Con la evolución y el auge de la tecnología, los seres humanos hemos generado nuevas prioridades en nuestra vida. Algunas veces, terminamos dándole relevancia a cosas efímeras que creemos que van a llenarnos de bienestar y nos olvidamos de aquello que es lo más importante, como lo son los mandamientos de Dios.

Siempre hay que tener en mente que somos los hijos de Dios; él nos creó a su imagen y semejanza y nos dio libre albedrío para que poblásemos y cuidásemos de su creación: La tierra y todo aquello que en ella habita. Para vivir bajo la gracia de Dios, hemos sido guiados por él a lo largo de la historia, por esta razón su palabra fue escrita en el libro más importante de la historia “La Biblia”, en donde podemos encontrar el camino a seguir para llegar al reino de Dios. Por supuesto que lograr esto conlleva ciertas responsabilidades que algunas veces pueden olvidarse debido a la velocidad con la que evoluciona el mundo y el enfoque constante del ser humano en lo material, descuidando lo más importante.

Advertisement

Contenidos del post


Origen de los diez mandamientos

Fue, aproximadamente, entre el siglo XIII y XIV a.c. que, debido al comportamiento inadecuado del pueblo de Israel en su camino a la tierra prometida, Moisés recibió Diez Mandamientos que fueron grabados en piedra. Se considera que los Diez Mandamientos fueron escritos por Dios mismo, por lo tanto, es el soporte irrevocable del comportamiento moral católico. Ellos están reflejados en el Antiguo y Nuevo Testamento de La Biblia y fueron un poco modificados de aquellos originales entregados a Moisés, con la ratificación de Jesús en el Nuevo Testamento junto a su enseñanza de amor a Dios y al prójimo.

Los diez mandamientos de Dios.

Por esta razón, hoy les traemos una explicación de los Diez Mandamientos de Dios para que recordemos los fundamentos por los que debemos guiar nuestro comportamiento, con el fin de permanecer libres de pecado.

PRIMER MANDAMIENTO

Advertisement

Amarás a Dios sobre todas las cosas. Este mandamiento se refiere a la importancia de Dios como prioridad ante todo y servirle entregando nuestro ser.  En La Biblia podemos encontrar diversos pasajes que hablan al respecto. “No tendrás dioses ajenos delante de mí” (Éxodo 20:3).

SEGUNDO MANDAMIENTO

No tomarás el nombre del Señor tu Dios en vano. Tal como lo dice, no se debe utilizar el nombre de Dios para realizar actos deshonestos contrarios a sus enseñanzas. (Éxodo 20:7)

TERCER MANDAMIENTO

Advertisement

Santificarás las fiestas. También lo podemos encontrar como “Acuérdate del día de reposo para santificarlo” (Éxodo 20:8). Se refiere a tomarnos un día en el cual solo adoremos y sirvamos a nuestro Dios, dejemos a un lado las cosas del mundo como el trabajo y nuestras obligaciones y nos dediquemos a recordar y agradecer todo lo que él ha hecho por nosotros.

CUARTO MANDAMIENTO

Honrarás a tu padre y a tu madre. (Éxodo 20:12). Se refiere a que debemos respetar y honrar a nuestros progenitores terrenales, así como a nuestros antepasados, pero también se pude interpretar como la honrar al padre celestial, el todopoderoso Dios, respetando su palabra y sus mandamientos.

QUINTO MANDAMIENTO

Advertisement

No matarás. Tal como el mandamiento lo indica, el asesinato de nuestro prójimo está prohibido tanto en las leyes de los hombres, como en la ley de Dios. Hay que amar y respetar al otro, tal como Jesús nos enseñó.

SEXTO MANDAMIENTO

No cometerás actos impuros. Se refiere a no cometer adulterio, es decir, a no engañar la pareja ni realizar ningún tipo de acto lascivo, de índole sexual o relacionado.

SÉPTIMO MANDAMIENTO

Advertisement

No robarás. Tiene que ver también con respetar al prójimo y no ser deshonesto.

OCTAVO MANDAMIENTO

No darás falso testimonio, ni mentirás. La honestidad es muy importante para Dios ya que él todo lo sabe y no hay forma de engañarlo, por eso no debes mentir a tu prójimo ya que solo te engañarás a ti mismo. (Éxodo 20:16)

NOVENO MANDAMIENTO

Advertisement

No consentirás pensamientos, ni deseos impuros. Si bien somos seres humanos nuestros pensamientos pueden traicionarnos de vez en cuando, debemos alejarlos y orar para que Dios nos perdone por las impurezas y nos aleje del mal camino.

DÉCIMO MANDAMIENTO

No codiciarás los bienes ajenos. (Éxodo 20:17). No debes envidiar o desear aquello que poseen los demás, si tienes fe en Dios y sigues sus mandamientos, puedes obtener todo lo que desees porque él nunca te abandona.

Advertisement

Deja una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.