Algunas veces nuestra necesidad de leer se puede ver frustrada debido a la cotidianeidad. El mundo se la pasa en una carrera constante que nos arrastra con él y se hace difícil encontrar un tiempo para nuestros pasatiempos. Por esta razón, les traemos las 8 mejores lecturas cortas, para saciar esa necesidad como lectores, sin que nos tome tanto tiempo como lo haría una novela, pero con la misma calidad e ingenio que podríamos encontrar en una historia larga. Lo importante es no dejar de leer.

TE PUEDE INTERESAR: MEJORES TÉCNICAS DE ESTUDIO

Advertisement

1. Aire nuevo

Advertisement
lectura corta

Sabe que no debería salir, pero un estómago vacío no conoce excusas. Al entrar en contacto con la avenida, nota que la ciudad luce desolada. Todo se traduce en silencio y una larga caravana de personas con mascarillas de diversas formas. Resulta difícil saber quién es quién. Parece la escena de una película francesa de ficción que vio hace unos meses, donde todos los personajes morían por respirar el aire tóxico.

La posibilidad real lo agobia, así que siente la necesidad de alzar la mirada en búsqueda del consuelo que solo la naturaleza puede proporcionarle. Piensa que nunca se acostumbrará al placer que supone ver las imponentes e inalcanzables montañas. A medida que la rutina se hace ley, los detalles cobran un nuevo matiz: el verde de la vegetación, la convivencia y las formas de lidiar con el tedio son tan diversas como las especies que existen.

2. El anacrónico efecto Tesla

tesla

Tesla resuena en su testa como la marca del multimillonario. Aunque tiene disponible toda la historia de la humanidad a un click de distancia, la palabra solo le recuerda la blanca sonrisa placentera de Elon Musk.

Tras procrastinar toda la mañana leyendo teorías sociales sobre los nuevos reptilianos en Reddit, decide que ya es hora de resolver el cuestionario que le enviaron hace 2 días.  Ha buscado en las tres primeras páginas de resultados de Google y no encuentra la respuesta analítica que le pidió el profesor de sociología. No queda más remedio que los libros en físico que conserva en el garaje.

Intenta encender las luces, pero no responden. Hágase la luz. Saca su Iphone de la curiosa manzanita mordida como suele llamarle, aunque sigue sin saber por qué eligieron esa fruta y no otra. Mientras busca en sus antiguos papeles, se topa con un desteñido afiche que dice “La Guerra de las Corrientes: Edison vs Tesla” y justo detrás, otro que muestra una caricatura grotesca de Alan Turing vestido como Blancanieves mordiendo una manzana con el fragmento “el genio no le permitió escoger otra forma de morir diferente al de un cuento de hadas”.

 “¡Bendita sea la ignorancia, no vuelvo a bajar al garaje!”

3. A un click

historia de pandemia

Lo primero que ha perdido durante estos últimos 9 meses de confinamiento ha sido el sentido del tiempo. Aun así, sigue levantándose a la misma hora sin ayuda de la alarma. Es momento de la primera clase del día. Hace click en el enlace del grupo virtual.

Ni en un multiverso habría imaginado que sería una estudiante tan sui géneris, sin la rigurosa lista de asistencia y de paso, viendo clases en pijamas mientras bebe un café que la despabile.

La más insalvable desesperanza cruza su mente. “¿Cómo haré para recordar los pasos a seguir con un politraumatizado sin sentir la adrenalina de tenerlo al frente?” Ya empieza a echar de menos el sonido de las máquinas censando los signos vitales…

4. Vergüenza de lo propio

historia corta

En el preciso instante en que se asoma por la ventana del mercado comunal, ve reflejado el irónico contraste entre las casas de ladrillos en el barrio al fondo del viaducto y en la parte superior la brillante fila de edificios imponentes, como si de una especie de selección natural se tratara. Reflexiona que ese es precisamente el limbo en que se halla la identidad latina, con su inexorable veneración a lo ajeno y ostentosa vergüenza de lo propio. Deseamos ser “europeos de orilla”, a la fuerza, recuerda las palabras de un antiguo profesor. Aunque siempre ha tenido una débil causa patriótica, lapandemia convierte a cualquiera en un ciudadano universal unidos por el miedo más primitivo.

5. Políticamente incorrecto

politicamente incorrecto

Como si de un Voltaire arrepentido se tratara, el encorvado joven se sienta en un banco de la plaza mientras escucha a lo lejos las consignas provenientes de una manifestación de adultos orgullosos de su amor exagerado hacia los niños. Piden aceptación y legislación por su filia. Pero nuestro Voltaire sabe que nunca el amor debe ser una excusa suficiente para ocultar eufemísticamente una parafilia.

Se ríe a carcajadas al verlos pasar cerca y les dice “Ninguno de ustedes me gusta. El problema es que nadie nos dice que con la libertad de expresión también viene la posibilidad de la ofensa”.

6. Las 5 ventajas de no tener talento o cómo ser influencer

idea
  1. Nadie necesita creer en ti, solo darte “click”.
  2. No necesitas hacerlo bien a la primera, puedes “editarlo”.
  3. Si no te gusta la democracia, “desactiva los comentarios”.
  4. Reduce todo el conocimiento a 15 minutos o menos.
  5. Comparte cada detalle de tu cotidianidad para agregar más talento.

7. Uróboros

uróboros

El mejor engaño del tiempo es su disfraz lineal. No existe un principio ni un fin definido sino una transformación cíclica. Para Nietzsche, fue el eterno retorno, para Heidegger el espíritu de la época y para los hinduistas el gran sueño de un Dios. Quizá esa sea la razón detrás de los acontecimientos que parecen repetirse una y otra vez en distintas épocas. Todas se creen más abatidas que las otras.

8. Renuncia

discurso lider

-“Podrías ser un buen líder. Tienes carisma.”

Oía a todos decir cuando lo escuchaban hablar con pasión inusual sobre economía, estadísticas o índices de desarrollo humano. Siempre era el mismo escenario. Todos le alababan en público, pero se lamentaban de que no fuera político.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.