Los patrones y trastornos de belleza vistos a través de la historia

En nuestra sociedad los cánones de belleza han originado un sentido de la percepción corporal un tanto disfuncional, lo que lleva a que muchas personas no se sientan bien consigo mismas, queriendo cambiar su imagen por modelos de belleza que resultan imposibles de lograr. Día a día los medios de comunicación masiva nos bombardean con imágenes de personalidades que son consideradas “perfectas”, sin caer en cuenta que la perfección es difícil de lograr y más aún, los estándares de belleza varían de un país y de una persona a otra. El interés por la imagen corporal siempre ha estado presente en cada periodo de la historia de la humanidad, encontrándonos con modelos y conductas, que en su momento resultaron nocivas y peligrosas para el estado de salud de la persona. Es así como dando un recorrido por esta historia, nos encontramos con las características de lo que fue la apreciación de la “belleza” en cada época.
 
 

Te puede interesar:

Las Geishas y su mundo


 

Aunque nos parezca curioso, ya desde el inicio de la humanidad había ciertas características en las mujeres, lo cual ha sido materia de estudio de científicos e historiadores, es así que resumiendo estas características por períodos encontramos:

Prehistoria

 

estándar de belleza
Venus de Willendorf. Estándar de belleza de la prehistoria. Fuente: wikimedia.

 

Muchas esculturas de la era prehistórica que han sido encontradas, han permitido tener una visión de los patrones de belleza en la antigüedad. En el año 1908, fue hallada en Austria, a orillas de rio Danubio, una figura que data de los años 28.000 y 25.000 a. C (llamada posteriormente como la “Venus de Willendorf”), la misma personificaba a una mujer desnuda, cuyas dimensiones de algunas partes del cuerpo (como el abdomen, la vulva, los glúteos y los senos) fueron representadas extremadamente voluminosas, a lo cual se le atribuyó una marcada relación con la fertilidad. Este y otros descubrimientos similares, han dado a entender que quizás los hombres escogían a las mujeres con una anatomía muy marcada, especialmente en los órganos reproductores (pechos, vientre, caderas, glúteos), considerándose este el patrón de perfección femenino de la prehistoria.

Antiguo Egipto

Los egipcios fueron una sociedad que procuró un mayor cuidado a la belleza física, prestando mucha atención a la armonía y a la perfección. El cuerpo debía ser proporcionado; la mujer debía ser delgada, con caderas anchas y pechos pequeños pero formados, su rostro debía ser simétrico y su belleza era realzada con la utilización de joyas y maquillaje,

La cultura egipcia aportó los primeros indicios de maquillaje tanto para las mujeres como para los hombres, quienes realzaban sus ojos con un perfilado muy característico.

Las mujeres llevaban el cabello largo y trenzado. Los egipcios también se preocupaban por la higiene corporal, siendo los precursores en la utilización de cremas, ungüentos, e incluso desodorantes que realizaban ellos mismos con ingredientes naturales. También utilizaban grasa de animales para fijar el cabello.

Grecia

Los griegos son considerados como la civilización de la belleza. A diferencia de los egipcios, todos los estratos sociales en la cultura griega compartían el interés por la estética. Las mujeres y los hombres cuidaban su piel y para ello empleaban cosméticos y perfumes.

Estos patrones se demuestran a través de la escultura, donde el ideal de perfección femenino era representado con cuerpos delgados pero de caderas anchas y muslos pronunciados, senos pequeños y bien torneados, de cabellos ondulados siempre colocado detrás de la cabeza. De rostro simétrico con mejillas y mentón ovalado, de ojos grandes, nariz afilada y boca pequeña.

Fue la época donde el ideal de belleza buscaba cuerpos esbeltos, medidas proporcionadas y pieles tersas e inmaculadas, no solo en las mujeres sino en los hombres. En sus rituales, para lograr la perfección del cutis, empleaban soluciones a base de ceras y albayalde (carbonato de plomo) lo cual resultaba en una mezcla tóxica. De igual forma, al intentar aclarar el cabello (ya que el rubio era considerado hermoso y no muchos griegos nacían con este color), las mujeres usaban extractos de plantas o arsénico. Para los griegos, la depilación era un tema de importancia en la estética corporal, por lo que usaban pinzas depilatorias (volsella), ceras elaboradas a base de miel, resinas y brea y empleaban candiles para quemar los vellos.

El patrón de belleza de los griegos fue copiado luego por los romanos, por lo que hay mucha similitud en la estética de ambas civilizaciones.

Edad Media

Con la llegada del cristianismo se olvidaron las prácticas del cuidado personal y de la belleza, es decir, la preocupación por la salvación del alma dejó atrás los aspectos “frívolos”, y se consideraba que la belleza provenía de Dios.

Las representaciones artísticas de las mujeres eran presentadas con figuras de tez extremadamente pálida (lo cual simbolizaba la pureza de la mujer), pechos pequeños y caderas estrechas, con extremidades largas y delgadas, manos finas y blancas. De rostros ovalados, ojos pequeños, nariz pequeña y perfilada, labios carnosos de color rosado y cabellos largos y rubios.

Esta época se caracterizó por la ausencia del maquillaje y la utilización de vestimentas en extremo recatado.

Entre algunas de las técnicas de embellecimiento comunes, estaba el uso de leche cuajada para el acné, el uso de jugo de pepino para desvanecer las pecas y alisar la piel con ortigas hervidas. Para las arrugas, se aplicaban pomadas de cera y aceite de almendras y hasta grasa de cocodrilo, lo que llegó a ser muy popular.

 


Te puede interesar:

La prostitución en la Edad Media


Renacimiento

Se retoman los estándares de belleza clásicos, donde el ideal de la mujer se mezcla entre el mostrado en sus imágenes por la iglesia y las figuras de la mitología, personificada por una mujer bella, joven e inaccesible.

Las mujeres eran representadas de piel blanca, hombros estrechos, senos pequeños, firmes y torneados, cintura delgada, cadera levemente marcada, de manos delgadas y pequeñas con dedos largos y finos como indicativo de elegancia y de delicadeza, con pies delgados y proporcionados. El rostro debía ser delgado con mejillas sonrosadas, frente despejada, ojos grandes de color claro y labios rojos, de cuello largo y delgado y cabello rubio y largo. En esta época solo usaban coloretes.

Uno de los rituales de belleza empleados en España durante la Edad Media, consistía en la ingesta de arcilla (bucarofagia) para mantener una piel pálida, además les provocaba una obstrucción intestinal que les evitaba la regla (opilación), debido básicamente a la anemia o a la clorosis (enfermedad producto de la disminución del hierro en la sangre) que producía esta costumbre.

Te puede interesar:

Las familias más poderosas del RENACIMIENTO


Barroco

La piel blanca siguió marcando un símbolo de gracia en la mujer, el cuerpo se tornó más relleno, con pechos voluminosos (resaltados por el uso de los corsés), caderas anchas y cinturas y hombros estrechos, brazos redondeados y carnosos. 

Se caracterizó por ser la época de la coquetería y la superficialidad. Fue la época del “abuso del maquillaje” y de los perfumes, además las mujeres se adornaban con lunares, pelucas y peinados grandes y prominentes.

Debido a la incesante preocupación por mantener una piel en extremo blanca, utilizaban polvos a base de plomo y carbonato de calcio, que usados continuamente eran absorbidos por la piel generando irritaciones, alopecia y en casos graves la muerte.

 


Te puede interesar:

China Vs. USA


Dinastía China

 

estándar belleza
Mujer que fue sometida a la práctica de los pies “flor de loto o vendado de pies” en China. Fuente: health.iqilu.

 

Durante la dinastía Han, la belleza femenina era definida por cuerpos delgados, piel pálida, cabello largo y negro, labios rojos, dientes blancos y pies pequeños. En contraste, durante la dinastía Tang, la belleza era representada por mujeres de complexión fuerte, frente ancha, cara redonda; las cejas eran pintadas y adornadas. La elegancia y el buen estado de salud fueron el símbolo de la perfección.

No solo el atractivo físico era importante en la antigua China, también se le daba importancia a la inteligencia y a las virtudes de la mujer.

Un patrón de “belleza” impuesto en aquella época a las mujeres, y que fue abolida en 1911 (casi diez siglos después) era la denominada práctica de los pies Flor de loto o de lirio, esta consistía en romper los cuatro dedos más pequeños de los pies (previo a esto se les untaba una mezcla de hiervas con leche y sangre de animales para evitar infecciones) para luego envolver los pies con sedas o algodón, aprisionándolos contra el talón. Esta técnica se realizaba cada dos días y era muy dolorosa, lo más impactante es que el procedimiento se le realizaba a las niñas de 4 a 7 años y el proceso duraba diez años; por supuesto, al final, los pies eran más pequeños, que era lo que se buscaba, por lo tanto las mujeres caminaban con mucha dificultad.

Época Victoriana

La piel de las féminas debía ser brillante, sin imperfecciones y lo más blanca posible, el maquillaje lo más natural posible. El rostro fino con nariz perfilada, las pupilas dilatadas y los ojos “llorosos” se consideraba hermoso en la época. Los cabellos debían ser largos, ondulados y recogidos. Los modelos de belleza imperantes fueron los de una mujer necesitada, frágil, desprotegida, con aspecto de tuberculosa o con aspecto de cadáver.

Esta época se caracterizó por los tratamientos de belleza extremistas con ingredientes muchas veces tóxicos como el mercurio, el arsénico y el plomo. Entre estos tratamientos, se pueden mencionar “la purga de sangre” que consistía en comer solo lo necesario para dar un aspecto de enfermo (ya que el aspecto cadavérico de las enfermas por tuberculosis resultaba atractivo para la época, debido a que al vomitar sangre, la paciente tenía una piel blanca como “porcelana”), el consumir píldoras con lombrices solitarias (taenias) para bajar de peso, el uso de gotas de Belladona (una de las plantas más venenosas del mundo) para lucir unos ojos llorosos o los baños con arsénico para la piel.

Recordemos que para las victorianas parecer enfermas era la moda (aunque muchas veces realmente terminaban enfermas por estos “tips de belleza”).

Años 1900-1910

En esta época el ideal femenino estaba reflejado por la silueta en “S” para lo cual las mujeres llevaban corsés ajustados que les permitía afinar la cintura y aplanar el abdomen, destacando las caderas, sin embargo, estos corsés podían llegar a deformar los órganos internos e incluso provocar la muerte.

Surgió el estereotipo de mujer fatal (Femme fatalegracias a la ayuda del cine de Hollywood.

Con la Primera Guerra Mundial, se inserta un carácter andrógino incorporando prendas de corte masculino. La tez blanca sigue siendo un símbolo de hermosura, ya que el bronceado era referencia del trabajo de campo, por lo que se siguen empleando sustancias nocivas para blanquear la piel. El cabello liso pasa de moda y se instalan los cabellos ondulados y blanquecinos, lo que daba un aire juvenil. Se acepta nuevamente el maquillaje como rímel, colorete y la utilización de henna en el cabello.

Los felices años 20

El ícono de mujer fatal cae y es reemplazado por un tipo de mujer de cabello corto (corte bob), de silueta aplanada, ocultando los pechos y la cintura, dando la imagen de adolescente. Se observan mujeres de aspecto delgado. Con la incorporación de la mujer al deporte, el físico atlético pasa a ser apreciado y se pone de moda el bronceado.

La gran depresión de los años 30

Para los años 30, vuelve lo sensual y femenino. Regresa la moda del cabello rubio platino, piel pálida, ojos con gruesas rayas negras, cejas esculpidas y labios rojos. Se imponen los cuerpos de hombros anchos, caderas delicadas, altas y delgadas. La espalda pasó a ser un punto de atención, por lo que es resaltada con escotes pronunciados

La edad de Oro: Los años 40

El ideal de belleza en esta época es provocativo, la mujer debía ser delgada y femenina, de aspecto atlético y cuidado. Se mantuvo el gusto por la piel morena. El cabello se llevaba de un largo medio, ondulado en la frente, el rubio estaba de moda gracias a las actrices del cine. El cuerpo ideal era de cintura estrecha con caderas voluptuosas y pechos voluptuosos.

Los años 50

En los 50, vuelve al porte de mujer fatal, el glamour y la sensualidad eran la tendencia. El prototipo ideal estaba caracterizado por un tipo de mujer con curvas pronunciadas por una cintura de avispa y caderas redondeadas, busto voluptuoso y piernas largas. El rubio sigue siendo llamativo por lo que las damas de la época buscaban teñir de un rubio platinado. El maquillaje era obligatorio y el efecto traslúcido se puso de moda.

La década de los 60

La imagen de los años 20 se coloca nuevamente de moda, la revolución sexual se manifiesta, las mujeres lucen cuerpos delgados, piernas largas y cabello corto. Los ojos toman protagonismo los cuales son delineados y enmarcados con pestañas postizas.

Años 70

Fue una década marcada por el culto al cuerpo. Las mujeres lucían cuerpos delgados y bronceados, con melenas voluminosas y lisas. El maquillaje se hace más natural, las cejas se dibujan de forma natural y los ojos se resaltan con sombras de colores. En esta época en la búsqueda por la delgadez, la anorexia hace su aparición.

Los años 80

El cuerpo ideal en esta época era delgado y tonificado, sin perder la femineidad. El estilo impuesto en la época era colorido tanto en la ropa como en el maquillaje. El cabello se llevaba al estilo leonino en melenas voluminosas y la permanente se pone de moda. Se empleaban hombreras talla XXL, y se buscaba afinar la cintura con pantalones de corte alto para modelar la silueta.

Los noventa (1990)

Se imponen mujeres atléticas con cuerpos delgados y tonificados. Los rostros se enmarcaban con cejas muy delgadas. El cabello se llevaba ultra liso, aunque los cortos y las melenas de león también marcaron la moda.

Siglo XXI

La tendencia en el nuevo milenio es el de la extrema delgadez, con una piel pálida, de estructura ósea angular y extremidades muy delgadas (que hace recordar un poco a las mujeres victorianas).

Un modelo de belleza casi imposible, muchas veces labrado a punta de bisturí, se volvió moda las operaciones estéticas, siendo muy solicitado en mujeres de cualquier estatus social, esto debido al culto casi patológico que se le da a la “belleza”.

 


Te puede interesar:

Mata Hari: La “mujer fatal” espía


Patologías asociadas a los patrones de belleza

 

estándar belleza
Fuente: dieta-saludable.

 

Debido a la insatisfacción que muchas mujeres llegan a sentir con sus cuerpos y en la búsqueda constante del “modelo de perfección de belleza” de la época, han desarrollado diversos desórdenes o patologías que afectan su vida diaria provocando su deterioro bio-psico-social, es decir, desarrollan trastornos que no solo su aspecto físico, sino también sus capacidades intelectuales y sus relaciones interpersonales.

Uno de estos trastornos que han afectado a muchas mujeres en la actualidad es la anorexia, el cual podría definirse como el miedo tangible a engordar, produciendo una distorsión de la percepción que se tiene sobre las proporciones del cuerpo.

Como ocurría en la época victoriana, donde las mujeres ingerían cantidades ínfimas de alimentos para obtener una imagen cadavérica, así ocurre con este trastorno, en el que las personas dejan de ingerir la cantidad adecuada de alimentos; los pocos que ingieren son expulsados al realizar una “purga” induciendo el vómito. Además en estos casos suele ser común el ejercicio en exceso y muchas veces la ingesta de laxantes para así eliminar las calorías, y aunque en la actualidad la idea es perder peso para verse delgadas pero no cadavéricas, las mujeres que padecen este trastorno no suelen ser conscientes del aspecto que terminan adquiriendo, ya que pierden más peso de lo que es considerado saludable.

Otra patología sufrida por muchas mujeres en el mundo, asociada a la alimentación y a la imagen corporal, es la bulimia, la cual es un poco similar a la anorexia, solo que en estos casos la persona que padece este trastorno ingiere grandes cantidades de alimentos (atracones) para posteriormente inducir al vómito.

Además de los trastornos relacionados con la alimentación, existe una patología  muy compleja denominada TDC (Trastorno Dismórfico Corporal), que consiste en la preocupación extrema por algún defecto que puede ser real, o en la mayoría de los casos imaginado, y que produce un gran estado de ansiedad llevando a la persona a un estado ansioso-depresivo grave.

 


Te puede interesar:

La mujer que vivió antes que EVA


Conclusión

En la actualidad, es muy común que se asocie el éxito a un determinado patrón de belleza, donde la delgadez es la característica más relevante de ese modelo. Al igual que las mujeres, los hombres han desarrollado un interés, a veces extremista, en lograr y mantener un determinado tipo de figura, lo que en muchas ocasiones conlleva al desarrollo de algunas patologías o desequilibrios como la bulimia, la anorexia o el trastorno dismórfico corporal (TDC).

Ya en épocas anteriores hemos visto como la preocupación por la belleza ha ocasionado múltiples problemas a la salud, mayormente en las mujeres, a las cuales la sociedad siempre les ha impuesto un determinado patrón a seguir y en la búsqueda de esa perfección han llegado a cometer actos que muchas veces atentan contra su salud y la vida misma, ejemplo de esto es la práctica de los pies Flor de loto en la antigua China o la moda cadavérica durante la época victoriana, la cual pareciera volver a tomar auge en este siglo.

 

Lcda. María E. Ortega.

Los patrones y trastornos de belleza vistos a través de la historia
5 (100%) 1 vote

Comparte en tus redes si te gustó.
  • 10
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    10
    Shares
  •  
    10
    Shares
  • 10
  •  
  •  
  •  

Profesora de la Facultad de Medicina-Escuela de Salud Pública –UCV (Caracas), Lcda. en inspección en Salud Pública. Amante de los felinos, la comida, la ciencia ficción y la fotografía.

Sliding Sidebar

Danos un Like en Facebook

Siguenos en Google+

Instagram Slider

No images found