Los pesticidas podrían estar MATANDO a las aves

guacamaya azul
El guacamayo Jacinto, una especie de ave que se hizo popular gracias a la película 'Rio' ha sido declarado recientemente como extinto del entorno silvestre siendo parte de las 8 especies de aves que se han extinto en los ultimos años

Varias publicaciones recientes han reducido la responsabilidad de los pesticidas en la disminución de las especies de aves en el mundo. La publicación de los resultados de dos estudios sobre la disminución de muchas especies de aves ha experimentado una importante cobertura mediática y se ha convertido en un tema de debate polémico por quienes afirman que es un estudio que deja muchas dudas en el camino.

Este anuncio, que es el resultado de dos vertientes de estudio administradas por el Centro Nacional de Investigación Científica (CNRS) y el Museo Nacional de Historia Natural (MNHN) de Francia, levantó fuertes críticas sobre el papel que desempeñan los plaguicidas en la disminución de aves silvestres en los campos de Francia.

Sin embargo, en el estudio solo se habla de un “deterioro inquietante de la fauna” sin tener en cuenta el papel que jugarían los plaguicidas en este problema por lo que algunos científicos afirman que en el enfoque de este este estudio se han cometido varios errores graves.

¿Cuáles serían estos errores?

El monitoreo de las poblaciones de aves no investiga las causas de las variaciones en la abundancia de esta fauna, por lo que es normal que no proporcionen directamente “evidencia” que determine la  responsabilidad  que tienen en este problema los plaguicidas y la agricultura intensiva, y para ser aún más prejuiciosos la responsabilidad de ningún otro factor.


Estos animales marinos también están en grave peligro de extinción


De hecho, es muy raro que un único estudio establezca un vínculo causal entre dos fenómenos: cada estudio documenta un hecho específico (en este caso, el declive de las aves del campo) y establece un conjunto de sucesos concordantes, traídos por la diversidad de otras investigaciones en el área, que encontraron un posible vínculo causal con otro fenómeno.

Por ejemplo, un estudio epidemiológico de la proporción de fumadores afectados por cáncer de pulmón no establece, en sí mismo, un vínculo causal entre fumar y la enfermedad pero a su vez, eso no significa que este vínculo causal no exista.

Por lo tanto este estudio afirma que los pesticidas no son los principales responsables de la disminución de las aves, por la simple razón que es un estudio que no está diseñado para buscar vínculos causales. La no identificación de un vínculo causal para la disminución de la población de las aves por lo tanto es un error lógico.

¿Por qué nace la preocupación sobre el uso de plaguicidas y su efecto sobre la disminución de la población de aves en los campos silvestres?

Los estudios realizados han establecido un fuerte vínculo entre los pesticidas y la disminución de la fauna aviar. Un estudio publicado en 2014 en la revista Nature, mostró que la caída de las poblaciones de aves insectívoras estaba bien relacionada con la alta concentración de insecticidas neonicotinoides en el medio ambiente (en los Países Bajos).

pesticidades matan fauna animal
El imidacloprid está catalogado actualmente como “moderadamente tóxico” por la Organización Mundial de la Salud y la Agencia de Protección del Medio Ambiente de Estados Unidos, pero podría ser de igualmanera el agente causante de la disminución de la población aviar. Cortesía: Alibaba

Este enlace también se destaca a niveles de contaminación diminuta, del orden de unas pocas milmillonésimas de gramo (o nanogramos) de pesticida por litro de agua superficial extraída del medio ambiente.

“En concentraciones de imidacloprid (una molécula de la familia de los neonicotinoides) en sitios por encima de 20 nanogramos por litro, las poblaciones de aves han tendido a disminuir en un promedio de 3.5% por año”

Un análisis más detallado reveló que esta disminución espacial no se produjo hasta la introducción del imidacloprid en los Países Bajos a mediados de la década de 1990. Investigadores de la Oficina Nacional de Caza, Bosques y Vida Silvestre (ONCFS), por su parte, han documentado la existencia de envenenamiento directo de aves que comen granos, las cuales mueren por el consumo de semillas cubiertas con pesticidas.


Los Smartphones también ocultan una historia contaminante


Estos son solo dos de los numerosos estudios publicados en la literatura científica que muestran que estas nuevas generaciones de pesticidas, utilizadas desde mediados de la década de 1990, tienen efectos nocivos en mucha de la fauna y flora presentes en la biodiversidad.

El estudio proveniente de estas dos instituciones francesas también dice que “las dosis bajas de pesticidas tienen poco impacto ya que el uso de estos insumos tienen un impacto de tres a cuatro veces menor en la disminución de aves que el cambio en su hábitat”.

Los científicos tienen las pruebas de que esto también es falso.

Las concentraciones bajas de pesticidas tendrían efectos mortales en la fauna de aves

En 2015 una investigación publicada por la revista Environnemental Science and Pollution Research concluye lo siguiente:

A pesar de las deficiencias y las incertidumbres sobre el conocimiento específico de los efectos sobre el ambiente de estos pesticidas, hay suficiente conocimiento para concluir que los niveles actuales de contaminación por neonicotinoides y fipronil, resultantes de los usos actualmente autorizados, a menudo exceden las concentraciones más bajas en el que los efectos adversos son observados. Por lo tanto, es probable que tengan impactos biológicos y ecológicos adversos a gran escala en una amplia gama de invertebrados presentes en hábitats terrestres, acuáticos, marinos y bentónicos”.

En la misma revista, otros tres investigadores publicaron el mismo año una síntesis de casi ciento cincuenta estudios que muestran la toxicidad directa de estas sustancias para mamíferos, aves, etc,  donde se presentó un dato concluyente: Un gramo de imidacloprid puede matar a tantas abejas como 7.3 kilogramos de DDT

En el caso los neonicotinoides, las dosis utilizadas en el mundo agrícola no son las “esenciales”. De hecho, se utilizan principalmente de forma sistemática y preventiva, en el envainado de semillas puestas en el suelo.


El Grafeno: el material que nos ayudara a luchar en contra de la contaminación del agua


Algunos de ellos (especialmente el imidacloprid) son muy persistentes y se acumulan año tras año en el medio ambiente, tanto así que en las zonas agrícolas salvajes del Reino Unido las flores silvestres también están contaminadas y son una fuente importante de exposición para las abejas, como lo han demostrado los investigadores británicos.

abejas mueren por plaguicidas
En muchos campos europeos la excesiva contaminación de las flores silvestres con plaguicidas ha causado la muerte de una gran población de abejas. Cortesía: Pixabay

Además, estos pesticidas son los más poderosos jamás sintetizados y actúan en dosis muy bajas: el ya descrito gramo de imidacloprid que tiene un efecto similar a 7.3 kilogramos del famoso DDT, un gramo de tiametoxam que es equivalente a 5.4 kg de DDT y un gramo de clotianidina que contiene el efecto equivalente de 10.8 kg de DDT.

¿Además de los pesticidas, que otros hechos podrían causar la disminución de la población aviar en el mundo?

El polémico estudio afirma que las poblaciones de aves en ciudades también disminuyeron en un tercio. La afirmación implica implícitamente que el papel de los pesticidas no es tan importante como se ha determinado porque se registraron disminuciones de importante magnitud de la población de especies voladoras (insectos y pájaros) en las ciudades. Sin embargo, la disminución de anidación de aves puede estar relacionada con otros factores lo cual no indica que los pesticidas no sean un factor determinante del declive de las aves silvestres.

agricultura
Los métodos intensivos de fertilización usados para mejorar la producción agrícola han sido potencialmente mortales para toda la fauna animal que habita cerca de esas plantaciones. Cortesía: Pixabay

Es probable que el incremento de la contaminación ambiental, lumínica y sonora que se encuentra en creciente crecimiento en algunas ciudades del mundo contribuya a acelerar más este fenómeno.

Debemos adoptar restricciones internacionales sobre el uso de neonicotinoides y evitar su reemplazo con productos igualmente peligrosos. Al mismo tiempo, tenemos que tener bien claro el norte de la expansión tecnológica de la humanidad.

Nadie puede negar que la evolución de la ciencia y de la vida misma de la humanidad es un aspecto importante e intrínseco en nuestra sociedad, sin embargo debe estar de la mano con el cuidado del medio ambiente, porque no es aceptable bajo ningún concepto que nuestro avance científico, tecnológico y social acabe con la biodiversidad presente en la tierra y produzca una extinción masiva de especies.

Los pesticidas podrían estar MATANDO a las aves
5 (100%) 2 votes