trastorno social en Japón

¿Alguna vez has tenido la idea de apartarte de quienes te rodean y simplemente ir a tu habitación y apreciar una buena película, un videojuego o simplemente dormir? no parece nada extraño, es más,  parece una idea muy agradable de vez en cuando. A menos que decidas estar encerrado durante 4 años o, ¡el resto de tu vida!

 

 

Origen de la palabra “Hikikomori”

 

Hikikomori en su habitación. Tomada de yumeki.org.

 

Hikikomori significa “estar apartado, recluido”. Es un trastorno social que como si de una endemia tratase, solo ocurre en Japón bajo los suburbios de expansión en sus grandes ciudades. Generalmente afecta a los varones, en especial al hijo varón mayor, el cual, al experimentar un desencadenante psicológico, o de manera espontánea, siente la necesidad de encerrarse en su habitación y simplemente no salir más, perdiendo contacto con todo su medio externo.

La cultura japonesa para nosotros los occidentales nos ha parecido desde tiempos inmemorables una caja de pandora, donde descubrimos estilos de vida que contrastan nuestro día a día, tales como gustos gastronómicos, musicales, laborales y ¡por qué no! hasta sexuales. No es de extrañarse que en una cultura diferente, encontremos trastornos que solo en esa sociedad pueden darse a relucir. Como es el caso del Hikikomori en el cual ocurre un aislamiento de manera progresiva  donde el joven afectado pasa de una vida normal, llena de amistades y pertenencia familiar a un completo encierro dejando todo atrás: trabajo, estudios, relación familiar y amorosa.

 


Te puede interesar:

Curiosidades sobre las parafilias


 

El encierro: un escape para el Hikikomori

 

 

Esquema de un hikikomori. Imagen tomada de rocketnews24.

 

Para una persona con estado de salud normal tanto físico como mental, vería el trastorno de Hikikomori con ojos de terror, pues el solo pensar estar encerrado por toda una vida causaría claustrofobia a primera instancia. En estos casos, el afectado lentamente perderá sus habilidades sociales para interactuar con el medio externo creando así un ciclo cerrado de monotonía y llevando así una vida limitada y sin expectativas.

 

¿Qué desencadena el Hikikomori?

 

La mayoría de los casos tiene un desencadenante psicológico que podría tratarse de un evento traumático que los impulsa a perder interés o también tener un miedo irracional al exterior, a espacios muy abiertos (agorafobia), e incluso, pueden temer a otras personas. Otro de los desencadenantes importantes son los videojuegos, series de anime o simplemente navegar por la red. Se ha hecho énfasis en la influencia de las nuevas tecnologías como desencadenantes al ser un atractivo entretenimiento para los jóvenes, dándoles al principio un respiro de sus labores diarias, sin embargo, poco a poco los absorbe y lo que al principio fue un alivio, resulta ser luego el principal problema.

¿Presión familiar?

 

En la cultura japonesa predomina el logro sobre la afiliación y el poder (teoría de la motivación en que una persona busca satisfacer sus tres necesidades más básicas) atribuida a David McClelland. Por ello, no es extraño esperarse una sociedad altamente competitiva y exigente, con horarios de trabajos muy extensos y pocas horas de recreación. De manera que se establece un escenario perfecto para una falta de comunicación y un nivel de demanda basándose en el estatus social y económico esperado por parte de los padres que obligue al afectado a tomar medidas drásticas y desesperadas, dado a esto, muchos jóvenes, prefieren tener una vida virtual con posibilidades infinitas a una vida real llena de dificultades y exigencias.

 

La típica rutina de un Hikikomori

 

Es común que los afectados vivan con sus padres o algún familiar cercano, quienes son los que le proporcionan la alimentación necesaria. La mayoría de los Hikikomori que cuentan con un trabajo lo hacen solamente por vía cibernética, ya que se ajusta a su vida sedentaria y reducida a sus cuatro paredes, haciendo pedidos por internet o vía telefónica para así no salir de sus casas.

 

Habitación típica de un Hikikomori. Imagen tomada de japon.amino.

 

Pre Hikikomori o Junhikikomori

 

Es la primera fase. Tiene como característica ser progresivo, ya que el afectado va demostrando su aislamiento primero en la escuela, luego en la universidad o en el lugar de trabajo al hablar cada vez menos con quienes lo rodean, hasta el punto de simplemente no hablar y limitarse a solo la actividad que le compete. Al pasar el tiempo, usualmente meses a años, llega el punto en el que el afectado termina por abandonar la universidad, la escuela o el sitio de trabajo limitándose a estar solamente en su casa y vivir encerrados en su habitación como si de un preso se tratara. Los principales síntomas son:

 

  • Desconexión total con el mundo exterior: el afectado pierde completo interés a lo que ocurre en el mundo.

 

  • Baja autoestima trayendo consigo una fase depresiva.

 

  • Alteración del sueño, se ve afectado el ciclo circadiano, el afectado cambia completo su ciclo de sueño durmiendo de día y estando despierto de noche.

 

  • Mala alimentación y por ello un aumento de peso generando obesidad, se han registrado casos de obesidad mórbida por el excesivo sedentarismo.

 


Te puede interesar:

Misterios detrás de los sueños


¿Tiene cura?

 

SI, este trastorno puede tratarse y revertirse en su totalidad pero al tratarse de una enfermedad nueva no existe aún un tratamiento específico, se ha tratado la enfermedad desde dos puntos de vista:

 

  • Método psicosocial

 

Consiste en alejar el joven afectado de su lugar de ‘’reclusión’’ e integrarlo con otros jóvenes que sufren el mismo trastorno  e ir fomentando la convivencia entre ellos mismos. Logrando que vuelva a incorporar sus habilidades sociales y así poder reintegrarlo a la sociedad.

 

  • Método médico-psiquiátrico

 

 Es un método más invasivo ya que es tomado como un desorden de origen mental o conductual, y al tratarse de tema psiquiátrico es necesaria su reclusión en un centro especial con tratamientos médicos. Cabe destacar que al comienzo de cualquiera de los dos métodos se debe intentar tener la cooperación del afectado para así poder manejar con más facilidad cada uno de los casos.

Para eso existen  numerosos centros de ayuda para los Hikikimori donde emplean un mecanismo muy funcional dado que trabajan con jóvenes que ya sufrieron la enfermedad como aconsejadores  y reeducadores.

Conclusión

 

Se podría pensar que el Hikikimori es un trastorno muy poco común pero la alarmante cifra de más de medio millón de afectados en Japón nos da una idea clara de la gravedad  de la situación. Como dato interesante para el 2017, se detectaron unos casos 3 casos  en España. Tal vez nuestro estilo de vida y condiciones de vida están cambiando o tal vez nuestras costumbres se están perdiendo con el avance tecnológico que nos abre ventanas a un mundo virtual, apartándonos del mundo real.

 

Documental recomendado:

 

Documental: Hikikomori, jóvenes invisibles.

 

Jesús Iván Labrador Rivera.

¿Te gusta la soledad? Hikikomori, un trastorno social en Japón
¿Qué tal te pareció el post?
Comparte en tus redes si te gustó.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Estudiante de medicina. Bibliófila y melómana.

Sliding Sidebar

Danos un Like en Facebook

Siguenos en Google+

Instagram Slider