Lactancia Materna: Un alimento natural

lactancia materna
Cortesía de: mustela.es

Actualmente son muchos los factores que entran en juego empujando a muchas mujeres a dejar de alimentar a sus bebes bajo el proceso de lactancia para sustituirlo por formula lácteas. Desde: limitantes laborales, mitos en relación a este tema (simplemente por desconocimiento de lo que se debe y lo que no se debe hacer), la enorme tormenta publicitaria de las fórmulas lácteas, etc., todo esos factores han causado mucha confusión y desconexión de las madres con sus bebes. Quédate para que descubras un poco más sobre la lactancia materna: un alimento natural y los múltiples beneficios, tanto para la madre como para el bebe.

bebe acostado sobre su madre
Dar pecho hace crecer el amor entre la madre y el hijo, además de que brinda seguridad y le da tranquilidad al bebé. La lactancia es más que dar alimento, es proporcionar placer, amor y compañía. . No hay ningún alimento más completo que la leche materna para que el niño crezca protegido, inteligente y lleno de vida. Cortesía de: pixabay

¿Lactancia Materna?

madre amamantando a su hijo
Es importante establecer contacto de piel entre la madre y el hijo, desde sus primeras horas de vida para así promover la secreción de la hormona oxitocina, sustancia responsable de la estimulación de las células musculares que rodean los alveolos. Estas células hacen que el tejido mamario se contraiga y se facilite la secreción de la leche. El ejercicio de lactancia promueve el adecuado desarrollo de los mecanismos de masticación del bebé. Cortesía de: Pixabay

La lactancia materna: es el proceso por el que la madre alimenta a su hijo recién nacido a través de sus senos, que segregan leche inmediatamente después del parto. La lactancia materna debería ser el principal alimento del bebé al menos hasta los dos años de vida, pues esa alimentación es la ideal e inigualable forma de nutrir y promover el correcto desarrollo del bebé.


Composición de la leche materna:

vaca amamantado a su hijo
La beta-lactoglobulina, una proteína presente en la leche de vaca y que puede provocar intolerancia a la lactosa, no está presente en la leche materna. Cortesía de: Pixabay

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recoge en su libro La alimentación del lactante y del niño pequeño los componentes principales de la leche materna:

Grasas:

En cada 100 mililitros de leche hay 3,5 gramos de grasa, aunque la cantidad que recibe el lactante varía a lo largo de la toma. La grasa se concentra especialmente al final de la toma, por lo que la leche presenta una textura más cremosa que al inicio. Las grasas de la leche materna son importantes para el desarrollo neurológico del niño.

Carbohidratos:

El principal es la lactosa, cuya presencia es más alta que en otro tipo de leches y sirve como fuente de energía. Otros hidratos de carbono presentes en la leche materna son los oligosacáridos, importantes para combatir infecciones.

Proteínas:

La leche materna contiene una menor concentración de proteínas que la leche normal, lo cual la hace más adecuada para los lactantes. Algunas de estas proteínas son la caseína o la alfa-lactoalbúmina.

bebe durmiendo
Para corregir esa carencia, se debe exponer al bebé a la luz del sol para que la genere de manera endógena, o si no, mediante suplementos vitamínicos. Cortesía de: Pixabay

Factores anti-infecciosos:

Entre ellos se encuentran las inmunoglobulinas, los glóbulos blancos, las proteínas del suero o los oligosacáridos.

Factores bioactivos:

Algunos de ellos son la lipasa, que ayuda a la digestión de la grasa en el intestino delgado; o el factor epidérmico de crecimiento, que estimula la maduración de las células de la mucosa del intestino para mejorar la absorción y digestión de los nutrientes.

Vitaminas y minerales:

La leche materna ofrece la cantidad adecuada de la mayoría de las vitaminas, a excepción de la vitamina D.

Cuidados al dar pecho:

madre amamanta a su hijo
Cortesía de: hola.com

Es importante establecer una adecuada posición durante el proceso para facilitar la lactancia y evitar apariciones de grietas en el pezón.

La madre y el bebé deben estar cómodos y muy juntos, preferiblemente con todo el cuerpo del niño en contacto con la madre.

El bebé debe estar girado hacia la madre, con la cabeza y cuerpo en línea recta, sin tener el cuello torcido, con la cara mirando hacia el pecho y la nariz frente al pezón. Una vez en esta posición, la madre puede estimular al bebé a abrir la boca rozando los labios del niño con el pezón y, a continuación, desplazar el bebé suavemente hacia el pecho.

¿Qué hacer con las mordidas del bebe al seno?

bebe con dientes
Cortesía de: amormaternal.com

La curiosidad del bebé con sus dientes recién desarrollados puede hacer que en ocasiones se produzcan pequeños mordiscos en el seno, que pueden causar dolor. Para evitarlo, se debes hacer entender al bebé que no puede hacerlo. Para ello, puedes retirar al bebé del pecho en el momento de la mordida mientras se le dice “no” con semblante serio. Poco después, puedes seguir amamantando.

Es posible que sea necesario repetir el proceso varias veces para que el niño entienda el mensaje.

Períodos de lactancia:

lactancia materna
Cortesía de: somosmamas.com.ar

De cero a seis meses:

Durante este periodo la leche materna debe ser el único alimento del bebé, excepto si necesita algún tipo de suplemento vitamínico. No es necesario que el bebé tome agua u otro tipo de líquidos.

la propia leche materna contiene un 88 % de agua, por lo que es suficiente para saciar al lactante.

La leche materna tendrá variaciones durante este periodo en cuanto a su composición y cantidad, adaptándose a las necesidades del recién nacido.

Se llama calostro a la leche materna que se produce durante los dos o tres primeros días tras el parto. Esta leche contiene una mayor cantidad de proteínas y minerales. En adelante, la leche va reduciendo su porcentaje de proteínas y aumenta el contenido en grasas y lactosa.

En este periodo no hay que establecer un horario para amamantar, sino que el bebé tiene que ser alimentado cuando lo necesite.

Desde los seis meses en adelante:

A partir de los seis meses, el niño comenzará a necesitar más alimento que el proporcionado por la leche materna. Esta sigue siendo igual de necesaria, y el aporte mínimo diario no debe bajar de los 500 mililitros. Las tomas suelen ser de cuatro o cinco por día hasta el primer año, y a partir de entonces se irán reduciendo de forma progresiva.

La OMS recomienda que la lactancia materna se mantenga un mínimo de dos años.

Una vez pasados estos años de recomendación, la madre puede seguir amamantando a su hijo todo el tiempo que desee. En el momento en que se decida llevar a cabo el destete, no se debe hacer de inmediato, sino que se tiene que reducir paulatinamente la frecuencia.

Bebés prematuros

bebe prematuro
Cortesía de: bebesymas.com

El pediatra determinará si un bebé prematuro puede ser amamantado o no, dependiendo del desarrollo que haya alcanzado. Mientras que algunos lo pueden hacer desde el momento de su nacimiento, para otros habrá que extraer la leche materna de las mamas y suministrarla a través de jeringuillas, sondas o biberones.

Las tomas de los bebés prematuros suelen ser más frecuentes de lo normal, y además no suelen succionar toda la leche que necesitan, por lo que es frecuente administrar posteriormente leche previamente extraída.

Conservación de la leche

extracción y conservación de leche materna
Cortesía de: planetamama.com.ar

La leche de la madre puede extraerse de las mamas y conservarse, de forma que el bebé pueda alimentarse si la madre no puede estar presente en el momento en que lo pida. Además, cuando se produce más leche de la que el bebé necesita, es recomendable extraerla para evitar problemas como la ingurgitación o la mastitis.

Problemas para amamantar

problemas para amamantar
Cortesía de: chicco.com.mx

Es posible que el bebé rechace la leche por problemas en las mamas. Estos son los más comunes:

  • Pezón plano o invertido: No impide al bebe succionar la leche, pero lo dificulta. Se puede usar una pezonera o un sacaleches para conseguir la leche.
  •  Dolor o grietas en la mama: Surgen a causa de una mala postura al amamantar o porque el bebé presente problemas para succionar, como un frenillo lingual corto. Para aliviar el dolor, se recomienda aplicar la propia leche sobre la grieta, o tratar de amamantar con el pecho no dolorido primero.
  • Ingurgitación: Es el dolor que se produce en las mamas por acumulación de leche. Para aliviar el dolor se debe extraer la leche, para lo que se puede recurrir a un sacaleches si el bebé no quiere tomarla. Para facilitar este proceso se puede aplicar calor sobre los senos, ya que se produce una vasodilatación que permite que la leche fluya mejor.
  • Mastitis: Cuando se retiene leche durante mucho tiempo, los lóbulos de la mama pueden llegar a inflamarse, provocando lo que se conoce como una mastitis. Puede presentar síntomas parecidos a los de una gripe: fiebre, escalofríos, malestar general, cefaleas, etcétera. Es una infección que no puede trasmitirse al bebé, y la forma de tratarla es extrayendo la leche (de forma similar a la ingurgitación) y reposar. Se pueden tomar analgésicos como el ibuprofeno o el paracetamol para aliviar los síntomas. Continuar amamantando también puede ayudar a revertir los síntomas.

 También existen otras causas por la cual él bebe pueda mostrar rechazo:

Cortesía de: lactanciamaterna.01.blogspot.com
  • El bebé tiene una pequeña lesión (oído, clavícula, hematoma, etcétera).
  • Cambios en la rutina: la madre comienza a trabajar, visitas, mudanzas, etcétera.
  • La madre está embarazada o menstruando: lo que puede provocar cambios en el sabor de la leche.
  • Cambios en el olor de la madre: por jabones o perfumes.
  • Ruidos fuertes durante el amamantamiento.

Conclusiones 

La leche materna contiene todo lo que el niño necesita en los primeros 6 meses de vida, favoreciendo su crecimiento y adecuada maduración.

La leche le brinda al bebé componentes que se encargan de protegerlo mientras su sistema inmunitario completa su desarrollo. Es decir, la leche materna protegerá al bebé de enfermedades

Deja una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.