El lado oscuro de la tecnología

Actualmente, es sumamente difícil no enterarse de algún acontecimiento que ocurra a nivel mundial, ya que los medios de comunicación se han arraigado tanto a nuestra vida, que resulta casi imposible subsistir sin valernos de la tecnología. A lo largo de esta reciente década, su avance ha sido sumamente rápido en todos los ámbitos posibles, desde los avances médicos beneficiosos para alargar la vida del ser humano, hasta un simple teléfono celular que, muy posiblemente, no esté lejos de ti en estos momentos, ¿no es así? Así como la tecnología y los medios de comunicación en general ayudan a la humanidad, del mismo modo la destruyen, y te preguntarás, ¿Cómo ver un vídeo de youtube acabará conmigo, o con la raza humana? Pues la respuesta es muy simple, un vídeo no acabará con tu vida, sin embargo, pasar más de ocho horas diarias viendo una pequeña pantalla, con el pasar del tiempo hará algo peor que acabarla, te estará robando tu corta y mal valorada vida.
 

Te puede interesar:


Un nuevo tipo de dependencia

 

Adicción tecnológica
Se conoce una enfermedad denominada “pulgar de celular” debido al uso frecuente de los celulares. Fuente: ElRegional.

 

Es increíble darse cuenta cómo un artefacto que llega a ser tan diminuto pueda aferrarse a nosotros, del mismo modo que lo haría cualquier extremidad natural de nuestro cuerpo. E incluso el escenario podría tornarse peor aún, al ver cómo ese aparato, que hace menos de treinta años ni siquiera era necesario, se ha convertido  en una terrible adicción tecnológica.  La historia no acaba aquí, pues el monstruo de largas extremidades también viene en forma de un computador, un televisor de plasma, una consola de videojuegos o, sin ir muy lejos, en este laberinto de artefactos auto-impuesto, el internet. Para aclarar un poco más este punto y a su vez, abrir los ojos de muchos, hay que realizar una pregunta incómoda, ¿Podrías vivir un día sin utilizar ninguno de estos aditamentos? O más radical aún ¿Podrías hacerlo en el transcurso de una semana, y que al finalizarla no vayas corriendo a instalar tu rostro de nuevo en esa minúscula pantalla? La respuesta, en una sociedad en la que una persona no logra levantarse en una mañana sin llevar su teléfono al baño, es más que evidente.

Se conoce una enfermedad denominada “pulgar de celular”  una forma de tendinitis debido al uso frecuente de los celulares.

 


Te puede interesar: 

La historia detrás de los SMARTPHONES


“Pero, realmente no está tan mal”

 

El lado oscuro de la tecnología
¿Dejas a un lado el contacto humano por uno artificial y pasajero? ¿a cambio de qué? Fuente: licdn.

 

“Pero, realmente no está tan mal”. Esa frase es común en aquellas personas que tienen su teléfono en la mano, y con muchas probabilidades, lo usará en lo que le queda de día. Y cuando le hables, no te mirará al rostro. ¡Así de absorbente resulta ese pequeño aparato!

Los celulares, los medios de comunicación y la tecnología en general son indispensables, de eso no cabría discusión alguna en el siglo de la globalización indetenible, pues se ha construido en menos tiempo del previsto a una sociedad en la cual es requerido el uso constante de estos artilugios, pero, ¿realmente vale la pena? Los seres humanos preferimos facilitar cualquier actividad utilizando herramientas, ha sido así desde que empezamos a sobre-evolucionar por arriba de todas las demás especies, pero el problema está en querer crear algo para el entretenimiento de muchos, y a la vez mantener distraída a la población en general, dejando de lado hechos importantes o aprendizajes vitales, reemplazándolos por muchas horas de espacios vacíos de risas pregrabadas llenos de comerciales, minutos muertos en plataformas virtuales y una niñez que pertenece a un mundo irreal que nosotros mismos hemos creado, y de la cual somos los únicos responsables.

La tecnología en la dosis adecuada

 

 

El lado oscuro de la tecnología
La tecnología parece ser el tipo de droga invisible de la sociedad contemporánea, junto al uso indiscriminado de fármacos. Fuente: comodejar

 

La mayoría del tiempo en casos en los que se ve reflejado el consumo masivo de cualquier producto, hay una solución aparente que realizará un cambio; puede que sea aplicable en el terreno tecnologíco. Ahora, llevarlo hasta el punto de erradicar el consumo diario de tecnología que tenemos actualmente o la simple imagen de bajar un poco la dependencia pareciera pertenecer a la utopía de unas pocas  mentes con las cuales vale la pena soñar, y peor aún, se han extinguido. La solución no consiste en vetar el uso excesivo de tecnología, sino de llevarlo a una nueva generación en la que, alguien no priorice un video sobre el calentamiento global para ver otro de una persona haciendo cualquier tontería para llamar la atención. ¿Se comprende el punto? El problema, a fin de cuentas, no es tan ajeno a nuestra propia voluntad, el problema somos nosotros, que no logramos que la fuerza de voluntad se aferre a la rutina diaria, y dejamos que nuestro cerebro baile libre entre campos de flores cuando los ojos están perdiendo su fuerza o dejamos que nuestro cuerpo solo descanse cuatro horas al día solo para volver a despertarnos y estar frente a la gran pantalla del monitor o la pequeña del celular… otra vez.

 

La tecnología parece ser el tipo de droga invisible de la sociedad contemporánea, junto al uso indiscriminado de fármacos.

Es imposible detener el avance de la tecnología, ya que fue creada para eso, un artefacto que brinda facilidad, entretenimiento y dinero, ¿qué más se podría pedir? Así como el consumo la mantiene viva, de la misma manera, la hará inmortal. Los callejones parecen no tener una salida única, nos queda aplicar aquella filosofía simple pero eficaz de “si no puedes con el enemigo, únete a él”, debemos aprender a convivir no solo con los héroes de la tecnología sino también con sus monstruos.

 


Te puede interesar:

La tecnología y la medicina


Conclusión

Hacer la prueba no consiste en llenarse de humanidad y llevarlo todo al extremo por un capricho vacío o aceptaciones externas, sino de ir mucho más allá, hasta la olvidada superación personal libre de objetos o deseos impuestos por una sociedad cundida de intereses absurdos e irrelevantes, comenzando por hacernos conscientes del problema y erradicarlo en nuestro propio mundo personal. Puede sonar una actitud egoísta, pero la naturaleza del ser humano es serlo, así que esa sería la única manera de lograrlo, y si cada quien lo hace por separado, la posibilidad de que más personas imiten este gesto será mayor, hasta el punto de dirigir la aceptación social a intereses con más sentido que la moda, tendencias o influencias ridículas. Es más, ¿Este no es el caso de muchas de las mejoras que hemos realizado?, ¿Les suena las campañas contra el bullying, contra la homofobia o sin ir muy lejos, contra el maltrato femenino e infantil?

Solo hace falta una persona para influenciar a toda una población, así que realmente, aunque el daño está hecho, ¿no creer que valga el esfuerzo para hacer que nuestra pervertida sociedad se vuelva más llevable, no solo por el bien de muchos, sino por tu propia felicidad?

 

 

 

 

 

El lado oscuro de la tecnología
5 (100%) 2 votes

Comparte en tus redes si te gustó.
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    1
    Share
  •  
    1
    Share
  • 1
  •  
  •  
  •  

T.S.U en administración de empresas, chef internacional y título en preparación de sushi. Amante de la lectura, escritura, pintura, yoga y grupos de excursión.

Sliding Sidebar

Danos un Like en Facebook

Siguenos en Google+

Instagram Slider

No images found