Muchos dicen “Creo en Dios” pero creen más bien en una idea de un ser supremo hecho a la medida del consumidor, afirmar que se cree en un dios así no mueve a nada ni a nadie. Un dios que esté como un adorno más de mi vida y de mis ideas no vale para nada. Además ¿Quién puede decir algo sobre Dios sin el riesgo de caer en elucubraciones y teorías energéticas o seudoespirituales? Hablamos de lo que sabemos y conocemos, ¿Quién ha visto a Dios para poder definirlo? ¿Acaso soy yo el que debo hablar de Dios y creer en mis propias ideas o nociones espirituales? O ¿será que debemos dejar que él hable?

TE PUEDE INTERESAR: FRASES CORTAS DE LA BIBLIA

Creer en una persona no en una idea

Advertisement

Las ideas se discuten y son frías, tal vez me apasione por ellas pero en definitiva mis ideas son una proyección de mí mismo, de lo que pienso y lo que soy. Creer solamente en mis ideas es estar encerrado en mi propia poquedad y limitación.


La fe cristiana confiesa y anuncia que creemos en una persona divina que nos ha mostrado el rostro de un Dios vivo y verdadero. No creemos en ideas ni doctrinas creemos en Jesucristo.A Dios nadie la ha visto jamás, el Hijo único que estaba en el seno del Padre, es quien nos lo ha revelado” (Jn 1,18).

El ser humano está llamado desde su propio ser a trascender, es decir, a ir más allá de sí y de sus límites hacia la eternidad, hacia lo supremo. Caminamos desde lo finito a lo infinito, desde el amor pasajero al Amor definitivo y total que sacia nuestra vida plenamente.

Dios es Palabra y se ha hecho Palabra

La comunicación es la forma por excelencia como salimos de nosotros mismos y nos relacionamos con el mundo y con los demás. La palabra es algo netamente humano, en ella se expresa lo que somos, lo que queremos. Cada palabra es un vehículo de comunicación, de acercamiento, de enriquecimiento.

Dios nos ha hecho a su imagen y semejanza. Dios es comunicación, es salida de sí, es amor pleno. Nos habla ya desde la creación. La belleza del mundo, su orden interno ya es una palabra que nos habla del Creador y del amor que nos tiene.

Dios se ha hecho hombre en Jesús, él es el Hijo de Dios, es la Palabra de Dios entre nosotros. Afirma San Juan en su evangelio: “Y la Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros” (Jn 1,14)

La Biblia es expresión escrita de la Palabra de Dios

Advertisement

La experiencia del amor de Dios y de su comunicación al ser humano ha sido plasmada en un libro: La Biblia. No es un libro más de la biblioteca, sino es la Palabra de Dios escrita en varios libros que se encuentran dentro de la Biblia.

Estos libros expresan la fe de un pueblo en el Dios liberador y Salvador que ha hecho obras grandes por nosotros. Pero de manera especial la Biblia recoge en los Evangelios la vida y la obra de Aquel que es la Palabra, que es el Hijo de Dios, Jesucristo.

La fe cristiana es seguimiento, es fascinación por un hombre que confesamos como Dios y Señor. Afirma San Juan al final de su Evangelio: “Estas cosas han sido escritas para que crean que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo tengan vida en su nombre” (Jn 20,31)

La Biblia es Palabra de Dios escrita, es un libro de fe y para la fe.  Fe es vida.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.