Hipatia es considerada la última científica del mundo antiguo, ya que para desgracia de la historia, después de Hypatia se hizo la oscuridad, el comienzo del tenebroso y turbio periodo que arrasó con su vida y que representó un paréntesis de al menos 10 siglos en el surgimiento científico. Se remonta al año 312, cuando el cristianismo comienza a formalizarse y los antes perseguidos empiezan a convertirse en perseguidores. La vida de Hipatia está enmarcada en este el siglo IV; además de ser mujer y por ende representar un peligro para aquella época, ella no era una mujer común; fue una cientifica empedernida con una visión muy adelantada para su época.

En los pocos registros que hay se dice que su personalidad era sumamente controversial pero era a la vez humilde, calmada y paciente; fue admirada y seguida por un sinfin de personas en Alejandría, su ciudad natal. Incluso, muchos viajaban desde lejos para hablar con ella y ser instruidos por esta indómita mujer. Como en todo los tiempos y especialmente en ese; una mujer genera seguidores, pero tambièn muchos adversarios, todas sus cualidades fueron suscitando odio en el interior de aquellos corazones mezquinos y envidiosos hasta el trágico final. Su inteligencia fue el preludio de su tragedia.


Debes conocerlo: Madame Curie: una dama que cambió la química


Para entender en profundidad la tumultuosa vida y muerte, tenemos que sumergirnos en la historia del siglo que fue el origen de la oscuridad y el comienzo de un mar de sangre que acabó con la existencia de personajes claves de la historia, cuyo único pecado fue intentar ser una antorcha de conocimiento en las densas profundidades de la ignorancia.

 

Siglo IV D.C (301-400). El comienzo de la oscuridad

 

 

En la imagen San Atanasio. Tomada de Biografías y Vidas.

 

Llamado en ocasiones el siglo de los padres de la iglesia; estos eran considerados un grupo de pastores y escritores, cuyas doctrinas eclesiásticas tuvieron peso en la teología cristiana. Se les consideró como los continuadores inmediatos de los apóstoles de Cristo. Uno de los cuatro padres de la iglesia oriental era Atanasio de Alejandria, quien fue obispo de la ciudad. Su visión Cristiana enmarcó el pensamiento religioso de los habitantes de Alejandría, ya que su doctrina jugó un papel importante en el llamado concilio de Nicea I (Concilio que sienta las bases, dogmas y doctrinas cristianos).

En este siglo destacado, se oficializa el Cristianismo, en el año 313. Más adelante, se prohíben todas las otras religiones, en el año 380. Las casas privadas y monumentales de los cristianos son transformadas en lo que hoy día se conoce aún como iglesias; mitos romanos y de otras creencias, son absorbidos por el cristianismo y en algunos casos transformados como dogmas, la esencia romana comenzó una metamorfosis y una de las causas fue el cristianismo. Por otro lado, la filosofía epicúrea desaparece de la cultura oriental; Epicureo era un filósofo de este siglo que argumentaba que no “existía un Dios o un más allá”, por tanto, la vida debía disfrutarse a plenitud a través del fin último representado por el placer (entendido como la ausencia del dolor). Toda esta visión filosófica fue rechazada tajantemente por el cristianismo y prohibido todo tipo de pensamiento o practica parecida.


Te puede interesar: Estas mujeres cambiaron la historia de la astronomía


Constantino I o San Constantino fue el legalizador de la religión cristiana católica

 

Constantino, el grande. Tomada de Biografías y Vidas.

 

Flavio Valerio Aurelio Constantino; fue emperador de los romanos desde su proclamación por parte de sus tropas en julio del 306 hasta su muerte en mayo del 337. Se le reconoce también como Constantino el grande. Legalizó la religión cristiana por el conocido Edicto de Milán en 313; convocó el Concilio de Nicea en el 325, lo que le otorgó legitimidad al cristianismo. Parafraseando al filósofo e historiador Voltaire:

 

“Constantino no era cristiano, no sabía qué partido tomar, ni a quién perseguir”.

Ya que se cree que la decisión de Constantino de legalizar el cristianismo se dio motivada al crecimiento impresionante de seguidores de esta religión y a la presión a la cual estaba sometido. El hecho de convertirse a esta religión le garantizó muchos seguidores y a los cristianos les protegió de la persecución religiosa de la que hasta ese entonce habían sido victimas, fue un negocio irresistible. No fue sino años más tarde cuando se “volteó la moneda” y los perseguidos se convirtieron en terribles perseguidores. Pese a que el cristianismo no se convirtió en la religión oficial del imperio hasta el final del siglo IV, Constantino dio gran poder, posición social y económica a los cristianos, el paso de la oficialización lo dio Teodosio en el Edicto de Tesalónica en el 380.


Debes conocerlo: Que pasó con los cadáveres de la Revolución Francesa


Teodosio fue emperador desde el año 379 hasta su muerte, él reunió las porciones oriental y occidental del imperio, fue el último emperador que gobernó todo el mundo romano, por esta razón, para la época en la cual se desenvolvió la vida de nuestra Hipatia, Alejandría era la capital de la diócesis romana de Egipto; luego de su muerte las dos partes del imperio se separaron definitivamente. Él continuó con la persecución a muerte a los paganos, participó en la destrucción de los llamados lugares paganos como el gigantesco serapeum y la biblioteca de Alejandría.

Busto de Teodosio I, el Grande. Adoración de falsos dioses, contemplación al cuerpo y cultivar el conocimiento eran reconocidas como actividades paganas y sancionadas con la muerte. Imagen cortesía de Murallólogo (blog).

 

Hipatia, una joya del siglo IV

 

Representación de Hipatia observando el firmamento. Imagen tomada de AllThatIsInteresting.

 

La ciencia en estos tiempos dejó de avanzar y las obras que se leían en el año 400 (como el Almagesto de Ptolomeo), continuaban como referencia para los científicos al final de la Edad Media. Tanto Copérnico como Galileo cientos de años después, comentan los mismo textos que Hipatia. El tipo de ciencia que ella hacía era muy similar a la de estos dos hombres, solo que ellos contaban con una la ventaja que nuestra astrónoma no podía tener: ellos nacieron hombres.

Hipatia nació alrededor del año 370 en Alejandría, capital de la diócesis romana de Egipto como se decía antes.  Hay que comenzar diciendo que de su madre no se tiene mucha información, quizá por la sombra histórica biográficas de tantas mujeres. Su padre era Teón de Alejandría, astómomo y matemático, quien trabajó y dio clases en el museo (Universidad de aquella época); era, además, un profundo amante de la ciencia y el conocimiento y desde muy pequeña le fue inculcando a Hipatia esta devoción; se dice que su deseo era hacer de ella un ser perfecto y se dedicó incisivamente a su educación, la misma se formó como científica en el museo donde su padre era profesor, lugar que, por ironías sutiles de la vida, ella llegaría a dirigir años más tarde. (alrededor del 400).

 

Un astrolabio, instrumento que permitía determinar la posición de las estrellas en el espacio. También se usa en navegación para saber la hora y altitud. Imagen cortesía de Wikimedia.

 

Teón le enseño a su hija acerca de las diferentes religiones del mundo, le enseñó oratoria y el arte de la enseñanza lo cual fue la motivación de una serie de personas a viajar a Alejandría a estudiar con ella. Su casa se convirtió en una especie de centro intelectual, se dedicó a la enseñanza de matemáticas, filosofía, astronomía y mecánica; fue autora de diversos libros de geometría, álgebra y astronomía, mejoró los diseños de los primitivos astrolabios (instrumentos que permitían determinar la posición de las estrellas en el espacio) y ella misma construyó un astrolabio, también se le atribuye la invención de un destilador (artefacto que sirve para medir el nivel del agua).


Te puede gustar: Los filósofos que cambiaron la historia


Debido a la trágica destrucción del Serapeo por grupos cristianos, no se logra conservar ninguna de sus obras; todos se conocen gracias a sus discípulos.

 

Dibujo esquemático de la destrucción de la biblioteca de Alejandría. Imagen tomada de Ancient-origins.

 

Orestes, destacado discípulo y su veneración a Hipatia fue la llama que encendió el odio

 

Orestes era el prefecto romano para ese entonces y era parte de los familiares de Hipatia, él sentía gran cariño y admiración por ella y reiteradamente se reunían y él pedía sus consejos. A través del tiempo se fue generando rencor y envidia en su contra; ya que acusaban a Hipatia por ser la culpable de que Orestes y el obispo no se hicieran amigos. En el año 412 Cirilo fue nombrado patriarca de Alejandría lo que materializó la lucha entre Iglesia y Estado; puede que él no fuera quien ordenara directamente la muerte de Hipatia pero hay constancia de que generó el ambiente político y el contexto para que monjes fanáticos y seguidores cristianos le asesinaran. Hipatia había enseñado a Orestes y ella además era considerada pagana, esto sumado a su erudición le volvían un arma peligrosa para la difusión de toda esta herejía; ella también era asidua a actividades físicas para cuidar su cuerpo y había expresado que no quería casarse ya que se dedicaría en cuerpo y alma a la ciencia; en resumen su personalidad era considerada pagana, con dosis de veneración del cuerpo y herejía en contra de la unión del matrimonio. Así fue como un fatídico día ella se disponía a salir de dar clases en el muso en dirección a su casa, cuando fue detenida por un motín liderado por varios monjes y cristianos, los cuales

“La agarraron violentamente de los cabellos” del carruaje, la llevaron arrastrada por el piso de la ciudad a la iglesia llamada cesaréa, dejándola totalmente desnuda le tasajearon su piel con caracoles afilados, hasta que botó su ultimo aliento; luego descuartizaron su cuerpo y llevaron sus pedazos a un lugar llamado Cinaron donde los quemaron hasta convertirlos en cenizas.

Dibujo del asesinato de Hipatia. Tomado de Paper (blog).

 

La científica valiente recordada por la historia

 

Hipatia fue una mujer cuya valentía y conocimientos le llevaron a la ruina, pero es el vivo ejemplo de luchar por un ideal y no sucumbir ante las adversidades; en reiteradas ocasiones Orestes le aconsejó unirse al cristianismo para calmar los ánimos y en todas las ocasiones ella se rehusó, defendió sus ideales y no dejó jamás de iluminar con su luz propia a todo el que se acercara. Hoy en día toda científica tiene en Hipatia un ejemplo profesional y de vida a seguir.


Te puede interesar: ¿Conoces todo lo relacionado al Renacentismo Italiano?


Hipatia ha sido la musa de diversas pinturas; hay un asteroide que lleva el nombre de Hipatia descubierto en 1884 y un crater lunar, ha sido protagonista de diversas novelas literarias y de producciones cinematográficas.

Esta mujer rompió las cadenas de su época y sus huellas son tinta indeleble de la historia.

 

Literatura recomendada:

 

Película recomendada:

 

 

★Hipatia: la mujer que rompió las barreras de su época★
5 (100%) 1 vote

  •  
  •  
  •  
  •  
  •