Los países orientales han sido aclamados desde los inicios de las civilizaciones humanas debido a sus extraordinarias riquezas terrenales, su cultura rica y variada en tradiciones, costumbres, religiones y por sobre todo, cuenta con algunos de los países potencias más influyentes del mundo. Sin embargo, es Japón cuyos patrimonios nacionales y figuras típicas, han sido tan prestigiosas que llegan al punto de inspirar millones de historias desglosadas de dichas milenarias costumbres.

Es muy difícil hallar a una persona que no haya escuchado por lo menos alguna noticia acerca de esta maravilla de la humanidad. Como todos los países, posee puntos a favor y en contra. De manera que, dedicaremos esta publicación a uno de los puntos más distintivos de la antigua cultura nipona, el maravilloso mundo de las Geishas y sus mitos.

Las mujeres detrás de la máscara

 

Geisha
Fuente: conoce-japon.

 

Solo algunos conocen en concreto lo que en realidad hacían las Geishas y la misión que tenían.

Gracias a los medios de comunicación actuales, películas, plataformas de entretenimiento y demás formas de expansión de información, las Geishas han sido retomadas a la memoria en las culturas occidentales, pero, ¿cómo podemos estar totalmente seguros de un fenómeno que se creó hace más de trescientos años, muy lejos de nuestra propia cultura? Debido a esto, ¿nunca te has preguntado si todo lo que has escuchado es cierto?

 


Te puede interesar:

Lo que hay detrás de los cosméticos


El significado de su cultura

 

Geishas
Geishas. Fuente: leolaksi (wordpress).

 

Antiguamente, las Geishas eran reconocidas como artistas que efectuaban bailes, cantos, movimientos con abanicos y servicios especiales en ciertas fiestas, donde servían el té a los invitados, hablaban de temas variados e interesantes, realizaban pequeños coqueteos como muestra de gratitud para agradar a los anfitriones

Estos anfitriones, pagaban por sus servicios (los cuales eran medidos por la duración de  una varita de incienso, lo que nos da un indicio de lo bien cronometrado que estaba cada evento). Del mismo modo, los mitos y misterios que rodean a estas bellas debutantes Geishas han desatado una curiosidad tremenda, incluso en épocas antiguas. Por ello, es menester aclararlas lo mejor que sea posible.

 

Apariencia

 

Geishas
Geisha.

 

No es un secreto para nadie que el rostro blanco y los labios rojos es característico de las Geishas, pero muchos no se dan cuenta que cada pequeño detalle tiene un significado profundo que se explicará a continuación.

 

Maquillaje

 

Maquillaje Geisha
Maquillaje Geisha. Fuente: weheartit.

 

Cada Geisha podía decidir qué nivel de maquillaje deseaba colocarse, pero las maiko, al ser nuevas y no ser reconocidas como tal, debían destacarse e ir completamente arreglada en toda ocasión. El maquillaje era difícil de realizar y solía ser aplicado por medio de la propia dueña de la okiya o por la onne-san de la Geisha. Comienza con una base de cera en el rostro, cuello, hombros y manos, para posteriormente mezclar una crema de arroz y plomo con agua, esta segunda base se pone con la ayuda de un pincel de bambú, dejando una línea sin pintar, de un dedo de diámetro, partiendo desde la raíz del cabello, haciendo la ilusión de una máscara. 

La diferencia con el maquillaje de las maiko, era que estas se delineaban los ojos con carbón y aparte, decoraban las cejas y ojos con líneas rojas. Mientras que las Geisha maduras solo utilizaban labios rojos y delineador de carboncillo en cejas y ojos.

Cabe destacar que las manos, cuello y hombros eran blanqueados también, pero en la nuca se dejaba a la vista una “W” o “V” dependiendo de la ocasión, para así acentuar la sensualidad de esa área.

Ropa y peinado

 

Geisha ropa
Fuente: japonismo.

 

El ropaje de las artistas consistía en ropa íntima de largos trazos blancos que cubrían sus senos y caberas, luego algodón para proteger el largo kimono que dejaba a la vista unas franjas de tela en la parte de arriba de la espalda. El peinado tradicional es un moño elaborado con adornos de cerezos y flores sostenidas en ganchos, algunas prefieren llevar un mechón de cabello en la parte de atrás, para verse más relajadas en sus actos y presentaciones.

 


Te puede interesar:

Mata Hari, la bailarina de la guerra


 

¿Era una profesión sólo para mujeres? Los taikomochi

 

Geishas
Fuente: kinirokay.

 

Esta duda parece no tener coherencia en muchos casos, pero la realidad es que es una pregunta válid, ya que en cierto momento de la historia de Japón, las Geishas masculinas (taikomochi)  llegaron a sobrepasar a las femeninas por ciertas restricciones desglosadas de sus mismas costumbres.

Las Geishas hombres siempre han existido, pues al tener la libertad de salir de sus hogares e incluso de su distrito, podían abarcar una gama mucho más amplia referente a sus labores como entretenimiento. Sin embargo, luego de un tiempo, las Geishas femeninas causaron más atracción y el número de los hombres ejercientes de este arte disminuyó considerablemente.

 

¿Realmente practicaban la prostitución?

 

Geishas
Fuente: geishaworld.

 

Muchas personas estudiosas del tema afirman que, efectivamente, complacer sexualmente a un hombre era la principal tarea de las Geishas, pero, una gran mayoría perteneciente al gremio como tal, difieren con ofensivos mohínes, ya que según la tradición, una Geisha no es pagada para tener este tipo de relaciones netamente sexuales, ella solo es una artista de la noche y una compañía amigable durante el día, no tiene permitido realizar estos actos a menos que la misma Geisha decida practicarlos más allá de su rol.

Otras personas creen que debido al gran tabú que se inclina a hablar de relaciones sexuales en público hace que la consecuencia sea directamente este tipo de misterios, lo cual nos indica que nunca se sabrá realmente una verdad oculta bajo un velo de vergüenza.

A pesar de esto, en la actualidad, una Geisha tiene derecho a elegir una pareja e incluso estudiar en una universidad y tener una vida más allá de su profesión, lo que antes en realidad, no era permitido en absoluto.

Te puede interesar:

La prostitución antes


 

¿Existía un método de preparación?

 

Geishas
Fuente: revistacultural.

 

Efectivamente, existían y aún están en funcionamiento las llamadas “Escuelas para Geisha” en las cuales podían entrar desde muy temprana edad, para así aprender todo lo referente a los bailes, cantos, toque con instrumentos, vestimenta, apariencia y demás. De esta manera una principiante podría convertirse en una maiko (aprendiz) y posteriormente en una Geisha madura.

A pesar de esto, el aprendizaje de una Geisha no era tan sencillo, pues la mayoría eran vendidas a muy corta edad a las casas de té, también llamadas Okiyas, en las cuales una Okasan (madre que las compraba) les informaba que debido al dinero gastado, las niñas adquirían una deuda que sólo podrían pagar cuando comenzaran a trabajar como Maiko y luego siendo una Geisha al cumplir los 21 años.

A cierto nivel de sus estudios, antes de su debut como maiko, era necesario que las jóvenes tuvieran una onee-san, la cual ejercía su papel como mentora, publicista y consejera, para que luego de un tiempo de reconocimiento, esta joven Geisha lograra librarse de sus deudas y se convirtiera en una popular artista aclamada.

 


Te puede interesar:

Mesalina, la emperatriz del deseo


Las Geishas y el amor

 

Geishas
Fuente: pinterest.

 

En épocas antiguas, esto no era muy bien visto pues el requerimiento fundamental de su forma de vida, era la de pagar cada deuda y para esto, era necesario buscar a un buen danna (amante) que a pesar de no poder casarse con una Geisha, podía encariñarse con ella, al punto de mantener su forma de vida, para lo cual se buscaba a un pretendiente que juntara tanto al entendimiento como a la favorable posición económica.

 

Película recomendada:

 

Memorias de una Geisha

Las Geishas y su mundo malinterpretado
5 (100%) 1 vote

  •  
    6
    Shares
  • 6
  •  
  •  
  •