Algo de historia de la tabla periódica y 5 curiosos elementos

Desde la antigüedad se conocen elementos como la plata, el estaño, oro, zinc los cuales al poder hallarse en su estado natural fueron empleados para construir herramientas para la caza, joyas, prendas y demás utensilios.

De acuerdo a Aristóteles, quien en vida fuese un magnífico filósofo, intelectual y científico, los elementos se componían de 4 cosas fundamentales, aire, agua, tierra y fuego. Filósofos de otras culturas antiguas como la hindú, china y árabe también tenían creencias similares y esa era la explicación del momento para la composición de las cosas. Es a partir de esas disertaciones que poco a poco se va esbozando un sistema que siglos después y tras muchas modificaciones vendría a ser la tabla periódica que hoy conocemos.


Es interesante: El futuro viene enseguida con la Nanotecnología


“P” descubierto en orina

No es hasta mediados de los años 1600´s que se documenta el hallazgo de un nuevo elemento. Basado en la leyenda de la piedra filosofal, Henning Brand quién estuviese en bancarrota por dedicarse a hallar la piedra formadora de oro, descubre accidentalmente el Fósforo. Su técnica se basó en hervir orina hasta obtener un espeso jarabe que mezclaría hasta hacer una sustancia gelatinosa la cual calentaría hasta emanar gases, los cuales enfriaría para obtener un residuo sólido el cual llamó “fósforo” (del griego “fos”, luz y “foros”, portador).

Antoine Lavoiser padre de la quimica como la conocemos
Antoine Lavoisier es considerado el creador de la química moderna por sus estudios sobre la oxidación de los cuerpos, el fenómeno de la respiración animal, el análisis del aire, la ley de conservación de la masa o ley Lomonósov-Lavoisier. Cortesía: Wikimedia Commons

Muchos años después, en 1789 Antoine Lavoisier publica su Traité Élémentaire de Chimie, “Tratado elemental sobre química” uno de los primeros textos modernos sobre química. Lavoisier clasificó los elementos en metales y no metales, creo una lista donde colocaba elementos como el azufre, fosforo, oxígeno, calor y luz que consideró no podían escindirse en otras cosas más pequeñas. En 1829 Johann Wolfgang Döbereiner agrupa a los elementos en tríadas de acuerdo a características similares como el peso atómico.

Periodicidad

En 1862, Alexandre Béguyer de Chancourtois geólogo francés descubrió la periodicidad de los elementos, es decir, al ordenar los elementos por sus pesos atómicos, estos aparecen con características similares. Más tarde en esa década, en 1869, John Newlands publica su trabajo conocido como Law of Octaves, “Ley de las octavas” agrupando muchos más elementos de acuerdo a sus características y acuñando también el término de periodicidad. Su trabajo fue poco valorado en aquel entonces y no fue hasta años después de las publicaciones de Mendeleev que fueron reconocidos sus hallazgos.

La tabla de Mendeleev

Dmitri Mendeleev fue un químico ruso nacido en Siberia que venía estudiando diversos fenómenos y características de elementos químicos y que con base a sus experimentos, los antecedentes y sus escritos se le atribuye, junto a un científico alemán, Lothar Meyer, la creación de una tabla periódica similar a la utilizada en la actualidad.

Modelo de una Tabla Periódica moderna. Cortesía: Pixabay

El tiempo dedicado a estudiar cada elemento y ordenarlos de acuerdo a su masa atómica dio frutos al publicar en una revista rusa científica su tabla y luego en una alemana conocida como Zeitschrift für Chemie “Revista de química” donde, en resumidas cuentas enunció que los elementos al ser ordenados de acuerdo a su masa atómica demuestran periodicidad de características similares, es decir, demuestran características similares al tener masas atómicas similares. Al conocer este principio y conocer ya el peso y características de ciertos elementos, esta tabla permitió predecir la existencia de otros elementos.

Ahora bien, hablemos de algunos elementos curiosos de la tabla periódica:

  • Galio

Tiene un número atómico de 31, está en el grupo 13 de la tabla periódica y sus características son similares al indio (usado en pantallas LED), talio (sumamente tóxico) y aluminio. No es encontrado en su forma pura en la naturaleza, sino en trazas junto al zinc y yacimientos de bauxita. Es blando, azulado, plateado metálico a condiciones normales de temperatura y presión (25°C, 1atm). Y es líquido a temperaturas mayores a 29°C. Es utilizado en joyería, electrónica, termómetros, medicina nuclear. Fue descubierto por Paul Emile Lecoq quién bautizó el elemento con el nombre de Galio en honor al nombre que los romanos daban las tierras de Francia, Gallia.


Debes conocer: La Química moderna también tiene a una mamá


No obstante, dado que su nombre Lecoq, significa en francés, el gallo (“Le coq”) siempre se hacía el chiste de que había nombrado el elemento en su honor. Por otro lado, el metal se derrite en la palma de las manos, esto debido a que el cuerpo humano tiene una temperatura promedio de 37°C, mayor que el punto de fusión de 29°C del galio. Esto se prestaba para muchas bromas entre estudiantes universitarios y químicos a principios del siglo pasado, donde aprovechando los cambios de temperatura en especial en épocas de invierno se hacían tenedores y otros utensilios de galio haciendo que se derritieran al estar en las manos de los comensales.

  • Tecnecio

Elementos radioactivos inestables
Tanto el francio como el tecnecio son elementos altamente radioactivos e inestables. Cortesía: Pixabay

Los elementos radioactivos son interesantes debido a que muchos son inestables al ser muy pesados y tener enlaces intra-atómicos incapaces de soportar todos sus protones, entonces liberan energía en forma de radiaciones ionizantes, por poco o mucho tiempo de ahí la radioactividad. El Tecnecio cuyo símbolo es Tc y su número atómico es 43 es un metal ligero, el metal radioactivo más ligero que se conoce y cuyos isotopos son todos inestables. Casi todo el tecnecio producido es sintético y solo diminutas cantidades pueden ser encontradas en centro de la Tierra. El tecnecio puede formarse naturalmente a partir de la fisión espontánea del uranio o de la captura de electrones del molibideno.

Los isotopos de vida corta de tecnecio son utilizados en la medicina nuclear en una gran variedad de pruebas diagnósticas, escaneos de cuerpo completo, resonancias y otros. Los isotopos de vida larga del tecnecio son producidos a partir de la fisión del uranio-235 en reactores nucleares. Dado que ningún isotopo del tecnecio tiene una vida mayor que 4.2 millones de años (en el caso del tecnecio-98) la detección de tecnecio en estrellas gigantes rojas ayudó a comprobar que las estrellas pueden producir elementos pesados.

  • Francio

Es un metal álcali ligeramente pesado, tiene un número atómico de 87, su símbolo es Fr. Es sumamente volátil y tiene una vida media de solo 22 minutos en su isotopo más estable. Es el último elemento descubierto en la naturaleza en 1939 por Marguerite Perey y se estima que en el centro de la Tierra existe alrededor de 30 gramos de este elemento, por lo cual es sumamente raro y en el laboratorio casi imposible de producir.


Tienes que conocerlo: Sabes como combatir a uno de los 4 elementos naturales?


Lo curioso de este elemento es que es tan volátil que nunca se ha visto en su estado sólido y sus aplicaciones son más teóricas que prácticas. El francio es muy radioactivo y al ser un álcali puede ser extremadamente peligroso al reaccionar con agua, puesto que desencadenaría una reacción exotérmica altamente potente causando una explosión radioactiva en pocos milisegundos.

  • Antimonio

Los romanos le llamaban Stibiu. Tiene un número atómico de 51, es un metal lustroso. En el mundo antiguo se le creía una variante del plomo. La primera descripción de este elemento fue en 1540 y en la actualidad, China es el mayor productor de antimonio y sus compuestos. Se usa en gran parte para fabricar partes de baterías con ácido y plomo, también es usado como retardante del fuego en muchos productos domésticos y comerciales, y en los últimos tiempos ha sido utilizado en microchips y electrónica.

forma solida del antimonio
El antimonio tiene muchos usos como alternativa del cobre. Cortesía: Wikimedia Commons

En la antigüedad, los egipcios le usaban como maquillaje para los ojos y por otro lado los ingleses del siglo XIX de la era Victoriana le utilizaron para fabricar píldoras laxantes reutilizables al poder entrar por un orificio y poder ser recogidas para volverse a usar tras salir, por el otro orificio.

  • Copernicio

Se trata de un elemento sintético con el símbolo Cn y con el número atómico 112. Es extremadamente radioactivo y solo puede crearse en el laboratorio. Su isotopo más estable tiene, a duras penas, una vida media de 29 milisegundos. Fue creado en febrero de 1996 en Alemania y su nombre es en honor a Nicolaus Copernicus, astrónomo. El copernicio destaca por ser gas metálico a temperatura ambiente. A diferencia del Galio, metal que se vuelve líquido en la palma de la mano, el copernicio se convierte en gas a temperatura ambiente, pero esto es solo una estimación, puesto que solo algunos átomos de este elemento han sido creados.

Algo de historia de la tabla periódica y 5 curiosos elementos
¿Qué tal te pareció el post?

Comparte en tus redes si te gustó.
  • 11
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    11
    Shares
  •  
    11
    Shares
  • 11
  •  
  •  
  •  

Estudiante de medicina y bombero voluntario. Artista de tiempo incompleto.

Sliding Sidebar

Danos un Like en Facebook

Siguenos en Google+

Instagram Slider