La mujer que vivió antes de Eva en el jardín del Edén

Es difícil ignorar los nombres “Adán y Eva” cuando son mencionados en cualquier oración, ya que se han vuelto, mayormente en las culturas occidentales, un símbolo de la divinidad por parte de Dios, siendo la imagen y semejanza del mismo creador judeocristiano. Según el libro del Génesis, el inicio de la biblia y según muchas religiones, el comienzo de lo conocido hasta ahora, Dios creó al hombre y de la costilla de este, nació la mujer, ambos eran felices dentro de los confines de El Paraíso hasta que Eva fue tentada por el diablo, que tomó una forma de serpiente para lograr camuflarse entre los animales. Hasta este punto todo parece encajar dentro de nuestra memoria, nada es desconocido y, como en muchas tristes ocasiones, la culpa la tiene una mujer ingenua, pero, ¿qué pensarías si te digo que según una muy antigua leyenda, esto no fue así?
 

Pues aclararemos esta duda con una afirmación, ya que la leyenda de Lilith, el demonio femenino de la noche, no es tan conocida dentro de la cultura general como debería, puesto que por ser una leyenda no tiene bases fijas, sin embargo, ha llegado hasta nuestros días, y muchos creen que por varias razones derivadas de la mentalidad de la época en la que los cinco primeros libros de la biblia fueron escritos, esta historia podría tener un sentido más sólido que los propios argumentos que la crearon inicialmente.

 


Te puede interesar:

Hipatia: heroína de las mujeres


 

Todo comenzó con la igualdad

 

Lilith
Fuente: losmuertevideanos (wordpress).

 

Esta leyenda supone que en el sexto día de la creación, Dios aún no había creado a la mujer, dejando al hombre solo entre todas las especies. Luego de que Adán buscara entre todas las bestias a alguna que le apeteciera, no pudo encontrar descanso dentro de su mismo paraíso divino, ya que ninguna era igual a él. Entonces pidió a Dios que le hiciera a una acompañante, y eso hizo, creando a la mujer del mismo modo en que creó al hombre, sin argumentos sobre costillas ni nada parecido. Así es como Lilith fue concebida de la mano divina del señor, más Adán y ella nunca pudieron compaginar.

 

Y todo terminó con la lujuria y la rabia

 

Lilith
Fuente: i.pinimg.

 

Las peleas, junto con la rebeldía de Lilith a la hora de copular (pues ella no comprendía cómo Adán debía colocarse encima de ella obligatoriamente a la hora del coito, como si fuera superior a ella, cuando había sido concebida de la misma manera), hacía que la tensión entre estas creaciones se intensificara hasta el punto en que la cólera de la joven pudo con sus propios impulsos, retirándose del Edén para siempre.

Su rabia pudo controlarla tanto, que llegó hasta el Mar Rojo, hogar de leyendas portadoras de muchos demonios. Aquí es donde Lilith tiene amoríos y se convierte en amante del mismísimo demonio y muchos otros, teniendo hijos de a centenares a los cuales se denominaban como Lilim´s, pues su afición más profunda, era el resultado final de la lujuria de los hombres y otras criaturas inmortales.

 


Te puede interesar:

Mesalina: la emperatriz del deseo


El castigo

 

Lilith
Fuente: pinterest.

 

En un momento dado, tres ángeles guardianes se dirigieron al mar rojo para encontrarse con ella, pidiéndole volver al Edén con el pretexto de que Dios quería darle una segunda oportunidad, pero Lilith se negó, aclarando que en ese lugar se sentía más que satisfecha. Como un característico Dios del antiguo testamento, su castigo cayó en los hijos humanos y semi-humanos de Lilith, matando a cien de ellos cada día, hasta que ella aprendiera lo que significaba desobedecer al todopoderoso.

 

La maldad reinó

 

Como resultado de esta penosa calamidad de muerte, Lilith se enfureció aún más, vagando por la tierra en busca de pequeños recién nacidos con menos de ocho meses de vida, sin circuncidar y con la ingenuidad a flor de piel.

A su vez, para rehacer su descendencia y alimentar su atracción perversa por los fluidos lujuriosos masculinos, Lilith siempre está en busca de estas sustancias, alegando que todo lo que no entre dentro de las mujeres llega a ella, por eso es que siempre suele estar en cinta o próxima a estarlo.

 

Análisis de la leyenda y otros orígenes

 

Adan y Lilith
Adan y Lilith. Fuente: luis40pr.

 

Algunos orígenes de esta leyenda recaen en la mitología Hebrea y Mesopotámica, donde pueden hallarse a dos demonios femeninos llamados de manera similar a Lilith. Otros escritos la relacionan con criaturas lujuriosas que siempre están al acecho de hombres distraídos con espíritu débil, para así lograr atraerlos y posteriormente poseerlos en todos los aspectos hasta quedar embarazadas.

Es fácil saber por qué la lujuria de la mujer es representada como un demonio devora infantes con una afición inconmensurable por cierto fluidos, y por qué la sumisión e ingenuidad de esta se representa en una forma creada del mismo hombre.

Como se mencionó antes, no hay antecedentes lo suficientemente certeros para respaldar que esta mujer existió, pero algo si es seguro, su historia ha sido conocida no solo por escritos analizados, si no que actualmente muchas cadenas de telecomunicaciones la han utilizado como antagonista en numerosas ocasiones… Es curioso que sea conocida de esta manera, sin ver lo que posiblemente pudo haber detrás de siglos de maltratos, sumisiones y  sobre todo, callejones sin salidas.

 


Te puede interesar:

La religión y los instintos sexuales


Conclusión

 

Si analizamos un momento, y tomamos en cuenta que estas historias fueron escritas hace milenios por personas que no tenían una mentalidad con respecto a las mujeres como afortunadamente existe ahora, nos daremos cuenta por qué castigaron de esta manera a una mujer que se sentía igual que el hombre, ya que en ese momento, la mujer era mucho más que el ganado posicionado en la parte de atrás de los hogares, por ende, la única opción que se les permitía tener era la de la sumisión, y eso era lo correcto. Por lo tanto, estaba penado sentir que siendo todos iguales teníamos los mismos derechos, dando a entender que estaba bien pensar en esto como una leyenda con resultados grotescos y no como un hecho bíblico, ya que a los hombres de la época no les convenía en lo absoluto que las mujeres creyeran en algo más que solo obedecer, sin la opción de escapar, como lo hizo Lilith, a la que juzgaron por hacerlo.

 

 

 

 

 

 

La mujer que vivió antes de Eva en el jardín del Edén
5 (100%) 1 vote

Comparte en tus redes si te gustó.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

T.S.U en administración de empresas, chef internacional y título en preparación de sushi. Amante de la lectura, escritura, pintura, yoga y grupos de excursión.

Sliding Sidebar

Danos un Like en Facebook

Siguenos en Google+

Instagram Slider