Inteligencia artificial en ciberseguridad: ventajas y desventajas

Que es la cibersseguridad

A medida que nos seguimos adentrando en una era en la que vivimos rodeados de objetos conectados a internet y en la que nuestros datos profesionales y personales corren un riesgo permanente de filtrarse a la red, va resultando cada vez más importante trabajar en el desarrollo de servicios VPN, cerrojos biométricos y formas de encriptación robustas para garantizar la ciberseguridad de nuestros dispositivos y de los datos privados que almacenamos en ellos. Como parte de este esfuerzo global, la inteligencia artificial ha ido incorporándose gradualmente para dar apoyo a diferentes tareas en materia de ciberseguridad. Se trata de una medida que puede arrojar resultados muy positivos, pero que también presenta algunos riesgos.

Te puede interesar el siguiente servicio:

Advertisement

¿Qué es la inteligencia artificial?

Advertisement

Si bien no hay una definición unívoca para la inteligencia artificial, en términos generales consideramos inteligencia artificial toda forma de inteligencia presente en máquinas o, más específicamente, en sistemas informáticos. Es decir, que una inteligencia artificial es toda forma de pensamiento cognitivo presente en un objeto inanimado. Esta definición es, sin embargo, muy amplia, porque hay tipos muy diversos de inteligencia artificial, cada uno con sus propias características y riesgos.

Machine Learning

Uno de los tipos de inteligencia artificial más relevantes en la actualidad es el conocido como machine learning. Esencialmente, el machine learning consiste en la capacidad de aprendizaje que presenta una inteligencia artificial para mejorarse a sí misma en el desempeño de una tarea. Dos de las principales maneras en que se desarrolla el machine learning hoy en día son las redes neurales y los algoritmos evolutivos.

Algoritmos evolutivos

Los algoritmos evolutivos se utilizan para perfeccionar la manera en que una aplicación desempeña una tarea. Para hacerlo, se replica centenares de veces el desarrollo de la tarea con pequeñas variables y se van seleccionando las versiones que la realizan mejor para repetir el proceso.

Redes neurales

Las redes neurales son un intento para simular la estructura del pensamiento humano aplicado a la inteligencia artificial, y pueden articularse con los algoritmos evolutivos para perfeccionar una aplicación o un programa.

Ventajas de la inteligencia artificial aplicada a la ciberseguridad

La inteligencia artificial puede utilizarse para reforzar la ciberseguridad de un usuario de diferentes formas. Algunas de ellas son:

  • Reconocimiento de patrones. Una IA puede reconocer los patrones de comportamiento habituales de un usuario y detectar automáticamente los que se alejen de la norma, ya que podrían ser un indicador potencial de un hackeo.
  • Monitorización del tráfico. De la misma forma, una IA puede controlar el tráfico de entrada y salida de cualquier base de datos o cualquier servidor e informar de los movimientos inusuales.
  • Operatividad 24/7. A diferencia de los operadores humanos, una IA puede estar operativa las 24 horas y controlar el 100% de las actividades en un equipo o un servidor.
  • Seguridad biométrica. La capacidad de análisis de la inteligencia artificial ha permitido incorporar herramientas de seguridad biométrica para proteger nuestros dispositivos, desde los lectores de huellas digitales hasta los sistemas de reconocimiento facial como famoso Face ID de los iPhones.

Desafíos de la inteligencia artificial aplicada a la ciberseguridad

La inteligencia artificial es simplemente una herramienta, y, como ocurre con cualquier herramienta, puede tener aspectos negativos e, incluso, utilizarse para propósitos ilícitos. Estos son algunos de los problemas que puede presentar la IA aplicada a la ciberseguridad.

  • Puede ser utilizada por hackers. El principal y más evidente de los problemas es que una IA puede tener diferentes usos. Así como puede utilizarse para proteger un servidor, una IA también puede ser desarrollada por un hacker para tratar de localizar posibles vulnerabilidades por donde atacar a un sistema.
  • Los datos biométricos pueden filtrarse a terceros. Los sistemas de seguridad biométrica están a la vanguardia de la ciberseguridad en la actualidad porque resultan casi imposibles de hackear, pero una filtración en una base de datos de estos sistemas puede poner en manos de personas maliciosas los datos sobre tu iris, tus rasgos faciales o tus huellas dactilares.
  • Su coste es muy elevado. La Inteligencia Artificial no es barata en absoluto, y muchas empresas pueden tener que renunciar a ella simplemente por no poder financiarla. Esto puede generar un cisma entre las instituciones que sean capaces de protegerse mediante IA y las que no puedan permitírselo, lo que dejaría en una posición muy vulnerable a estas últimas.
  • Su captación de datos es incomparable. La IA es capaz de recopilar datos a un ritmo mucho mayor que cualquier otro sistema. Esto puede usarse para bien o para mal. Si una gran cantidad de datos sobre un gran conjunto de usuarios queda en malas manos, puede suponer un grave riesgo para todos ellos y para internet en general.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.