Leyenda de Popocatépetl e Iztaccíhuatl

No solo es la historia de dos volcanes, esta es una historia de amor y dolor como muchas otras que nos encanta disfrutar. En este artículo te mostramos la Leyenda de Popocatépetl e Iztaccíhuatl.

Dos montañas importantes de México representan una historia de amor bastante conocida que a cualquiera le puede tocar el corazón. Esta leyenda nace en la historia de un guerrero enamorado que parte a la batalla con la espera de una promesa de amor. Muchas historias de la cultura popular son bellas historias románticas, pero esta llena de drama y tristeza es una conjugación perfecta para quedar en la memoria.

Resumen: Leyenda de la Llorona (Por pais)

Leyenda de Popocatépetl e Iztaccíhuatl

Leyenda de Popocatépetl e Iztaccíhuatl

Un amor que no se apagaría nunca

La historia inicia con el amor entre un joven guerrero Tlaxcaltecas llamado Popocatépetl y la hija del cacique, la princesa Iztaccíhuatl. La joven princesa era una mujer muy hermosa y el guerrero ganó su amor con sus amplias batallas y valentía.

Cuando el guerrero Popocatépetl iba a ser enviado a la batalla, le pidió la mano al cacique, de manera que éste pudiera casarse con la princesa.

El joven enamorado haría lo que fuese para poder estar con su mujer amada, así que el cacique les permitió casarse pero con una condición. El joven tendría que salir victorioso de una nueva batalla en contra de sus enemigos los aztecas, y luego de su regreso podría unirse finalmente con Iztaccíhuatl. El cacique sabía que eso sería imposible ya que esa batalla estaba perdida para su poblado. Pero ambos jóvenes enamorados aceptaron el compromiso y Popocatépetl partió con orgullo a la batalla.

Leyenda de Popocatépetl e Iztaccíhuatl

Mientras Popocatépetl seguía en la guerra, la princesa se desalentaba por la ausencia del guerrero y uno de los hombres del cacique, enamorado de la princesa comenzó a repartir la falsa noticia que Popocatépetl había muerto y que todo estaba acabado. Iztaccíhuatl al enterarse de la falsa noticia, que el guerrero al que ella amaba había muerto, cayó tendida en el suelo. La tristeza que la embargó fue tan grande que murió en el acto.

11 Leyendas Mexicanas Cortas

Leyenda de Popocatépetl e Iztaccíhuatl

Al tiempo de su muerte, el guerrero Popocatépetl volvía de la batalla con la cabeza de su enemigo en una lanza y cuando fue a entregársela al cacique para reclamar a la princesa en matrimonio, se enteró que poco antes ella había muerto de la tristeza.

Con el corazón destrozado, el joven guerrero se llevó el cuerpo de la princesa hacía un valle de montañas, y cuando consiguió el sitio más hermoso de todo el campo, colocó el cuerpo de la princesa sobre una pila de piedras llena de flores para que reposara por siempre en el lugar más apacible y hermoso del valle. A su lado, Popocatépetl colocó una antorcha que prometió que nunca se apagaría para cuidar del cuerpo de la mujer que había amado, mientras moría de frío a su lado.

Por la promesa de Popocatépetl, se convirtió en un volcán que no se apagaría nunca y su llama seguiría viva para velar por la joven princesa que ahora estaba a su lado cubierta de nieve.

8 Leyendas cortas poco conocidas

Una versión distinta

Existen muchas versiones de esta historia, pero una de ellas también es bastante llamativa para la cultura popular. Una de las variantes de la historia era que el cacique Tezozómoc, tenía planes de sacrificar para los dioses a la princesa Iztaccíhuatl, su hija la más hermosa de todas.

El cacique quería sacrificarla para ganar batallas y conseguir las mejores cosechas, pero el guerrero Popocatépetl no permitiría que eso ocurriese, así que se llevo a la princesa con él para huir a los valles montañosos. Como no tenían más escapatoria, los dos enamorados pidieron a los dioses que los protegieran para poder estar juntos de por vida, y lo dioses decidieron convertirlos en dos volcanes de nieve para que nadie los descubriera jamás.

Artículo anterior5 Derechos de Primera Generación (Explicados)
Artículo siguiente5 Ejemplos de relatos eróticos
Estudiante de medicina de la Universidad de Los Andes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí