A medida que los tiempos pasan, hay cuentos cortos de terror que se han alojado en los corazones de millones de personas, usualmente para nunca salir de ellos debido a su contenido atrayente e historias fantásticas. A su vez, todas estas historias tienen orígenes muy distintos, matizados y extensos, tanto así que sería imposible definirlos a todos, sin embargo, ha uno de estos géneros que tiene la facultad de alojarse no solo en los corazones de sus oyentes, ya que también corrompe su alma para dejar un helado sentimiento de ansiedad que acompaña a la persona hasta que es la hora de irse a la cama, solo para darse cuenta de que lo espera una larga noche de insomnio y horror en imágenes mentales (y quien sabe, tal vez, también visuales)

En el mismo orden de ideas, se quiere dar un reconocimiento adecuado a este tipo de relatos terroríficos, por lo tanto, a continuación les presentaremos once historias cortas de terror que a pesar de su corta duración, son capaces de hacer lo que una buena historia real de miedo está destinada a causar: un sentimiento horrido que no permitirá  siquiera dormir o que tus ojos se cierren esta noche.

 


Te puede interesar:

Descubre los mejores videojuegos de terror


 

La cabaña

Historias Cortas Terror
Fuente: wallhere

Esta es la historia jamás contada de un cazador, que un día fue al bosque a hacer precisamente eso, cazar. En su travesía, decidió cambiar de rumbo para dar diversidad a su oficio, así que giró su camioneta y la estacionó frente a un bosque desconocido que tenía la fama de ser abundante en presas grandes. Fue con su escopeta afianzada a sus manos, en espera de algún animal descuidado, pero no pudo ver más allá de su nariz, ya que de repente, una abundante niebla se apoderó del panorama. Esta resultaba tan espesa y profusa, que el cazador no pudo dar con su rumbo de origen y se adentró en el bosque más de lo que había planeado. Caminó y caminó frotando sus manos en sus antebrazos, pues la niebla trajo consigo un frío atroz que le caló hasta los tuétanos al pobre cazador, mientras un marcado humo blanco salía de su boca con cada respiración.

A su vez, temblando como una hoja, el cazador comenzó a dar gritos desgarradores por  la desesperación, ya que sintió que dos días enteros habían pasado. Sentía hambre, sed, frío y angustia. Hasta que, a lo lejos, de repente divisó una pequeña cabaña de madera.  Fue corriendo hasta la cabaña, y debido a su desesperación, entró sin siquiera tocar. Todo estaba oscuro, así que como pudo, encontró un pequeño interruptor, pero cuando se iluminó la única habitación, el horror pasó por sus ojos al ver un conjunto de cuadros con retratos de personas mirándolo fijamente, unos tenían el rostro completo, pero otros, no exactamente. A unos les faltaban los ojos, a otros los dientes, y a otros todo el rostro.

Sin embargo, cansado, confuso, aterrorizado y a su vez, aliviado por haber encontrado un refugio, sin importar su apariencia, decidió que cualquier agujero sería mejor que aquella tortura despistante, por lo cual, sacó una manta y prácticamente, se desmayó debido al hambre, sed, y la angustia. Sin embargo, pasado el tiempo, el hombre se despertó de repente debido a una luz agobiante pegándole en el rostro, y en ese momento, al ver la manta que había usado frente a él, se dio cuenta de que aquellos cuadros no eran retratos… eran ventanas.

 

La decisión de las ánimas

Historias Cortas Terrorificas
Fuente: dreamstime

Cinco jóvenes, todos fanáticos del ocultismo, nigromancia y las artes oscuras de la magia, se encontraban en camino a una iglesia que había sido abandonada hace más de ciento veinte años. En la misma, los jóvenes tenían pensado realizar rituales para su propio entretenimiento y practicar pues los cinco eran novatos en su oficio. Una vez en el lugar, tomaron una mesa y, dichos los versos de inicio, comenzaron con una sesión que parecía no salir muy bien, pues ningún ánima tenía el interés en manifestarse. Por lo tanto, uno de los jóvenes tuvo una idea.

– Si hay alguien en este lugar que los moleste, toquen tres veces la puerta –

Al escuchar los tres toques fúnebres en la entrada, el joven preguntó titubeante los nombres de las personas que causaban incomodidad en las almas torturadas de aquel recinto. En eso, las sillas de dos de los jóvenes cedieron al mismo tiempo, solo para dar a entender que, ellos eran los destinados a irse.

Con esmero y terror, los jóvenes salieron disparados por la puerta, corrieron hasta que la iglesia se volvió diminuta a la distancia, pero para cuando estaban a punto de tranquilizarse, escucharon el estruendo de la iglesia derrumbándose a sus espaldas.

 

Detrás de ti

Historias de terror para no dormir
Fuente: ibtimes

¿Nunca has leído aquello relatos donde sientes que estas demasiado concentrado? Si, suele pasar, tanto así que se te olvida el mundo y solo cuentan la página y las letras. Alguien podría estar ahí, pero no lo notarás pues tu concentración está en la pantalla… Como ahora, vine desde la cocina hasta tú habitación y aún no sabes que estoy a tu lado izquierdo.

 

No enciendas la luz

 

Historiasde terror reales
Fuente: idezetek1

Era una noche tranquila en los dormitorios de la universidad de Virginia, Estados Unidos, cuando una joven llegaba de una fiesta que terminó a las tres de la madrugada. Por cortesía, y gracias a que su compañera de cuarto era muy estudiosa a la vez de delicada en sus horas de sueño, dejó la luz apagada cuando se adentró en la estancia, se cambió de ropa y fue directo a la cama, con la esperanza de que en el examen del día siguiente no le fuera tan mal como esperaba.

Cuando la alarma de la joven sonó a las siete de la mañana y abrió sus ojos, un grito desgarrador salió de su boca cuando divisó lo que antes había sido el cuerpo de su amiga regado por toda la habitación en charcos enormes de sangre y viseras. Los brazos en un extremo del piso, las piernas en el escritorio, y el rostro desprendido del cráneo encima de la almohada ensangrentada hasta más no poder. El mórbido y horrido escenario quedó concluido cuando la joven se desmayó al leer unas palabras escritas en la puerta con la sangre de su amiga:

“¿No te alegra no haber encendido la luz?”

 

Lo que lo persiguió

Historias de terror para whatsapp
Fuente: laiglesiaperegrina

Era una noche muy fría en mi ciudad, no tenía a donde ir pues mis estudios de medicina requerían que estuviera en la sala de autopsias hasta muy tarde, pero justamente esta noche me siento muy cansado, no sé por qué, pero no reparo en ello. Guardo mis instrumentos y salgo de la universidad, como los dormitorios están muy lejos, decido  acortar por un camino por una pequeña plaza que, como supongo, está poco transitada por ser ya las once de la noche. Camino y camino viendo los grandes borbotones de humo blanco que salen de mi boca debido al frío, hasta que por fin, llego a las camineras rodeadas de una fina capa de nieve. Nunca me gustó mucho este lugar, pero queda justo detrás de los dormitorios, por lo cual tomo la poca valentía que me quedaba y aprieto el paso, hasta que, cuando me encuentro a la mitad de la plaza, empiezo a escuchar unos pasos rápidos a mis espaldas. Me volteo instintivamente y ahí está, una figura de mi misma altura, con una forma acartonada y ensombrecida que solo está ahí, aparentemente mirándome.

– ¡Hola! – grito para llamar su atención. Pero parece no entender lo que digo, solo está ahí.

Sigo mi camino sin que nada intervenga, más justo cuando doy los primeros pasos, vuelvo a escuchar los pasos rápidos y cuando me volteo, la misma figura rígida estaba ahí, mirándome, pero esta vez, más cerca de mi persona. En eso, decido caminar de espaldas para ver si de esa manera vuelve a seguirme, pero nada sucede. Ya aterrado, pienso en voltear y salir corriendo, hasta que me doy cuenta que, con ese frío, de mi boca siguen saliendo borbotones de humo blanco debido al frío… pero de ese ser, nada sale. Me doy la vuelta con lentitud y salgo corriendo en cuanto escucho los pasos de aquel ser yendo cada vez más rápido, ni siquiera me volteo, solo sigo mi camino con un escalofrío penetrante en mi espalda. En eso, veo las puertas del dormitorio a lo lejos, acelero como puedo mientras siento que la figura ya está encima de mí.

Abro las puertas del dormitorio y sin siquiera mirar si está detrás de mí o no, cierro la entrada y salgo disparado hasta mi habitación. Ya en esta, hiperventilado y desconcertadamente aterrado, decido recostarme en mi cama dándome cuenta de lo agotado que estoy, sin tener idea de lo que acaba de ocurrir. Pero cuando me voleo hacia la pared para sentir más comodidad, vuelvo a escuchar con un horror indescriptible aquellos pasos rápidos, pero esta vez… venían de mi misma habitación.

 

“Dilo de nuevo”

Historias de terror muy cortas
Fuente: asteri

“Dilo de nuevo” dijo el padre a su hijo “Lo siento, papá” le respondió el pequeño, “Debes decirlo de nuevo, no te creo en lo absoluto” insistió el hombre “Papá, en serio, no fue mi intención” pero el padre seguía sin creerle, por lo cual, abofeteó al pequeño hasta que un rojo carmesí se apreció en ambas mejillas “¡Maldita sea, no te creo!” y en eso, el pequeño, entre lágrimas y sollozos desgarradores, balbuceó “¡Yo no quería hacerlo, no quería dejar mis juguetes en la escalera, no quería que mi mamá se resbalara, fue un accidente!…. ¡No quería que muriera, en serio lo siento muchísimo papá!” el padre miró fijamente hacia donde estaba tirado el pequeño, y con un sonrisa le indicó “Perfecto, ahora sí creo en ti… así, justamente así debes decírselo a la policía”

 

No vayas

Historias Cortas Terror
Fuente: sara-holgado

Llegué a casa temprano para aprovechar y estudiar un poco para los exámenes finales, no tenía más que hacer así que me encerré en mi habitación para concentrarme. Sin darme cuenta, las dos de la mañana se avistaron en mi reloj de pared cuando mi madre me llamó dulcemente desde la cocina “¡Hija, ¿Puedes venir, por favor?!” Fui sin reparo hasta la cocina, aunque me pareció extraño, y cuando me hallaba ahí no encontré a nadie, en cambio, escuché la misma voz de mi madre desde lejos “¡No vayas hija, yo también la escuché!”

 

Ahora que vivo solo

Historias para leer de terror
Fuente: aminoapps

Toda mi vida había tenido mascotas como gatos y perros que arañaban la puerta de mi habitación para que los dejara entrar, pero ahora que vivo solo… totalmente solo… es mucho peor que en ese entonces.

 

Hay alguien ahí

Historias de miedo cortos
Fuente: terrorpsicologico

Acudo al cuarto de mi hijo para ver qué le sucede, pues despertó en la madrugada con gritos ahogados mientras se escuchaban golpes en su habitación. Voy a su encentro y lo veo temblando en su cama, “Hijo, ¿Qué te sucede?” a lo que él responde “¡Papá, hay alguien en mi armario!” con cierta gracia, voy hasta el armario para cumplir su capricho, lo abro y, para mi horrida sorpresa, mi hijo también está en él, temblando mientras balbucea “¡Papá, hay algo raro en mi cama!”

 

Los llantos desde arriba

mini Historias de Terror
Fuente: pinterest

Me desperté a la una con tres de la madrugada por los llantos de un bebé en el piso de arriba. Aunque sabía que ahí no vivía nadie, pensé que habían abandonado a un pequeño, por eso llamé a la policía para que le encontraran un hogar. Pero cuando llegaron al apartamento, se impresionaron al verificar que no había nada.

Horas después, escuché una tétrica risa que venía de mismo piso abandonado, y ahí, con un sentimiento profundo de terror, lo supe…

se estaba burlando de mí.

 

Reunión familiar

cuentos Cortos de Terror
Fuente: mitosmonstruosyleyendas

Llego a casa para tomar un descanso luego de un largo y penoso día en el trabajo, dejo mis cosas en la mesa del comedor pero cuando me volteo hacia la sala, veo a mi esposa mirándome fijamente mientras sostiene a nuestro hijo en su regazo… Realmente no sé qué es peor, saber que mi esposa murió con nuestro hijo en su vientre hace más de dos meses, o imaginarme cómo habrán entrado para dejar sus cuerpos ahí.

 


Te puede interesar:

Terror por la iglesia católica en la edad media


 

Conclusión

Sin importar lo mucho que estos relatos de terror nos hagan sufrir, sabemos que las sensaciones que nos deja una buena historia de terror son tan satisfactorias como perturbadoras, por  lo tanto, es menester encontrar unas que nos den estos requerimientos en pocas líneas de texto.

 

Historias CORTAS de TERROR ¡Que lograrán perturbarte! +10
5 (100%) 3 votes

  •  
    2
    Shares
  • 2
  •  
  •  
  •